lunes, 29 de junio de 2009

Goles y más goles (Luis Fabiano)

sábado, 27 de junio de 2009

Como forma de vida

Es la primera vez que voy a votar contento. Mi documento marca 23 años y los anteriores actos eleccionarios no me habían llamado la atención los candidatos y por ende los contenidos e ideas que planteaban. Solamente encontraba chicanas, chicanas y más chicanas. Me cansaba de ver, como diría Fito Páez, que los políticos pensaran que hacían una guerra y en realidad se meaban encima como chicos. Ni la primera vez que voté sentí satisfacción y de postre ni en la mesa de votación me aplaudieron. Al menos ameritaba una sonrisa del presidente de mesa. Pero nada. Frustraciones aparte, el domingo votaré a Pino Solanas como diputado nacional. Convencido hasta la médula. No tendré un rol parecido a un testigo de Jehová tratando de convencer al resto sobre el voto que pondrá en la urna el domingo, ése sin dudas es uno de los pocos actos de libertad que quedan en Argentina. O tal vez quiera creerlo así. De sentir que las urnas están abiertas y que a esas palabras necias que denotaban que iban a estar guardadas nunca más se escucharán. Sonrío. A veces puteo tanto por vivir en este país tan injusto, desigual y que nos duele tanto, aunque me aferro a la esperanza de los míos, de los jóvenes, de pensar que todo puede estar mejor. Proyecto Sur engloba ese sentimiento, de hombres y mujeres que nacimos en democracia y la queremos fuerte, vigorosa y por sobre todo democrática, en el que todos seamos iguales a todos y no unos más iguales que otros. De un proyecto emancipador que coloque a Argentina en la meca de educación y cultura de América Latina, como alguna vez fuimos. De terminar con los negocios entre privados mientras el Estado se desangra. Para haya una ley de medios audiovisuales constituida en democracia, la cual tenga pluralidad y que la realidad no sea manipulado por dos o tres monigotes. El domingo pongo mi ilusión en una boleta. Ojalá no nos fallemos. Porque a la democracia, como debe ser, la construimos entre todos.


viernes, 26 de junio de 2009

Como testigo *

Yo no soy un fundamentalista de la cerveza. Con ese fin habrá empresas multinacionales y miles de ejecutivos con saco y corbata que sabrán defenderla con uñas y dientes. Sabemos que el alcohol es un flagelo que ataca especialmente a los más jóvenes y que no distingue capas sociales. Verdad dolorosa pero trillada, repetida en los medios de comunicación y sin aparente solución. Aunque a su vez y bien entendida, sin excesos ni complicandole la vida a nadie, la cerveza forma parte de un rito de amistad. De tomarse una rodeado de amigos, en momentos que uno quisiera que se inmortalizen para siempre. Entre sorbo y sorbo contarnos nuestras cosas, los quilombos familiares, cómo va la facultad, qué onda con la minita esa que saliste el otro día y por qué San Lorenzo juega tan horrible. Ahí, con el vaso en la mano, nos sentimos cada uno con su título de filosofía en el brazo y tenemos respuestas para todo. Esos momentos sí que los voy a defender. Forman parte de mi pasado, presente y quisiera que se repitieran toda la vida. De soñar en tener un bar propio, que sería regenteado por quien escribe estas líneas, ya que a la consideración grupal cuento con las cualidades jurídicas justas para ejecutar semejante desafío hasta la esquizofrénica idea de embarcarnos tres meses en Alemania para degustar, con tiempo y sobre todo paciencia, cada tipo de cerveza. ¿Cómo financiariamos esa travesía? Todavía la seguimos discutiendo. Allí, inerte y complacida nos mirará la cerveza como fiel testigo de una amistad que se prolonga por más de quince años, desde esas épocas con guardapolvos y sueños por cumplir. Brindo por ella. Y por nosotros.

* En estos días estoy publicando algunas notas escritas por mí en los tiempos libres. Nada que ver con el deporte, pero exteriorizando nuevos sentimientos al escribir. Ojalá les guste.

lunes, 22 de junio de 2009

Equipo Doble 5 (Fecha 18)


Esquema: 4 - 4 - 2

Sebastián Torrico (Argentinos): Lo destacable del aciago empate entre Argentinos y Banfield. En el complemento, el 1 tapó varias pelotas claves y le permitió al equipo de Borghi rescatar un punto aunque seguramente terminará en el fondo de la tabla de este Clausura.

