martes, 29 de septiembre de 2009

Blanco y negro*

No entiendo otro significado de la vida que no sea a los golpes. O quizás no encuentre diferentes respuestas a este misterio llamado vida. Mis recuerdos de niño, soñando entre las sábanas con la idea de estudiar, recibirme y conformar una familia parecen lagrimear al verme en este estado inexistente, comprendiendo cómo se van mis mejores tiempos a cambio de tener un plato de comida caliente. Todo pasó demasiado rápido. La muerte de mi papá, el alcohol, las malas compañías y por sobre todo la soledad, esa sensación de saber que no queda nadie en quien confiar, que estás solo en la vida. Esta existencia no me dio oportunidad. Cuando falleció mi viejo, fulminado de un ataque cardíaco, me tuve que hacer cargo de lo que quedaron. Mi mamá, analfabeta y entregada a ese matrimonio que no la hacía feliz junto a mis tres hermanas menores. Sabía en ese instante que la ilusión de ser médico se me desvanecía entre mis manos.

Había llegado el tiempo de ser hombre. Pero apenas tenía 15 años. Changas, trabajos de albañilería, pintor y hasta empleado de funeraria fueron mis credenciales, en épocas donde tus pares vestían de guardapolvo y rendían exámenes, y uno se abocaba a otros objetivos, prioritarios y básicos como que en tu casa no falte nada. Propósito pocas veces cumplido y que me sigue causando dolor mientras escribo estas líneas. Tanto sufrimiento por la realidad, injusta y descarada conmigo fueron detonantes para que aparezca mi adicción al alcohol. Con 20 años en el lomo y apariencia de 35, este camino sinuoso empezó sin darme cuenta, como siempre suele suceder. Perdí trabajo, amistades y el sustento de mi familia. Llegó la gente no deseada, que te usa y se va sin gloria pero con demasiada pena. En ruinas, sucio y con olor a alcohol en la ropa sabía que esta oportunidad era mi última chance. Un amigo de la infancia, quien me había visto por la calle en deplorables condiciones me contó sobre esta chance de trabajar como empleado en la Federación Argentina de Box. Poca plata, pero lo fundamental era que el techo y la comida estaban asegurados. Fui sin pensarlo. El dinero iría a mi familia y vivir sin hambre era el único privilegio que precisaba. Hoy tengo 28 años, con sueños pendientes de empezar la secundaria y mis horas se pasan en este gimnasio, ayudando en el entrenamiento a los boxeadores, quienes me cuentan sus sueños de ser campeones del mundo y repetir lo que hicieron Monzón, Bonavena y tantos otros. Y a veces me pongo los guantes, el cabezal y me animo a unos golpes.

* Historia mínima que escribí hace un tiempo y que, sacando mi verguenza crónica de lado, la comparto con ustedes. Ojalá, de corazón, que les guste.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Equipo Doble 5 (Fecha 6)


Esquema: 4 - 3 - 3


Diego Pozo (Colón): Estuvo cuando lo necesitaron. Otro citado por Maradona que dijo presente en la partipación de Colón ante Central. En el segundo tiempo el Canalla desperdició algunas chances, gracias a las intervenciones del arquero.

Álvaro Ormeño (Gimnasia LP): Qué golazo metiste chileno. Ya desde el inicio probó y con el 2 a 0 abajo intentó y le dio el descuento parcial al Lobo que luego llegaría al empate para silenciar al Monumental. De los puntos más alto el 4, uno de los futbolistas con mejor actualidad para los de Madelón.

Sebastián Domínguez (Vélez): Se maneja con una tranquilidad para destacar en el fondo de Vélez. Siempre a tiempo, corrige errores de sus compañeros y se gana partido tras partido el afecto de la gente. A pesar de mala experiencia en la selección, el ex Newell`s y Estudiantes está pasando por un momento brillante.

Sebastián Méndez (Banfield): Merecido lo del Gallego, quien estuvo muy cerca de colgar los botines pero que sin embargo Banfield lo rescató y a base de presentaciones correctas se transformó en pieza clave del fondo, ordenando y sacando como siempre todo de arriba.

Lucas Mareque (Independiente): Resistido con razón tras una temporada en el que jamás encontró su nivel, Lucas sumó puntos en la consideración de la gente tras el triunfo en el clásico ante Racing. Imparable desde la izquierda, le hicieron el penal, que a la postre le dio el triunfo a los de Gallego.

Enzo Pérez (Estudiantes): Presente en la mayoría de los equipos ideales. Fantástico lo del ex Tomba. Juega como los dioses, se lo noto físicamente impecable y se lo hizo notar a una defensa de Boca que jamás le encontró la vuelta. Definición exquisita en su gol y se lo gritó en la cara a la popular visitante.

Facundo Vismara (Chacarita): En la primera victoria de Chaca en el certamen, el 5 resultó lo mejor del 1 a 0 ante Arsenal. Junto a Zarif se comieron el mediocampo, neutralizaron los ataques visitantes y a partir de su despliegue también participaron en el área contraria.

Juan Sebastián Verón (Estudiantes): Manejó a su antojo el partido. Cualidad que lo hace distinto al resto. Con él, Estudiantes es de temer. La Bruja demostró, una vez más, que es el mejor futbolista de Argentina y está rodeado por compañeros que lo entienden a la perfección.

Gabriel Hauche (Argentinos): El Demonio le cayó bárbaro su convocatoria a la selección nacional. 3 goles ante Godoy Cruz en Mendoza y una de las mejores apariciones desde que debutó en Primera. Con casi 23 pirulos Hauche es una de las joyitas de nuestro fútbol. A disfrutarla.

Jonathan Cristaldo (Vélez): Lo que juega este pibe. Producto de la inagotable cantera velezana, el Churry se lo nota más aplomado al ritmo de Primera y ya se ganó un puesto en la consideración de Gareca. Excelente definición en el primer gol y una tijera maravillosa en el segundo.

Juan Carlos Menseguez (San Lorenzo): Que bien le cae la cancha de Tigre. Dos goles el sábado en el triunfo del Cuervo ante Tigre y una actuación sobresaliente del ex Wolfsburgo. Jugó sin responsabilidades defensivas y se erigió en lo mejor de un equipo repleto de juveniles y que se dio el gusto de festejar en Victoria.

