lunes, 31 de enero de 2011

Mariano Closs y el respeto por la palabra

La coyuntura de cualquiera en un día común lo pueden ubicar en sitios quizás inimaginados cuando arranca la rutina diaria. Mi vida, que precisamente no es un colapso de emociones fulgurantes me hizo colocarme a la espera de cierto papelerío concerniente al trabajo en un espacio donde se escuchaba, en volumen elevado, el programa en radio La Red que conduce Mariano Closs. Sentado cómodamente en una silla y mientras personas iban y venían, salían y volvían a entrar, miré el reloj: 12:15. Tema: San Lorenzo. Bien.

Surge la charla e inmediatamente de por sí se decanta cierto aire despectivo del conductor, en los términos empleados, hacia Ramón Díaz, entrenador del Ciclón. Una batalla dialéctica unilateral que tomó como punta de lanza las razones por las cuales el defensor central Jonathan Ferrari había arribado al club de Boedo. Asunto ya preguntado socarronamente en la transmisión del sábado pasado entre Boca y San Lorenzo. Aunque en el mano a mano que tuvieron ambos antes del partido, el periodista haya decidido no consultarle sobre este tema.

Closs argumentó que Ferrari no había sido titular en todo el campeonato con All Boys y que le parecía extraña la transferencia. Uno no debe dejar al libre albedrío estas palabras. El deber de comunicador será atestiguar si verdaderamente esta operación contuvo elementos no acordes a la legalidad y para ello contar con las pruebas suficientes. Así se salpica gratuitamente a protagonistas, ligándolos a procedimientos infundados. Se me viene a la memoria Caruso y el colombiano Angulo. O a su vez lo acaecido entre Ramón y Adrián Paenza.

A su vez, indagando estadísticas simples marcamos que Ferrari jugó en 12 oportunidades en el conjunto de Pepe Romero, es decir más de un 50% del campeonato. Además, a gusto personal y discutible para quién sea, considero que se desempeñó de forma correcta en la buen campaña realizada por el equipo de Floresta. La dirigencia de San Lorenzo vio en su edad (23 años) y en la compra de la mitad del pase, cercana a los 250.000 dólares, como una cifra pertinente para hacer el esfuerzo, en el caso que el futbolista mantenga su nivel en Boedo y así poder ser transferido en una cifra mayor. Claramente es una inversión, que puede salir bien o mal, como pasa en el fútbol.

Por su parte, Closs enumera una cantidad de futbolistas que guardan las mismas características que el ex All Boys (Tula, Bottinelli, Palomino, Herner, Luna, San Román). Consideración válida pero el técnico es Ramón Díaz y él sabrá las causas de su decisión. Si San Lorenzo pierde lo echarán. Sin embargo, esto no amerita descalificar la transferencia del futbolista. Sin pruebas que certifiquen la acusación no vale. El periodismo deportivo se merece grandeza en los actos y no utilizar los micrófonos como atril de acusación por cuentas pendientes no comprensibles para los oyentes. Repito, sin investigación previa. Uno no se coloca repartiendo moralina por doquier pero debemos ser criteriosos en el deber comunicativo.

El tiempo del programa pasó y San Lorenzo seguía siendo protagonista. Luego salió al aire Diego Rivero y las preguntas, de modo lógico, se vertieron sobre lo vivido el torneo pasado con Díaz, donde Closs le achacó al entrenador la poca permisividad en el manejo grupal, citando como caso paradigmático el River multicampeón de Héctor Veira, un conjunto poco apegado, según su apreciación, a las reglas rígidas.

