jueves, 30 de septiembre de 2010

Argentina y un notable triunfo ante Francia

Una victoria categórica. Argentina derrotó por 3 a 1 a Francia en la segunda ronda del Mundial de Vóley y ve con inmejorables ojos la chance de pasar a la siguiente instancia. Gran tarea del conjunto argentino, sólido, convincente, con la mente fría y sobre todo con individualidades en un rendimiento altísimo como Facundo Conte, Luciano De Cecco, Rodrigo Quiroga y el líbero Alexis González. Que futuro sobra, no quedan dudas. Es resaltable el triunfo pensando en la capacidad del rival y la experiencia (y calidad) sobrada de varios de sus intérpretes.

Los antecedentes con Francia venían torcidos. Derrota en la preparación para este certamen y un pasado que castigaba, como la eliminación en la Copa del Mundo del 2002. No obstante, y a pesar de un primer parcial negativo (16-25), el entrenador Javier Weber modificó algunos aspectos de la alineación y encontró mayores respuestas. Segundo nuestro (25-17) y gran levantada en el tercer set (25-23) cuando los franceses habían estado ahí de llevárselo. El cuarto (25-21) siguió siendo peleado, con manos calientes de ambos lados pero una serie de jugadas con excelente bloqueo argentino permitió sacarle algunos puntos de ventaja que a la postre darían el resultado final. Conte estuvo insaciable. Palo, palo y palo. Una actuación fantástica, demoledora, tal cual viene ejecutando desde el inicio del torneo.

El sábado Argentina tratará de superar a Japón para así asegurarse el paso a la próxima ronda que contará con 12 equipos. En el caso de que el conjunto nipón supere a Francia la clasificación argentina ya estaría acordada. A paso seguro andan los chicos de Weber, sin egoísmo, luchando cada pelota como si fuese la última y con un trabajo muy efectivo. La ilusión sigue vigente, intacta, se avanza firme y con fundamentos fehacientes.

martes, 28 de septiembre de 2010

Una mirada de "Si me querés, quereme transa" de Cristian Alarcón

Ayer lo terminé de leer. Fugaz, rápido, apenas le di un respiro la semana pasada por las benditas obligaciones que cuenta la rutina diaria. Pero anoche, ya cuando la voz de Alejandro Dolina llegaba al final en su programa de radio y la madrugada se mostraba en su esplendor, corrí la hoja final. “Si me querés, quereme transa” es el último libro de Cristian Alarcón. Me duró diez días. Lo recomiendo. A Alarcón lo conocí, primero por sus escritos en “Cuando me muera quiero que me toquen cumbia”, una crónica lúcida, desfachatada, voraz acerca de la historia del Frente, uno caso paradigmático de los pibes chorros del conurbano bonaerense, un libro pequeñito que te lleva a leerlo sin pausa. Lo empecé un viernes. Lo terminé al día siguiente.

Luego encontrarlo personalmente en una charla que dio en la facultad donde curso, justo en nuestra aula, siendo apenas un puñado de personas que lo pudimos disfrutar. Cómo llovía ese jueves. Empapado, con frío, llegué a mi casa con la satisfacción sonante de haber escuchado por parte de él una claridad única, perceptible, un decálogo de cómo escribir crónicas. Me quemó la cabeza, literalmente. De saber valorar y comprometerse con la historia que se relata. Alarcón no abarca temas sencillos. En “Cuando me muera” se refirió al submundo villero, del afano y lo que conlleva entre los pibes chorros un mito muerto como lo era el Frente. Ahora se sumergió en las arenas del narcotráfico y su vinculación con varios jefes en Argentina, muchos provenientes del Perú y relacionados con el grupo Sendero Luminoso. Estructura, conformación de poder, vinculación con el poder policial y judicial, rituales religiosos, cómo iniciaron el negocio los grandes capos de la droga y el pasado de cada uno.

Alarcón no tiene la necesidad de escribir difícil, ni ser demasiado grandilocuente en lo que lleva a cabo que, sin embargo, resulta útil, con agallas periodísticas pero sin manipular el golpe bajo como forma discursiva. En casi las trescientas páginas de “Si me querés, quereme transa” se desglosa una investigación seria, compleja, de riesgo por parte del autor, experimentado en este tipo de acciones pero que ahonda una problemática pocas veces descripta de esta forma.

El inicio puede resultar confuso. Demasiados nombres, apellidos, historias mezcladas, demasiada carga de contenidos. Al principio me desilusioné, debo aclararlo. Pensé que si seguía sumando personajes ya no podría contener la vigorosidad de la lectura. Que me iba a cansar. Falsa presunción. Con el devenir de las hojas se va desmenuzando cada parte de la historia. Allí hay un gran aporte del autor, de cómo clarificar, purificar un bagaje de personas, vivencias, situaciones densas. No es fácil pero Alarcón lo logra. Concentrarse sin límite hasta el fin.

Recomiendo “Si me querés, quereme transa”. Obra lograda, inteligente, con muchísimo laburo detrás, silencioso, como el que nos tiene acostumbrado Cristian Alarcón, pieza clave para entender la argentina crónica.

domingo, 26 de septiembre de 2010

El 1259 de la fecha 8

Sebastián Peratta (Newell`s) / Cristian Campestrini (Arsenal): Habría sido injusto elegir a uno solamente. Por eso, y en ocasión excepcional, decidimos colocar a estos arqueros, partícipes indispensables en el empate en cero entre Newell`s y Arsenal en el Viaducto. Tapadas de todos los colores, primero Peratta y luego el ex Almirante Brown, además de una solidez destacable los noventa minutos y cerrando sus arcos, respectivamente.

