lunes, 29 de noviembre de 2010

Barcelona y la vergüenza de pedirle más

Ayer me refería a que el juego magistral de Roger Federer daba sentido a la vida. Dejenme agregar que contemplar al Barcelona de Guardiola constituye otro elemento para andar por la vida un poco más contento. La exhibición propinada hoy en el Camp Nou simboliza, más por el rival que se tenía enfrente, plagada de figuras y talentos descomunales, el devenir de un sentimiento arraigado al buen fútbol, a la utilización de nobles armas para reventar todas las consideraciones futbolísticas chatas y amarretas que pululan en varios puntos del planeta, históricas, producto de un reducción mental y que, a base de exitismo furioso y maléfico a la vez, hace que fin de semana tras fin de semana observemos cada espanto de partido que hasta nos hace hacer fanático de otro deporte.

En mi caso, si sigo viendo a San Lorenzo posiblemente a fin de año me embandere con las remera de los Yankees de Nueva York y empiece a escribir sobre beísbol. No falta mucho para este delirio, se los juro. Pero volviendo a la orquesta llamada Barcelona, un rompecabezas milimétrico, espontáneo, cuya propia espontaneidad es producto de una organización estructural que lleva más de veinte años, a partir de la llegada de Johan Cruyff.

Aquí se da el puntapié a un proceso fructífero desde toda vertiente crítica. Ante esta continuidad ideológica, más allá de los vericuetos dirigenciales, chicanas políticas, fallidos fichajes, etc, resulta indefectiblemente natural la combinación de esto que se llama Barcelona. Lo planificado decanta en espontaneidad. Todos saben a que están jugando. Josep Guardiola, un tipo que un capo de las letras como Juan Villoro lo catalogó de esta forma, siguió los consejos que daba en su tiempo su maestro Cruyff: "es importante tener entrenadores que contagien la alegría y el amor al arte, no los aspectos menos agradecidos y sacrificados del juego, sino su lado más luminoso y estimulante".

Sí, hay billetera, cómo que no, un delantero como Villa o un lateral como Dani Alves no se los consigue tan fácil. Hay que ponerlos uno arriba del otro. Pero podría jugar otro, tal vez un canterano, y la modificación de los factores no alteraría tanto el producto. La implantanción de una esencia permite eso. Pasarán los tiempos pero la impregnación de una manera de accionar este deporte permanecerá latente, presente. Ése es el legado que nos brinda este Barcelona. Fútbol, fútbol y si quedaba alguna duda, fútbol.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

domingo, 28 de noviembre de 2010

Roger Federer y un poco de cultura

¿Qué más se puede decir de Roger Federer? Hasta me resulta injusto y desagradecido escribir sobre él en el día en que se consagró campeón en el Masters de Londres, donde se encontraron las mejores ocho raquetas de la temporada. ¿Por qué justo ahora? Federer, el mejor de la historia, se merece mucha tinta, mucho concepto vertido sobre la excelencia de este deportista moderno, fruto de laboriosidad, temperamento, agallas y talento innato y adquirido, ése que se consigue pegandole a la pelotita hasta decir basta. En el suizo coexisten estas cualidades en plenitud. Un resultado positivo, en este caso frente a su enemigo íntimo, dentro del court, claro está, Rafael Nadal no amerita exclusivamente este post. Sería resultadista al extremo y perderíamos la esencia de lo que sentimos por el deporte en este espacio.

Observar, contemplar a Federer hace que la vida tenga más sentido. Sí, lo digo con admiración. Lo ejecutado en el primer y tercer set da la pauta de la perfección de un artista, un pintor, un hacedor de cultura. Como en otros tiempos lo fueron Monet, Da Vinci, Picasso, Botticelli, Miguel Ángel, Rafael y tantos otros. Los tiempos posmodernos, con otras referencias culturales, admiten la posibilidad fehaciente de incorporar a otra clase de artistas no convencionales. Pongamos a Federer en esa lista. Los trazos direccionados por su mano derecha son arte en estado puro. Si Da Vinci lo viera aplaudiría a rabiar, le preguntaría: Roger...¿cómo lo hacés?. Golpes que nosotros, sentaditos en el sofá mirando la tele no concebimos posibles. Pero están ahí, visibles, tan presentes, tan verdaderos.

Mañana los principales diarios del mundo, con la letra bien fría, dirán que Roger Federer es el nuevo gran maestro del ATP. Ilusos. No hacía falta que ni ganara un sólo partido en este certamen para darle ese cetro. Federer ya representa a la cultura mundial, de aquellos que pasarán los años, décadas y siglos y permanecerán presentes en el imaginario colectivo. Sí, un maestro que ya excede a la práctica profesional del tenis.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

sábado, 27 de noviembre de 2010

Música en Doble Cinco: ("Dios" por Agarrate Catalina)



Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

jueves, 25 de noviembre de 2010

Ante la ley por Franz Kafka

Ante la ley hay un guardián. Un campesino se presenta frente a este guardián, y solicita que le permita entrar en la Ley. Pero el guardián contesta que por ahora no puede dejarlo entrar. El hombre reflexiona y pregunta si más tarde lo dejarán entrar.