Franco Sosa (Racing): Otro valor importante en la victoria de Racing en Jujuy que le permite olvidarse del descenso y la Promoción. En un cotejo chato, sin luces, Sosa apareció en el momento justo para darle con un derechazo el 1 a 0 parcial y desatar la locura de la gente de la Academia.

Ariel Agüero (Gimnasia LP): Con su cabezazo le dio la victoria al Lobo en la Bombonera después de trece años y casi lo salvó de irse al descenso. Mucho carácter, fuerza ante Palermo y solidez en los momentos más difíciles.

Sebastián Domínguez (Vélez): Puntal básico en el complemento para que Vélez rescatara un empate de La Fortaleza y sigue prendido en el campeonato. El ex Newell`s y Estudiantes ordenó la defensa tras la expulsión de Cubero y redondeó una buena imagen.

Carlos Arano (Huracán): Otro de rendimiento parejo. Antes de marcharse a Grecia, Chiche se despide con el mejor momento de su carrera- Ante Arsenal un repertorio completo: mucho cuidado de su andarivel, incursionando en ofensiva y hasta un par de lujitos. Completísimo.

Santiago Solari (San Lorenzo): De lo mejorcito del apático clásico entre San Lorenzo e Independiente. El volante otorgó esa cuota de calidad en un partido trabado, con continuos roces y nada, pero nada de fútbol. Bien por Solari, que está resolviendo su futuro para el próximo semestre. ¿Seguirá en San Lorenzo?.

Mario Bolatti (Huracán): Amo y señor del mediocampo del Globo y uno de los futbolistas más regulares del campeonato. Abrió el marcador con un cabezazo y fue el reloj de un equipo que está tan pero tan cerca de la gloria. Pide selección.

Iván Moreno y Fabianesi (Rosario Central): Bien por el volante, que no se amilanó al errar el penal y fue un verdadero pulpo de tres cuarots de cancha hacia adelante, participando en ofensiva y mostrando el despliegue de siempre. De postre, tuvo revancha y marcó el tanto que le permite al Canalla alejarse de las posiciones de descenso.

Alfredo Ramírez (Colón): Colón sigue soñando con el título y el juvenil enhebró una gran actuación en el triunfazo ante Estudiantes como visitante por 3 a 1. Gran habilitación a Rivarola para el primero gol y buena definición suya en el segundo tanto. Además corrió, metió y por sobre todo jugó.

Juan Manuel Martínez (Vélez): Un ratito de fútbol lo ubicaron en el equipo Doble 5. Entró por el lesionado Cristaldo y desarticuló la defensa granate a base de gambetas y desbordes. Le hicieron el penal, que el uruguayo López facturó y le permite al Fortín soñar hasta el final.

Iván Borghello (Godoy Cruz): Junto a Figueroa, resultaron de lo más decisivo en el triunfo del Tomba ante River que le posibilitó seguir en Primera. Merecido para un equipo que tiene como filosofía el buen juego y el respeto por la pelota.

sábado, 20 de junio de 2009

Verón guiará a los suyos

La ecuación es simple. Un plantel repartido en buenas individualidades, una dirigencia honesta y trabajadora, un cuerpo técnico que conoce el sentir de los hinchas y una megaestrella dando pinceladas de talento en cualquier cancha. Esa suma da el resultado de Estudiantes en las semifinales de la Copa Libertadores. Ni Boca, con sus estrellas, ni San Lorenzo, con Tinelli, los dólares y las grandes contratataciones, y mucho menos River, en otra temporada más para el olvido. Tras la salida de Leonardo Astrada y el arribo de Alejandro Sabella, los resultados se modificaron notoriamente y varios jugadores, de valía reconocida tales como Braña, Benítez, Gastón Fernández y Desábato, elevaron su nivel futbolístico y bajo el paragua futbolístico de Juan Sebastián Verón, consiguieron que el Pincha alcance posiciones de vanguardia en el certamen local y que se enfrente con Nacional, para lograr el pase a la tan ansiada final, que tantas veces tuvo como testigo a Estudiantes. A su vez, la presencia en el arco de Mariano Andújar garantiza una confianza que cualquier conjunto con ansías de enhebrar objetivos altos tiene que poseer. El 1 fue clave en varios partidos y se transformó, desde el arco, en una carta clave. Un agujero que tendrá que tapar rapidamente Sabella será las ausencias por lesión, ambas complejas, de Agustín Alayes y recientemente de Marcos Angeleri. Ayer Cellay terminó lesionado y se agrega otra preocupación. En esta línea de juego tendrán participación segura el chico Fernández, Desábato y el siempre cumplidor Ré.

