domingo, 31 de julio de 2011

Sun Yang, nuevo record mundial en los 1.500 metros

viernes, 29 de julio de 2011

Sabella y un desafío sinuoso

Todos los caminos desembocan en Alejandro Sabella. "El" hombre seleccionado por Carlos Bilardo, con función polifuncional en los pasillos de AFA, para dirigir los destinos de Argentina de cara a Brasil 2014. El nombre de Carlos Bianchi, elegido por la mayoría, demostrado en encuestas y un sentir popular que se palpa en la calle, chocó contra la intrasigencia de Julio Grondona, enemistado por razones que uno no conoce en plenitud con el entrenador multicampeón en Vélez y Boca. Pasan los años y el resultado da igual: Bianchi, mientras esté Grondona, es palabra prohibida en Viamonte. El único perjudicado: la selección. Bien, volvamos a Sabella. Recorremos su carrera, observamos su trabajo al lado de Daniel Passarella, tanto en River, la selección argentina, uruguaya, Parma (pocos partidos) y Monterrey.

El proseguir de su carrera individual, desligado del Kaiser, ya es contemporáneo. Estudiantes campeón de América en 2009 y el Torneo Apertura 2010. Un equipo que, con distintas modificaciones de apellidos, mantuvo un lineamiento táctico coherente, de trabajo eficaz en pelotas detenidas, sólidez defensiva y verticalidad como motor de búsqueda de espacios libres en el rival. Además, se destaca la prestancia de Sabella para la conformación de grupos dentro del vestuario, sin contar con un alto perfil mediático ni mucho menos. En Estudiantes, salvo el affaire Calderón, el cual nunca quedó claro y salpicó tanto a Verón como a él, todos han hablado loas del manejo de Pachorra como líder. Su nueva función, compleja en un vestuario que ya supo comerse a varios técnicos, deberá reiniciar un proceso de búsqueda de valores y sostenerlos en el mediano plazo. Abrir el mapa, definir a qué se quiere jugar y luego indagar sobre qué intérpretes encajarán de modo óptimo en la idea preestablecida. No al revés de como se vino ejecutando. Primero, el molde. Luego, futbolistas aptos en el mismo.

Grondona, Bilardo, Humbertito Grondona, la Comisión de Selecciones, muchas manos en un solo plato. Sabella sabe en que lugar se mete, los pro y contras de ponerse el buzo argentino. Tendrá que ceder en varios aspectos, esperemos por su bien y por el del combinado nacional, que no pierda sus principios, que mire con retrospectiva las fallas severas que han ocurrido en estos últimos 5 años, un lustro infame en la vida de la selección, para dar un giro brusco que, hoy más que nunca, se requiere, se pide a gritos.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

martes, 26 de julio de 2011

Grondona, el anticipo por el poder

Anotemos. 25 de julio, fecha en que el fútbol argentino decidió la implementación del nuevo torneo de Primera División, incorporando un sector mayoritario de la B Nacional para cumplimentar el pedido de una mayor federalización, una problemática que pertenecía al apéndice teórico de Daniel Vila, el rival de Julio Grondona en las próximas elecciones de autoridades que designarán al propietario del sillón de Viamonte, con el mismo dueño desde 1979, nunca olvidemos. Las propagandas de #chaugrondona, vía Twitter y difundidas por el canal América, donde Vila, Manzano y De Narváez son propietarios, llegaron a la vista y oído de todo pasa, desde ahí empezó el operativo 40. La conservación del poder como eje político principal, a cómo de lugar. Mantener la iniciativa política como religión.

Bien lo ha dicho Juan Pablo Varsky, Don Julio le vende hielo a los esquimales. Es un animal político que entiende la coyuntura imperante de un modo excepcional, liberando cualquier atadura ideológica, la preeminencia del poder, el sentirse que maneja todo, lo obnubila. Así podemos entender su proceder. Esta tirada de tablero, con el aval del Gobierno nacional, que finalmente es el que pondrá la plata, tiene como objetivo neutralizar a Vila, un personaje con singular prontuario. Aclaramos, acá nadie mea agua bendita. Disculpen el exabrupto pero no podría señalar este paralelismo con tanta precisión. Pensemos la jugada, la salida de Sergio Batista como entrenador de la Selección Nacional aparecerá en segundo plano en la faz mediática. Las falencias de la AFA sobre este tema quedarán impunes, los responsables, absueltos y la gilada hablando de que River asciende sin jugar, que esto, que lo otro. Circo, puro circo. Desde la órbita política, una jugada brillante. Dignidad a los dirigentes de Racing, Vélez, NOB y All Boys que se abstuvieron de votar este mamarracho hecho proyecto. A los otros, apretados por el bolsillo, amén de incapacidades en la gestión, de gastar más de lo que se puede, asienten con la cabeza. Llegó la nueva solución. No será la última, se los aseguro.