Diego Simeone (San Lorenzo): Se la jugó y le salió bien. Con la cercanía del partido de ida ante Cienciano, el Cholo puso al selectivo y se llevó los tres puntos ante Tigre, alicaído y que sigue sin encontrar el rumbo. Los chicos respondieron con varios puntos altos (Meza, Prim, Bazán, Martínez, Reynoso) y le dieron una alegría al pueblo azulgrana.

viernes, 25 de septiembre de 2009

El mal momento de los grandes: análisis

Por Nicolás Panigutti

En los últimos meses se vio evidenciado en el fútbol argentino la dificultad que supone a los denominados clubes grandes respaldar su historia y hacer frente a las obligaciones que la misma conlleva. Clubes que tradicionalmente en el pasado peleaban la mayoría de los títulos (Boca, River, Independiente, Racing y San Lorenzo) a base de logros y de sumar gente que simpatizara con ellos, viven hoy un momento drástico. Algunos desde hace menos tiempo, otros desde hace largo rato. Un breve resumen de cada uno:

· Racing Club: sin dudas es el club al cual más le pesó la historia en estos últimos años. De ser uno de los animadores constantes de los torneos de Primera División y de ganar la Copa Libertadores en 1967, pasó a ser, hoy por hoy, un club en constante riesgo. Desde lo institucional, en donde si bien ha mejorado respecto al inicio de la década (que no es mucho decir) pero sigue teniendo deudas al por mayor y dirigentes que cada día encuentran más problemas escondidos, y también desde lo futbolístico, en donde ha mamado “el dolor de ya no ser”. Los hinchas de la Academia, con cada comienzo de campeonato, últimamente saben que lo suyo es alejarse de la zona de Promoción y rezar por un torneo tranquilo. Después de tanto terremoto (recordar que jugó la anteúltima promoción ante Belgrano de Córdoba) se pensó que con el buen campeonato pasado se podía apostar a un poquito más…lo malo es que nadie avisó a RCL. La dirigencia se esforzó en armarle un equipo a su imagen, y Racing hoy por hoy juega como equipo chico, sin mirar el lado de enfrente, preocupándose por el arco propio. Así no hay ambición que valga.

· San Lorenzo: el conjunto dirigido por Diego Simeone está en una nebulosa que, a esta altura, parece estar provocada en gran porcentaje por el desconcierto de su DT. Con planteos que se dicen ser ofensivos, pero que terminan siendo especulativos, los dirigidos por el Cholo tienen buen pie en el medio (Leiva y Torres no son unos negados con la pelota, el Papu Gómez y Romagnoli son grandes jugadores, Menseguez alterna en posiciones pero tiene sensibilidad para jugar) pero en los partidos que van desde el inicio del campeonato algunos se preocuparon más por seguir a los laterales de los rivales que en atacar. El ejemplo más claro de esto fue ante Vélez, hace 2 fechas, en donde luego de ver como su equipo se replegaba durante casi los 90 minutos (a excepción del final, cuando quedó con un hombre de más) Simeone declaró “le hicimos partido a un gran equipo”. Con eso, no alcanza. San Lorenzo tiene más historia que 5 empates consecutivos, y la gente espera ver un salto de calidad, aún sin un centrodelantero como la gente (Romeo no califica).

· River Plate: qué decir del conjunto de Núñez. Nada de lo que se pueda comentar en estas líneas va a ser novedad para el lector, pero nunca está de más recordar las causas de las fallas para que no se vuelvan a producir. En este caso, hay una cabeza del problema, que radica en la dirigencia actual (con Aguilar como máximo exponente) y de ahí se sigue a los jugadores, con una sorprendente falta de actitud y de coraje para pedir la pelota en momentos cúlmines (exceptuando a Ortega tal vez, y ahora Almeyda…sí, leyó bien, Almeyda) y se termina en el DT (recordar que estos jugadores salieron últimos con otro técnico). Es cierto, si desde arriba se avalan contrataciones como las del “Pelado” Almeyda que desde hace 3 años no jugaba al fútbol profesionalmente, o se trae a un jugador en base a lo que dice y no lo que hace (el “más Ogro que nunca” Fabbiani) es difícil pedir coherencia en otros ámbitos. Sin dejar de recordar incorporaciones estridentes como: Loeschbor, Talamonti, Del Campo, Oberman, Paniagua, Gerlo, y siguen los nombres... Su hinchada tampoco se salva: es inentendible que hayan catalogado de ídolo (al igual que su DT) a un muchacho excedido de peso, por el solo hecho de demostrar su amor a la camiseta en cuanto programa o nota tuviese a mano en su momento. Los sentimientos no bastan para jugar al fútbol…

· Boca Juniors: hoy por hoy, uno de los más atacados por la prensa. La razón es lógica: con el equipo que posee, debería estar en un lugar de privilegio en la tabla de posiciones. El “Coco” pidió a varios players, y le trajeron lo que pidió: un lateral joven con proyección (Gunino), retuvieron a su marcador de punta derecho por excelencia (Ibarra) y a su centrodelantero (Palermo), le trajeron a su arquero (Abbondanzieri), ya estaban Riquelme y Battaglia, llegó Insúa, llegó Medel, en fin, todo para triunfar. Faltó un detalle: las relaciones inter-plantel. Hasta un purrete de primer grado conoce las diferencias Palermo-Riquelme y los conflictos que viene generando hace rato este factor. Las historias de personajes que afuera de la cancha no se hablaban y adentro la rompían son pocas (incluso a pesar de que entre ambos haya habido épocas excelentes). El disconformismo de un grupo contra otro del plantel es notorio. Para colmo, el conjunto de Basile no logra resultados ni aún con favores arbitrales groseros, demostrando una falta de actitud que desconcierta. Al mismo tiempo, se recuerda que su mánager es Carlos Bianchi, alguien que fue traído con el solo objeto de presionarlo para que asuma la dirección técnica cuando los técnicos elegidos no tuviesen un buen desempeño (el Virrey la hizo mejor que todos: cobra una suma para nada despreciable, y no se le pasa por la cabeza ser DT). Lo que se dice un verdadero cabaret.

