lunes, 31 de mayo de 2010

Prandelli, nuevo técnico de Italia

Italia piensa más allá de Sudáfrica. Se confirmó que Cesare Prandelli, el actual entrenador de la Fiorentina, se hará cargo de la selección nacional luego de la cita mundialista, en la que Marcelo Lippi dirá adiós luego de dos años al frente de la Azzurra. Ancelotti (Chelsea), Mancini (Manchester City) y Ranieri (Roma) habían sido barajado como opciones pero los tres alegaron su necesidad de continuar con sus clubes. Una decisión inteligente la de los dirigentes italianos pensar en Prandelli, quien viene de tener una temporada sensacional con la Fiore, donde quedó tercero en la Liga y que a lo largo de su desandar como técnico ha demostrado carácter y capacidad para liderar equipos.

Roma, Parma, Venecia, Verona y Lecce surgen como antecedentes de relevancia con el fin de valorar la experiencia de Prandelli, quien para Lippi es "la persona adecuada" para reemplazarlo. Flor de respaldo. 4 años de contrato y prolongar un proceso de renovación, además de conseguir resultados, serán funcionales primordiales para el futuro técnico.

Prandelli, de 52 años y en el banco de la Fiorentina desde 2005, deberá finiquitar cuestiones contractuales con su club, temas que se resolverán rápidamente para así firmar su futuro vínculo con la Federación italiana. El debut de Prandelli será el 18 de agosto, fecha en que Italia volverá a disputar amistosos pensando en la clasificación de la próxima Eurocopa que se disputará en 2012 en Ucrania y Polonia.

sábado, 29 de mayo de 2010

Música en D5 ("Transparencia" De Bueyes)

jueves, 27 de mayo de 2010

Rosario Central: el descenso como lógica dolorosa

Con la permanencia en el imaginario de los festejos por el Bicentenario y dejando consideraciones patrióticas al margen, este fin de semana extenso trajo la novedad del descenso de Rosario Central a la B Nacional. Un final previsible, quizás inesperado en una definición como local en Promoción ante All Boys, pero que tenía sustento en el descalabro institucional que sufrió durante los últimos años la entidad rosarina, encabezada por su dirigencia, fácil en desprenderse de las joyas de la cantera (Ángel Di María sale como un ejemplo fácil de recordar) y desacertada en la hora de seleccionar futbolistas para el primer equipo.

La renuncia de Horacio Usandizaga y el llamado de elecciones en un mes abrirán posibilidades para que los socios puedan votar otro proyecto, que tenga el propósito de relanzar a Central al lugar de prestigio que consiguió a lo largo de su historia. Recomponer el tejido de las inferiores, corrompidas por la intromisión de sectores caracterizados de la hinchada; disminuir la deuda del club –cercana a los 55 millones de pesos-; fortalecer la constitución de un equipo que aspire rápidamente a volver a la máxima división; aumentar la vida social del club, con la inclusión de más deportes, en cierta forma ejecutar una reconstrucción en serio desde todas las esferas.

Demasiada responsabilidad, una mochila muy pesada tuvieron que cargar varios juveniles como García, Galíndez, De León, Caraglio, Carrizo y tantos otros, quienes demostraron condiciones resaltables pero que, lógicamente, pecaron de inexperiencia en momentos cruciales. All Boys se lo ganó con experiencia, con hombres que tenían batallas encima. Así de simple.

La llegada de Leonardo Madelón, un entrenador trabajador e inteligente, no pudo evitar la consolidación de temporadas y temporadas con puntaje bajísimo y que desencadenó con la pérdida de la categoría. ¿Por qué llegó a esto? Culpas habrá para repartir. Que cada uno de los partícipes de su vida institucional genere la autocrítica requerida de por qué el Canalla está pasando esta cruda coyuntura. Y si tiene que actuar la Justicia, que actúe.

Central jugará la próxima temporada en la B Nacional. Un dolor infinito parte a la mitad de Rosario. Habrá que mirar lo que pasó, aprender y no volver a repetirlo. Y empezar el camino de la recuperación.

martes, 25 de mayo de 2010

Una reflexión (humilde) sobre el Bicentenario

"Dicen la juventud no tiene para gobernar experiencia suficiente. Menos mal, que nunca la tenga experiencia de robar, menos mal, que nunca la tenga experiencia de mentir". León Gieco. "Los salieris de Charly".

Pensar la próxima Argentina será una tarea de los jóvenes. De nosotros, responsables de una generación nacida y criada en democracia que deberá fortalecer con ahínco las instituciones, no repetir errores del pasado y buscar, cueste lo que cueste, justicia desde todas las esferas. Por lo que pasó y por lo que vendrá.

Si construimos un país con memoria, justo, equitativo y en la existencia de oportunidades para todos habremos dado una verdadera lección a aquellos que cotidianamente suelen menoscabar la reputación de nosotros, de los chicos que crecimos en la infame década menemista, de observar que compañeritos ya no venían al colegio porque los viejos se quedaban sin laburo; de la carpa blanca de los docentes; de la depreciación del concepto de educación. Sí, la escuela Shopping. Eso ligó nuestra generación. No es reproche sino memoria. De ubicarnos en un tiempo histórico que nos jugó con las cartas marcadas. A esto se le adjunta una opinión pública que visibiliza situaciones aisladas de violencia juvenil, sólo por la eficacia mediática y no trasciende la problemática en sí, con la injerencia de ignorar las acciones solidarias que día tras día llevan a cabo miles de jóvenes en Argentina.