Queridos lectores, voy a hacer una promesa en las próximas líneas: no hablaré de proyectos serio por al menos dos años, citando al tristemente célebre Luis Barrionuevo. No tiene sentido. Me siento un verdadero tarado, utópico, al que se le cagan de risa en la cara. A los estudiantes de ciencia política, a los que profundizan en las nociones del hombre y el poder, a los que leen Hegel, Foucault, Sartre y Maquiavelo miren a Julio Grondona, práctica pura en sus narices. Siempre él. El fútbol argentino mira desangelado, una estocada más a su corazón. No será la última, se los aseguro.

domingo, 24 de julio de 2011

Copa América: celeste, nomás.

Los hechos suceden y hay que comprenderlos como la acumulación de acciones que decantan en un espacio y contexto determinado. Uruguay es campeón de la Copa América por mérito propio, donde sucedió la conjunción de un cuerpo técnico eficiente, con espaldas anchas, y un grupo de personas, no ya futbolistas, que comprendió en plenitud lo que representa vestir la camiseta de tu país. Sí, hay momentos personales fantásticos. Luis Suárez es el estereotipo del delantero moderno. Va por afuera, por dentro, olfatea el gol como nadie, se genera sus propios espacios y en los tiempos libres da asistencias. En Liverpool se frotan las manos. Lo del Ajax, liga menor, hay que decirlo, no podía ser un espejismo. Diego Forlán, luego del Zairagate, es el emblema de todo lo bueno que le pasó a Uruguay desde Sudáfrica 2010. Sin un presente alentador en Atlético Madrid, cuando se pone la Celeste se transforma, es otro, es el conducto. Si Forlán anda, Uruguay se levanta y camina como cual Lázaro en pasaje bíblico. A Edinson Cavani, el goleador del Nápoli, lo traicionó una molestia física y se perdió parte importante, una lástima, le hubiese dado mayor relieve técnico a este equipo. Suárez, Cavani y Forlán. Tres como ellos no hay.

Lo dijimos, hay un contexto determinado con tres futbolistas sobresalientes. Hay un equipo de hombres también. Admito mi falta de apego a un jugador como Diego Pérez. Es el motor. Pero pega y mucho. A veces con mala intención. Una lástima. Lo de Egidio Arévalo Ríos, nombre uruguayo por donde lo mires, es otra cosa. Vital en la final, se lo deglutió en un ratito a Ortigoza y robó espacios, pelota, todo, lo que pasara por delante de la línea defensiva. Sin marketing pero con un alma gigante, más que el Monumental. Los dos Álvaros, Pereira y González entienden a la perfección lo que indica Tabarez: orden, orden y más orden. Soldados de la causa. Al igual que la defensa. Maxi Pereira, de enorme campeonato y no tan valorado, la dupla Lugano y Coates (padre e hijo hablando futbolísticamente, la garra charrúa personificada en dos personas) y Martín Cáceres, similar a Forlán, la rompe en la selección y en los clubes donde estuvo jamás pudo asentarse. El arquero, Muslera sigue esta línea. De dudosa capacidad, basándonos en sus temporadas en Lazio, en Uruguay es amo y señor del arco.

Los dirigentes uruguayos, alguna vez, deberá dar el salto de grandeza y reposicionar a su propio fútbol en la vanguardia en América como una vez tuvo. No pensemos que la final de Peñarol marca una nueva época. El fútbol en Uruguay se desangra por las partidas de jóvenes valores a otros sitios. Si se desea que este proceso en la Mayor continúe de forma fructífera, habrá que arremangarse la camisa y potenciar al fútbol de cada fin de semana, otorgar infraestructura adecuada a las selecciones menores. Los resultados están. Miremos al Sub 17 y 20. Hay excelentes indicios pero se exige una planificación adecuada pensando en las próximas generaciones.