No obstante, terminamos en el mismo sitio. Ramón Díaz mantiene, como cabeza grupo, la potestad de elegir con qué jugadores desea contar para su proyecto y desafectar a aquellos que considere que no estén aptos. Como Veira habrá hecho en su momento. 25 años después, las cosas en el fútbol cambiaron y mucho. Closs debe saber que comparar procesos históricos disímiles te hace proclive a terminar en la banquina. Closs puede opinar cómo quiera, por eso le pagan. Pero cómo creerle apreciaciones genuinas cuando acusa sin pruebas. Yo no puedo.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

sábado, 29 de enero de 2011

Guillermo: hablamos de sentimientos

De un amor profundo a una camiseta, a esos colores que uno siente como propios. En el amor, siempre encontramos una cuota de agradecimientos: por lo que fuimos, por cuándo estuvimos plenos de felicidad, por lo que somos, que básicamente es la construcción prolongada de aquél lejano al cual pertenecimos corporalmente. Guillermo retorna a Gimnasia por un acto de amor. Es genuino, pone la cara, sacá la manta que tapa el bronce conseguido en anteriores batallas para jugársela por el club que lo convirtió en quién es.

En tiempos en que la palabra agradecimiento no corre en el vocabulario del fútbol argentino, lo de Guillermo navega por otras corrientes. La del respeto, la de decir "aquí estoy". Habla de la capacidad intelectual que siempre vertió desde que surgió en Primera División. De tomar conocimiento palpable de que Gimnasia lo necesitaba. Más que nunca. Y allí está la hombría, la de no amilanarse por el contexto reinante que, siendo claros, propone una perspectiva enormemente negativa para las aspiraciones del Lobo de quedarse en la máxima categoría.

El proyecto de Cappa seduce, claro está, pero la imperiosa necesidad de puntos marcará la agenda para el próximo semestre. El retorno del ídolo moviliza todos los estratos de la institución. Basta con ver una práctica para determinar la masiva movilización popular dando la cara por el club en esta encrucijada. Guillermo, más allá de sus cualidades técnicas, y teniendo el factor edad como crucial, propone un lema reunificador, de que su presencia salve las diferencias para que todos, absolutamente todos, remen para el mismo destino. Ese aporte vale más que lo que pueda hacer en la cancha. Mucho más.


Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

jueves, 27 de enero de 2011

Adebayor al Madrid: lo que puede dar



Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

martes, 25 de enero de 2011

Sub 20: volver a la fuentes

Hay individualidades. Hay talento. La conjunción con un trabajo táctico que optimice los rendimientos de cada futbolista es la materia pendiente de este sub 20 argentino que está disputando el Sudamericano en Perú. A pesar de la buena victoria de ayer, clasificación incluida a la próxima fase, frente a Chile por 3 a 1, con una actuación destacada de Facundo Ferreyra (Banfield), quien marcó dos tantos, la materia juego es la deuda que por ahora no ha resuelto el entrenador Walter Perazzo. Desconexiones continuas entre los distintos eslabones del esquema, de variados espacios no comunicativos entre el mediocampo y la ofensiva, cuya consecuencia decanta en rechazos continuos vía aérea que imposibilitan el devenir del pase corto, una triangulación, pared, un resquicio generado que sirva para destruir las defensas contrarias.

Con Funes Mori, Hoyos, Iturbe, Battaglia existen posibilidades de jugar. O al proveer otra clase de espectáculo. Interesante ayer lo de Ferreyra, con algunas similitudes técnicas, y con perdón a la comparación, a Gonzalo Higuaín (Fernando Pacini dixit) y el núcleo defensivo firme, el puntal más alto de Argentina. A pesar del cambio de apellidos se nota una rigurosidad táctica para defender el arco propio que merece ser considerada. Sitúo a Nervo (Arsenal), Pezzella (River) y Galeano (Independiente), el más experimentado, como piezas claves. Un equipo que se piensa desde atrás hacia delante. A esto le agregamos la actuación del arquero Andrada (Lanús), quien salvo la débil respuesta en el gol de Venezuela la fecha anterior, cumplió sobriamente la responsabilidad demandada.