Sebastián Domínguez (Vélez): Sí, quizás el reconocimiento mayor tenía como destinatarios a una de las mejores duplas del fútbol argentino como Moralez y Martínez, pero sabemos que el 1259 es así. No obstante, la actuación del central en la victoria del Fortín ante Olimpo por 3 a 0 también merece un reconocimiento. Sin exigencias supremas, pensando que el conjunto de Bahía Blanca se vio impotente desde principio a fin, Vélez ha redondeado una muy buena tarea, haciendo recordar al que apareció en las primeras fechas. Domínguez, de postre, tras una gran jugada colectiva marcó el tercero.

Rodrigo Braña (Estudiantes): Solito, se bancó a todos los que pasaron con camiseta de Boca en el mediocampo. Seguidor, tenaz, no dando por perdida ninguna pelota, el Chapu sacó del placard el traje que mejor le queda, ése volante central que hasta tuvo presencia en la selección nacional, colaborador con la pelota, desplegándose durante todo el encuentro, haciendo los relevos de sus compañeros, en síntesis una tarea completa, compacta, que se vio retribuida por sus propios hinchas con una ovación estruendosa cuando se retiró a segundos de terminar el partido.

Mariano Pavone (River): Sí, el hincha de River todavía no puede creer cómo se le escapó el triunfo al conjunto de Cappa. Sin embargo, y en una fecha con escasa presencia de goles, destacamos el rendimiento del ex Estudiantes, artífice del gol millonario y con movimientos muy interesantes, buscando continuamente espacios ante una defensa escalonada como mostró Quilmes. Aprovechando la potencia que supo lucir en su anterior paso por Argentina, Cappa debe valorar la presencia del Tanque en River. Habrá que buscarlo más. Parece estar intacto.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Argentina: un triunfo ideal en el Mundial de Vóley

Argentina arrancó con el pie derecho la primera jornada por el Mundial de Vóley que se está disputando en Italia. La victoria 3 a 0 ante Venezuela, un rival que, como bien había dicho el entrenador Javier Weber horas antes se caracterizaba por una gran calidad entre sus intérpretes, aunque sufría de variadas lagunas, intermitencias, en el devenir del juego. Lectura adecuada, ya que la selección mantuvo la eficacia y regularidad en los tres sets ante un rival que jamás se sintió cómodo en el campo de juego y que desde el inicio de los parciales no pudo igualar la perfomance de los argentinos.

Rendimientos altísimos de Facundo Conte (18 ptos), Rodrigo Quiroga (8 ptos) y Federico Pereyra (13 ptos), este último con el brazo caliente en pasajes claves del partido. Además, De Cecco, Blanco Costa, Solé y el líbero Alexis González también colaboraron en un triunfo muy festejado, un punto de desahogo tras la participación argentina en la Liga Mundial, donde perdió la totalidad de sus partidos (14). El 3-0 ante la Vinotinto fue la primera alegría oficial de este 2010.

En un proceso marcado por la renovación, comenzada en la gestión anterior de Jon Uriarte, la idea de Weber consiste en que este plantel plagado de jóvenes valores tome confianza, adquiera experiencia y por qué no, pueda conseguir resultados óptimos, colocarse en las primeras posiciones, tratando de que Argentina retome importancia ante las potencias de este deporte.

Consumada la victoria, las perspectivas de clasificarse resultan inmejorables ya que en esta fase se clasifican 3 de las 4 selecciones (Estados Unidos y México, los restantes). Primer escollo superado: los chicos de Weber mostraron estar a la altura de lo requerido, más ante un adversario que en los últimos tiempos costó mucho vencer.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Una mirada de la lucha estudiantil

En estos tiempos, la sociedad aparenta dar signos de madurez. De un retorno a las fuentes, a una participación activa en los asuntos que nos involucran a todos. La protesta de los estudiantes secundarios solicitando la inmediata resolución de las graves fallas edilicias, cuestión que hoy incumbe al gobierno de Macri pero que también conlleva responsabilidad a las anteriores autoridades, genera una buena señal, dando la pauta que las bases jóvenes, las próximas generaciones, saben perfectamente que las soluciones solamente surgirán si existe una colaboración recíproca por parte de todos.

Cuando digo todos, me refiero a los estudiantes terciarios y universitarios, partícipes activos de similares quejas pero que, lamentablemente, no obtuvieron el reconocimiento mediático que sí lograron los secundarios. Y sí, si no sale en la tele no existe. Esa manera tan sutil de invisibilizar temas, asuntos, problemáticas, que desarrollan los medios de comunicación. Y si hablo de la UBA, también digo al gobierno nacional, que se vanagloria por el presente decadente de la gestión macrista pero que sin embargo también es partícipe activo del deplorable estado de las universidades nacionales. Ojo, esto va para todos, sin distinción de partido político.

Las deudas del gobierno de la Ciudad son claras. Subejecución del presupuesto, promesas incumplidas, erróneas políticas educativas, funcionarios arcaicos (recordar a Abel Posse y su noción extraña del trosko-leninismo (?)) y la lista continúa. El PRO menoscaba la educación pública. Digan lo que digan. Pero guarda, la reinante situación educativa encuentra culpas en variados personajes, algunos tildados de progresistas, democráticos, modernos, tal el caso de Aníbal Ibarra, cercano al kirchnerismo durante varios años y otros más desconocidos. Años de impericia, de dejadez extrema, colocando la educación en un nivel menor, como algo que no genera votos. Como si fuese un subte, una obra bajo tierra que nadie ve. Grave error, considerando a la acción de la enseñanza como la única fuente liberadora, de comprensión de lo que nos sucede alrededor.