Uno hace política en cada acción. No me caben dudas de la existencia constante y palpable de rebelión, de superación, de que los medios ya no nos digan qué tenemos que pensar, que solitos ya podemos ejercitar esa actividad conceptual. De asumir que es el momento de comprometerse y pensar. Pensar en lo que deseamos y asumir la responsabilidad necesaria para modificar de plano las acciones que nos dañan como sociedad y defender, con uñas y dientes, los espacios que se han transitado correctamente. Podremos tomar distintos atajos, cual lógica democrática, lo pertinente será encontrarnos, con el correr del tiempo, en la misma ruta.

En este Bicentenario que se aproxima, de reflexión histórica por sobre lo que pasó y lo que vendrá, los jóvenes tendrán un protagonismo esencial en los diferentes lineamientos que nos organizan como país. No digo repetir las proezas de Mariano Moreno, Manuel Belgrano, José de San Martín, Hipólito Bouchard, Martín Miguel de Güemes y tantos otros, sino aferrarse a sus pensamientos, ideas, pasiones. Nos llevarán por el buen camino.

domingo, 23 de mayo de 2010

Diego Milito, con título de crack

Hay partidos que marcan un antes y un después en la vida de alguien. La carrera de Diego Milito no será la misma tras la noche soñada en el Santiago Bernabeú, una actuación consagratoria que lo coloca en la cima del mundo fútbol. No usará vincha, facha, actitudes demagógicas ni el marketing de otros que andan por ahí, pero ayer Milito se recibió de crack. Sí, el chico ése que en Racing pateaba más afuera que adentro, que muchos (me incluyo en esta lista negra) nunca hubiésemos imaginado que haya llegado a esto en su periplo futbolístico.

Una carrera magnífica en Genoa (2 partes), en España, a pesar del descenso de su equipo por aquél entonces Zaragoza y la llegada al coloso Inter, que esta temporada y de la mano del inefable Mou repitió la triple corona, la misma que el año pasado consumó el magistral Barcelona de Guardiola. Pensando en Sudáfrica, sería un error imperdonable que Milito se sentara en el banco de suplentes. Diego deberá afinar el lápiz, y enhebrar una estructura de juego que se solidifique en defensa, tal cual su pensamiento táctico, pero que haya espacio para Messi, Higuaín y Milito. Se puede, cómo que no.

Las tapas del mundo se rinden a sus pies. En épocas patrias, de sentir nacional, la presencia de un argentino se hace notar en el mundo con una pelota en los pies. El fútbol siempre dando ejemplos de argentinidad en plenitud, en su máxima expresión. Milito sacó chapa de fuera de serie. Por su aporte, Inter es campeón de Europa. Nada menos.

viernes, 21 de mayo de 2010

¿Por qué Garcé?

Pecamos de reiterativos en este caso, muy difundido en los medios, pero la inclusión de Ariel Garcé en la lista de los 23 que viajarán a Sudáfrica merece al menos una reflexión, una explicación correspondiente sobre un futbolista que ha oscilado por diferentes momentos en su carrera (desde el inicio en River, el y que, de manera inesperada hasta para él mismo, vestirá la camiseta argentina en el próximo mundial. Considerables conceptos habrá vertido Antonio Mohamed, técnico de Colón y amigo de Diego, sobre un jugador de su plantel, un defensor que ha concadenado una temporada eficiente, convirtiéndose en un valor prioritario en un conjunto que, en el último semestre, deambuló sin rumbo fijo por la medianía de la tabla.

¿Garcé es más que Zanetti, Coloccini, Garay o Gonzalo Rodríguez, por citar algunos ejemplos? Más allá de gustos, el grado de roce internacional de estos últimos mencionados es altamente superior al de Colón. Quizás, la capacidad de liderazgo que habrá visto Maradona en él durante el partido ante Haití, el único que jugó en este ciclo, ha sido lo suficiente concreto para ganarse los pasajes. La versatilidad del Chino, que supo ubicarse en otros momentos como lateral por las bandas, además de su puesto natural en la zaga, le otorgan al entrenador una pluralidad de variantes dependiendo el contexto del partido. Había otras opciones, sí, pero Diego eligió.

La comparación con la convocatoria de Oscar Garré en 1986 cae por decantación. El Mago llegó en las idénticas condiciones que Garcé y consiguió un espacio en el once, dándose el gusto de disputar cuatro partidos. Polifuncionales, entrando por sorpresa (Garré apenas había disputado un puñado de partidos por Eliminatorias) y mirados de reojos. Historias que se entrecruzan. Ojalá termine de la misma manera.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Independiente y la mala memoria

Los argumentos por las cuales se fue Américo Gallego de Independiente conservan poca lógica. Primero porque, más allá del decaimiento que sufrió el equipo en el pasado Clausura, el equipo produjo una suma de puntos valiosa que le permitió clasificarse a la Copa Sudamericana, un torneo internacional que hace bastante tiempo no participaba. Además Gallego promovió algunos futbolistas de las inferiores como Gabbarini, Galeano, Vittor, Mancuello, González y Velázquez; sumó soldados que revirtieron un pasado oscuro y hoy son piezas claves como Núñez y Tuzzio; enarboló en algunos pasajes concretos de la temporada momentos de muy buen fútbol; en síntesis una temporada provechosa, sin el campeonato tan deseado, pero con una conformación grupal que, más el arribo de un par de refuerzos, podía pensar tranquilamente en un éxito a corto plazo.