En Verón, seguramente, encontraremos a la causa principal del por qué Estudiantes funciona tan aceitado. La Bruja, lejos el mejor futbolista del medio local, se lo nota impecable desde el punto de vista físico y eso le posibilita ser un verdadero pulpo en el mediocampo, corriendo como si fueran sus inicios, y entendiendo las diferentes vicisitudes que plantea el juego. Frase común si las hay, pero Verón es un técnico dentro del campo de juego. Con carisma y ese don de liderazgo que muy pocos cuentan provoca que sus compañeros rindan en plenitud. Tal vez, el caso de Leandro Benítez sea el que confirma esta teoría. Sin el ex Boca, Sampdoria, Lazio y tantos otros, la imagen del Chino suele desteñirse. Ayer, con gol incluido, cosechó aplausos. Otro apéndice para demostrar que la decisión sobre la llegada de Sabella fue perfecta reside en el rendimiento de Enzo Pérez, quien nunca con los entrenadores anteriores podía desenvolverse del mismo modo que lo hacía en Godoy Cruz, pero que con el actual entrenador, que le otorgó confianza y tiempo en cancha, supo consolidarse en el once titular y la rompe desde la zona izquierda. En ofensiva, a pesar de las lagunas ya existenciales en su juego de Gastón Fernández y Juan Manuel Salgueiro, grandes futbolistas que no adquieren una regularidad en su andar, la presencia de Mauro Boselli, de continua ayuda, pivoteando, creando espacios y con el olfato de gol latente constituyen un grupo de valores que quieren repetir la historia grande de Estudiantes en Copa Libertadores, que se forjó en la década del sesenta y setenta. Ahora viene Nacional. Y Verón guiará a los suyos. Al gran objetivo.

jueves, 18 de junio de 2009

Entrevista a Daniel Bertoni





En declaraciones al programa Sigue Girando de FM Patricios, Daniel Bertoni, gloria de Independiente en la década del setenta, despotricó contra Julio Comparada, el presidente del club al que acusó de "ser un payaso, que está perdido completamente. Un dirigente tiene que tener las cosas claras, un dirigente de fútbol tiene que ser un tipo coherente que sabe adonde va", dijo el ex campeón mundial en 1978.


La derrota por goleada ante Banfield sigue generando repercusiones. Una voz autorizada para referirse a este momento de Independiente es la de Daniel Bertoni, multicampeón con esa camiseta durante la década del setenta, quien vertió duros conceptos hacia la cúpula dirigencial comandada por Julio Comparada, al cual acusó de "ser un payaso, un ciclotímico que un día dice que termina la cancha, la inaugura y sigue sin terminarla. Prometió un equipo competitivo, de jugadores que se pongan la camiseta y salgan a la cancha y trajo dos jugadores nada más". Además agregó otros responsables a este difícil momento deportivo que vive la entidad de Avellaneda: "Ya me tiene las pelo.. por el suelo este hombre, conjuntamente con Sciacalluga, Matera y todos los que tiene alrededor. Son inoperantes como él. Hasta Ducantenzeiler fue mejor presidente que él, por lo menos ganó un título", remató Bertoni, visiblemente molesto con la dirigencia roja. "Yo creo que cualquier equipo de futbol tiene cuatro patas, en Independiente la pata dirigencial esta quebrada. No hay un dirigente que tenga mano dura, que sepa dirigir un equipo, que tenga personalidad y que apoye al manager, al técnico, su cuerpo técnico y que siga muerte con ellos. Esa es la pata que hay que cambiar. Un día dice que le da todo el poder a Gallego, después dice que va a traer a Menotti. Es un payaso”.