· Independiente: extraña situación la del equipo del Tolo. De perder por goleadas múltiples en el torneo pasado, sin tener cancha y con un presidente discutidísimo, parecería ser que ahora es Aruba con un buen empate ante el último campeón del fútbol argentino. Es cierto: hizo un gran partido y mereció mejor suerte en el primer tiempo. Pero Tolo, discúlpeme: de ahí a decir que Independiente puede pelear con Acevedo, Mancuello, Galeano, Mareque, Gandín y Busse…hay un mar de distancia. El equipo está en formación y parecería ser quiere transformarse en algo más que un proyecto. Esto no quita las últimas magras campañas del equipo de Avellaneda, con situaciones comprometidas con el descenso (recordar que a Falcioni se lo vilipendió pero fue el que evitó una catástrofe) y fuera de las competencias internacionales hace ya largo rato. El equipo que supo ser Rey de Copas hoy por hoy piensa más humildemente y tiene como objetivos claros volver a ser un EQUIPO, terminar su cancha (¿ Comparada no previó los gastos al comenzarla ?) y pagar las deudas en su debido tiempo y forma.

Al parecer, con lo que se va a simple vista, el reinado de los cincos grandes dejó de ser tal en esta época. Clubes como Estudiantes de la Plata, Lanús, Vélez, e incluso algunos más humildes como Colón y Godoy Cruz hacen las cosas más seriamente, nutriéndose de inferiores y no despilfarrando dinero, y esto se traduce, a la larga, en éxitos deportivos. Un club ordenado es un club sano y contento, y la alegría se transmite. Los jugadores sin problemas fuera de la cancha tienen más tiempo para preocuparse por hacer lo que mejor saben hacer, y a veces más, a veces menos, esto se traduce en resultados. Por el bien del fútbol, ojalá todo se empareje para arriba, y no hacia abajo como siempre suele pasar en la Argentina…

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Un milagro llamado River


Posiblemente el título de este post no equivaldrá un pequeño obsequio para el ya sufrido hincha de River, acostumbrado a lo peor que puede vivir un simpatizante que es tomar a la derrota como algo natural, como algo predeterminado de un plantel que no tiene la certeza, ni el rumbo correcto guiado por parte del cuerpo tecnico, para encarrilar un sinuoso periplo donde la Promoción se ubica a 15 puntos.

¿Por qué catalogarlo milagro? La gestión Aguilar todo lo pudo. Descapitalizó a un plantel de jerarquía, rumbeón el futuro, negativamente, vale aclarar, de las divisiones inferiores, ésas que otorgaron a River la valía de grandes futbolistas, quienes convirtieron al club en pleno ganador durante la década del 90, que generaron rédito económico tras su partida al extranjero y jamás entendió lo que requería a gritos su propio hincha, un equipo uniforme y que respete la historia de esta camiseta.

Mención aparte tendrán los miles de hinchas que acompañan en este difícil circunstancia. En épocas aciagas el no comprometerse es a veces moneda corriente en un fútbol pasional pero que no juega con medias tintas. El ser River se mantiene como un orgullo, quizás el germen indispensable, para que más allá de la coyuntura eleccionaria, pueda verse un resplandor en un horizonte por demás oscuro.

Capaz lo de River sí es un milagro. Estos 8 años nefastos de la conducción de José María Aguilar y su comisión directiva tendrían que haber terminado peor aún. Resulta amargo contemplar cómo la responsabilidad de este momento, uno más en esta versión millonaria del nuevo siglo, recae en chicos (Coronel, Díaz y Villalva), quienes están viendo forzado su crecimiento profesional en un marco de agravios y un barco a la deriva.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Equipo Doble 5 (Fecha 5)


Esquema: 3 - 4 - 3

Germán Montoya (Vélez): A pesar del aciago empate de Vélez, el 1 fue factor vital para que Independiente, quien enhebró uno de los mejores partidos del año, apenas se llevara un punto. En el primer tiempo tapó varias pelotas claves y mostró la seguridad que necesita un equipo con aspiraciones.

Leonel Galeano (Independiente): Interesante actuación del juvenil en un encuentro difícil para la zaga defensiva de Independiente, ya que los de Ricardo Gareca cuentan con un abanico importante de mitad de cancha hacia adelante. Junto a Matheu se la rebuscaron para controlar a Moralez, Cristaldo y López, y salvo en el segundo gol, el chico Galeano demostró temple y buenos recursos defensivos.

Aníbal Matellán (Arsenal): No tuvo demasiado trabajo ante un apático River, pero continuamente ordenó a sus compañeros y cumplió una tarea sobria y sin transpirar el escaso juego que propinaron los de Gorosito de mitad de cancha hacia adelante.

Ariel Garcé (Colón): Por primera vez aparece en el equipo ideal. En el triunfo del Sabalero ante Chacarita, que no encuentra su camino en este Apertura, el ex River confirmó el alza que viene teniendo en sus rendimientos. Partícipe del primer gol, el Chino continuó cerrando los caminos para los delanteros del Funebrero y terminó la tarde sin sobresaltos.

Franco Dolci (Newell`s): Uff, lo que corrió este muchacho. Incansable el ex Chacarita y Talleres por el andarivel derecho leproso en la gran victoria como visitante ante Lanús por 2 a 0. Además aportó juego, ayudó a Achucarro y Boghossian y sobre el final un disparo brillante suyo chocó contra el travesaño.

Néstor Ortigoza (Argentinos): Repite en el equipo de Doble 5. Su presencia, junto a la de Sosa, fueron determinantes en el triunfo de Argentinos. El 5 se mostró siempre sólido, desplegándose junto a Mercier para robarle la pelota a Montiglio, Longo y Sarría y haciendo, como siempre, sus incursiones en ofensiva.

Esteban González (Gimnasia LP): Lo mejor en la primera victoria del Lobo en el campeonato. En el segundo tiempo su presencia fue fundamental para que los de Madelón doblegaran a Tigre, inofensivo en el complemento y con la herida abierta tras la reciente eliminación en la Sudamericana. Teté, de postre, con un buen remate, venció a Ardente y cerró el 2 a 0.