El presidente Julio Comparada más el manager de la institución, César Luis Menotti, llevaron a cabo un resumen de lo acaecido en la temporada y decidieron que no había espacio para la continuidad de Gallego. Algunas malas decisiones tácticas (caso Núñez ante Argentinos); declaraciones filosas que no cayeron bien en el seno del plantel y una probabilidad de pedido de refuerzos de jerarquía, surgen como causantes de una decisión controvertida, de tirar el tablero de una estructura que en poco tiempo había brindado señales de solidez y confianza. Si hubiese salido campeón nadie se acordaría de estas acciones.

Tanto el presidente como el manager avalaron la idea de traer a un hombre de la casa (¿acaso el Tolo, con el título de 2002, no lo es?), joven y que pudiera concadenar un proyecto con semejanzas a Lanús, de apego incesante a la promoción de las divisiones inferiores. Una propuesta distinta a lo que querría -y lo ponemos en condicional- Gallego. Sería pertinente destacar que las obligaciones y presiones con las que carga Lanús no tienen el mismo peso que en Independiente. Son otras exigencias: los dirigentes deberían comprenderlo.

El nombre que apareció fue el de Daniel Garnero, una gloria del club en la década del `90, quien ya tuvo sus primeras armas en el banco de suplentes con Arsenal, tanto en divisiones inferiores como con la primera división. El ex enganche estaría acompañado por Pablo Rotchen, otro ex futbolista de la casa. Más atrás, y en el pensamiento de algunos directivos asoma la posibilidad de Miguel Ángel Brindisi, un hombre que dirigió con singular éxito al Rojo. Ricardo La Volpe y Nery Pumpido asoman como opciones secundarias.

Lo concreto es que Américo Gallego ya no pisará Avellaneda. Decisión al menos incomprensible si se recuerda cómo tomó el Tolo a este equipo y de la forma que lo deja. Una diferencia notoria, para mejor claro está, pensando en el bienestar de la institución, con la noción de retornar al lugar de grandeza que requiere un club con la historia que posee Independiente. ¿Comparada, Menotti, los dirigentes tendrán mala memoria?

lunes, 17 de mayo de 2010

Argentinos campeón

La consagración de Argentinos luego de 25 años significa el acontecer de una serie de particularidades que se unieron en un contexto determinado. La llegada de Claudio Borghi, un hijo pródigo de la casa, prolongó el buen andar de un conjunto que ya había dado señales positivas desde el proceso de Néstor Gorosito. 41 puntos: 12 victorias, 5 empates y 2 derrotan son la resultante de un certamen parejo, de lucha hasta los últimos minutos, que le dio al Bicho la posibilidad de ser campeón por tercera vez.

Un base de futbolistas estable (Mercier, Ortigoza, Caruzzo, Sabia, Prósperi) más la llegada de otros (Coria, Sosa -goleador con 9 tantos-, Ojeda, Calderón), concadenaron un funcionamiento aceitado, de preponderancia por una filosofía impartida por Borghi en que se resalta el buen trato de pelota, la verticalidad, el despliegue y por sobre todo mantener la calma en los momentos más tensos. Manual de este entrenador, exitosísimo en su paso por Chile y que se dio el gusto en su tierra natal, tras una negativa experiencia por Independiente. ¿Su futuro será Boca?

Tras la salida de Gabriel Hauche a Racing, el mejor futbolista que había pisado La Paternal en los últimos tiempos, la dirigencia confió en las consideraciones de Borghi, quien había expresado que no necesitaba ningún reemplazante para el Demonio. Creyó en un futbolista retirado como Calderón, de salida angustiante en Estudiantes, y dio rienda suelta a confiar en algunas promesas que no habían desarrollado la mayor de sus capacidades.

Citamos a Gustavo Oberman, ese crack que el Bichi acomodó de forma magistral por los andariveles, que pasó sin pena ni gloria por River y España, pensamos en Facundo Coria, relegado en Vélez, pero con una pegada exquisita y condiciones técnicas sobresalientes que lo transportarán seguramente a Europa y vemos el caso del arquerito Ojeda, ex Unión y con pasado en las selecciones juveniles argentinas, quien no se amilanó en la recta final del campeonato (Independiente / Huracán) y dio garantías de sobra, al igual de lo que sucedió en el transcurso del Clausura con el chileno Nicolás Peric.

Mercier y Ortigoza entendieron perfectamente el Doble 5. Nos hicieron quedar bien los muchachos. El ex Platense, en la lista de los 30 para Sudáfrica, sigue enhebrando actuaciones convincentes, sólido, con presencia en el área, un patrón en el mediocampo, con la ayuda inestimable del nacionalizado paraguayo, retacón, sin un físico esbelto, dando la sensación de que siempre circula cansado por la cancha, pero que cuenta con una visible claridad en los pies, unan ubicación privilegiada donde parece que todas las pelotas llegan a él.