Como decíamos, en la tabla del debe encontraremos la construcción de juego. Hoyos (Estudiantes) juega a otra cosa, posee condiciones de sobra pero sufre las intermitencias o lagunas para hablar en criollo propias de su edad. Iturbe (Quilmes) es explosión, habilidad, desparpajo pero, a través de su problema contractual con Cerro Porteño, que le imposibilita jugar partidos en Primera División no tiene el rodaje suficiente para mancarse noventa minutos enteros. Grata sorpresa Rodrigo Battaglia (Huracán), ya con minutos en el conjunto de Brindisi, un volante mixto combativo en la mitad de la cancha pero que incursiona de forma fehaciente desde el costado derecha. Juega de primera y provoca claridad en el mediocampo argentino.

El dilema de Perazzo será cómo reagrupar a una buena camada de futbolistas y obtener rendimientos convincentes que traerán éxitos en este Sudamericano. Hasta ahora mucho pum para arriba y cierta fortuna en algunas circunstancias. Hay que admitirlo. Argentina, por historia en juveniles, merece otro tipo de actuaciones. Hilvanar una identidad de juego que rescate la época de oro vivida en la gestión Pekerman: juego limpio, sacrificio, respeto por la pelota en el piso y eficacia delante del arco. Como siempre, materia prima hay. En Perú se juega mucho: clasificación al Mundial de la categoría y los Juegos Olímpicos. Debemos estar acorde a lo que representa esta camiseta.

Seguinos en Facebook / en Twitter: @apertoldi

domingo, 23 de enero de 2011

Boca, los nuevos aires del verano

La victoria de Boca sobre River en Mar del Plata por 2 a 0, más allá de la insignificancia que posee por sí misma, tratándose de un mero amistoso, refleja algunos elementos pertinentes para destacar en este nuevo proceso comandado por Julio César Falcioni. Reitero, los porotos se juegan desde el 13 de febrero, aunque el buen funcionamiento colectivo demostrado por Boca en la noche del sábado ilusiona a sus hinchas de cara al Clausura.

Sólido Javier García, con confianza porque sabe que será el arquero titular en el próximo campeonato, más allá de los rumores que surgieron a principio de enero con el posible retorno de España de Oscar Ustari, acompañado por una línea de 4 con la reaparición del José María Calvo por la derecha, la dupla central entre Caruzzo e Insaurralde, de rendimiento impecable, en el área propia y contraria y por la izquierda Clemente, con sus clásicas escapadas fructíferas. El gol de Palermo habla un poco de eso. Una fórmula inoxidable.

El choque ante River trajo la incorporación en el medio de Leandro Somoza y Diego Rivero, quienes para Falcioni son inamovibles en el esquema que tiene en la cabeza. El ex San Lorenzo, corrido un poco más a la izquierda ayudó como rueda de auxilio a Somoza pero también incursionó con Colazo por ese andarivel. El ex Vélez, por su parte, se erigió como patrón del medio, ordenando casi sistemáticamente a los volantes. JCF lo pidió por eso. Más allá de sus habilidades técnicas, la capacidad de liderazgo demostrada por Somoza, con capacidad de pegar cuatro gritos y ordenar lo desordenado, es un atributo que el flamante entrenador de Boca aprecia de sus dirigidos.

Pabo Mouche es un tema de diván. En algún congreso de Psicología se debería analizar este caso. Quizás, todo se deba en el concepto de confianza. De aquél irreverente que surgió en Primera a lo visto en 2010, un futbolista ensimismado consigo mismo, no encontrando respuestas a dificultades básicas que se presentaban en el campo de juego. La asunción de Falcioni parece asegurarle, en la suposición de que Darío Cvitanich no arribe a la institución, un lugar fijo en el 11 siendo el ladero de Martín Palermo. Ayer esta dupla amortizó las expectativas que había generado. Palermo, colosal como siempre, y Mouche demostrando actitud, ganas más el caudal técnico que es natural en él.

El verano le trajo aires nuevos a Boca. Falcioni pretende imprimirle la rigurosidad, sacrificio, orden, despliegue físico y la eficacia en el arco contrario que tan bien empleó en Banfield. Una fórmula conocida. Resta poco tiempo para el inicio del campeonato y las expectativas van en aumento.