Enzo Pérez (Estudiantes): Jugador que rescató Sabella y que se ha erigido en una verdadera revelación en la franja izquierda. Técnico, rápido y con una pegada exquisita. Seguramente su destino terminará en el Viejo Continente. Ante el Globo fue imparable y se dio el gusto de marcar el tercer tanto, tras una definición ante la salida de Monzón.

Ismael Sosa (Argentinos): Una de sus mejores tardes. El ex Independiente marcó los dos goles de su equipo que se sacó de encima al difícil Atlético Tucumán y sigue subiendo de la mano de Claudio Borghi. El primero, a partir de una serie de rebotes y el restante, tras una joyita individual que concretó acertadamente.

Mauro Boselli (Estudiantes): De Ezeiza lo están mirando. Mientras, Mauro sigue rompiendo redes. Lleva 5 goles en idéntica cantidad de partidos y mantiene la misma actualidad desde la consagración en la Copa Libertadores. Astuto, con olfato de goleador, castigó a este inexpresivo Huracán y con Enzo Pérez, Juan Manuel Salgueiro y cía pusieron al Pincha en la punta del campeonato.

Matías Jara (Godoy Cruz): Enloqueció a la Bombonera. Amagues, lujos, técnica y por sobre todo inteligencia. Certero en el primero del Tomba, tras un fallo de Cáceres, atacó de modo perfecto la última línea xeneize y resultó el valor, dentro de un cúmulo de compañeros que lo acompañaron, en la estrella del partido. Ah, habilitó perfecto a Chávez para el tercero. Completo.

Diego Cocca (Godoy Cruz): Hizo que Godoy Cruz jugara como un grande. Que no se amilanara ante un super conjunto y que le encontrara las deficiencias. Bien en los cambios, mandó el equipo arriba y tuvo recompensa. Da gusto ver a este equipo. Cocca tiene mucho que ver.

*Imagen (Infobae)

sábado, 19 de septiembre de 2009

La partida por Franz Kafka

Ordené que trajeran mi caballo del establo. El criado no me entendió,así que fui yo mismo. Ensillé el caballo y lo monté. A la distancia oí el sonido de una trompeta y pregunté el mozo su significado. El no sabía nada; no había oído sonido alguno. En el portón me detuvo y preguntó:


–¿Hacia dónde cabalga, señor?


–No lo sé –respondí–, sólo quiero partir, sólo partir, nada más que partirde aquí. Sólo así lograré llegar a mi meta.


–¿Entonces conoce usted la meta? –preguntó él.


–Sí –contesté–. Ya te lo he dicho. Partir, ésa es mi meta.


–¿No lleva provisiones? –preguntó.


–No me son necesarias –respondí–, el viaje es tan largo que moriré de hambre si no consigo aumentos por el camino. No hay provisión que pueda salvarme. Por suerte es un viaje realmente interminable.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Boca: demasiada presión

El cuadro de situación de Boca en la corriente temporada dista de ser lo ideal. Consumada la eliminación ante Vélez por la Copa Sudamericana, justa por dónde se la mire, ya que el conjunto de Ricardo Gareca demostró en los 180 minutos un nivel futbolístico y físico ampliamente superior a lo mostrado por Riquelme y cía sólo quedará como objetivo en este segundo semestre el Torneo Apertura y una posible clasificación, lejana por cierto, a la Copa Libertadores 2010. En el torneo local, se encuentra a 7 puntos del líder Rosario Central y viene de perder de forma categórica ante Atlético Tucumán, partido que reflejó ante todo la escasa capacidad física de un equipo, que tras la gira exitosa por Europa en plena pretemporada, no soporta un ritmo constante de despliegue. Ayer fue más de lo mismo. Un correcto primer tiempo, en el que Boca mereció haberse puesto en ventaja, pero con el complemento en marcha el bajón físico se hizo presente y por ende las ideas para dañar el arco de Montoya desaparecieron. Allí Vélez, viejo zorro, que sabe perfecto lo que pretende, aprovechó las diferentes desavenencias en el fondo visitante, asunto por demás repetido en esta segunda era de Basile, y así pudo liquidar el pleito.

En términos tácticos, Boca asumió desde el partido con Argentinos una filosofía marcada de reunir volantes de buen pie (Riquelme, Insúa y Guillermo Marino) con el propósito de abastecer a Mouche y Palermo, sosteniendo la idea de que este modo Boca ganaría mayor volumen de juego y profundidad en el arco rival. Los resultados no fueron los esperados. Tampoco las apariciones del prometedor Nicolás Gaitán, pensando más en la jugada individual perfecta que en el devenir general del conjunto, sirvieron de alicientes para un preocupado Basile, quien dibuja en su mente la forma de encarrilar a un grupo de futbolistas, que hoy por hoy, no encuentran el camino. Chau Sudamericana, lejos Apertura y la clasificación a la Libertadores casi como una utopía. Inesperado en tan poco tiempo.

martes, 15 de septiembre de 2009

Y todo lo demás también...

Su imagen recorrió el mundo. Esa pelota ya había pasado la línea y simplemente se desplomó. Más allá de lo sucedido hoy, que entre tantas cosas pudimos conocer a su maestra de quinto grado (?) lo conseguido por él queda inmortalizado en la historia. Sí, como el salto de Vilas, en retrospectiva el artífice fundacional de lo acaecido ayer en diferentes puntos del pais, en el que todos nos quedamos petrificados por horas frente al televisor ya sea en una pieza, living, vidrio de pizzería o lo que fuese. Eso se lo debemos al gran Guillermo, lúcido y fenomenal a pesar del paso inexorable de los años.