-Tal vez -dice el centinela- pero no por ahora.

La puerta que da a la Ley está abierta, como de costumbre; cuando el guardián se hace a un lado, el hombre se inclina para espiar. El guardián lo ve, se sonríe y le dice:

-Si tu deseo es tan grande haz la prueba de entrar a pesar de mi prohibición. Pero recuerda que soy poderoso. Y sólo soy el último de los guardianes. Entre salón y salón también hay guardianes, cada uno más poderoso que el otro. Ya el tercer guardián es tan terrible que no puedo mirarlo siquiera.

El campesino no había previsto estas dificultades; la Ley debería ser siempre accesible para todos, piensa, pero al fijarse en el guardián, con su abrigo de pieles, su nariz grande y aguileña, su barba negra de tártaro, rala y negra, decide que le conviene más esperar. El guardián le da un escabel y le permite sentarse a un costado de la puerta.

Allí espera días y años. Intenta infinitas veces entrar y fatiga al guardián con sus súplicas. Con frecuencia el guardián conversa brevemente con él, le hace preguntas sobre su país y sobre muchas otras cosas; pero son preguntas indiferentes, como las de los grandes señores, y, finalmente siempre le repite que no puede dejarlo entrar. El hombre, que se ha provisto de muchas cosas para el viaje, sacrifica todo, por valioso que sea, para sobornar al guardián. Este acepta todo, en efecto, pero le dice:

-Lo acepto para que no creas que has omitido ningún esfuerzo.

Durante esos largos años, el hombre observa casi continuamente al guardián: se olvida de los otros y le parece que éste es el único obstáculo que lo separa de la Ley. Maldice su mala suerte, durante los primeros años audazmente y en voz alta; más tarde, a medida que envejece, sólo murmura para sí. Retorna a la infancia, y como en su cuidadosa y larga contemplación del guardián ha llegado a conocer hasta las pulgas de su cuello de piel, también suplica a las pulgas que lo ayuden y convenzan al guardián. Finalmente, su vista se debilita, y ya no sabe si realmente hay menos luz, o si sólo lo engañan sus ojos. Pero en medio de la oscuridad distingue un resplandor, que surge inextinguible de la puerta de la Ley. Ya le queda poco tiempo de vida. Antes de morir, todas las experiencias de esos largos años se confunden en su mente en una sola pregunta, que hasta ahora no ha formulado. Hace señas al guardián para que se acerque, ya que el rigor de la muerte comienza a endurecer su cuerpo. El guardián se ve obligado a agacharse mucho para hablar con él, porque la disparidad de estaturas entre ambos ha aumentado bastante con el tiempo, para desmedro del campesino.

-¿Qué quieres saber ahora? -pregunta el guardián-. Eres insaciable.

-Todos se esfuerzan por llegar a la Ley -dice el hombre-; ¿cómo es posible entonces que durante tantos años nadie más que yo pretendiera entrar?

El guardián comprende que el hombre está por morir, y para que sus desfallecientes sentidos perciban sus palabras, le dice junto al oído con voz atronadora:

-Nadie podía pretenderlo porque esta entrada era solamente para ti. Ahora voy a cerrarla.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

martes, 23 de noviembre de 2010

El Porvenir: un ejemplo de efecto boomerang

Vital es la memoria para comprender las situaciones que se manifiestan en la realidad. Necesaria, útil, refrescante para no dejarse llevar por las emociones genuinas que, a veces, no siempre, nos llevan por lados incorrectos. Sobre esto pensaba al escuchar las palabras de Enrique Merelas, presidente de El Porvenir, una institución que en estos momentos se encuentra disputando el torneo de la Primera C, quien tomó notoriedad pública en los últimos días haciendo un pedido a la prensa para que recogiera lo que estaba viviendo, una presión sin límites por parte de la barra brava del club, con el fin de obtener más entradas, o sea rédito económico.

Denuncias por doquier; amenazas al vínculo familiar de Merelas, quien acusa a personas vinculadas al intendente de Lanús, Darío Díaz Pérez, de una cooperativa de Lanús; destrozos al club; futbolistas amenazados, una amplia gama de escenarios lamentables que rechazamos de plano en este espacio, exigiendo la presencia del Estado para garantizar la integridad física de los damnificados.

Lo incomprensible reside en otros términos vertidos por Merelas, con más de 25 años presidiendo a El Porvenir (apenas una elección), y aceitados vínculos con la plana mayor de AFA, en especial Julio Grondona, quien suelto de cuerpo lanzó que “Grondona no puede hacer nada”. ¿Cómo? Nos tenemos que resignar a que el cuerpo dirigencial de la entidad del fútbol argentino esté atado de pies y manos –perdón Scioli- para enhebrar políticas que destierren por completo estas actitudes patoteriles de estos delincuentes.