Me ilusiona el compromiso. Que la juventud muestre la cara en este momento transcendental de Argentina, donde se pone en el tapete absolutamente todo. Donde no parece existir verdades absolutas. Donde el debate, el discutir (sí, para ustedes es crispación…) encuentra eco en todos nosotros. Que todos los que hemos pasado o estamos en institucionales educativas del Estado exijamos y luchemos por un presente que nos dignifique a cada una de las patas de la educación. Es un deber que no podemos dejar de lado.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Pelota parada, compendio del fútbol que se viene

Lo vemos en el propio transcurso del tiempo. Los espacios en el fútbol se han reducido considerablemente. Ante una preparación física rigurosa, de cuerpos preparados tal cual fuese un atleta que va a disputar una carrera de 100 metros, las extensiones del campo de juego se vuelven estrechas, friccionadas, sin zonas descubiertas. Esto también puede ser ligado a una reducción del caudal técnico, que imposibilita la búsqueda de áreas fecundas, donde se puedan germinar situaciones de juego concretas al arco rival. La sangría a Europa de los mejores valores de América Latina, en especial del Sur, sirve como disparador. En el abanico de posibilidades encontraremos varias razones para certificar un contexto que requiere inteligencia y preparación minuciosa por parte de los cuerpos técnicos.

Es notable, y más en el fútbol argentino que vivimos diariamente, la creciente atención por la profundización de las pelotas paradas. Su significación releva dos elementos indispensables: primero, un futbolista que coloque pelotas justas, que vayan al sitio adecuado que piensa el autor intelectual; luego contar con individualidades receptivas hacia las mismas. Resulta sencillo pero pocos equipos cuentan con estas particularidades. Pienso en Estudiantes, en la pegada prodigiosa de Verón y actores como Desábato y Ré, vemos en San Lorenzo al paraguayo Aureliano Torres, clave para el entrenador Ramón Díaz más por su pie izquierdo que por su desandar en el mediocampo y las apariciones sorpresivas tanto de Tula como Bottinelli. Banfield enhebra movimientos atrayentes con Ervitti como estandarte y Vélez con Silva siempre es un foco receptivo. Y poco más.

Escasos ejemplos para una nueva forma de ver el fútbol, sin diferencias cualitativas entre los equipos, en el que la jugada con balón detenido tiende a ser en el futuro el instrumento clave, la llave adecuada. Ante la falta de aire con la pelota en los pies, en la dificultad manifiesta de construcción de juego, deben aflorar otras alternativas plausibles que sean utilizadas para dañar al rival. Práctica, práctica y práctica. Que los tiros libres, corners, saque de arco, etc, no sólo se realicen como un ejercicio para finalizar un entrenamiento sino que se formulen como un apéndice insustituible en la preparación de un plantel profesional. Los tiempos avanzan y el fútbol debe reformular sus principios, tal cual sucede en otras actividades deportivas y no deportivas. Y nadie debe enojarse.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Carmelo Anthony: ¿lejos de Denver?

Se abre una de las novelas de la NBA. La estrella de Denver Nuggets, Carmelo Anthony, declaró abiertamente sus ganas de partir a otra franquicia en la próxima temporada. Y así, raudamente, aparecieron los equipos que quieren contar con el alero nacido en Brooklyn. Primero los Knicks y Rockets, ahora tomó fuerza la posibilidad de que sea transferido a Chicago, quien ofrecería como moneda de cambio al francés Joakim Noah, en el último año del convenio como rookie y en vías de solucionar su situación contractual con los Bulls, con una oferta que rondaría los 60 millones de dólares por 5 años. Pero hasta ahora nada firmado. Otros apuntan el nombre de Luol Deng, aunque la parte del contrato, cumpliendo dos años de los seis preestablecidos imposibilita de cierto modo un canje, ya que el acuerdo de negociación colectiva termina el 30 de junio de 2011.

Carmelo, astuto dentro y fuera de la cancha, abrió el paraguas para así poder acelerar el acuerdo con los Nuggets, que ya ofertó 65 millones de dólares por tres temporadas. Un elemento de presión, basando en que a partir de la llegada de él en 2003, Denver dejó las últimas colocaciones y se habituó a entrar en los Playoffs. Melo se adecua a las estrategias de las grandes estrellas, comprende la importancia que posee en la estructura de los Nuggets y sabe, más que nadie, que las ofertas, millonarias, estarán al caer. Masai Ujiri, manager general de Denver indica que “creo que voy a convencerlo para que sea un Nugget. Pero no puedo opinar al respecto. Se trata de un largo proceso y hasta que él me diga que... le queremos de vuelta, la ciudad lo quiere de vuelta, y los propietarios le quieren de vuelta".

Anthony deshoja la margarita. Que Denver, que Knicks, que Houston o Chicago. Luego de la partida de LeBron a Miami, una sacudida mediática sin precedencias, otra de las estrellitas de la NBA puede cambiar de destino.

domingo, 19 de septiembre de 2010

El 1259 de la fecha 7

Cristian Campestrini (Arsenal): Lo mejorcito del agrio empate entre dos protagonistas del Apertura como Vélez y el conjunto del Viaducto. También el arquero rival, Barovero se mantuvo al mismo nivel que el ex Almirante Brown. Destacamos a Campestrini, en especial por su rendimiento en el complemento, tapando una doble pelota, primero a Cristaldo y luego a Silva, después de un remate seco que el 1 tapó providencialmente. Una de las imágenes del fin de semana.

Eduardo Domínguez (All Boys): Otro que ya ha estado en el 1259 de cada fecha. El ex Huracán redondeó una tarea completa, incluyendo su gol, el primero del Albo en la gran victoria como local ante Estudiantes. Referente de la defensa, acoplándose correctamente con Carlos Casteglione en la zaga, Domínguez mantiene un desempeño creciente para el conjunto de Romero, que arrancó con la frente alta en este Apertura y quiere que su aventura por Primera no sea pasajera.

Diego Mateo (Newell`s): Un volante mixto con actuaciones siempre regulares, pertinentes, consolidando un bloque sólido con Bernardi en el mediocampo, cuya actividad fue variada en el partido ante River. Mateo oxigenó continuamente la zona de volantes, ayudó a la línea de tres que puso Sensini, sacó varios centros desde arriba y cuando tuvo la oportunidad incursionó en la ofensiva. Del blondo nunca esperen una actuación sensacional, lo suyo es ponerse el overol y trabajar, trabajar para el equipo.