Calderón se retira con la gloria, como su carrera lo merecía, no yéndose por la puerta de atrás de Estudiantes. Ismael Sosa destierra su pasado agrio en Independiente y finalmente explota. Sabíamos de sus condiciones, faltaba la puesta en escena. Nicolás Pavlovich -6 goles- ratificó los pergaminos de goleador que había demostrado por otros sitios. Los ejemplos aparecen. Este Argentinos es la resultante de varios hombres que encontraron su lugar en el mundo, que Borghi supo conducir de modo inteligente a un destino inesperado desde el comienzo pero que se fue forjando, con argumentos concretos, en el desandar del camino que tuvo destino feliz.

sábado, 15 de mayo de 2010

Brasil listo para Sudáfrica

Dunga delineó los 23 apellidos finales y dejó a varios importantes afuera de la cita mundialista: Ronaldinho, Adriano, Diego, Neymar y Pato. Sin temblarle el pulso, el ex mediocampista aguerrido se la jugó por otros futbolistas como Grafite (Wolfsburgo), Nilmar (Villarreal), Kleberson (Flamengo), Michel Bastos (Lyon) y el arquero Gomes (Tottenham).

Sin dudas, la estrategia del entrenador será sostener una columna vertebral que ya le ha rendido réditos tanto en la Copa América 2007, Copa Confederaciones 2009 y las Eliminatorias sudamericanas. A partir de ahí, agregar jugadores sin tanto divismo que se comprometan con este proyecto, soldados que sumen a la causa.

Sin regalar chiches, lujos, como en otras épocas del Scratch, esta versión aggiornada, mezcla de orden defensivo (con el brillante Julio César en el arco), sostenido por dos baluartes (Gilberto Silva y Felipe Melo) en el medio e inteligente para aprovechar el contraataque tratará de repetir la fórmula para quedarse con su sexta Copa del Mundo.

Dunga proporcionó, una vez más, una muestra de liderazgo grupal. Ante los rumores latentes de la convocatoria de Adriano, el técnico lo descartó por las continuas irregularidades que posee en su club Flamengo, donde sus ausencias en los entrenamientos se tornan cotidianas. “Yo adoro a Adriano, pero no puedo cometer los mismos errores que en el pasado. Llega un momento en que no puedo perder el comando de la Selección por algunas actitudes”, se explayó Dunga, otorgando prioridad a la conformación grupal, a la unión entre todos con el objetivo de que esa simbiosis se traslade al campo de juego. No quiere escándalos, ni nada que pueda perturbar la tranquilidad del plantel.

Brasil por su historia en Mundiales, por su presente, como decíamos no tan vistoso pero con el pragmatismo como bandera, un elemento adquirido en estos últimos años, es candidato por sí mismo, más allá de los futbolistas que actúen coyunturalmente. Sin estridencias, caminando seguro con la chapa de que los resultados anteriores le otorgan un plus de confianza, llegará a Sudáfrica de forma ideal. Después, como siempre, tendrá que demostrar en la cancha.

jueves, 13 de mayo de 2010

La convocatoria de Maradona

Por Nicolás Panigutti

Gran revuelo causó por estas horas conocer a los 30 elegidos por Diego Armando Maradona para integrar la lista pre-Mundialista que debía entregarse en el día de ayer. ¿Faltaron nombres puestos por el periodismo en la previa? Sí. ¿Aparecieron sorpresas? También. ¿Es una locura la lista en sí? Para nada. ¿Fue innecesaria la cantidad de citados? Totalmente.

Las preguntas anteriores sirven para ubicarnos un momento en lo que involucró la decisión de nominar a 30 jugadores, y no hacer un recorte que, estratégicamente, hubiese dado mucho menos que hablar a todos. Es decir, si Diego sabe qué jugadores van a ir con seguridad al Mundial, convocar a esos mismos y, si tiene dudas, a algunos más para los puestos en que tiene dudas. El mencionar jugadores que difícilmente puedan integrar la lista de 23 (Garcé, Insaurralde, Mercier, Sebastián Blanco) y dejar fuera a los famosos Cambiasso, Zanetti y Gago, no pareció ser lo mejor. ¿No fue lo mejor? Desde el lado del cuerpo técnico argentino, existen muchos argumentos para dar por tierra esa afirmación.

En primer lugar, se evitó la incomodidad y la situación difícil de tener que dejar a jugadores de la trayectoria del Cuchu, del Pupi o de Pintita, a último momento, y así no darle la chance al periodismo (que tan bien come del Diez) de cuestionar la decisión por mucho más tiempo. Si Maradona decidió que no eran de su agrado, mejor decírselos ahora, y no generar falsas esperanzas. Por una cuestión de códigos, más que nada. Ahora bien, ¿en qué se diferencia esta situación de la de Garcé, Insaurralde, Mercier y Blanco? ¿Tienen chances reales de ir al Mundial? Si no es así: ¿para qué convocarlos en una lista pre-Mundial? Para esto también hay dos respuestas posibles: sí tienen chances reales de ir al Mundial y se los está evaluando seriamente (argumento poco objetable, más allá de la calidad de estos jugadores, que ya sería otro el tema) y por el otro lado, mucho más negativista esta visión, todo se reduce a algún convenio del técnico de la Selección con los representantes de los susodichos ante una futura venta. La idea les pasó por la cabeza a todos: cualquiera de ellos es un jugador importante para el fútbol local (tal vez la excepción es Garcé) pero...¿cuanto más importante, a nivel económico, pueden ser, con una pre-convocatoria mundialista encima? Se sabe que los clubes europeos tienen, como una de sus máximas, dar preferencia a los jugadores que hayan actuado para su Selección Nacional por sobre los que no lo hayan hecho. Ya que estos nombres aparezcan vinculados a la posiblidad de un Mundial no les viene nada mal. Yo, personalmente, elijo pensar en la primera opción: Diego Armando Maradona piensa realmente que alguno de ellos podrá participar de la máxima cita del fútbol mundial.