Recordemos este caso que plantea el periodista Gustavo Veiga: "En un partido del Ascenso, en la cancha de El Porvenir contra Belgrano de Córdoba. Villalba, un ex jugador de River, petisito, recibe un piedrazo en el medio de la frente. Se lo llevan, el partido no se suspende, sigue. Hay un responsable de la seguridad de la Provincia de Buenos Aires que tiene que hacer un informe. Al otro día, como faltaban funcionarios, el informe corrió por cuenta del propio comisario de la zona sur, de la Comisaría de Lanús. En el informe omitió que había ocurrido ese hecho. ¿Por qué? Porque implicaba una eventual sanción para El Porvenir, club en el que se ve las caras con los dirigentes, con Enrique Merelas".

25 años al mando: los conoce, los tuvo en su riñón, apañó su accionar. Los barras no llegaron al club por un fenómeno de generación espontánea. En este período de tiempo alguna connivencia dirigencial tuvo que haber existido para que se desarrollen este tipo de acciones, premeditadas, con una alta carga de facultades para dominar las instalaciones de El Porvenir. Ahora: ¿por qué sucedió en este momento? ¿por qué no ocurrió años atrás? Su consigna actual de “me hacen esto porque no los dejo pasar gratis” suena poco creíble. Hacerse el desentendido, el asombrado, el Quijote luchando contra los molinos de viento, en este caso no da resultado. Dos más dos no siempre es cuatro.

Repudiamos los actos que se consumaron en El Porvenir. Queremos a los responsables tras las rejas. Sin preámbulos. Pero debemos mantener un criterio crítico a un proceso global, a cómo se desembocó esta problemática, cuando antes el juego de intereses era funcional y ahora no. Utilizar la memoria como eje modificador de la realidad. Nada menos.

Seguinos en Twitter -> @apertoldi

lunes, 22 de noviembre de 2010

El equipo 1259 de la fecha 15

Adrián Gabbarini (Independiente): Dedicado exclusivamente al torneo local, el arquero del Rojo tuvo una muy buena actuación en el empate en uno frente a Colón. Con varias intervenciones sólidas, a partir de las incursiones ofensivas de Quiles, quien se cansó de mandar centros por la franja derecha, Gabbarini resultó uno de los hombres claves en este Independiente alternativo que ya piensa en el partido de vuelta ante Liga por las semifinales de la Copa Sudamericana.

Federico Fernández (Estudiantes): Uno de los sostenes del líder del campeonato. Joven, buena presencia física, correcto vía aérea y técnico con la pelota en los pies, ante Huracán, que tampoco exigió tanto, reforzó estas consideraciones, siendo constante en los últimos rendimientos. El llamado de Sergio Batista para la selección local habla del buen momento del canterano. Una línea de tres, a veces de cinco, que le otorga sustentabilidad al Pincha, delimitada para su función de cuidar el arco de Orión.

Francisco Cerro (Quilmes): Hábil el mediocampista de Quilmes. En el empate frente a Racing hizo pata ancha en el mediocampo y se desplegó continuamente a posición de gol. En una de ésas incursiones quedó frente a De Olivera y definió sin pensarlo. Además, cuando el partido moría, tuvo otra situación inmejorable que apenas rozó el palo. Batallador, clave en la recuperación de la pelota pero sin engolosinarse, tocando de primera, generando espacios para la mejor distribución de la pelota. Hace varios partidos mantiene el nivel, esfuerzo recompensado para que aparezca por primera vez en el equipo 1259 de la fecha.

Sergio Araujo (Boca): Promesa de crack. Confianza depositada por el interino Pompei y el chiquilín no le falló. Desde hace tiempo se hablan maravillas de este futbolista de apenas 17 años. Excepcional tanto el que marcó para darle la ventaja inicial a Boca, en una velocidad supersónica para definir frente a Campestrini, complementado con apariciones certeras, regando de calidad cada pelota que tocó. Habrá que seguirlo despacio, sin estridencias, algo complejo en el mundo xeneize. Pero podemos estar en presencia de alguien importante.

Seguinos en Twitter -> @apertoldi

domingo, 21 de noviembre de 2010

El mejor base de la NBA: Chris Paul



Seguinos en Twitter -> @apertoldi

viernes, 19 de noviembre de 2010

Carlos Moyá: una despedida casi propia

La historia sitúa a cada sujeto en su lugar. El retiro de Carlos Moyá, aquejado por una artrosis en el pie izquierdo, simboliza una pérdida sensible para el tenis español, justo él, primera raqueta que alcanzó a ser número 1 desde estas tierras, cuando Rafael Nadal apenas vislumbraba sus aptitudes en las canchas. Lidió por la recuperación, aspiró por todos los medios disponibles emprender una retirada digna, algo afín a la sensacional carrera que produjo el mallorquín, pero no pudo ser. Los dolores fueron más y la derrota en Madrid ante el alemán Benjamin Becker por 6-0 y 6-2 precipitaron la decisión.