Martín Palermo (Boca): 3 goles, un penal errado. Una noche de Palermo. Factor vital en esta remontada de Boca, que paso a paso, como diría Mostaza, se coloca en posiciones más preponderantes en este torneo. Brillante definición de emboquillada en el primero, certero remate en el segundo y el tercero con su olfato de gol, el mismo de siempre. Palermo sigue escribiendo historia en Boca. El gran goleador del fútbol argentino.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Argentina afuera de la Davis

La derrota de Argentina frente a Francia por la Copa Davis contiene varias aristas para analizar. Primero, los aspectos positivos. Un equipo que se sacó a grandes rivales de encima como Suecia y Rusia, los dos de visitante, tomando a su favor que la raqueta con mejor ranking como lo sigue siendo Juan Martín Del Potro estuvo alejado de las canchas durante todo el 2010 y que David Nalbandian, gigante en las serias mencionadas anteriormente, también tambalea físicamente, llegando con lo justo.

No está mal, obvio que la ilusión se mantenía, estaba firme pensando en los antecedentes de este año pero hay que admitir la superioridad de Francia, latente, de una gama impresionante de tenistas que hicieron valer la localía y tienen los pasajes para la final. Y a otra cosa. El futuro de Tito Vázquez al mando de Argentina es una incógnita. La resolución de que juegue primero Mónaco, con todo el asunto del ranking y que tengan que enfrentarse David y Monfils el viernes generó cierto resquemor por parte de el de Unquillo, visiblemente molesto ayer con el entrenador. La mirada de Nalbandian hablaba por sí misma. Contrariado, enojado, no entendiendo el por qué de todo. Si su aval Vázquez tendrá los días contados.

De ser así, habrá que encontrar una persona con la llegada tanto a Del Potro como Nalbandian, que los contenga y pueda combatir la lucha de egos que existe, permanece, está presente luego de la frustrada aventura ante España en Mar Del Plata. Tarea nada sencilla. Argentina afuera de la Davis. Otra vez más. Pero con un sabor distinto.

Conociendo a Kevin Durant, el mejor de Turquía 2010



miércoles, 15 de septiembre de 2010

Independiente, en horas difíciles

Independiente transcurre una penosa situación en este Apertura. Lejos del protagonismo que osó disfrutar el pasado campeonato con Américo Gallego, esta realidad lo custodia en el fondo de la tabla con apenas tres puntos y una clasificación afligida en la Copa Sudamericana ante Argentinos, otro que anda de capa caída. A Daniel Garnero, una apuesta del manager César Luis Menotti y del presidente Julio Comparada, se lo encuentra enredado, enmarañado, abatido, sin poder plasmar una idea al menos coherente de juego.

El empate agrio ante Quilmes el último domingo renovó el enojo de los simpatizantes, disgustados del bajísimo nivel que desarrollan los futbolistas, salvo la excepción del arquero Adrián Gabbarini, Lucas Mareque y Andrés Silvera. Garnero prueba, prueba y prueba pero no parece enraizado a una concepción de juego, a una idea para al menos seguir y que los jugadores tomen como tal. Desde el andarivel izquierdo promueve que dos tres se hagan cargo de esa porción del terreno, con Mareque más adelantado y Velázquez detrás pero esa utilización desordena el mediocampo, incomoda a Battión en su puesto de cinco, a Godoy también lo afecta y en la parte de la creación Gracián aparece apenas como el apellido de aquél que brillaba en Vélez, un caso similar al sucedido con Lucas Castromán, dos futbolistas que, luego de su paso exitoso por Liniers, deambularon en diferentes puertos jamás obteniendo el reconocimiento que tuvieron en esos buenos tiempos.

Arriba a Silvera le cambian los compañeros (Pacheco, Patricio Rodríguez y Parra) pero lo siguen sin abastecer, teniéndosela que arreglar continuamente en forma solitaria, pivoteando, pateando de lejos, buscando posibilidades bajo un esquema que no piensa en absoluto en su presencia. Una incapacidad latente de este Independiente, en cómo aprovechar a un delantero de elegancia y calidad certificada en el área, de talento, a veces desprejuiciado y lagunero, pero, sin dudas, de lo mejorcito con lo que cuenta el fútbol argentino. En el banco de suplentes tampoco se vislumbra la solución. Retazos de Nicolás Martínez y Federico Mancuello no alcanzan para modificar la (triste) realidad imperante.

Los refuerzos, Germán Pacheco, Cristian Pellerano, Maxi Velázquez, Nicolás Cabrera, Facundo Parra y Roberto Battión distan en demasía de los salientes Ignacio Piatti, Darío Gandín y Leonel Nuñez, por citar tres apellidos que brindaron un rendimiento interesante durante el Clausura pasado de la mano de Gallego, a quien no se le renovó el contrato, de forma incomprensible, con el propósito de fortalecer un proceso que abarcara en plenitud las divisiones inferiores, cuya referencia sería Garnero. Se vislumbra, luego de poquísimas fechas, que esa presunción ideal que soñaron Comparada y Menotti se derriba como un castillo de naipes. Que Independiente se descapitalizó, que afectó su patrimonio dejando de lado jugadores que ya habían demostrado credenciales de eficacia con esta camiseta resulta indudable. Las estadísticas así lo marcan. ¿Las inferiores? Ah, gracias.