De Juan Martín Del Potro pocos conceptos novedosos podremos atribuirle, ya se han completado páginas y páginas profundizando sobre las virtudes de este espigado tandilense de 20 años con un potencial encima que parece no tener fin. Se llevó puesto, literalmente, a Rafael Nadal, derrotó tenísticamente y mentalmente a un tal Roger Federer, superó al peligroso Cilic (otro con enorme futuro), al histórico Juan Carlos Ferrero y en el inicio de esta campaña, a su compañero de ciudad, Juan Ignacio Mónaco. 2 semanas de un nivel superlativo de tenis, siempre con la filosofía inculcada por el magnífica Franco Davin, hacedor también del triunfo de Gaudio allá en 2004 en la arcilla de Roland Garros, de arriesgar y nunca resignarse del bocho, detalle distintivo de Delpo sobre el resto de las raquetas argentinas.

Emociona verlo llorar, emociona sus dedicatorias a las familias, círculo que ha sobrepasado situaciones difíciles y que con agallas y sapiencia ha superado, emociona ver la bandera argentina en lo más alto, emociona verlo jugar así. Ayer fue un día para encuadernar en las páginas gloriosas del deporte argentino, como aquél lejano 1977 donde Vilas ratificó ser el mejor. Por ese objetivo va Del Potro. Y nosotros estaremos alentando.

domingo, 13 de septiembre de 2009

Equipo Doble 5 (Fecha 4)


Esquema 3 - 4 - 1 - 2

Jorge De Olivera (Racing): Lo único destacable de un opaco Racing que empató en uno ante Gimnasia y que generó silbidos por parte del público, que no avala los últimos rendimientos del equipo, al que le retacean las ideas ofensivas y no tiene la sustentabilidad defensiva del torneo pasado. Sin embargo, y gracias a la tarea del 1, Racing pudo sumar algo.

Guillermo Burdisso (Rosario Central): De actuaciones relevantes en los últimos partidos, el hermano de Nicolás la rompió para el Canalla, en el 1 a 0 frente a Chacarita en la cancha de Huracán. Bien de arriba, controlando a Matías Alustiza en el mano a mano y organizando una defensa, que salvo los últimos 5 minutos, demostró una prestancia para elogiar.

Leandro Desábato (Estudiantes): El Chavo redondeó una interesante actuación en la victoria del Pincha, sufrida, ante Independiente por 2 a 1. Anuló a Silvera, sacó todo de arriba y ante los laterales que se iban constantemente al ataque tapó los huecos necesarios para que Albil no sufriera situaciones.

Aníbal Matellán (Arsenal): Tras varios partidos en que la zaga defensiva del conjunto de Sarandí no encontraba el mejor nivel, válido resultó la actuación del ex Boca en la victoria ante Tigre por 2 a 1. Ya con la ventaja, el bloque defensivo de Arsenal se aglutinó delante de Campestrini y fue una de las razones de la victoria que le da aire, en especial a Jorge Burruchaga.

Leandro Díaz (Huracán): De lo mejor del Globo en el empate en uno ante Godoy Cruz en Mendoza. El ex Boca merodeó continuamente el área contrario, colaborando con Bolatti y Torando. De postre, y cuando quedaban 10 minutos, definió a la salida de Ibañez y le dio un merecido punto a Huracán.

Néstor Ortigoza (Argentinos): No da la pinta de un futbolista con despliegue, aunque lo realizado por el de Argentinos en el triunfo ante Newell`s como visitante merece un párrafo aparte. Sólido con la pelota en los pies, desplazándose en varios pasajes del juego para cubrir las espaldas de sus compañeros y metió el penal para darle a los de Borghi los tres puntos.

Walter Erviti (Banfield): Volvió ese chiquilín que la rompía en San Lorenzo. Inteligente, con despliegue, haciendo gala de esa zurda envidiable y colaborando en la recuperación de la pelota, el 10 de Banfield fue uno de los puntos más altos del clásico y se llevó la ovación de su gente. Merecido.

Gonzalo Longo (Atlético Tucumán): Descomunal segundo tiempo en la histórica victoria de Atlético Tucumán ante un apático Boca por 2 a 0. En su franja izquierda fue indescifrable para los futbolistas xeneizes que no encontraron la fórmula para disminuir el daño que ejecutó Longo por esa zona del campo del juego.

Maxi Moralez (Vélez): En una tarde preciosa, lo único destacable entre el choque de Vélez y San Lorenzo fue la actuación del chiquitín, quien en un marco muy flojo, con desatenciones continuas y mucha lucha en el medio, fue el único que intentó aportar algo distinto. Un tiro en el palo y una definición muy cerca del ángulo de Migliore le alcanzaron para ser el mejor.

Santiago Silva (Banfield): Por lejos, el mejor delantero del incipiente Apertura. El uruguayo facturó por duplicado ante Lanús, siempre se mostró como opción para recibir el balón, ayudó en las pelotas paradas, se entiende de maravillas con su compatriota Fernández y es el goleador del campeonato. Mejor, imposible.

Juan Pablo Pereyra (Atlético Tucumán): Repite en el equipo Doble 5. Con sus 193 cm encima verdaderamente sorprende por la habilidad que demuestra al tener la pelota en los pies. Ágil para moverse con las puntas y desequilibrar con Luis Rodríguez, anotó el primer tanto de su equipo, tras una desinteligencia del arquero de Boca, y con su fierrazo desató la locura tucumana.

DT: Alejandro Sabella (Estudiantes): Entendió a la perfección el partido, colocó a Jerónimo Morales Neumann para darle mayor profundidad al ataque del Pincha, y el ex River a partir de una interesante jugada abrió el camino para que el uruguayo Juan Manuel Díaz decretara el triunfo ante Independiente.

viernes, 11 de septiembre de 2009

¿Y esto?

La noticia no tiene vueltas: Independiente vendió porcentajes de los mejores 4 valores que tiene en la cantera por la irrisoria, por lo bajo, claro está, de 2.800.000 dólares. De este modo se cederá el 40% de Sergio Vittor, 40% de Federico Mancuello, 20% de Lucas Kruspky (todavía no debutó en Primera) y la mejor aparición en Independiente después de Sergio Agüero, nos referimos a Patricio Rodríguez, al que increíblemente se transfirió el 30% de su pase. El grupo inversor, de nombre Emeibe, aportará esta suma de dinero en forma inmediata. Con este llegada fresca de capitales, Independiente tendría asegurada las reformas para la finalización de su estadio. Según afirma el portal Cancha Llena, la operación se aprobará en Comisión Directiva, pese a algunos desacuerdos internos en el oficialismo. La misma la habría acercado Oscar Vázquez, vocal y miembro del departamento de fútbol profesional.