Seguinos en Facebook / en Twitter: @apertoldi

viernes, 21 de enero de 2011

Te pido un taxi (Mercedes Halfon - Fernanda Nicolini)

Ardua tarea conocer al universo femenino. Sí, lector masculino, ya sabés algo, al menos, de lo que hablaremos en las próximas líneas. Tan sabia como siempre, la literatura nos otorga otra dimensión para la comprensión de las mismas. Te pido un taxi es la primera novela escrita por las periodistas Mercedes Halfon y Fernanda Nicolini, ambas con trayectoria también en la blogósfera con Autobombo, un espacio que les recomiendo seguir. Una de esas joyitas que andan circulando por la Red.

La obra, que narra las peripecias de Julia y Bárbara, amigas pero con rasgos visiblemente disímiles (¿o no tanto?), ahonda las complejidades femeninas desde distintas vertientes, ya sea en el plano del trabajo, familiar y por supuesto en el amor. Con un lenguaje simple pero con variables detallistas que nos deleita para aquellos que amamos tanto las crónicas, donde se profundiza el grado de observación de la realidad, Te pido un taxi cumple, de sobra, los objetivos propuestos.

Julia, diseñadora de ropa y Bárbara, productora de televisión, trocan relatos en los distintos capítulos del libro, una manera inteligente de reflejar lo que ve cada una de la otra persona y su propio universo. Con el hilo conductor de la desdicha amorosa, las historias de estas dos chicas, cargadas con dosis concretas de ironismo sobre el devenir de la vida en pareja, los conflictos laborales, las presiones recibidas por el propio núcleo familiar, se purifican como un relato de amistad. En el fondo es éso. Lo sustancial de encontrar, en los tiempos más crudos, una persona que quizás ni nos entienda lo que vivimos en carne propia pero la cual tiene la capacidad de acompañarnos. No es poco.

Desde el plano personal al tener el libro en mis manos pasaron varias sensaciones: pensé que era una novela típica de verano, olvidable apenas se haya terminado su última frase; para peor pensé que era una novela típica de verano más feminista, donde uno en su papel de hombre quedaría totalmente descolocado y hasta herido en su orgullo porque se meten con el gremio propio. Falsas predicciones. Halfon y Nicolini proponen otra forma de contar una historia, sin recetas mágicas, pero laburando cada concepto vertido, poniéndose el overol, como debe ser si hablamos de buena literatura. Se nota mucho culo sentado frente al monitor para pulir cada una de las palabritas que forman parte de la vida de Julia y Bárbara, dos personajes queribles a pesar de sus enormes contradicciones, enroques emocionales que surgen con el correr de las hojas, del llanto a la risa, el desencanto y vuelta a empezar.

Quizás tienen, en cierta parte, rasgos de cada uno de nosotros, por más que los intentemos tapar. La enseñanza que habrá que tomar por parte de ellas, como un sabio consejo, es la idea de arriesgarse por lo que a uno le parece justo, hasta necesario, indistintamente de lo que observen los otros. De dejar que la vida nos sorprenda y vivir segundo a segundo sin pensar tanto en los mandatos culturales del resto y también nuestro, claro está.

Te pido un taxi, una frase paradigmática y decodificadora, que como dice en la contratapa "es la síntesis de que una situación, escena o momento ya no da para más. La fiesta, cualquiera que sea, se terminó. Una noche de borrachera con una amiga, una cita a ciegas planeada por el enemigo, una conversación con tu madre que te hace involucionar quince años. Vayamos más lejos: una relación en la que dos personas ya no se reconocen, o peor, se desconocen. Te pido un taxi es la frase que obliga la retirada".

Sí, lo recomendamos.

Seguinos en Facebook / en Twitter: @apertoldi

miércoles, 19 de enero de 2011

La novela del verano

Por Nicolás Panigutti

El denominado Mundo Boca se sabe que suele absorber la mayor cantidad de noticias en cada mercado de pases. Se genera una gran ensalada de nombres que no sirve tanto para acercar jugadores sino más bien para valorizar jugadores. Automáticamente el jugador vinculado con Boca sube su cotización en un porcentaje importante, y esto siempre es bueno para el avispado representante. Este receso de verano no fue la excepción y, junto a la de Leandro Somoza, la novela de Walter Erviti se llevó todos los flashes.