La salida de Gallego, un entrenador reconocido, cultor de una línea de juego determinada que dio frutos en Avellaneda, aparenta como una lucha de egos con el manager, cuyo resultado favoreció al técnico campeón del mundo en 1978. Julio Comparada resultó cómplice en esta historia, una gestión que se ha visto signada por la pésima política futbolística, de nula capacidad y visión constructora del futuro, donde los errores se repiten sistemáticamente. Queda claro que Independiente no merece este presente.

martes, 14 de septiembre de 2010

Argentina y el sentir de la tarea cumplida

Punto final para el mundial de básquet en Turquía. Tras 16 años, EEUU se vuelve a fortalecer como el gran coloso en este deporte, demostrando un predominio abismal con respecto a sus adversarios, a pesar de las ausencias notorias de LeBron, Kobe y Wade, por citar apenas algunas estrellas. Con Kevin Durant le alcanzó. En lo que atañe a Argentina, el equipo de Sergio Hernández expuso un digno papel. Un quinto puesto, quizás con sabor amargo por ese maldito partido ante los lituanos, que embocaron, embocaron y embocaron.

Lastimó ese encuentro, la ilusión se desquebrajó, se deshizo de las manos, pero tanto el triunfo ante Rusia y España, último campeón, proporcionaron forma a un certamen aceptable, en el que se observaron claramente las ausencias de Emanuel Ginóbili y Andrés Nocioni (cómo se te extrañó Chapu) pero subsistieron las evidencias de que Luis Scola (244 puntos en el Mundial, máximo goleador y seleccionado en el quinteto ideal) ya está enclavado en el podio de los grandes deportistas argentinos de la historia y que Carlos Delfino será el abanderado, el líder del futuro cuando llegue el fin, tras los Juegos Olímpicos de Londres de 2012, de la Generación Dorada.

Hubo deudas, claro está. El equipo sufrió lagunas en varios pasajes de los partidos, en otros se lo vio demasiado errático, quizás la menor calidad en las individualidades, a partir de las bajas mencionadas anteriormente, hayan sido causales de lo sucedido. Esperábamos una mejor actuación de Pablo Prigioni, quizás por un sentir personal, algo más ligado a lo que desarrolla con la camiseta del Real Madrid.

El suplente, Cequeira, mostró algunos lineamientos válidos para lo que se viene. Fabricio Oberto no pudo recuperarse en plenitud del problema intestinal que lo aquejó en la mitad del mundial aunque redondeó un buen final ante España. Pancho Jasen aportó en la ronda de grupos vigorosidad y algunos destellos de calidad, al igual que Leonardo Gutiérrez y Marcos Mata, último reemplazo de Nocioni, que frente a los españoles anuló completamente a Juan Carlos Navarro.

La continuidad de Sergio Hernández es una incógnita. La idea del entrenador, más afuera que dentro, a partir de lo dicho a los medios sería que la persona seleccionada permanezca un período de cuatro años, pensando en la renovación lógica que se deberá llevar a cabo después de Londres. Ya el nombre de Julio Lamas, entrenador de Obras y con pasado en el seleccionado, surge como el posible reemplazante de la Oveja.

A disfrutar de esto. Argentina sigue viva. A pesar de las ausencias, los imponderables de último momento, Scola y cía se juramentaron dar todo por la selección. Y lo lograron, como siempre.

domingo, 12 de septiembre de 2010

El 1259 de la fecha 6

Jorge de Olivera (Racing): Lo único destacable de la pobrísima actuación de Racing en su visita a la cancha de Quilmes. El 1 fue pieza clave para que su valla se mantenga en cero el máximo tiempo posible. Varios remates de Verón de media distancia, algunas tapadas importantes, lo colocan al ex Nueva Chicago como el mejor arquero de la fecha. Le cuesta muchísimo a este Racing, defensivamente falible, anémico de ideas, sin poder de fuego, dejando de lado las individualidades con las que cuenta, que sí son talentosas. La paciencia de la gente se agotó y pidió la salida de Russo. Momento complicado...

Jonathan Bottinelli (San Lorenzo): El mejor futbolista de San Lorenzo en este incipiente Apertura. El blondo defensor se erige como elemento sustancial en el andar del Ciclón. Otra demostración fue ante Vélez. Anuló por completo a Santiago Silva, anticipándole siempre los movimientos, seguro en los pases e impasable desde arriba. Con Cristian Tula se complementan de forma satisfactoria. A Bottinelli se lo ve más tranquilo, apaciguado verbalmente, como más maduro en el campo de juego. En buena hora, las condiciones técnicas de este futbolista se merecían agregarle estas cualidades.

Nicolás Olmedo (Godoy Cruz): Un futbolista del gusto de quien escribe Doble 5. Cada día más crack, ubicado en el campo de juego, manejando los hilos de este Tomba que vapuleó a Lanús por 4 a 1 en el Sur. Olmedo es el estandarte, la precisión técnica sumada a un sacrificio latente, de relevar continuamente a sus compañeros, de transmitir un liderazgo latente en este muy buen equipo, que ya deja de ser sorpresa y se convierte en una realidad muy provechosa para el fútbol de Mendoza. El 5, el negro, el equilibrista de Godoy Cruz pide urgente Europa. Esperemos disfrutarlo un tiempito más.

Martín Palermo (Boca): Apareció el 9. Un gol, dos asistencias y fundamental tarea en el triunfo de Boca. Este equipo de Borghi, que aparece en cuentagotas sumó de a tres en Bahía y quiere soñar en acomodarse entre los puestos relevantes. En un sitio difícil para jugar, con lluvia y límites estrechos, Palermo agregó a su clásico olfato goleadora participación en el juego. El pase gol a Insaurralde en el tercero sirve de botón de muestra. Boca respira y recuperó al histórico goleador. No es poco en estos tiempos...

sábado, 11 de septiembre de 2010

Leonas campeonas!