Al ser consultado sobre el Tolo Gallego, el ex delantero expresó que "Llegó ahora, tiene que trabajar, formar el equipo, hay jugadores que no son culpables acá lo que pasa es que los dirigentes primero le echan la culpa al técnico, después a los jugadores, si los jugadores los trajeron ellos”, cerró Bertoni enfáticamente.

martes, 16 de junio de 2009

Con seguridad



Este post lo quería escribir tras el empate de Brasil ante Ecuador por las Eliminatorias Sudamericanas. Salió pero no estaba del todo seguro en publicarlo. No obstante, la victoria ante Uruguay en Montevideo posibilitó que surgiera a la luz este escrito. Lo digo y lo defenderé con uñas y dientes. Julio César es el mejor arquero del mundo. En oportunidades, lo importante es no dejarse llevar por rendimientos ocasionales para hilvanar un concepto sumamente acotado y sin la pluralidad que por su naturaleza necesitaría. Sin embargo, lo del ex arquero de Flamengo resulta atrayente por la continuidad de actuaciones descollantes que lo ubican como una pieza indispensable tanto en la selección como en el Inter, multicampeón de Italia.

Cumple con el abc del buen arquero. Presencia, a pesar de no tener un físico descomunal, achica bien, correcta pegada, no cuenta con inconvenientes en las pelotas por arriba y, tal vez su mayor virtud, ataja pelotas que son gol. Detalle lógico aunque gramaticalmente absurdo a la vez. Ataja esas pelotas imposibles. Ahí reside el secreto del brasileño, quien se adueño del arco de su selección, un puesto que históricamente siempre estuvo bajo la lupa ya que no contaba con un referente de peso. Hasta la llegada de Julio César. Es clave porque no lo pueden herir a Brasil fácilmente, a pesar de contar con una defensa sin demasiadas garantías, y que entendiendo las leyes del fútbol qué mejor arrancar cuando el arco está bien custodiado.

sábado, 13 de junio de 2009

Demasiado ego (y dinero)

Es mucha guita. Podría tapar una habitación entera. Y a mí me parece un despropósito. En un mundo en que cada minuto muere un niño por desnutrición y en que los gobiernos, tras la burbuja financiera en los EEUU, salen a salvar bancos a como dé lugar porque sino, según ellos, se viene el acabóse, lo acaecido con la transferencia de Cristiano Ronaldo al Real Madrid muestra que el límite del negocio en el fútbol es indefinido. US$ 131.961.000. Repito, demasiada guita.

Cristiano es el estereotipo del deportista moderno. Fachero, multicampeón con el Manchester United, con carisma y esa dosis de soberbia que le posibilita ser la cara de marcas muy importantes y un imán marketinero hacia Asia, ese mercado tan vasto que Real Madrid necesita, por cuestiones netamente económicas, recuperar sus negocios por aquellos lares. Florentino lo hizo una vez más. Puso a la Casa Blanca en el pedestal en términos de comunicación y esta incorporación dio la vuelta al mundo. Ahora se sentará a negociar con los auspiciantes con ese as en las mangas. No valdrá lo mismo la camiseta del Real Madrid. Eso queda claro. Podemos tomarla como una inversión y que al corto plazo podría amortizarse.

Sin embargo, sigo pensando lo mismo. Un futbolista no puede valer esa cifra escandalosa. Ni Maradona en 1986. El fútbol no es un deporte individualista como el tenis, sino que se compone de múltiples y variados elementos insertados en un equipo. Messi solo no podría hacer nada sin Iniesta, Xavi o Eto`o ni tampoco ellos con la ausencia del rosarino. Posiblemente el portugués sea la solución de mitad de cancha para adelante en un conjunto que, también con la llegada multimillonaria ( 90 millones de dólares) de Kaká tendrá como prioritario objetivo conseguir el triplete que Barcelona hizo este año.