Desde que Julio Falcioni fue confirmado como el nuevo DT xeneize las especulaciones sobre la posible llegada del habilidoso volante fueron moneda corriente en La Boca. En un principio se pensaba que la negociación iba a ser más fácil, pero Carlos Portell (Presidente de Banfield) dejó bien en claro su postura: Erviti se queda en Banfield. Es entendible, ya que el jugador había firmado hace muy poquito tiempo un contrato que lo ligaba a la institución sureña por varios años más y por una suma considerable. Sin embargo, la negociación siguió en pie, tambaleando pero en pie, y las partes cada vez empezaron a friccionar más. Falcioni empezó a presionar por el lado del jugador, quien a su vez empezó a presionar a su Presidente, y el Presidente empezó a repartir dardos para cualquier lado. A todo esto, hubo un nuevo interesado en la novela que fue San Lorenzo de Almagro, el cual ofertó una determinada suma que a Banfield no conformó, y de yapa, recibió algún mensaje no agradable de Erviti, al cual la información (según sus palabras) empezó serle dosificada. Para coronar esta situación, en las últimas horas algunos medios periodísticos hicieron correr el rumor de que Vélez Sarsfield (flamante subcampeón del último torneo argentino) estaría interesado en el ex Monterrey, enrareciendo un clima que ya venía bastante turbio.

La realidad hoy por hoy es que nada queda claro. No se sabe si Erviti y sus declaraciones de que “la relación con Portell está rota” son verdaderamente sinceras o bien un intento desesperado para poder lograr su salida al club de la Ribera. Es conocido el deseo del jugador de ser dirigido por Falcioni (a comienzo del mercado de pases conversó con el diario Olé y comentó que “con Falcioni voy a la guerra”) y no sería raro una maniobra de este estilo. Como bien dijo Portell, Falcioni ya lo había hecho dirigiendo a Banfield (¿el Presidente no sabía nada o colaboraba?). Tampoco se sabe que haría el Presidente de Banfield ante una oferta que colmase sus expectativas (¿seguirá mostrándose inflexible y arriesgándose a tener un jugador que no quiere estar en el club?). ¿El final? Incierto.

Una cosa está clara: la situación es insostenible para todos los implicados y debería definirse cuanto antes. Es poco serio que ya entrados en la pretemporada de ambos clubes no se haya definido la situación, generando incertidumbre no solo para el jugador sino para el flamante nuevo DT de Banfield (Sebastián Méndez) y para el resto de los compañeros de Erviti, que en el día de ayer protagonizaron un vergonzoso incidente violento con el plantel de Estudiantes de Buenos Aires en un amistoso.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

sábado, 8 de enero de 2011

Vacaciones en Doble Cinco

Respiramos profundamente, exhalamos y volvemos a reiniciar el ejercicio. No es clase de yoga. Solamente un pequeño parate. Doble Cinco por algunos días estará de vacaciones. Sí, un ratito de enero y otro de febrero para descansar al menos unos momentos de la rutina loca loca que nos imprime Buenos Aires, que de buenos y aires tiene poco y nada. Las sierras serán el destino a indagar, conocer y empaparse un poco de esa belleza incomensurable, un sitio único con el propósito de recargar energías y encarar un año con las mejores expectativas. Chicos/as dejen las carilinas, en un tiempito estoy de vuelta. No me extrañen.

viernes, 7 de enero de 2011

Rajon Rondo para todos



Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

jueves, 6 de enero de 2011

Ariel Ortega: el camino del errante

Debería ser una ley con orden estricto de cumplimiento: los grandes futbolistas no se pueden ir así. El final de la carrera de Ariel Ortega duele. Lo pienso como veinteañero que desde chico observó el paulatino crecimiento de ese morochito de Ledesma que hacía bailar a las defensas todos los fines de semana. Ésas medias bajas que se despatarraban en el área, que cada vez que jugábamos contra él ya me sacaba el sueño el sábado anterior (ay Manusovich!), que mantenía esa cuota de picardía argentina ya extinta en estos tiempos. Ortega, por lo que nos dio dentro de la cancha, es merecedor de otra conclusión futbolística. Sí, ya sé, es un tipo grande y determina los pasos de su vida a su antojo. Pero duele igual, porque detrás de todo y de todos hay un ser pidiendo ayuda en silencio.