La política de Julio Comparada debe ser analizada como un proceso continuo de vaciamiento en términos futbolísticos e institucionales, en el que llegan por millones de dólares con sólo verlos por algún DVD (caso José Moreno) y varios con nivel dudoso para vestir la camiseta de Independiente, lo que ha traído aparejado campañas pésimas y el fantasma de la Promoción revoloteando. Sin embargo, ante la primera oferta, se decide despilfarrar un capital de origen propio y en próxima explosión por menos de 3 millones de dólares. Repito el concepto, se está regalando lo mejor del futuro del club sin medir las consecuencias. Patito Rodríguez reúne los requisitos para transformarse en un futbolista de nivel europeo, en el que Independiente podría reembolsar una cifra millonaria. Con un puñado de partidos, ya le bajaron el martillo...

En pos de inaugurar el estadio nuevo, aquella maqueta que lucía orgulloso Comparada en 2005, Independiente ha vendido valores de su plantel profesional en más de 50 millones de dólares. Ha recibido aportes recientes de la Municipalidad de Avellaneda y la secretaría de Obras Públicas de La Nación. Sin embargo, la culminación del mismo sigue en veremos. El hincha en el medio. Y el club perdiendo patrimonio. Inentendible.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

De rodillas...

Así no va. Me pongo la capucha, dejo atrás el ruido y camino por las calles frías de Congreso. La temperatura marca 7 grados y el ambiente refleja la necesidad inmediata de cobijarse en la casa propia. No va, puteo por dentro, camino las eternas calles en arreglo y sigo pensando cómo se llegó hasta acá. Cómo se puede tolerar semejante falta de respeto a la camiseta. Argentina tiene muchísimas posibilidades de quedar fuera del Mundial. No es joda. Y terminemos con el chamuyo de "igual nos vamos a clasificar como sea", pensando por enésima vez y falsamente, como tantas veces la historia dictaminó, que Dios se vestía de celeste y blanco y nos arreglaba el mundo. La realidad es la única verdad, como bien decía el General, y hay que exigir quiénes se responsabilizarán del peor momento que vive el seleccionado desde los últimos 30 años. No quiero frases de paso. Quiero laburo, quiero que lo único que tengan en la cabeza estos futbolistas sea cómo sacarnos del quilombo que nos metieron. Pido apenas una idea de juego. ¿Pido mucho Maradona?

A Diego lo saco del póster de mi casa, ése en el que vuela en el verde césped y lo llamo terrenalmente Maradona. No puedo criticar del corazón, de lo que significa él en nuestras vidas. Pero sí puedo desde la razón argumentar que es el principal responsable, pero no único, del lastimoso desempeño de Argentina en los últimos partidos. ¿Qué se hace en estos momentos? En mis manos carezco de un manual que pueda brindar posibles soluciones a esta dramática situación, sólo pido trabajo y perfil bajo, cualidades que no han dicho presente en los pasillos de Ezeiza. Del partido poco se puede decir, incluir a Schiavi con la idea de pescar algun bochazo no parece una razonamiento acorde para un cuerpo técnico que, claramente, se ve superado por la envergadura de lo que se puede llegar a perder. Escribo y me brota la bronca, mascullo intolerancia de poder permitir que mi país navegue por la mediocridad absoluta en las canchas del mundo, me sale el hincha por dentro y quiero pensar que esto es una pesadilla que pronto acabará. 2 partidos. Y el destino depende de ellos. Lamentablemente...

martes, 8 de septiembre de 2009

Equipo Doble 5 (Fecha 3)


Esquema: 3 - 4 - 1 - 2

Mauricio Caranta (Lanús): En el bodrio más visible de la tercera fecha, el arquero de Lanús tapó varias pelotas claves para quedarse con la valla en cero y permitir que el Granate sume luego de su derrota como local ante Boca. A pesar de que las condiciones del campo, debido a la irregularidad climática, no brindaba las mayores seguridades, Caranta realizó una perfomance interesante y resultó de lo mejorcito del agrio empate ante Argentinos.

Diego Braghieri (Rosario Central): Muy parejo lo del juvenil de Rosario Central en la zaga defensiva, formando una buena dupla con Guillermo Burdisso y siendo uno de los pilares del equipo líder de Cuffaro Russo. Sobrio en los quites, correcto con la pelota en los pies y bien anulando a Fabbiani.

Federico Fernández (Estudiantes): Una muralla el buen futbolista de Estudiantes en el empate en dos ante San Lorenzo. Anuló a Alejandro Gómez, se lo vio criterioso en los cruces y despejó todo de arriba cuando el equipo de Boedo entraba en el nerviosismo del pelotazo. Bien por Sabella, quien le está dando rodaje a varios chicos de las inferiores.

Matías Villavicencio (Atlético Tucumán): Partido especial para él ya que había vestido la camiseta de Huracán por algunas temporadas. No obstante, el central cumplió una sobria actuación, alejando el poco peligro que generó el Globo pero también colaboró con los mediocampistas en los relevos para que el Decano se quedara con sus primeros tres puntos en Primera.

Sebastián Rosano (Racing): De lo mejorcito del primer 0 a 0 de la temporada. Casi la mete desde un tiro libre, trató de jugar y a partir de él Racing generó las mejores ocasiones de gol. Buen refuerzo el uruguayo, que pedido por Caruso parece con los boletos en la mano para quedarse con la franja derecha de la Academia.

Diego Mateo (Newell`s): Pata ancha hizo en el mediocampo de Newell`s en el empate 1 a 1 ante Boca en la Bombonera. El ex Gimnasia de Jujuy, a base de raspar, pelear y conducri eficientemente la pelota, fue uno de los puntos más altos de los de Sensini, los cuales muy cerca estuvieron de quedarse con los tres puntos.

Víctor Zapata (Vélez): El relojito de un Vélez que ya tiene el traje de candidatazo. En un encuentro áspero, escaso de juego y nulas llegadas al arco contrario, el Chapa fue lo más claro de los de Liniers y a partir de un embate suyo llegó la definición de Moralez para decretar la punta.