La verdad, como decía Labruna, se verá en el verde césped, donde a veces el más millonario no se lleva todo. Ahí Ronaldo tendrá que pagar lo invertido. Apenas 130 palos...

jueves, 11 de junio de 2009

Un día de suerte

Y no lo tuvimos. Te levantás torcido y la mala parece que te persigue todo el tiempo. A Argentina le pasó eso en su aventura por la altura de Quito. Con un correcto primer tiempo, circulando la pelota y generando algunas oportunidades de gol, entendiendo que el mejor argumento que puede proponer es concentrar el juego con la bocha en los pies. Que nos sobran jugadores para tener la pelota y no corriendo rivales. Si el penal de Tevez hubiese entrado...ya estaríamos hablando de una suposición y en el fútbol, como diría una de esas máximas verdades, los goles no se merecen, se hacen. Ecuador cumplió al pie de la letra este refrán. Golpeó en el momento justo y nos dejó en el aire, o mejor dicho sin aire en las piernas y por sobre todo en la cabeza, cuestión que Maradona tendrá que trabajar largo y tendido a pesar de que tenga a sus muchachos apenas días antes al encuentro.

Estamos lejos y la clasificación al Mundial está fulera. No tanto por las estadísticas que notifican un cuarto lugar sino observando los próximos partidos trascedentales ante Brasil en casa y Paraguay en la cálida Asunción. Partidos definitorios para determinar cuál será la suerte de Argentina. Sabemos que el riesgo de no ir a Sudáfrica se mantiene latente y el cuerpo técnico tendrá que redoblar los esfuerzos para salvar esta dificultosa, y extraña situación en la que está inmerso el país, con casi nula historia en términos de repechaje y esas cosas.

Estoy seguro que talento y entereza nos sobran para revertir este contexto. Pero no podemos cancherear o nos puede salir muy caro, y me refiero a esa pérdida de prestigio que viene sufriendo desde hace tiempo la selección argentina. Basta de la discusiones, de Ruggeri, de Bilardo, que el Checho me dijo, que no me dijo, que esto y que lo otro, tenemos que unir fuerzas y ganarse en la cancha los pasajes al Mundial. Los dos próximos partidos son cruciales. Y comprender, una vez más, la grandeza de nuestra camiseta, que no puede estar detrás de Chile o Paraguay. ¿Queda claro no?

martes, 9 de junio de 2009

Yo, el supremo*

“ Y cómo no sentirme así si ese perro sigue allí, que podría ser peor, eso no me arregla, eso no me arregla a mí”. Es domingo a la mañana y la voz del Indio fluye en volumen y ameniza ese momento único de riqueza interior dentro de la puta rutina que me carcome la cabeza durante la semana. A la mierda con los vecinos, en especial la del 7º E que se la pasa dale que dale con Daniel Agostini. Que alguna vez escuche música como la gente. No podemos estar constantemente atados de pies y cabeza por el qué dirán, pienso casi por decantación al mismo tiempo que sigo subiendo el volumen. Me afirmo en el sillón y sobre la mesa ratona aparecen hojas y hojas que tengo que estudiar sí o sí para un parcial de psicología que rindo mañana. Ellos me miran, las miro y decido que nos conoceremos más tarde. En minutos se juega la final de Roland Garros y Roger Federer posee la oportunidad única de alcanzar ese certamen por primera vez e igualar a Pete Sampras en la cantidad de Grand Slam ganados. Enciendo el televisor y están jugando el primer set. Primera jugada y Federer concreta un golpe exquisito. Soderling contempla que ni en sus sueños podrá oponer resistencia. No preciso ver más, finalmente París se rendirá a sus pies.

Uno logrará describir su juego, valorar las heterogéneas aptitudes técnicas dentro de la cancha y su profesionalismo al límite fuera de ella pero será inquebrantable considerar que nos quedamos exiguos en describir, sin dudas, al mejor tenista de la historia. Fundamentalistas habrá en todos lados, algunos con el cuadro de Pat Cash tratándome de partírmelo en la cabeza, otros destacándome de modo minucioso lo que simbolizó Bjòrn Borg, rumiando por dentro que este pendejo no conoce nada y se la da de enciclopedia viviente y una generación anterior a la mía aclarándome que Sampras, por talento y títulos, iguala la trayectoria del suizo. Argumentos que rebasan de veracidad aunque habría que catalogar al número dos del mundo como la mezcla justa y perfecta de cada uno de los personajes citados anteriormente. Federer es eso. Y todo lo demás.