Emocionan Las Leonas. Este título obtenido en Rosario entrará a partir de ahora en las hojas doradas del deporte argentino. Una actitud amateur dentro y fuera del campo de juego, de sobrellevar triples turnos, sin cobrar ninguna fortuna y poniendo el corazón en cada jugada. No valen las comparaciones con otros deportes, lo que importa es remarcar la magnitud sensacional que conlleva un proceso a largo plazo como el que sucede en Argentina con el hockey femenino.

Pasan los nombres, los cuerpos técnicos, los tiempos, pero se mantiene la mística, esa que no se consigue en cualquier supermercado sino que se genera con el tiempo, el profesionalismo y por sobre todo el amor propio. Eso que le sobran a estas Leonas, desde Succi y una actuación sensacional ante Holanda, citar a Barrionuevo, Rossi, D`Elía, Scarone, Burkart, Rebecchi, Gulla, Lucchetti, Russo, Sole García (qué final nena!), lideradas bajo la presencia de Luciana Aymar, la mejor del mundo, quien en tierra propia hizo veraces las palabras del entrenador Chapa Retegui, cuyo deseo era que tuviera un rendimiento similar al que Diego Maradona tuvo en el Mundial 1986. Y Lucha le cumplió.

Retomamos a Retegui, de enorme aporte en el año y medio que está al frente de la selección nacional, un cuerpo técnico motivador, exigente y por sobre todo humilde, de premisa indispensable el constituir un bloque sólido entre todos. Espíritu, tradición Leona, decimos todos.

Es que ya este equipo entró en la idiosincracia del argentino, de sentirnos representados, como sucede también con la Generación Dorada del básquet, de saber que estos atletas brindan todo por la camiseta. Argentina campeón del mundo y ya las palabras resultan escasas. Felicitaciones chicas, un país las ama.



viernes, 10 de septiembre de 2010

Todo mientras Diego (cuento de Ariel Scher)

El 22 de junio de 1986, mientras casi el universo se quedaba quieto detrás de una sola imagen y de un solo hombre, el Gordo no sabía que estaba a punto de encontrar una pasión. No lo sabía el Gordo porque durante esa sola imagen y durante ese solo hombre quedó dominado por una corriente de fuegos y de sangres que le viajó desde el coxis hasta la lengua y desde la lengua hasta el aire para terminar gritando gol.

Pero después sí. Después y mucho después, y también cada sábado, sobre las mesas áridas del Bar de los Sábados, el Gordo se definió una misión en el mundo y preguntó a unas gentes y a todas las gentes la gran pregunta de su historia. Esta pregunta: ¿qué le pasó a usted cuando Diego Maradona, en la mejor jugada de cualquiera de los tiempos, le hacía el segundo gol de Argentina a los ingleses en el Mundial de México?

“Una tarde, no hace tanto —narró el Gordo con el Bar de los Sábados vuelto una quietud que lo oía—, una mujer me dijo que mientras Diego zigzagueaba personas, ella colgaba ropa mojada y que, cuando la pelota entró al arco, la ropa, de golpe, se secó”. El Alto, un racionalista intenso que no se ausenta del bar ni en los sábados sin destino, le apuntó que eso era imposible. Pero el Gordo ni lo consideró. Y siguió: “Otro hombre me contó que estaba viendo ese partido dentro de una pensión sin nombre y prisionero de la más fea de las soledades, pero que cuando el gol fue por fin gol, corrió hasta un cuadro que colgaba torcido en una pared sucia, lo estrechó en un abrazo, y uno de los personajes del cuadro, a la vez, lo abrazó a él”.

El Roto, otro feligrés del Bar de los Sábados que venía atendiendo fascinado, no fue insensible a las búsquedas del Gordo y le añadió su experiencia: “Por discreción o por vergüenza, no suelo contarlo, pero en el momento justo en el que Maradona terminó de armar ese camino de jugadores ingleses frustrados, yo me levanté de mi silla y le acaricié las mejillas a mi abuelo, que lloraba y que reía. Fue extraordinario, fueron mi vida, mi infancia, mi identidad y mi memoria desplegadas en una sola circunstancia. Tardé cuatro o cinco minutos en recordar que mi abuelo había muerto hacía diez años. Pero yo sé, lo sé claramente, que ahí lo acaricié”.

El Gordo aseguró que la historia del Roto era posible. Con el labio superior, apretó entusiasmado los contornos de su taza de café y volvió a llenar de detalles al Bar de los Sábados. Afirmó que a un pueblo campesino de economías malogradas se le acabó la más larga de sus sequías no bien Diego empezó su fiesta, y que, también cuando Diego transformaba en nada el esfuerzo del arquero inglés, un sobrino suyo que tropezaba cada día con los desafíos escolares entendió súbitamente la lógica de la suma algebraica, y que un amigo enfermo que se arrimaba a la muerte distinguió las formas de ese avance irrepetible y extendió su agonía hasta que Maradona cantó el gol.

Vencido por tanta demostración contundente, el Alto se sintió en el deber de sumar una evocación bien suya que jamás había confesado. Lo hizo tan racional como siempre pero conmovido desde la primera palabra: “Vi ese Mundial, ese partido y ese gol junto con mi papá en el comedor de su casa. Cuando Diego eludió al segundo rival, el corazón no me latió más. Me acuerdo mucho mejor de los anteojos asombrados de mi padre, de mi propio asombro porque el corazón no me latía y de la sensación plácida de una felicidad en ascenso que de la secuencia del gol. Era curioso: el corazón no me latía, como si se hubiera ido todo entero detrás de esa jugada, y, sin embargo, yo estaba más vivo que nunca. Recuperé la normalidad recién cuando los ingleses sacaron del medio. Mi papá sonreía…”.