“Quería jugar los torneos grandes y despedirme, pero llegué al torneo de Madrid, y aunque no estaba al 100% las ganas me pudieron. Ese partido no fue el soñado y ahí me di cuenta de que había llegado el momento. Ganas tenía muchísimas y me he sacrificado para poder volver, pero intenté todo para poder curarme y no pudo ser”, dijo visiblemente emocionado Charly, con quince temporadas en el lomo, quien tendrá su retiro formal en Buenos Aires, su segunda casa, desde el 16 hasta el 19 de diciembre cuando se dispute la Copa Argentina. La empatía de Moyá con el público argentino se ha ido desarrollando con el paso del tiempo, donde cada participación del español genera expectativa y afecto, cobijado como un compatriota más.

En la retina de los que le gusta el buen tenis, Moyá se ha ganado un espacio preponderante, con un saque exquisito y una derecha punzante, una de las mejores en el circuito, aceitada, el talón de Aquiles de su juego. 20 títulos y 24 finales mostrarán la fría estadística de un jugador que ha marcado un precedente en el tenis español. Nadal lo caracterizó como “un pionero del tenis”. Una definición simple pero que lo pinta de cuerpo entero.

Seguinos en Twitter -> @apertoldi

jueves, 18 de noviembre de 2010

Lionel Messi, la permanencia de la lucidez

Segundos. Taco de Lavezzi, y velocidad. Uno, dos, trancazo va, zurdazo y partido definido. El fútbol a veces es tan sencillo. O mejor dicho, la calidad del intérprete hace que todo sea posible. Messi, ya con el reloj agotándose, cuando el calor de Doha parecía saturar de mediocridad el partido y el 0 a 0 era inmodificable, sacó del placard el traje que viste cada fin de semana en Barcelona y chau historia. Chau mufa ante Brasil -5 años, una eternidad-, chau al año del seleccionado con la mejor sonrisa, para reconfirmar, luego del mal paso ante Japón, el proceso emprendido por Sergio Batista.

Messi mira, la perspectiva visual perdida, como si estuviese en otro lado. Pero guarda. Está latente, pensando la próxima diablura. Y llega. Han pasado varios años desde su irrupción en España y me sigue sorprendiendo la capacidad técnica y atlética de sortear rivales como si fuesen conitos en un entrenamiento. La postura corporal, vista fijada en la pelota y pasa, pasa, pasa y llega a destino de arco. Parece natural en él, pero no lo es, ojo. Con acciones así, de genialidad extrema, el resto de sus compañeros apenas contienen rasgos superfluos. Se me vienen a la cabeza la buena actuación de Nico Pareja, una apuesta de Batista, en la zaga; el segundo tiempo de Banega, mucho más comprometido con la pelotita, lo que más le gusta, y ciertas pinceladas de Pastore, con su fina estampa de crack que hace ruido en el Calcio.

Pero Messi cuenta con la potestad de eclipsar al resto en una sola acción. Los diferentes son indefectiblemente egoístas, en el caso del rosarino no por intención propia, como podemos pensar en un CR7 por caso, sino sin pretenderlo. Como un reflejo que surge por decantación. En esos raptos, segundos, agiganta su grandeza y escribe su historia con acciones como las de ayer.

Seguinos en Twitter -> @apertoldi

martes, 16 de noviembre de 2010

Sergio Hernández y la tranquilidad de haber cumplido

Sergio Hernández dejó de ser técnico de Argentina. Serán momentos particulares para el entrenador, una etapa de síntesis mental en que se evidenciarán los recuerdos de las distintas vivencias, emociones, victorias y algunos sinsabores que se iniciaron en el ahora lejano 2005 con el Premundial disputado en Santo Domingo y que concluyó con el quinto puesto de Turquía 2010. Dejando de lado Londres 2012, última parada de la Generación Dorada, habrá que solidificar la concepción de estructura el recambio generacional lógico que deberá sortear el básquet argentino.

La salida de Hernández tiene que ver con esto. El Oveja había circunscripto su participación exclusivamente a la cita olímpica dentro de dos años. La Confederación Argentina de Básquetbol (CABB), con el presidente Germán Vaccaro a la cabeza, decidió que el proyecto a iniciarse a partir de este momento debería sostenerse en un tiempo cronológico que se extienda por lo mínimo en cuatro años, o en su defecto a seis, ya con los Juegos Olímpicos de Brasil como meta de clausura.

Deseos contrapuestos impidieron la continuidad de Sergio Hernández al mando de Argentina. Sin embargo, no existió ningún reproche. Palabras de agradecimiento recíprocas dieron un marco pertinente a esta desvinculación. Esto significó la decantación de una decisión que ya venía siendo madurada por el entrenador tras la participación en el Mundial y que, con propuestas disímiles con la Confederación de cómo continuar lo que vendría, determinaron el adiós.

No será fácil reemplazarlo. El actual entrenador de Peñarol demostró al frente del seleccionado dotes de certero estratega, buen manejo del vestuario, aplicación al trabajo y promoviendo tenuemente una renovación del plantel, combinándolos con los de la vieja guardia como Nocioni, Manu, Scola, Oberto, etc.