El llanto consumado al lograr Roland Garros representó mucho más que la concreción de un objetivo tan anhelado. Sabe por dentro que las páginas gloriosas del tenis dirán que alguna vez un muchacho nacido en Basilea allá por 1981 se convirtió en los albores de este siglo como el mejor de la historia. No lo dirá por humildad, pero ni hace falta aclararlo. Todos lo sabemos.

*Título de la novela del escritor paraguayo Augusto Roa Bastos sobre la vida del dictador Gaspar Rodríguez de Francia.

domingo, 7 de junio de 2009

Sin crédito

La necesidad tiene cara de hereje. Y ganar, básicamente era lo que importaba. El llegar a esa sensación de sentirse más adentro de Sudáfrica 2010. Pero así no da. Argentina dio la peor cara de lo que va en las Eliminatorias, exceptuando la derrota histórica ante Bolivia en La Paz, recinto que en el día de hoy vio vencer a Venezuela por primera vez en la historia. Y sí, vieron que se podía ganar en la altura. La historia, tan justa, barre como siempre con las falsas consideraciones.

Este 1 a 0 ante el mismo Monumental gélido, apático y en el que el fervor aparece en cuentagotas implica comprender que en algo se está fallando. Los hilos conductores de juego siguen sin emerger en plenitud y la receta mágica, casi de Copperfield que juntando a los tres enanos (Messi, Tevez y Aguero) se desequilibraría a las defensas a pura gambeta y lujos parece temblar ante demostraciones futbolísticas escasas y donde prima la individualidad. Apenas eso. Maradona parece ensimismado con esa idea. Y eso también preocupa. Los caprichos no suelen generar satisfacciones a largo plazo, simplemente otorgan creer falsamente que uno tiene la razón y que el resto no se da cuenta.

Atrás ni hablemos. La permanencia de Heinze en el once titular no me entra en la cabeza. Rebobino, adelanto, veo videos, charlo con pares y sigo sin entenderla. Nadie duda de que dentro del vestuario sea un referente de peso y un ejemplo hacia sus compañeros, vale recordar el gol ante Perú en la era Basile cuando todos los futbolistas lo fueron a abrazar al del Real Madrid, quien había sido colgado por el entrenador tras su traspié en el cotejo ante Paraguay. Esto no quita las malas actuaciones que ha tenido ultimamente. Errático, sin poder controlar a los delanteros rivales y siempre en condiciones desventajosas. Por el lado del Cata Díaz, más allá del gol, encontramos a un defensor que colabora activamente en pelotas áreas pero cuando la misma está en sus pies deja mucho que desear, y en varias ocasiones, fue el punto de partida del juego argentino. Los resultados están a la vista.

Verón puso ganas, despliegue pero sumamente impreciso en esos pelotazos made in Brujita, ésos desequilibrantes que ejecuta en Estudiantes. Gago apenas duró un tiempo. Jamás encontró su posición y deambuló por la cancha. Gutiérrez corrió como Bolt y Powell juntos pero le falta claridad y sobre todo pegada en los desbordes. Para destacar lo de Masche. Huevos, huevos y más huevos. Bien puesta lleva la cinta. Pocas cosas más que resaltar, salvo la sobria actuación de Andújar, quien demostró no quedarle el arco grande y cuando lo llamaron dijo presente. Con Carrizo calentando banco, bien por el técnico en probar nuevas alternativas. Ganó Argentina y los cañones apuntan a Ecuador, en la mismísima altura de Quito. A no poner excusas y salir a dejar el orgullo argentino bien alto. Y que no nos corra la necesidad.