Una emoción igual a un campeonato atrapaba los rincones viejos del Bar de los Sábados. Cuando el Alto pidió café, las puertas en vaivén del lugar se abrieron por un viento y una mujer de pestañas como bosques enfocó una mirada de amor directa hacia el Gordo. El Roto quiso decir que nunca fallaba, que así era, que ese gol lo seguía pudiendo todo. Pero el Gordo lo interrumpió sin registrarlo y, deslumbrado por esa hermosura que tenía enfrente, alcanzó a balbucear la única frase que le cabía en la boca:

—Gracias de nuevo, Diego.

(Publicado en el libro “Fútbol en el Bar de los Sábados”, de Ediciones Al Arco, Buenos Aires, 2008).

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Argentina y un habrá así de grande

Habrá que disfrutar la victoria ante España. Principalmente por el rival, a pesar de las variadas modificaciones en el once de Del Bosque, ya que durante los noventa minutos La Roja presentó sus más variadas figuras en el césped del Monumental. Habrá que valorarla por algunos rendimientos individuales, quizás los más salientes los de Tevez, Banega y Messi, este último con una actuación convincente, infrecuente teniendo en cuenta las últimas apariciones del rosarino en Buenos Aires. Habrá que pensarla como un excelente punto de partido para, y más allá del correr del tiempo, construir con sostenes firmes, sólidos y responsables el futuro de nuestra selección. Para no repetir los errores recientes.

Habrá que preocuparse por lo del segundo tiempo. Se volvieron a ver errores conceptuales, dando territorio a un equipo que precisamente se siente más afín cuando juega con la pelota en los pies. Con tanta calidad entre los intérpretes, los espacios aparecen solos. Habrá que depurar algunas falencias defensivas, principalmente desde el costado izquierdo, con variadas salidas de Heinze que no retoma con la misma facilidad. Navas aprovechó demasiado este déficit en el breve tiempo que pisó el terreno.

Habrá que desandar el camino, limpiando del mismo las piedras que aparezcan, empezar a buscar mística en el grupo y, por sobre todo, una filosofía de juego. A qué vamos a jugar, cuáles van a ser las armas que tendrá Argentina en cualquier sitio del mundo. A exprimir el máximo rendimiento de Lionel Messi, el líder futbolístico de estos tiempos y por muchos más. Saber que allí está la clave. A cuidarlo, saberlo utilizar, cuándo si y cuándo no.

Sí, volvemos al principio. Habrá que tomar con alegría este enorme triunfo ante la mejor selección del mundo y, por qué no, de los últimos 15 años. Un mimo a los futbolistas, al incipiente cuerpo técnico y en especial a nosotros, los hinchas, que por un rato nos olvidamos del mal trago alemán y queremos revancha. Como Argentina.

martes, 7 de septiembre de 2010

Ramón, San Lorenzo y un comienzo insospechado

San Lorenzo construye su Apertura bajo la premisa de la solidaridad. Del grupo mismo, sin la capacidad técnica de otras épocas, que, bajo la tutela de Ramón Díaz, parece aferrarse con fuerza a sus limitadas virtudes y llevar al mínimo nivel los desaciertos. Sin la billetera (prestada, vale aclarar) abultada, Ramón acondicionó su Falcon con material sencillo, con lo justo, siendo inteligente sobre qué San Lorenzo podía construir con escasos recursos. Saber para lo que uno está y no ser desmedido en las ilusiones colocan al trabajo diario como argumento primordial para crecer.

Representa un desafío significativo para el técnico más ganador de la historia de River. Es, y más allá de que demostró en su anterior paso por Boedo la sapiencia requerida que tanto le habían denostado, otra exigencia en el crecimiento profesional de este entrenador, tras un mal paso en el particular fútbol de México. Como un artesano, puliendo pieza por pieza, el riojano consolidó el equipo como debe ser. De atrás hacia adelante. Confianza a Tula, denostado por anteriores técnicos que pasaron por San Lorenzo, Bottinelli y al juvenil Meza, ya afianzado en el once titular. Los laterales (Rivero por derecha, Placente, Aureliano o Benítez por izquierda), a veces volantes, a veces línea de 5, junto al Chaco Torres y Guille Pereyra constituyen un bloque sólido, consolidado, donde la presión se ejercita en grupo y suceden reiteradamente los relevos. Compromiso al 100%.

Arriba, simple. Romagnoli, con su rodilla maltrecha y estando a un 40% del nivel físico y futbolístico que supo tener le alcanza para darle el brillo justo, ahí en el límite, de construcción de fútbol, ayudado en parte por Juan Carlos Menseguez, lagunero, eso sí, pero con chispazos de enorme calidad que hacen recordar a ese joven que deslumbró en el fútbol alemán. La referencia de área, Sebastián Balsas, hosco en algunos movimientos pero con un físico que amedrenta (1.97mts) y por lógica excelente capacidad aérea ya pegó dos gritos en el campeonato y acumula puntos en la consideración del hincha. Ramón lo pidió, tras el affaire Pavone, y el uruguayo le está dando la razón.


Ramón, intuitivo como siempre, demandó desde la pretemporada por otro arquero para competir con Migliore (hepatitis, dos meses afuera) y la realidad otra vez le dio la razón. Albil, salvo la última jugada del partido ante Boca, ha demostrado también estar acorde a la situación. Falta mucho, el torneo recién empieza y todo puede darse vuelta en este loco fútbol argentino, lo que sí es para resaltar el orden futbolístico que le imprimió desde su llegada a este equipo, que supo dar pautas de incorrección continua en los procesos de Russo y Simeone. Sin gestos ampulosos, trabajando con ahínco y detenidamente en la semana, San Lorenzo parece revivir viejos buenos tiempos. Ramón tiene mucho que ver.

domingo, 5 de septiembre de 2010

EL 1259 de la fecha 5

Diego Pozo (Colón): El uno de Colón resultó pieza clave de la extraña victoria de Colón ante Racing, en un encuentro que, basándonos en el primer tiempo nefasto de la defensa sabalera, tendría que haber terminado en una goleada del equipo de Russo. Una de las causas fue la tarea del ex mundialista, en especial en el complemento, donde tapó varias pelotas claves, se mostró firme en la zona aérea y dio sobradas muestras de seguridad para que los de Mohamed respiren luego de varios traspiés y quieren seguir la buena senda en el Apertura.