La cuerda de la relación profesional con River se mantenía al límite del quiebre desde hace mucho tiempo. Hoy Juan José López, al igual que hace unos años Diego Simeone, le dijo que las puertas para él estaban cerradas. El sentimiento, el amor recíproco que Ortega tiene con los hinchas de River tendrá ribetes de eternidad. Quién lo duda. Las interminables ausencias a los entrenamientos no podían ser gratis. En un grupo humano, en este caso plantel profesional de fútbol, deben existir reglas claras para la normal convivencia. JJ López fundamente su decisión sobre argumentos concretos, no toma una determinación de semejante rebote mediático dentro y fuera del vestuario así porque sí.

Además, claro está, en la cancha Ariel ya no rinde como antes. En épocas álgidas en Núñez, finalmente los que pusieron la carita fueron los Lamela, Pereyra, Maidana, Funes Mori, Acevedo, etc. Del Burro poco y nada. Como si sólo se mantendría esa estela de ex estrella, como si estuviésemos en la presencia de un ex jugador. Quizás, y con la tristeza que amerita decir estas palabras, ya lo sea. Lo hemos dicho anteriormente: Ariel está sobrellevando una adicción y en el cual su marco afectivo debe manejarse con responsabilidad porque estamos hablando de la vida de una persona, más allá de cualquier actividad que realice. River, más allá de esta cuestión coyuntural, no debe ni puede dejar solo al último gran ídolo de la hinchada. Sería faltarle el respeto a la historia, quizás el peor pecado.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

miércoles, 5 de enero de 2011

En memoria a Gustavo Kupinski*

Harto del viejo borracho angelito camina por la calle
angel caído va, angel caído y sin talle
una revancha quizá a lo que no pudo ser
bronca que raja al espalda
se está haciendo tarde y parece que va a llover.
harto del viejo borracho angelito camina por la calle
un poco por caminar y mucho por olvidarse
angel caído va a lo que no pudo ser
tirando de una esperanza se está haciendo tarde
y parece que va a llover.
voy a caminar, voy a descender el subte tomar, y después veré
hacia aquel lugar, no quiero volver puedo conversar con una pared...
subido al límite del viejo edificio
angelito sonríe y se excita de pensar en caer
caer caer, borde del atardecer
todo por un precipicio, se está haciendo tarde y parece que va a llover.
voy a caminar, voy a descender el subte tomar, y después veré
hacia aquel lugar, no quiero volver puedo conversar con una pared...

*La familia piojosa te va (vamos) a extrañar.

lunes, 3 de enero de 2011

Ramón y su Falcon remodelado

“De esta crisis se sale con trabajo y con Xavi, Iniesta y Drogba”. La revista Barcelona, fiel a su humor cargado de ironía, expresaba en tono de sorna una frase de Ramón Díaz. El riojano, cultor de equipos plagados de estrellas, encontró al San Lorenzo versión 2010 elementos disímiles a los que había hallado en su anterior paso por Boedo. Sí, es cierto, en 2007 el Ciclón no era una panacea, ni mucho menos. Ramón metió mano, echó el ojo correcto a las incorporaciones, una de sus grandes virtudes, y la gloria golpeó la puerta. Seguro, sin temor a equivocarme, en ese Clausura nos topamos con la ópera cumbre del Pelado. Allí despejó cualquier duda para aquellos que observaban de manera sórdida los títulos obtenido en River.