viernes, 5 de junio de 2009

Siempre igual

Impresentables hay en todos lados. Y lo digo, no refiriéndonos a la esfera particular de cada individuo sino vinculado estrictamente a lo profesional. Impresentables así hay en demasía en el fútbol argentino. Y los árbitros siguen acumulando méritos para ser clasificados de esta manera. El paupérrimo trabajo de Gustavo Bassi en el encuentro entre Lanús y San Lorenzo emerge como una mancha más al tigre. Y peor resultó lo que esgrimió como causante del penal que sólo él vio y que le dio la victoria al granate, actual puntero del Clausura. Ni él entendió lo que quiso decir. Lo de los jueces dista de ser lo ideal, con un alarmante carencia física que les impide permanecer los noventa minutos en su plenitud. Sería válido que los responsables de la preparación consigan certificar cuáles son los procedimientos a seguir en pos de corregir una realidad que está a la vista de todos y que viene de larga data. Cito el caso de Bassi para ejemplificar un caso que se repite sistemáticamente. Lo paran, lo vuelven a elegir, lo paran y la rueda continúa sin solución. Como su nivel. Otros árbitros que siguen la misma corriente son Federico Beligoy y Sául Laverni pero se pueden agregar varios más. La mediocridad es moneda constante. Y acá no hay beneficiados a propósito. Todos los clubes se perjudican a partir de sus fallos.

Estamos en instancias decisivas del certamen y hay tres equipos en puja por conseguir el título. Desde cada esfera de la organización del fútbol argentino se deberá actuar con responsabilidad, al menos una vez, para que el futuro campeón no se vea estropeado por este tipo de cuestiones, de errores groseros que empañan, una vez más, las definiciones de los torneos. Que fallos humanos los hubo, hay y habrá y eso es algo natural e ineludible. Todos podemos equivocarnos. Pero la repetición asusta.

miércoles, 3 de junio de 2009

Sir Manuel


Afirmo que eligió bien. Y lo mantendré hasta el final. La asunción de Florentino Pérez como nuevo presidente del Real Madrid impulsó un ir y venir periodístico que oscila desde la llegada de Jorge Valdano, nuevamente en posición de poder en torno a las decisiones políticas y relojeando el andar del equipo en el campo de juego, hasta la elección del próximo entrenador, en reemplazo de Juande Ramos. También, y como cada oportunidad en que se abre el mercado, el nombre de Kaká, el estratega del Milán, resurge como candidato a vestirse de blanco. Cuestión que parece ya definida. Y a esta altura quién puede asegurar que la figura de Cristiano Ronaldo, en su particular e inestable relación con Sir Alex Ferguson, no será ligada nuevamente a la Casa Blanca. El objetivo del post tiene la humilde pretensión de felicitar a Florentino por considerar a Manuel Pellegrini como el técnico ideal para esta coyuntura del Real Madrid. Serio, trabajador, inteligente y con vasta experiencia en el fútbol sudamericano y también en Europa, basándonos en su brillante campaña con el Villarreal, al chileno le ha llegado la oportunidad de su vida. También para Rubén Cousillas, ladero inseparable suyo desde los inicios en ese San Lorenzo tumultuoso del verano 2001. Dos tipos excelentes, y con conocimiento de causa lo digo.

Manuel constantemente ha sido observado con desconfianza. Desde aquella aventura en Argentina, donde por su labor de ingeniero, varias voces de modo risueño y teniendo en cuenta su nula experiencia en el medio local, argumentaban que vendría a terminar los faltantes del estadio de San Lorenzo. Calló las críticas con trabajo, trabajo y más trabajo y sacó al club campeón del Clausura y en ese mismo año conquistó la Copa Mercosur, el primer título internacional del Ciclón. Su periplo por River no fue lo más fructífero teniendo en cuenta la gran expectativa depositada con un plantel de estrellas. A pesar de ello, se dio el gusto de ganar un torneo y llegar a la final de la Copa Sudamericana. Pensemos en voz alta que su proceso fue de lo más productivo en Nuñez en la nefasta gestión Aguilar. Lo de Villarreal es archiconocido. Un equipo ignoto erigido como unas de las joyas del Viejo Continente. A su imagen y semejanza. Filosofía de orden y respeto por la pelota, combinado con una excelente utilización de la pelota parada y ese despliegue constante, argumentos que han conformado su receta para estos años de esplendor del Submarino Amarillo.