Leonel Vangioni (Newell`s): Una flecha el número 21 de la Lepra, que resultó salida continua para sus compañeros, ayudó a cortar cuando fue necesario y se aprovechó de algunas deficiencias del uruguayo Gunino en su sector. De postre, clavó un zurdazo inatajable para Abbondanzieri y empató el partido.

Leandro Romagnoli (San Lorenzo): La vuelta del hijo pródigo. En apenas 45 minutos y con un 0-2 en el marcador le cambió la cara a San Lorenzo. Metió un derechazo increíble para descontar y asistió magistralmente a Menseguez para que luego decantara el gol de Sebastián González. Simeone no paró de elogiarlo. Y los hinchas del cuervo se frotan las manos...

Martín Gómez (Independiente): Otro que entró en el entretiempo y modificó el funcionamiento del equipo. Ágil, con movimientos interesantes y buena predisposición para ayudar a los mediocampistas, el ex Independiente Rivadavia asistió a Gandín para que luego esa jugada se convirtiera en penal y luego participó activamente en el segundo gol de Ignacio Piatti.

Esteban Fuertes (Colón): Candidatazo a ser el goleador del Apertura. Tras dos partidos con la pólvora mojada se sacó las ganas ante Tigre y anotó un triplete para los de Mohamed, que castigaron sin remedio a un rival que se vio superado ampliamente tras la expulsión de Carlos Luna. Con el Bichi de este modo, el Sabalero tiene con qué para seguir peleando.

DT: Ariel Cuffaro Russo (Rosario Central): Lo marcábamos la semana pasada. De un equipo plagado de chicos está convirtiéndose lentamente en la revelación del Apertura. Simple en los planteos, propone despliegue y dar el golpe en el momento justo. 9 de 9. Perfecto para el Canalla.

domingo, 6 de septiembre de 2009

Todo lo demás no es nada

En su famosisíma canción e inspirado por el poeta Antonio Machado, el cantautor catalán Joan Manuel Serrat canta "nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio". Lo sucedido ayer en Rosario no tiene vuelta atrás, no podremos utilizar alguna máquina del futuro para retrotraer el tiempo y corregir los errores que posibilitaron este 3 a 1 lapidario, con aroma brasileño, con un conjunto que dio la sensación que a media máquina le alcanzaba para superar a una híbrida Argentina, que ante el primer cachetazo se tumbó.

El viernes planteaba un viejo axioma del boxeo que denota que quien golpea primero golpea dos veces. Brasil golpeó. No por méritos individuales, debido a que se aglutinó en el mediocampo, liderado por un magnífico Felipe Melo, un motorcito que no para de recorrer el césped durante los 90 minutos, sino por los desaciertos en la defensa local que se vienen sucediendo fecha tras fecha. En estos momentos resultaría fácil agarrar una ametralladora y apuntar contra Gabriel Heinze, partícipe en todas, pero en todas, las jugadas desafortunadas en términos defensivos que sufrió Argentina de un tiempo largo hacia acá. No obstante, cargar las tintas sobre un sólo futbolista tampoco será la solución. Pero sí encontrar respuestas urgentes para consolidar un bloque defensivo con valores que destaquen una sobriedad acorde para semejante camiseta.

Me preocupa la falta de trabajo. Es sumamente entendible que en apenas 4 días ningún entrenador posee la cualidad irreal de formar un equipo utilitario, sólido y que pegue en los momentos justos. Pero a su vez, se vislumbra la nula capacidad de generar jugadas de pelota parada y ante todo, lo más destacable, la falta de una idea de juego, al menos con lineamientos entendibles y que nos permitan debatir desde el plano ideológico. Ayer, el prestigioso periodista depotivo Miguel Simón propinaba una ironía muy verídica con respecto a la apreciación de Maradona sobre que Tevez "iría a luchar contra los gigantes", haciendo referencia a Lucio y Luisao. Ya quedó demostrado que hace falta una referencia de área y ya sea Palermo, Milito o el que fuese, la época de los chiquititos quedará archivada para otro momento.

Hasta acá escribo. Podríamos llenar hojas, caracteres o lo que fuese pero lo hecho, hecho está. Hay que pensar en Paraguay, luego Perú y por último ir a Montevideo. 3 partidos. Y todo lo demás no es nada...

viernes, 4 de septiembre de 2009

¿Y mañana?


"Estar preocupado es ser inteligente, aunque de un modo pasivo. Sólo los tontos carecen de preocupaciones". Johann Wolfgang Goethe (1749-1832) Poeta y dramaturgo alemán.

La pregunta revolotea a mi alrededor. ¿Qué armas tenemos para dañar a este Brasil organizado y mimetizado con la idea de Dunga? La respuesta llega enseguida con apenas dos sílabas: Me-ssi. También es riesgoso asumir la responsabilidad en un sólo valor, por más que nos estemos refiriendo al mejor futbolista del planeta. A horas del encuentro será plausible pensar en diferentes circunstancias que se podrían plasmar en Rosario. Hay un espacio precioso: ese lateral izquierdo que Dunga no se decidió todavía si colocará a Dani Alves, magnífico jugador pero donde su especialidad es la banda derecha o a André Santos, ex Corinthians y con actualidad en Turquía, más precisamente en Fenerbahçe. Allí, el conjunto argentino, solventado a su vez por Javier Zanetti y Maxi Rodríguez, tendrá que hacer pata ancha y asumir un rol preponderante en el sector derecho de la cancha para dañar a la zona defensiva brasileña y que posibilite que los centrales vayan a cubrir los espacios descubiertos. Y allí Lionel con su magia encima podría generar estragos. En el mediocampo, Javier Mascherano tendrá un interesante combate contra Gilberto Silva y Felipe Melo, este último de interesante perfomance en el fútbol italiano, en Juventus y también relojeando lo que realice Kaká, el diferente del Scratch. Juan Sebastián Verón tratará de imprimirle dinamismo al juego argentino y buscando las espaldas de los todoterrenos brasileños. Si la Brujita enhebra ese objetivo se habrá ganado la primera partida de un juego de ajedrez como será el de mañana. En esas pequeñas batallas se librará la suerte del encuentro.