El año pasado
la ecuación dio negativa. Refuerzos baratos con dudosa capacidad (Herner, López Méndez, San Román, Balsas), poco dinero en las arcas del club y lógicamente de la Ferrari de Lavezzi, Ledesma, Gastón Fernández y cía, pasamos al Falcon familiar. Un inicio auspicioso, con victorias incluidas a Racing y Boca como visitante, donde sacó más puntos de lo que debió y una caída estrepitosa de mitad de campeonato hacia delante, con escándalo de póker en el medio. Resultado: Rivero y Balsas afuera. El clima enrarecido. Apenas 24 puntos y la cara de Ramón lo expresaba todo. No está acostumbrado a ese tipo de actuaciones en sus equipos.

Por eso, esperó las elecciones a fin de año para determinar su continuidad o no en Boedo. Ganó el empresario Carlos Abdo, con quien se reunió inmediatamente y, a partir de ciertas promesas sobre la llegada de futbolistas de calibre, dio el beneplácito para quedarse al menos hasta junio. Y los refuerzos llegaron: primero el peruano
Giancarlo Carmona, de Universitario (Perú), premiado como el jugador revelación del certamen de aquél país, un potente lateral/mediocampista por derecha similar, a partir de ciertas coincidencias físicas, con el uruguayo Pablo Pintos, de reciente pasado con la azulgrana. Con la partida de Rivero había que tapar un hueco en ese sector de la cancha.

Luego
Jonathan Ferrari, surgido desde el sorprendente All Boys, un defensor central, que suele hacer las veces de marcador de punta derecho, una polifuncionalidad que puede servirle en varios esquemas al entrenador. Por eso lo pidió. Una línea de tres con Ferrari, Tula y Bottinelli podría, a gusto de quien escribe estas líneas, funcionar aceitadamente. A su vez requería un nueve, una referencia de área, un especialista del que careció en el pasado Apertura. Un tipo que culminara las situaciones frente al arco contrario. Luego del frustrado intento con Sebastián Balsas, el nombre de Pablo Velázquez siempre sonó en San Lorenzo. Finalmente y, tras un viaje de Abdo a tierra guaraní, se llegó a un acuerdo con el presidente de Libertad y el paraguayo tendrá su aventura en Argentina. Buenas referencias, en especial durante su paso por Rubio Ñu, una contextura interesante (1.92 metros) y una edad (23) que pueden convertirlo, si funciona, en una carta concreta y sonante de venta a Europa.

El póker de refuerzos se completa con
Juan Manuel Salgueiro. Este refuerzo todavía se mantiene en stand by aunque existen muchas oportunidades para que el ex Liga desembarque en Boedo. Al no tenerlo en cuenta Alejandro Sabella en Estudiantes, el uruguayo, de buen andar en Ecuador, le podría dar otra alternativa en la ofensiva a Ramón. Sí, también está la oferta millonaria a Walter Erviti, amado por los hinchas, y de no darse esta negociación, salió el nombre de Néstor Ortigoza, por quien ya se juntaron dirigentes de San Lorenzo y Argentinos. Bordagaray, prescindible para el riojano, aparece como una moneda de cambio más varios billetes. Además se necesita mediar el problema severo, por falta de pago, con Jonathan Bottinelli y su anterior club, Sampdoria.

Con un pasivo de 96 millones de pesos no se entiende de dónde sale el dinero. Esos misterios sin respuesta que el fútbol argentino nos brinda día a día. A Ramón mucho no le debe importar. No serán Xavi, Iniesta ni Drogba pero al Falcon lo están equipando de mejor modo. Mejor motor, gomas más resistentes, más veloz, aerodinámico. Más como le gusta a él.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

sábado, 1 de enero de 2011

Fútbol 5 (Nasri - Ozil - Krasic - Coentrao - Kagawa)



















Samir Nasri (Arsenal)
Mesut Ozil (Real Madrid)
Milos Krasic (Juventus)
Fabio Coentrao (Benfica)
Shinji Kagawa (Borussia Dortmund)

Buscar en Doble 5

Colaboraciones