¿Faltó algun jugador esencial en la lista, de esos que en una charla futbolera dice “¡cómo no lo va a llamar a “X”!”? No. Están todos los planeados y los que en su mayor parte fueron del gusto de Maradona. Se puede discutir desde el plano futbolístico si, por actualidad, un defensor/volante tan polifuncional como Zanetti no podría aportar más que un central joven como Otamendi que deberá jugar de lateral derecho (posición nada habitual para él) o si la experiencia en el fútbol internacional de Cambiasso, y la posibilidad de ser tanto un recuperador como un jugador con gol, no aportaría mucho más que la presencia posible de un Mercier o de un Bolatti sin titularidad asegurada actualmente. Y respecto a este último: ¿Gago, jugando alternadamente en el Madrid (últimamente es titular) es menos que Bolatti siendo suplente en la Fiorentina?. Todas cosas discutibles, en donde necesariamente debemos darle la derecha al entrenador, que es el que elige y el que se juega su nombre en el Mundial.

Considero cuanto menos exagerada la reacción de un periodismo que en el último tiempo ha tomado como actividad predilecta pegarle al técnico de la Selección, por razones lógicas y por otras que no lo son tanto. Sin ser un defensor acérrimo del mismo (queda claro que, las críticas, fueron hechas sin tapujos) me parece que la lista es coherente con lo que decidió hasta ahora Maradona, y que lo raro hubiese sido agregar jugadores como Cambiasso, que casi no formaron parte de este plantel. El mejor jugador de todos los tiempos, para gran parte de la población mundial, dijo claramente en cuanta nota se le cruzó, que él quería un equipo duro en defensa, y con desequilibrio arriba. Para esto, convocó mayoría de centrales (un solo lateral) y varios volantes centrales, junto a muchos delanteros. ¿Es el mejor camino? ¿Argentina podrá jugar al contragolpe? Dudas que quedan para el Mundial, y respuestas que deberá dar el equipo en la cancha.

martes, 11 de mayo de 2010

Gaudio y el posible inicio de un dulce adiós

Y sigue con vida. Gastón Gaudio se coronó campeón en el Challenger de San Remo (40.000 euros en premios sobre polvo de ladrillo) al vencer en la final a su compatriota Martín Vasallo Arguello (187º) por 7-5 y 6-0 en una hora y 35 minutos de juego. Su último festejo había ocurrido hace un año en Túnez. No dando el brazo a torcer, tratando de estirar los últimos cartuchos de su carrera profesional, allí anda el Gato, actualmente en el puesto 277, quien recibió una invitación especial de los organizadores para disputar este torneo.

Con esta victoria, sustancial
en lo anímico más que en lo deportivo, las aspiraciones de Gaudio consisten en llegar en plenitud consigo mismo, ayudado claro está por un mejoramiento en el ranking en pos de no tener que disputar la clasificación de Roland Garros, ese sitio que lo catapultó en 2004 a las páginas doradas del deporte argentino.

El último set ante Vasallo Arguello fue una clara demostración del talento manifiesto que posee una de las mejores raquetas argentinas de la historia. Sólido, concreto en los golpes, no perdiendo la cabeza y con gestos técnicos de alguien sobresaliente, Gastón eliminó de la cancha a su rival. Como en los viejos tiempos. El 6-0 habla por sí mismo. Ganas, estímulo, confianza, palabras indispensables que deben surgir en el diccionario de un tenista clase A como Gaudio, quien corresponde (y merece) terminar sus últimas temporadas en la ATP de la mejor forma posible.



Notas relacionadas:

domingo, 9 de mayo de 2010

La Selección de Maradona

Por Nicolás Panigutti

Mientras otros hablan de los negociados que puede haber tenido o no Diego Armando Maradona respecto al amistoso en Dubai, o se fijan en si Humbertito tiene la altura moral como para andar criticando las actitudes de éste, me propuse una misión bastante particular por cierto: analizar el fútbol que desea Maradona.


En cuanto al arco, Diego ya lo tiene bien clarito: Sergio Romero. El campeón del mundo juvenil y ex Racing le ganó la pulseada a todos, entre los que se cuentan Andújar, Carrizo, Pozo y tal vez Gabbarini. Es alto, ágil, tiene buen porte y va bien tanto abajo como arriba. La única dificultad que podría tener (aunque no parece muy probable) es los nervios que puedan generársele, al ser el arquero titular de la Argentina en un Mundial. Detrás estarán, casi con seguridad, Mariano Andújar (con algunas titularidades en la Selección, sin ser determinante) y Pozo, el arquero de Colón (que, al parecer de este humilde servidor, no es mucho más que el resto).

Es claro que tenemos que empezar diciendo que aquél jugador excepcional que supo ser el nacido en Villa Fiorito en los tiempos en que estuvo en actividad no se condice ni en lo más mínimo con lo que desea para sus equipos como entrenador. Esto se fue viendo de a poco, primero en las Eliminatorias, y luego ya confirmado por el propio Diego.