A ver, enumeremos: segundo puesto en el Campeonato de las Américas en Santo Domingo (2005), cuarto en el Mundial de Japón 2006, segundo en el Preolímpico de Las Vegas 2007, medalla de bronce en Pekín 2008 y quinto puesto en el Mundial de Turquía 2010. Sería simplista guardar meramente las estadísticas o resultados. Bien sabemos que lo único importante, como sucede también en la vida, es el modo en que se forjó el camino, las herramientas que se utilizaron para transitarlo. Sergio Hernández por su profesionalidad, ética y respeto a la camiseta debe quedarse tranquilo. Cumplió con su deber. Con su contribución, el básquet argentino creció. Eso es lo que interesa.

Seguinos en Twitter -> @apertoldi

domingo, 14 de noviembre de 2010

Sebastian Vettel, la gloria más esperada

Sí, cómo no festejarlo. Sebastian Vettel (Red Bull) nuevo campeón de la F1. Hace un tiempito, en otro post, había vertido algunas consideraciones sobre él, enumerando varias características que lo convertían en el futuro de la máxima categoría del automovilismo mundial. Tanto talento en bruto dentro de una escudería fantástica, que mostró fecha tras fechas dos autos audaces, sin grandes fallas, superiores al resto, posibilitaron que el alemán, con apenas 23 años, ya cargue con el número 1 la próxima temporada. El más joven de la historia.

Para Vettel, segundo campeón mundial que brinda el país teutón, tras Michael Schumacher, fue la quinta victoria en 2010 y la décima desde que arribó a la F1. El oriundo de Heppenheim, Alemania, superó finalmente por cuatro puntos (256) en el campeonato de pilotos al español Fernando Alonso (252), quien en la previa era el gran candidato a llevarse el torneo por tercera vez, pero su rendimiento arrancó intermitente perdiendo la tercera plaza con Jenson Button y luego atrapado detrás del ruso Petrov (Renault), al cual no pudo superar.

Un crecimiento demasiado avanzado, quizás no habitual en los procesos madurativos que posee este deporte. Pero qué importa. Toda la alegría es para Vettel, un piloto veloz, compacto, sin grandes estridencias pero con una muñeca privilegiada que le posibilitó superar a tipos experimentados como Alonso, Hamilton y su compañero de escuadra Mark Webber, con el cual, a pesar de cierta relación tirante entre ellos, se complementaron de modo eficaz y responsable en pos del beneficio de Red Bull. La conquista de Abu Dhabi, última carrera del campeonato, le otorgó la pizca de fortuna ya que tanto el de Ferrari como el australiano tuvieron que conformarse con el séptimo y octavo puesto, respectivamente.

En términos generales podemos referirnos a una temporada vibrante, con una gama interesante de pilotos con chances de campeonar, situación que desde hace tiempo no pasaba. Esto, fundamental para atraer la atención en materia de publicidad, marketing, o sea de negocios en su totalidad, le vuelve a otorgar a la F1 un espacio preponderante en lo que se refiere al deporte mundial.

Aplausos para Red Bull, también campeón de la Copa de Constructores, ya que consiguió en sus butacas a pilotos con ganas de aprender, de progresar y por sobre todo con una capacidad técnica e inteligencia suficiente que les permitió obtener los dos títulos que ofrece la F1. Vettel, apenas salió del monoplaza, ya embanderado como nuevo rey, puso las manos sobre su rostro, secó las lágrimas y empezó a festejar. Somos varios.

Seguinos en Twitter -> @apertoldi

viernes, 12 de noviembre de 2010

David Ferrer por más

Uno de los mejores tenistas de la temporada. El español David Ferrer (28), séptimo en el ranking mundial, se clasificó para el Masters de Londres, torneo en el que se encontrarán las ocho principales raquetas del año. Un reconocimiento merecido a una actuación convincente que disfrutó Ferrer con el correr del 2010, donde en 79 partidos se llevó la victoria en 59. Un promedio de 74,7%, una cifra interesante, donde el español concadenó resultados positivos, mucho más, en la recta final de la temporada. Cinco finales, donde ganó dos – Valencia y Acapulco – y perdió las restantes – Bieijing, Buenos Aires y Roma – brindan una imagen fidedigna de la gran temporada realizada por Ferrer.

“Voy con el objetivo de disfrutar, para mí es un regalo. Es un premio poder acabar entre los ocho primeros y poder ir por segunda vez al Master (la anterior fue en 2007)”, dijo emocionado tras enterarse de la novedad tras la caída en octavos de final del Masters 1.000 de París - Bercy ante el austríaco Melzer pero beneficiado por la derrota de Fernando Verdasco, rival directo, ante el francés Gael Monfils.