Uruguay campeón. Un pueblo celeste que estará festejando aquí, en Núñez, en Montevideo, en todo el país, orgullosa de un equipo que los representa, que los hace felices. El cuarto puesto en Sudáfrica no fue sorpresa. Hoy, un Monumental teñido de un solo color, como el cielo, dio sobradas muestras que en esos once, hay algo, ese algo que este post intentó explicar.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

jueves, 21 de julio de 2011

El caso de los viejitos voladores (Adolfo Bioy Casares)

Un diputado, que en estos años viajó con frecuencia al extranjero, pidió a la cámara que nombrara una comisión investigadora.
El legislador había advertido, primero sin alegría, por último con alarma, que en aviones de diversas líneas cruzaba el espacio en todas direcciones, de modo casi continuo, un puñado de hombres muy viejos, poco menos que moribundos. A uno de ellos, que vio en un vuelo de mayo, de nuevo lo encontró en uno de junio. Según el diputado, lo reconoció "porque el destino lo quiso". En efecto, al anciano se lo veía tan desmejorado que parecía otro, más pálido, más débil, más decrépito. Esta circunstancia llevó al diputado a entrever una hipótesis que daba respuesta a sus preguntas.
Detrás de tan misterioso tráfico aéreo, ¿no habría una organización para el robo y la venta de órganos de viejos? Parece increíble, pero también es increíble que exista para el robo y la venta de órganos de jóvenes. ¿Los órganos de los jóvenes resultan más actrativos, más convenientes? De acuerdo: pero las dificultades para conseguirlos han de ser mayores. En el caso de los viejos podrá contarse, en alguna medida, con la complicidad de la familia.
En efecto, hoy todo viejo plantea dos alternativas: la molestia o el geriátrico. Una invitación al viaje procura, por regla general, la aceptación inmediata, sin averiguaciones previas. A caballo regalado no se le mira la boca.
La comisión bicameral, para peor, resultó demasiado numerosa para actuar con la agilidad y eficacia sugeridas. El diputado, que no daba el brazo a torcer, consiguió que la comisión delegara su cometido a un investigador profesional. Fue así como El caso de los viejos voladores llegó a esta oficina.
Lo primero que hice fue preguntar al diputado en aviones de qué líneas viajó en mayo y en junio.
"En Aerolíneas y en Líneas Aéreas Portuguesas" me contestó. Me presenté en ambas compañías, requerí las listas de pasajeros y no tardé en identificar al viejo en cuestión. Tenía que ser una de las dos personas que figuraban en ambas listas; la otra era el diputado.
Proseguí las investigaciones, con resultados poco estimulantes al principio (la contestación variaba entre "Ni idea" y "El hombre me suena"), pero finalmente un adolescente me dijo "Es una de las glorias de nuestra literatura". No sé cómo uno se mete de investigador: es tan raro todo. Bastó que yo recibiera la respuesta del menor, para que todos los interrogados, como si se hubieran parado en San Benito, me contestaran: "¿Todavía no lo sabe? Es una de las glorias de nuestra literatura".
Fui a la Sociedad de Escritores donde un socio joven, confirmó en lo esencial la información. En realidad me preguntó: –¿Usted es arqueólogo?
–No, ¿Por qué?
–¿No me diga que es escritor?
–Tampoco.
–Entonces no lo entiendo. Para el común de los mortales, el señor del que me habla tiene un interés puramente arqueológico. Para los escritores, él y algunos otros como él, son algo muy real y, sobre todo, muy molesto.
–Me parece que usted no le tiene simpatía.
–¿Cómo tener simpatía por un obstáculo? El señor en cuestión no es más que un obstáculo. Un obstáculo insalvable para todo escritor joven. Si llevamos un cuento, un poema, un ensayo a cualquier periódico, nos postergan indefinidamente, porque todos los espacios están ocupados por colaboraciones de ese individuo o de individuos como él. A ningún joven le dan premios o le hacen reportajes, porque todos los premios y todos los reportajes son para el señor o similares.
Resolví visitar al viejo. No fue fácil.En su casa, invariablemente, me decían que no estaba. Un día me preguntaron para qué deseaba hablar con él. "Quisiera preguntarle algo", contesté. "Acabáramos", dijeron y me comunicaron con el viejo. Este repitió la pregunta de si yo era periodista. Le dije que no. "¿Está seguro? preguntó.
"Segurísimo" dije. Me citó ese mismo día en su casa.
–Quisiera preguntarle, si usted me lo permite, ¿por qué viaja tanto?
–¿Usted es médico? –me preguntó–. Sí, viajo demasiado y sé que me hace mal, doctor.
–¿ Por qué viaja? ¿Por qué le han prometido operaciones que le devolverán la salud?
–¿De qué operaciones me está hablando?
–Operaciones quirúrgicas.
–¿Cómo se le ocurre? Viajaría para salvarme de que me las hicieran.
–Entonces, ¿por qué viaja?
–Porque me dan premios.
–Ya un escritor joven me dijo que usted acapara todos los premios.
–Si. Una prueba de la falta de originalidad de la gente. Uno le da un premio y todos sienten que ellos también tienen que darle un premio.
–¿No piensa que es una injusticia con los jóvenes?
–Si los premios se los dieran a los que escriben bien, sería una injusticia premiar a los jóvenes, porque no saben escribir. Pero no me premian porque escriba bien, sino porque otros me premiaron.
–La situación debe de ser muy dolorosa para los jóvenes.
–Dolorosa ¿Por qué? Cuando nos premian, pasamos unos días sonseando vanidosamente. Nos cansamos. Por un tiempo considerable no escribimos. Si los jóvenes tuvieran un poco de sentido de la oportunidad, llevarían en nuestra ausencia sus colaboraciones a los periódicos y por malas que sean tendrían siquiera una remota posibilidad de que se las aceptaran.
Eso no es todo. Con estos premios el trabajo se nos atrasa y no llevamos en fecha el libro al editor. Otro claro que el joven despabilado puede aprovechar para colocar su mamotreto. Y todavía guardo en la manga otro regalo para los jóvenes, pero mejor no hablar, para que la impaciencia no los carcoma.
–A mí puede decirme cualquier cosa.
–Bueno, se lo digo: ya me dieron cinco o seis premios. Si continúan con este ritmo ¿usted cree que voy a sobrevivir? Desde ya le participo que no. ¿Usted sabe cómo le sacan la frisa al premiado? Creo que no me quedan fuerzas para aguantar otro premio.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