La premisa es clarita: mantener el arco en 0. Para esto, no se le caen los anillos en decir que quiere 4 centrales, férreos, duros, que aseguren la valla invicta o, al menos, una mayor seguridad defensiva. Nobleza obliga, cabe preguntarnos: ¿lo asegura? En principio nos imaginamos que la linea de fondo seria Otamendi, Demichelis, Samuel, Heinze. Para otro momento quedará la famosa frase del 10, en la cual aseguraba que con él "Heinze no jugaría nunca como lateral". Es claro que el ex Newell`s sabe de qué se trata en esa posición, ya que en la mayoría de los clubes donde estuvo (en los cuales recibió el elogio de todos sus entrenadores) se desempeñó en esa posición. Pero vamos a lo importante, a lo que da y lo que quita tener 4 centrales.

A la legua que se nota que salida por los costados la Argentina difícilmente tenga, más que alguna corajeada de Heinze, de las que le gustan a él, y tanto incomoda al público nacional. Las limitaciones del mismo son claras, el entusiasmo que le pone a su trabajo también. Nicolás Otamendi, por uno conocerlo desde hace ya varios años y verlo desde Inferiores, sabe que no brinda más que mucho anticipo, buen manejo de pelota pero sólo para entregarla limpia al 5. No hay más que eso, eso el Diego lo debe tener claro. Acá es cuando viene el dilema: ¿por qué dejar los laterales recién para torcer el rumbo de un partido o ante situaciones en particular?

Históricamente la Argentina ha jugado por los costados con jugadores que no eran totalmente nulos con la pelota (los ultimos ejemplos son Zanetti y Sorín, aunque en el contraejemplo tenemos a Scaloni o Coloccini con Pekerman y algun caso mas). Ojo, tengamos en cuenta algo que el técnico de la Selección ya debe haber pensado y es lo siguiente: no hay laterales argentinos indiscutidos. Si hilamos fino, podemos ver en Clemente una buena opción, aunque todavía no demostrada a nivel internacional. Se sabe: no es lo mismo enfrentar a Ariel Rojas, de Godoy Cruz, que a Henry (se notó en la final del Mundial de Clubes). Pero el mismo concepto es aplicable a la participación de Otamendi. Más allá de todo, parece mucho más lógico pensar en un 4 como Clemente y un 3 como Heinze (equilibrio por un lado, salida por el otro) que tapar del todo las salidas. Como dato de color, no es un detalle menor que los mayores goleadores argentinos en la actual temporada (Messi e Higuaín) tengan laterales brasileños como mayores asistidores (Dani Alves y Marcelo) que pasan siempre por las bandas hasta el fondo. Y esto nos lleva al segundo punto...

El medio de Maradona está casi confirmado, exceptuando alguna posible lesión (Dios no lo quiera) o suspensión: Jonás, Veron, Mascherano, Di Maria. Claramente, se puede dividir en: un volante netamente defensivo (Mascherano), dos mixtos (Jonás y Verón) y uno de corte claramente ofensivo pero con algo de vuelta (Di Maria). Otra vez, el elemento común en la conformación del mediocampo pasa por el equilibrio, palabra fundamental en el diccionario de técnico de Diego. Hay varias incógnitas: ¿Cuántos partidos seguidos podrá jugar Verón sin cansarse o lesionarse? La Bruja no está en plenitud y recién en el último tiempo pudo librarse de algunas lesiones que lo aquejaban constantemente. Ahora bien, de no poder jugar él: ¿quién podría ser su reemplazante? Se sabe que Cambiasso está casi descartado. Teniendo esto en cuenta, pensamos automáticamente en un jugador fetiche del Diez: Bolatti. Hoy por hoy, su participación en el Mundial estaría en duda por su poco rodaje en la Liga Italiana. Ante estas negativas, pasamos a una persona que parecía más afuera que adentro: Fernando Gago. Es claro que su juego es mas de galera y bastón que de cuchillo entre los dientes. Las contras las tiene por dos lados: no está jugando tanto en el Real Madrid y, además, nunca se complementó del todo bien con el capitán de esta Selección e inamovible en su puesto para Diego, Mascherano (recordar que éste último pasó a jugar de 8 en su momento, en la Copa América 2007). Muchas más opciones no parecerían haber.

Por otro lado, hay que observar que, en la creación, difícilmente podamos ver algo más que alguna patriada de Jonás, sin ningún tipo de criterio y con únicamente su ímpetu (otro del que hablo por experiencia propia, aunque desde que está en Europa empeoró su calidad técnica y mejoró su capacidad física), algún pase entre líneas de Verón y las subidas punzantes de Di María, si tenemos suerte, hasta juntándose con Messi o Higuaín. ¿Es suficiente a nivel creativo esto? Todo redunda en el mismo punto: para Maradona, los Mundiales se juegan en la defensa. Lo que venga en el ataque es prácticamente “un regalo”. Opciones para aportar un poquito más de juego hay: Pastore (de buen presente en Italia) o bien tirar más atrás a Messi, y jugar con él libre pero con dos hombres delante suyo (como hace en el Barcelona). No nos olvidemos de una cosa: podremos tener superabundancia de delanteros, pero si no se empieza a generar el juego en el medio, no van a servir de nada las actuaciones descollantes de Messi, Higuaín, Tévez, Milito, etc.