Ahora llega al Madrid. Seguramente lo mirarán con desconfianza, alegando que era la segunda opción detrás de Carlo Ancellotti, que su experiencia todavía no es suficiente para conducir los rieles de un club tan emblemático y la mar en coche. Manuel, apodado Peligrosini en sus épocas de rústico defensor, hará lo que mejor sabe: trabajar y conseguir resultados. Buena suerte Ingeniero. O mejor dicho, haga lo de siempre Manuel...

lunes, 1 de junio de 2009

Equipo Doble Cinco (Fecha 16)


Esquema: 4 - 2 - 1 - 3

Fabián Assmann (Independiente): Lo mejor del Rojo después de Montenegro. El arquero es uno de los más regulares y ya se lo vincula con equipos europeos. Ante el Canalla, que dilapido cuantiosas situaciones de gol, estuvo concentrado los noventa minutos, achicando bien y seguro por arriba.

Fabián Cubero (Vélez): La rompió Poroto en Jujuy. Corrió los noventa minutos, clausuró su andarivel, colaboró con Razzotti en el mediocampo y abasteció en varias oportunidades a los delanteros. En momentos donde la defensa de Gimnasia de Jujuy se cerraba supo abrir espacios en pos de generar peligro en el arco contrario. Pegando menos y jugando más. Como debe ser.

Nicolás Otamendi (Vélez): De galera y bastón. Tiene una jerarquía pocas veces vista. Con tranquilidad, rapidez y ductilidad en la marca y con la pelota en los pies, este joven, el mayor acierto de Ricardo Gareca, acumuló otro sobresaliente y es presencia segura en cada equipo Doble 5. Grande pibe!

Matías Caruzzo (Argentinos): Lo más destacado del aciago empate entre Argentinos y River que no le sirvió a ninguno de los dos. El central mostró el liderazgo de siempre, atento a Falcao y Fabbiani y empujó al equipo desde atrás. Correcta labor.

Maxi Velázquez (Lanús): Un avión por la izquierda. Aprovechando la floja marca de Adrián González, el lateral granate fue salida continua, proyectándose criteriosamente, desborando en profundidad y siendo un dolor de cabeza continuo para la defensa azulgrana. Interesante lo del ex Ferro, uno de los mejores en su puesto en Argentina.

Mario Bolatti (Huracán): Vaya acierto de la dirigencia quemera en traer al país al ex futbolista de Belgrano y Porto. Siempre bien ubicado, tocando de primera y siendo una rueda de auxilio continua para los demás compañeros, el blondo se dio el gusto y tras un rebote en la defensa de Banfield pudo poner el empate parcial que a la postre sería triunfo para los de Ángel Cappa.

Diego Castaño (Tigre): El eje del mediocampo del Matador en el buen triunfo ante el encumbrado Estudiantes. Compartió el mediocampo con Rosano y Rusculleda y fue lo más claro para los de Cagna que están a un paso de la Sudamericana.

Daniel Montenegro (Independiente): Él y diez más. Independiente se reduce a lo que pueda generar el Rolfi en cada encuentro. Frente a Rosario Central estuvo con todas las luces, convirtió por triplicado y les generó una sonrisa a los hinchas, enojados por el mal desempeño del equipo en este Clausura. Así, sí Montenegro pide selección.

Eduardo Salvio (Lanús): Incontrolables los primeros 25 minutos. Rápido, vertical, gambeteador y marcando un gol. Después redujo su nivel, pero siempre a partir de un inmenso talento, fue de lo mejor de este Lanús que pisa fuerte y quiere gritar campeón como en 2007.

Esteban Fuertes (Colón): De los mejores delanteros del país. En la clara victoria ante Godoy Cruz, el Bicho dijo presente en dos oportunidades y asistió en el otro tanto. Certero, colaborador en defensa y ayudando en el mediocampo. Ah, pasó la barrera de los 100 goles. Felicitaciones goleador!

Martín Palermo (Boca): El goleador de siempre. En una semana complicada desde la índole institucional y deportiva, el 9 derribó con su olfato de área las chances de los tucumanos que querían llevarse un punto de la Bombonera. Junto a Palacio revivieron viejas épocas.

DT: Ricardo Gareca (Vélez): Bien por este Vélez que se encuentra sólido defensivamente, con buenas actualidades en el mediocampo y con la inclusión constante de juveniles, que siguen apareciendo en la Primera División. Peleando el campeonato, el técnico comprende más allá de la coyuntura y quiere un Vélez fortalecido desde las divisiones inferiores.

Buscar en Doble 5

Colaboraciones