Hay preocupaciones, claro está. Maicon, un tractor literalmente, quien viene teniendo temporadas de ensueño en el Inter dejará habitualmente un surco por la banda derecha. Ardua labor la de Jesús Dátolo, poco reticente a la marca y mejor predipuesto a la pelotita en sus pies y de Gabriel Heinze, líder por naturaleza dentro y fuera del vestuario aunque con actuaciones irregulares en los últimos tiempos. Maradona confía en la sapiencia del Gringo para un partido de semejante envergadura. Por eso, el rapidito Papa esperará en el banco de suplentes. Lo de Jesús será primordial los primeros veinte minutos. En ese duelo con Maicon se verá quién ejercerá el papel dominante en esos metros de cancha. Como diría el viejo axioma del boxeo: "el que pega primero pega dos veces".

El funcionamiento de la dupla central argentina, Sebastián Domínguez y Nicolás Otamendi tiende a la seguridad, más que nada verificando el acople excelente entre ambos cuando defienden los colores de Vélez. Sí, es cierto, no es lo mismo enfrentarse, y dicho con todo respeto, a los delanteros de Godoy Cruz que a Luis Fabiano y Robinho, brillantes delanteros y con una extensa campaña en los mejores campeonatos del mundo. No obstante, Maradona prefirió el conocimiento, de organizar pequeñas sociedad conocidas entre sí para que la falta de preparación, lógica teniendo en cuenta los pocos entrenamientos existentes, se haga menos visible. Miro el reloj y ya pasaron cuarenta minutos desde que empecé a escribir esta nota. Falta poco y la ansiedad va en aumento.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

“¿Quiere ser usted diputado?”

Por Roberto Arlt de Aguafuertes porteñas.

Si usted quiere ser diputado, no hable a favor de las remolachas, del petróleo, del trigo, del impuesto a la renta; no hable de fidelidad a la Constitución, al país; no hable de defensa del obrero, del empleado y del niño. No; si usted quiere ser diputado, exclame por todas partes: ­Soy un ladrón, he robado (…), he robado todo lo que he podido, y siempre.

Enternecimiento.

…La gente se enternece frente a tanta sinceridad. Y ahora le explicaré. Todos los sinvergüenzas que aspiran a chuparle la sangre al país y a venderlo a empresas extranjeras, tuvieron la mala costumbre de hablar a la gente de su honestidad. Ellos “eran honestos”. Ellos “aspiraban a desempeñar una administración honesta”. Hablaron tanto de honestidad que no había pulgada cuadrada en el suelo donde se quisiera escupir, que no se escupiera de paso a la honestidad. Embaldosaron y empedraron a la ciudad de honestidad. La palabra honestidad ha estado y está en la boca de cualquier atorrante que se para en el primer guardacantón y exclama que “el país necesita gente honesta”. No hay prontuariado con antecedentes de fiscal de mesa y de subsecretario de comité que no le hable de honradez. En definitiva, sobre el país se ha desatado tal catarata de honestidad, que ya no se encuentra un solo pillo auténtico. No hay malandrino que alardee de serlo. No hay ladrón que se enorgullezca de su profesión. Y la gente, el público, harto de macanas, no quiere saber nada de conferencias. Ahora, yo que conozco un poco a nuestro público y a los que aspiran a ser candidatos a diputados, les propondré el siguiente discurso. Creo que sería un éxito definitivo.

Discurso que tendría éxito

He aquí el texto del discurso.

“Señores: Aspiro a ser diputado, porque aspiro a robar en grande y a acomodarme mejor.Mi finalidad no es salvar al país de la ruina en que lo han hundido las anteriores administraciones de compinches sinvergüenzas; no, señores, no es ese mi elemental propósito, sino que, íntima y ardorosamente, deseo contribuir al trabajo de saqueo con que se vacían las arcas del Estado, aspiración noble que ustedes tienen que comprender es la más intensa y efectiva que guarda el corazón de todo hombre que se presenta a candidato a diputado.Robar no es fácil, señores. Para robar se necesitan determinadas condiciones que creo no tienen mis rivales. Ante todo, se necesita ser un cínico perfecto, y yo lo soy, no lo duden, señores.En segundo término, se necesita ser un traidor, y yo también lo soy, señores. Saber venderse oportunamente: no desvergonzadamente, sino evolutivamente (…)

La posición del país no encuentra postor ni por un plato de lentejas en el actual momento histórico y trascendental. Y créanme, señores, yo seré un ladrón, pero antes de venderme por un plato de lentejas, créanlo… prefiero ser honrado. Abarquen la magnitud de mi sacrificio, y se darán cuenta de que soy un perfecto candidato a diputado.Cierto es que quiero robar, pero ¿quién no quiere robar? Díganme ustedes quién es el desfachatado que en estos momentos de confusión no quiere robar. Si ese hombre honrado existe, yo me dejo crucificar.Mis colegas también quieren robar, es cierto, pero no saben robar. Venderán al país por una bicoca, y eso es injusto. Yo venderé a mi patria, pero bien vendida. Ustedes saben que las arcas del Estado están enjutas, es decir, que no tienen un mal cobre para satisfacer la deuda externa; pues bien, yo remataré al país en cien mensualidades, de Ushuaia hasta el Chaco boliviano. Y no sólo traficaré al Estado, sino que me acomodaré con comerciantes, con falsificadores de alimentos, con concesionarios; adquiriré armas inofensivas para el Estado (…) Y si ustedes son capaces de enumerarme una sola materia en la cual yo no sea capaz de robar, renuncio ipso facto a mi candidatura (…)(…) Verán ustedes que soy el único, entre todos estos hipócritas que quieren salvar al país, el absolutamente único que puede rematar hasta la última pulgada de tierra argentina… Incluso me propongo vender el Congreso e instalar un conventillo en el Palacio de Justicia. Porque si yo ando en libertad, es que no hay justicia, señores…”
Con este discurso, lo matan, o lo eligen presidente de la República.

Buscar en Doble 5

Colaboraciones