Al de Jávea se lo nota seguro, con golpes certeros, siempre sustentado en un excelente juego de fondo, eficiente servicio y en una aptitud física que, desde su irrupción en la ATP, le permitió sacar ventaja sobre los rivales en el circuito. Lo válido para destacar reside en una mayor concentración mental en los partidos, algo en el debe histórico de Ferru, déficit que ha ido puliendo lentamente, encontrando la tan anhelada regularidad que desencadena en resultados óptimos. Ferrer, a punto en términos madurativos, se encuentra en plenitud tenística para aspirar a ascender en el ATP y por qué no dar discusión entre los Nadal, Federer, Djokovic y Murray.

Seguinos en Twitter: @apertoldi

jueves, 11 de noviembre de 2010

Quilmes: cuando lo inexorable sucede

Hagamos un ejercicio simple: traigamos más de veinte refuerzos, cuerpos técnicos nuevos y pidamos resultados inmediatos. Conclusión: la situación actual de Quilmes. Las cobardes agresiones que sufrieron los futbolistas luego del partido ante Gimnasia, una acción vil deliberada por los mismos de siempre, cuestión que debería ser sancionada de forma ejemplar pero que, con tanta experiencia similar en el lomo, sabemos los resultados. Varios policías en las prácticas de esta semana, ruido mediático, y aquí no ha pasado nada hasta que suceda un hecho similar y la rueda siga su curso.

Las políticas vertidas por la administración Meiszner en materia futbolística no han dado en la tecla. Tanta cantidad de jugadores que llegaron al Sur imposibilita la concreción de una base mínima de futbolistas que se conozcan entre ellos, de un armado a partir de un par de nombres que otorguen sustentabilidad al proyecto. El fútbol argentino es mediocre, claro está, pero tampoco se lo puede subestimar tanto. Con un mínimo de perspectiva crítica se podía dilucidar que Quilmes pasaría por este momento. A esto sumándole el agregado de los hechos delictivos acaecidos y que suponemos traerá varios alejamientos en el plantel profesional, toda la responsabilidad tendería a caer en las divisiones inferiores, chicos que no están preparados para curtir las exigencias que tendrá el Cervecero el próximo Clausura. Algo similar había ocurrido en el anterior descenso.

Leonardo Madelón la tiene difícil. Tipo sagaz, trabajador y con capacidad en estas zonas turbulentas, tendrá que tener el apoyo correspondiente por parte de la plana dirigencial, hinchas y el plantel para al menos decorar del mejor modo esta pobrísima campaña de Quilmas que, a partir de lo visto, posee certificado de descenso directo. Lo triste resulta la previsibilidad de los hechos.

Seguinos en Twitter -> @apertoldi

martes, 9 de noviembre de 2010

Cappa y el fin de las ideologías

Ángel Cappa nunca habrá soñado este final. La imagen abatida del domingo caluroso en Floresta será la última retratada al mando de River. Siete partidos sin victorias son demasiado lastre para este presente millonario. La calculadora asfixia, quita ideas y genera nerviosismo en un plantel que, ante el primer golpe, se derrumba anímicamente. El miedo genera eso. Este equipo, por historia y vocación ganadora, no comprende en plenitud las peripecias que contiene el término Promoción. No está acostumbrado, como pareciendo no entender la situación reinante.

Cappa, cultor de una filosofía respetable, cuyo propósito primordial recae en la consistencia del buen juego como único motor que posibilita los buenos resultados jamás pudo imprimirle a su River la forma que obtuvo en ese Huracán de 2009 de Pastore, Defederico y cía. Quizás, dirán los defensores de este modo de sentir el fútbol, no le alcanzó el tiempo. ¿Pero quién los tiene en este inestable fútbol argentino? Un gran circo que de la boca para afuera habla de proyectos y en los actos, en lo que importa, no soporta la primera tormenta. Lo de siempre.

Cappa intentó, movió el banco, puso en el banco a Ortega, lo volvió a poner, cambió los delanteros, el marco de generación de juego y los resultados no llegaron. La pelotita no entró. Digo esta última afirmación pensando en partidos como contra Gimnasia y Quilmes, donde el factor suerte, con dosis de inexactitud en el área contraria, inclinaron la balanza hacia los rivales. Encontramos positivo la incorporación de dos nombres como Lamela y Lanzini, quienes en este período corto contaron con minutos en cancha y demostraron ser grandes proyectos de futbolistas. Habrá que ver su proceso de crecimiento en un club acuciado de sacar puntos a cómo dé lugar.

River despide a otro técnico. El paladar de Cappa, en similitud con la historia representativa del conjunto de Núñez, aguantó apenas trece fechas. Una fotografía exacta de que las ideologías, al menos en el fútbol, están enterradas.
Seguinos en Twitter -> @apertoldi

lunes, 8 de noviembre de 2010

El 1259 de la fecha 13

Sebastián Peratta (Newell`s): Otra magnífica actuación del arquero de Newell`s en el encuentro ante Godoy Cruz. Indispensable para comprender el cero que tuvo el conjunto rojinegro. Ocho tapadas claves, ésas de gol, realizó el ex Vélez y Deportivo Morón, con rendimientos superlativos en este Apertura. Peratta mantiene una regularidad impecable, en un momento de maduración profesional que se vislumbra en el campo de juego. De continuar así: ¿Por qué no selección?