Cristian Tula (San Lorenzo): Repite en el 1259 de Doble Cinco. Fantástica perfomance en el triunfazo del Falcón de Ramón ante un agrio Boca en la Bombonera. El ex Ferro y River sigue dando muestras sólidas de un rendimiento ascendente, haciéndose patrón de una línea de tres, bien conformada por Jonathan Bottinelli y Fernando Meza, quienes hicieron pata ancha frente a Palermo, Viatri y cía. Volviendo a Tula, otra virtud de Ramón, quien lo sacó del letargo que había sufrido en los últimos tiempos en San Lorenzo y a base de su confianza el futbolista le está respondiendo a lo grande.

Juan Sebastián Verón (Estudiantes): De galera y bastón. Volvió Verón en su plenitud y el Pincha se llevó un gran triunfo en tierras mendocinas. Pulpo en el medio, repartió juego, fiel a su costumbre, de modo eficiente y vertical, siempre proponiendo extender por los costados el fútbol de Estudiantes. Acompañado por su ladero Braña, el mejor futbolista de Argentina dio cátedra ante Godoy Cruz, desplegó el habitual talento con la pelota. Lo vimos en su máximo esplendor, con ese remate fantástico que se estrelló en el palo derecho. Volvió Verón y guarda con los de Sabella.

Sebastián Balsas (San Lorenzo): Un gigante que se recibió como tal en el partido ante Boca. Otro acierto de Ramón, quien descubrió a un delantero, con pocos partidos de rodaje en Argentina, vale aclarar, que demostró no sólo aptitudes interesantes en la vía aérea a partir de sus 1.97 mts sino también cualidades con la pelota en los pies. Además siempre funcionó de molestia para Cellay, impotente de superarlo en los diferentes centros que caían al área xeneize. Gol de cabeza tras un correctísimo centro de Bottinelli y corrida fenomenal ante Clemente Rodríguez que lo perseguía y que terminó con la exquisita definición de Juan Carlos Menseguez.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Denuncias de falsificación manchan al fútbol boliviano

Una denuncia que abogó la posible adulteración de edades en la selección de fútbol boliviana sub-15 que ganó el torneo olímpico de la juventud, disputado hace unas semanas en Singapur, logro máximo de un combinado nacional de este deporte a lo largo de su historia, ya alcanzó niveles mediáticos relevantes en el vecino país. Hasta Evo Morales, presidente de Bolivia, mostró su preocupación por la mala reputación que podría generar en la imagen de su territorio un hecho de semejante proporción, en el caso de que se confirmen las sospechas.

Según declaraciones a la agencia EFE, el viceministro de Deportes, Miguel Ángel Rimba, indicó que se está verificando la información que concierne a los casos, para así luego efectuar una opinión consolidada ante la denuncia llevada a cabo esta semana por el presidente de la Asociación de Entrenadores de Santa Cruz, Arturo García, quien acusó de falsificación de datos sobre el menos cinco jugadores del equipo. El Comité Olímpico Boliviano y la Federación Boliviana de Fútbol, responsables administrativos de las selecciones, también pidieron investigar ante la Fiscalía sobre la acusación planteada.

Según informa la prensa de aquél país, la academia "Tahuichi" Aguilera, sitio donde pertenecía la mayor parte de los futbolistas bolivianos, exhibió los documentos de los mismos, con el propósito de indicar a la opinión pública que no se ha cometido ningún acto irregular.

"Es verdad que nos deja mal parados como país, nos deja mal parados futbolística y deportivamente. Es un tema muy delicado, muy preocupante para el país, para el Presidente y por ello tomaremos el recaudo necesario y buscaremos a los culpables", dijo Rimba a EFE. En el caso hipotético de que se confirmen estas sospechas, el viceministro consideró que "debe ser la ley la que caiga sobre los responsables, sean dirigentes o padres de familia" y que el gobierno comandado por Evo seguirá detenidamente los pormenores de esta situación conflictiva.

De confirmarse, podría devenir en una severa sanción internacional para Bolivia, incluyendo la pérdida de la medalla de oro obtenida en Singapur.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Las Leonas y esos partidos que marcan el destino

Cómo costó chicas. Pero se pudo y eso es lo que vale. Argentina se sacó de encima un escollo complicadísimo como lo fue Corea del Sur y se llevó el segundo partido del Grupo B en el Mundial de Hockey Femenino que se está disputando en Rosario. 1 a 0 (Carla Rebecchi en el complemento), con lo justo, con los dientes apretados y peleando cada pelota como si fuese la última. Una pincelada de Aymar hizo despejar los nubarrones que empezaban a asomar en la fría noche rosarina. El espíritu de Las Leonas en su máximo esplendor.

Luego de la victoria fácil ante Sudáfrica en el inicio del campeonato por 5 a 2, con Luciana Aymar literalmente volando en el campo de juego, haber superado a las asiáticas, por la forma en que se dio el encuentro, luchado, cortado en el mediocampo, basado en el despliegue físico y donde la arquera argentina tuvo una función determinante, generan un buen empujón anímico a las chicas dirigidas por el Chapa Retegui pensando en los próximos objetivos.

Argentina, sin las luces ni profundidad ofensiva de otros encuentros, mantuvo la sapiencia que requería un rival áspero, duro de sortear, ágil en la recuperación de la bocha y que le dio más de un dolor de cabeza al conjunto nacional. El camino se desanda y esperemos que sea como todos queremos, viendo a la Leonas en lo más alto del hockey mundial. Sin duda, las chicas se lo merecen.

Buscar en Doble 5

Colaboraciones