Y hablando de ellos es que llegamos al sector de la delantera. Sin dudas, es en donde la Argentina tiene más variantes a la hora de elegir. Los fijos, de acuerdo a la idea maradoniana, son Higuaín y Messi. Uno más por adentro, como centrodelantero (aunque no nació con esas características) y el otro suelto, por cualquiera de ambos lados. No es un detalle menor que al surgido de Rosario le cuesta muchísimo desempeñarse cuando no tiene demasiadas opciones a la hora de tocar. Por eso, este sistema 4-4-2 que empleará Diego no parecería ser lo mejor para las características de Lionel. Pensemos en un jugador como él que recibe en ¾: ¿con quién puede descargar o hacer una pared? ¿Di María, Jonás y…? Y dejemos de contar. Porque Higuaín deberá estar en posición de 9, y no hay ningún otro jugador que pueda hacer el surco. Henos aquí con el problema mencionado anteriormente, a la hora de hablar de la defensa: el sistema elegido va a obligar a Messi a jugar prácticamente solo. Si sucede esto último, sería cuanto menos hiopócrita llenarlo de elogios el día que no tenga una inspiración cuasi-celestial.

Atrás estarán esperando Agüero, Milito, Tévez y la gran incógnita: Lavezzi, López o Palermo. De acuerdo al juego de la Selección y el gusto del entrenador, parecería ser que los primeros cambios en este sector serían Diego Milito – Tévez – Palermo y luego Agüero o Palermo/López. El tema va a ser pensar en qué necesita la Selección si Diego quiere jugar a los ponchazos. Es claro que, más allá de Milito, no hay otro nueve, pero ¿tiene algún sentido llevar 2 centrodelanteros? Quedará a criterio de Maradona. Personalmente pienso que no estaría mal quitarle una plaza a este lugar para agregarla en el sector del mediocampo, en donde se ve mucho volante central y poco vértigo. Entre que la defensa no va a atacar, el mediocampo no tiene desborde, y arriba juegan solo Messi e Higuain, se estaría complicando el panorama.

Ojalá Diego se ilumine y nos regale un Mundial lleno de alegrías, intentando traspasar esa mística que genera a la hora de hablarse de la Selección Argentina…

NoTe: Le agradecemos a Nico semejante aporte para clarificarnos la visión de lo que se viene para Argentina en el próximo Mundial.

viernes, 7 de mayo de 2010

Vuelve Ramón

Las negociaciones permanecían a un ritmo pausado hasta que decidieron pisar el acelerador. Que un número más, que un número menos, qué refuerzos, los trazos finos de lo que se pretende en materia futbolística, en sí, diferentes lineamientos en torno a la novedad de que Ramón Ángel Díaz dirigirá a San Lorenzo en el próximo Apertura. Sí, el riojano, quien se moría por regresar a River, decidió que su vuelta al fútbol argentino se produjera casualmente en el último equipo donde estuvo en el país, un ciclo en el que cosechó buenas (Clausura 2007) y malas (relación desgastada con los referentes), pero que en la totalidad del proceso dejó conforme a los hinchas azulgranas.

Las dos últimas derrotas ante Boca y Argentinos determinaron que el ciclo interino de Sebastián Méndez alcanzará su fin cuando finalice el certamen. Quizás no por el trabajo del Gallego, avalado por la cúpula dirigencial y por los propios futbolistas sino por dos razones estrictas: una, la imposibilidad de presentarse en el campo de juego, situación a esta altura irrevocable y que los dirigentes no ven con buenos ojos y en segundo término, la llegada en diciembre de las elecciones, con lo que la incorporación de Ramón sugiere un neto golpe de efecto a las aspiraciones del candidato oficialista Claudio Di Meglio, tesorero del club y pieza clave en las negociaciones con Díaz.

El único escollo fue Rafael Savino, casualmente el presidente, mentor del arribo de Méndez, quien no aceptó de plano la repatriación de Ramón, reflexionando que la economía del club, debilitada por sí misma ante la falta de ingresos extraordinarios (venta de futbolistas) no cuajaría de plano con los pedidos que vendrían del flamante entrenador. Sin embargo, el poder de Savino en la Comisión Directiva se vio atenuado en los últimos tiempos, agravado por sus problemas de salud, lo que motivó el ascenso del grupo cercano a Di Meglio, empresario farmacéutico, actualmente el hombre fuerte en San Lorenzo. Y Savino tuvo que ceder.

Unas semanas atrás marcábamos la pauta de cuánto necesitaba River a un entrenador ganador como lo es Ramón Díaz. En el contexto que vive esta institución, careciente de presencia mediático y por sobre todo necesitado de puntos, lo que originaría el riojano tendría tintes cercanos a una revolución, símil a lo que pasó en Boedo por 2007.

Hoy, con la consumada vuelta a San Lorenzo, con una realidad absolutamente distinta a la que se encuentra por Núñez, habría que preguntarse si este momento es el indicado de Ramón, donde encontrará a un plantel de menor calidad al que se encontró en su momento (Ezequiel Lavezzi, Andrés Silvera, Osmar Ferreyra, Sebastián Méndez); una institución que no podrá ejecutar grandes erogaciones económicas, salvo la presencia de algún grupo inversor, y que de forma inexorable deberá fijar su vista en las divisiones inferiores. Por último, más para un tipo con semejante personalidad, no perder el prestigio que se ganó por aquellas tierras. Un verdadero desafío.

El Je retumba nuevamente en San Lorenzo. Ramón Díaz prepara su reencuentro con el fútbol argentino, con una camiseta que ya algo supo conocer. Los dirigentes, por su parte, esperan que los salve una vez más. Como ya pasó en 2007.
chu

miércoles, 5 de mayo de 2010

Ricardo Álvarez: ¿crack en puerta?