Ariel Agüero (Gimnasia LP): En una victoria que vale por seis puntos, el gol del Oso significa un desahogo especial para un equipo que tendrá una gran pelea en pos de continuar en Primera División. El ex San Martín de San Juan solidificó la defensa, tapó los espacios libres y se erigió en la figura primordial de Gimnasia que se sacó de encima a Quilmes, otro en franca caída, y quiere ilusionarse con la permanencia.

Roberto Brum (Olimpo): Olimpo barrió a Huracán por 4 a 0 y una de las claves en este resonante triunfo fue la tarea del volante central, junto también al cumplidor Cobo, quienes dominaron a su antojo la franja central, distribuyendo y cortando los circuitos ofensivos del Globo, que no pudo repetir lo realizado la fecha pasada en el clásico ante San Lorenzo. Brum, de postre, se anotó en la red y así enarboló un trabajo sobresaliente.

Gastón Fernández (Estudiantes): En este Estudiantes remozado, la única referencia ofensiva concreta, amplificado por un mediocampo de muchos hombres con marca y juego, tuvo una tarea destacable en la goleada ante Lanús por 3 a 0. La Gata hizo uno, participó de los restantes y siempre se ubicó en posición peligrosa para la defensa granate. En esta nueva disposición táctica que desarrolla Sabella, a partir de la transferencia de Boselli y las bajas de Leandro González y Hernán Rodrigo López, el ex River y San Lorenzo carga con la responsabilidad de ser el epicentro de los ataques del Pincha, función en la cual se lo nota cómodo y retornando al nivel que supo mostrar con el cuervo en el Clausura 2007. Otro acierto del técnico.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Oberto, un chau y muchas gracias

Inesperado el retiro abrupto de Fabricio Oberto (35). Intempestivo, sorprendente, más aún porque, aunque el cordobés ya estaba llegando al final de su carrera, todavía tenía mucho para dar. Decisiones complejas, dejar la actividad que uno forjó desde pibe en Las Varillas y con el éxito que tuvo Fabricio, campeón de Liga Nacional, medalla de oro en Atenas 2004, con anillo de NBA incluido (San Antonio 2007). Logros diversos que lo catapultan en la elite del basquetbol nacional, sitio en el que ingresan pocos, con los dedos de la mano.

Problemas cardíacos, una serie de avisos la temporada pasada que se repitieron en la corriente, ya con la camiseta de Portland, adelantaron el desenlace. Argentina pierde una pieza clave. Un soldado de la causa, laburador, solidario, inteligente, una síntesis perfecta de lo que representó la Generación Dorada, ese equipo estelar que tantas pero tantas alegrías nos dio.

Vía Twitter, varios de sus ahora ex compañeros lo recordaron del mejor modo. Hay vida después del básquet, claro, la mejor vida, estar con sus seres queridos, poder vivir nuevas experiencias tras largos años de profesionalismo al límite. Lo primordial es la salud, inteligente actitud de Fabricio de encarar el adiós, ver señales en el cuerpo y definir el después privilegiando la razón y no la pasión.

Se sabe, los Juegos Olímpicos de Londres 2012 serán la última escena de la mejor camada de jugadores que tuvo nuestro básquet. Faltará Oberto. Él y lo que representaba merecían una despedida olímpica, en lo máximo en materia de selección. No pudo ser. El destino también tiene estas cosas.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Darío Conca, un argento que la rompe en Brasil

Hay jugadores que encuentran su lugar en el mundo. Llegan allí tal vez de forma inesperada, sin pensar en un futuro a largo plazo y sin embargo las distintas peripecias de la vida lo colocan en una posición que ni ellos en sus mejores sueños podrían haber imaginado. Se me vienen a la cabeza los casos de Matías Vuoso o Guillermo Franco, quienes llegaron a México como un destino más, un sitio para poder realizar una diferencia económica, en comparación a la Argentina, pero que con el tiempo hicieron pata ancha en dicho sitio y hoy ya están nacionalizados mexicanos, con partidos inclusive en la Selección Mayor.

Otro caso parecido resulta el de Darío Conca, con poca participación en el país con las camisetas de River y Rosario Central, el enganche es una de las figuras del Fluminense, líder (57 puntos) junto al Cruzeiro en el campeonato brasileño 2010. Vistiendo el brazalete de capitán, con varias temporadas en uno de los conjuntos con mayor historia del Brasil, Conca ha ganado preponderancia y respeto en una de las ligas más importantes del mundo. Casi nadie recuerdo el paso del argentino por su propio país. La tierra de Lula lo cobijó como un hijo más.

Este talentoso futbolista, irregular en algunos pasajes de los encuentros, pero con un caudal de fútbol, de habilidad, con pegada de media y larga distancia para el aplauso lidera la estructura ofensiva del Fluminense junto al goleador Washington. Esta dupla se lleva el reconocimiento de la prensa de aquél país como la de mejor rendimiento del campeonato. Conca, con contrato en el Tricolor hasta diciembre de 2011 pero con una cláusula de rescisión muy baja ya avisó que desea negociar la renovación con el club, situación contractual que los dirigentes brasileños quieren finiquitar del modo más rápido para no dejar ir al jugador emblema del equipo e ídolo de la torcida.

Tras el excelente recuerdo que dejó Tevez con la camiseta de Corinthians, Darío Conca toma el legado de Carlitos y brilla con luz propia en el poderoso Fluminense. Sí, su lugar en el mundo.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Batista, Messi, la selección que viene

Sergio Batista fue confirmado como entrenador de la selección argentina. Tanta comisión democrática para nombrar al futuro técnico, los desvaríos discursivos de Bilardo, que elijo yo, que elige la comisión, pero si prefiere a alguien que no me gusta me voy, la tinta derramada en todos los diarios, los minutos desperdiciados en radio, televisión, Internet, etc. Tanto circo mediático sin sentido, obsoleto, pensando que la decisión siempre la toma una persona. Sí, don Julio. Batista comenzará su camino en la Mayor pensando en Brasil 2014 pero con la premisa indeclinable de hacer un gran papel en la Copa América que se disputará en Argentina el próximo año. Si no lo logra, los signos de preguntas crecerán sin fin.

Batista llega al sueño de su vida sostenido en dos premisas: un perfil bajo, de trabajo, un estilo dialéctico y personal totalmente disímil a su antecesor, Diego Maradona. Características que le hicieron sumar puntos en el miramiento de Grondona, quien también avaló su proceso en las selecciones juvenil, a pesar del sonante fracaso de no haber logrado clasificar al sub 20 al último mundial de la categoría. Varios dirigentes, por lo bajo, apuntan a la falta de chapa (y resultados) en su experiencia como entrenador en Primera División. Veremos su poder de voz si los rendimientos no son como los esperados.

En segundo lugar, la banca pública de Lionel Messi, pieza clave para entender algunas decisiones en el futuro del seleccionado influyó y mucho. Se busca mimar a la estrella, darle el contexto de mayor confianza para que sienta Ezeiza como Cataluña. La relación entre el Checho y el 10 del Barcelona se afianzó luego de la medalla de oro ganada en Beijing. Desde allí el futbolista le tomó particular afecto a Batista, una relación que han profundizado con el transcurrir del tiempo. Lionel, tratando de despegarse tenuemente del aura maradoniana, dio pautas de satisfacción con el nuevo cuerpo técnico. La presencia en el insignificante amistoso ante Irlanda, primer partido de la era interina de Batista, resultó una imagen de ésas que dicen más que mil palabras. Lio quiso decir, Checho, acá estoy.

Sergio Batista será el reemplazante de Maradona en la selección argentina. Desde Doble 5 le deseamos la mejor de las suertes, que trabaje las 24 horas pensando en recuperar la mística de la camiseta, de encontrar, a través del esfuerzo que brinda el trabajo, elementos conceptuales y prácticos que desarrollen un fútbol armónico, moderno, ágil e inteligente, cuyo objetivo se puede lograr teniendo en cuenta la capacidad de nuestros intérpretes, diseminados en las mejores ligas del mundo

Seguinos en Twitter -> @apertoldi

lunes, 1 de noviembre de 2010

El retiro de Dementieva

Sorpresivo. La rusa Elena Dementieva (29), novena en el ranking de la WTA y una de las mejores raquetas del circuito decidió retirarse de la práctica profesional tras haber quedado eliminada en el Masters de Doha tras perder ante la italiana Francesca Schiavone por 6-4 y 6-2. Una medida que había tomado internamente al inicio de la temporada y que tomó notoriedad pública en este torneo.

A pesar de ser una de las experimentadas de las chicas rusas que se ubican en los puestos principales del ranking, el retiro de Dementieva genera un hueco difícil de cubrir, ya que en un contexto tan cambiante de figuritas que van y vienen, la ausencia de Elena, con más de 13 temporadas en el lomo, 16 títulos, dos en esta temporada (Sydney y París), igual finales de Grand Slam (Roland Garros y Abierto de Estados Unidos), campeona olímpica en Pekín 2008 y Copa Federación con Rusia en 2005 reforzará esta sensación de vacío.

“Este torneo era muy especial para mí, porque era el último. Me cuesta mucho decir adiós. Los voy a extrañar”, dijo la rusa visiblemente emocionada consumado el encuentro ante Schiavone. Dementieva ganó 576 de los 849 partidos disputados desde que se hizo profesional en 1998. Un dato pinta su regularidad en la elite del tenis femenino: permaneció entre las veinte mejores del mundo durante casi ocho años. No cualquiera, eh. Lo más cercano al cetro fue la tercera colocación que ocupó en abril de 2009. Le faltó ser número uno y llevarse algún Grand Slam. Serán meros detalles en la totalidad de una carrera ejemplar, una de las figuras del tenis femenino que se despide en su plenitud.

Buscar en Doble 5

Colaboraciones