El surgimiento de Ricardo Álvarez en la primera de Vélez asoma como una de las mejores apariciones en este Clausura 2010. Zurdo, atrevido, técnico, a veces intermitente y poco afectivo a desprenderse de la pelota, el volante, uno más de la inagotable cantera velezana, empieza a sumar minutos en el andamiaje del equipo dirigido por Ricardo Gareca, un técnico hábil, capaz, con la sabiduría suficiente para rodearlo eficazmente, en pos de que explote todo su potencial.

En el último partido frente a River, además de marcar el gol que le dio la ventaja inicial a Vélez, enarboló una actuación convincente, en especial los primeros 45 minutos, en sintonía con otro futbolista de excelentes condiciones como Leandro Veláz
quez. Estas interesantes tareas se vieron repetidas en los últimos encuentros, a excepción del partido ante Racing, donde fue expulsado de manera infantil. Trabajar, pulir, corregir el carácter de este chico será esencial para su porvenir. Deberá asumir la responsabilidad que acarrea pisar un campo de juego. Lo más importante, el talento, lo tiene. Ahora habrá que agregarle otros argumentos para dejar de hablar de promesa y que se transforme en una realidad palpable.

En épocas de futbolistas que arriesgan poco y nada, donde priva la responsabilidad suprema de no verse expuesto, la desfachatez y soltura con la que se maneja Álvarez dan la pauta de que alguien importante puede estar forjándose. Sí, con tanto crack que aparece y desaparece al instante, tenderé a tomar estas palabras con responsabilidad y, por sobre todo, moderación. El tiempo, sabio como siempre, nos brindará un pantallazo distinto para juzgar lo desempeñado por el chico de Vélez. Ilusiona, cuenta con movimientos distintos, una habilidad no común en un marco de mediocridad latente en las canchas argentinas.

lunes, 3 de mayo de 2010

Eduardo Aliverti y su visión del "miedo"

"A veces quieren correr, es algo muy natural porque en el miedo viven sus normas. Las flores viene a pisar y vuelven a florecer y se camuflan de varias formas". La Vela Puerca.

Lo vi en el excelente blog 2 Papiros. Interesante las palabras de Eduardo Aliverti en la entrega de los premios Martín Fierro sobre el tan mentado miedo que sobrevuela a la opinión pública con respecto a los afiches anónimos que acusaban a diferentes periodistas del diario Clarín de no independientes y de trabajar para una expropiadora de niños durante la dictadura cívico-militar. Repito anónimos.

Se está demasiado sensible, otros acusan que tienen miedo, otros que puede haber "un muerto". Al igual que vertí con la tapa de la revista Noticias en el que Néstor Kirchner se transformaba en Adolph Hitler (si eso no es libertad de expresión, digánme qué es), considero que se siguen yendo al carajo. Trato de encontrar otros conceptos, quizás sin la fuerza gramatical suficiente pero más educados. No me sale.

Sabios conceptos de Aliverti, con quien no coincidimos en esto y esto, pero que regó de coherencia un momento tan particular como en el que vivimos. Ante la vulgaridad, las palabras sin sustentos que se habían escuchado, este periodista respondió con inteligencia y por sobre todo con la verdad. Miedo había que tener en otras épocas. No hay que ser ingenuos, simplemente escuchar todas las voces pero mantener el espíritu crítico para no repetir lo que se dice sin pensar. Para que no nos vendan pescado podrido.

domingo, 2 de mayo de 2010

Buonanotte, un tipo que volvió a vivir

La pelota en la red, los gritos y las miradas fijas puestas en él. Emotivo, profundo, intenso habrá sido el festejo de Diego Buonanotte (22) al marcar el tanto que le dio la victoria a River frente a Vélez. La circunstancia deportiva es lo de menos.

Luego del accidente vial producido el 26 de diciembre último, en el cual perdieron la vida tres amigos suyos y que tuvo al Enano como protagonista, la vida le dio un pequeño consuelo en dos aspectos: primero, la posibilidad de retornar, en forma óptima (sin ninguna secuela), a la práctica profesional del fútbol, lo mejor que sabe hacer y en tiempo record. Se hablaba de 5 a 7 meses sin pisar una cancha. Sin embargo, ya desde febrero se sumó al plantel profesional. Puro amor propio. Y después, en segundo término, la chance de dedicarles un gol a sus amigos, que no están, que ya no lo acompañarán en el desandar de su carrera pero que donde estén, harán fuerza para que Diego tenga el mejor de los futuros. Vaya forma de crecer, de golpe e inesperada, pero Buonanotte tendrá que curtirse, aprender a vivir con un dolor profundo, de ésos que no se cicatrizan porque sí.

El beso en el tatuaje de sus amigos, la sonrisa recuperada y volver a retomar la senda de la felicidad, de encontrarse a sí mismo gambeteando rivales, tirando paredes con Ortega, anotando goles que sirvan de bálsamo a una hinchada que en los últimos tiempos aprendió a sufrir y usar la calculadora, son imágenes, sueños que deben revolotear de un lado para el otro por la cabeza del crack de River. Una alegría enorme su vuelta, por el fútbol argentino en especial que recupera un poco del potrero perdido y en especial por él. Un tipo que volvió a vivir.

sábado, 1 de mayo de 2010

Publicidad Nike (Plaza de Mayo)

Buscar en Doble 5

Colaboraciones