lunes, 18 de julio de 2011

Copa América: todos en la misma

Los preconceptos caen, la anuencia de que con figuras sólo alcanza ya no corre más en estos tiempos, tan modernos, tan equitativos. ¿Quién podría soñar semifinales de Copa América sin Argentina y Brasil? Pasó, pasó. Los miedos aflojaron, el peso de la camiseta ya no es el de antes y hoy todos se animan. Se emparejó el nivel, muchachos, no sabemos si la vara se elevó o la mediocridad imperante de los dos gigantes, no en calidad de intérpretes sino en funcionalidad como conjunto posibilitaron esta realidad.
Fijemos la mirada en Venezuela, en la estructura planeada por Farías. Fiereza al modo de defender, un arquero con un gran certamen y dudosas condiciones, hay que decirlo, y todos absolutamente todos metiendo y metiendo. Desde la faz ofensiva, escalonada. Un modo de repensar al deporte en este país, que se empezó desde la llegada del Pato Pastoriza, Richard Páez y así en continuación. Hoy se corre, se corre y se corre. Los espectáculos son paupérrimos y el término fortuna empieza a tejer fuerte. Paraguay y Venezuela han tenido suerte. Pero sería una falla totalizar a esta causa como un todo.

Brasil ha sufrido el karma Argentina. Estrellas, muy buenos futbolistas con una renovación marcada, iniciada por Dunga y ahora en las manos de Menezes. Noto diferencias a comparación nuestra. La Confederación brasileña confía en el trabajo de Mano, hubo desinteligencias, errores, pero se vislumbra un camino provechoso con una camada Sub 20 de valores a tener en cuenta. Las exigencias para el Scratch son altísimas, pero se nota un consenso del cómo acceder en forma plena al próximo certamen mundialista. Una política seria.

Chile se quedó a mitad de camino. El gen Bielsa está, Borghi no modificó la ecuación y la intención se mantiene perenne. Alexis como figura indiscutible, a otro ritmo, una verticalidad admirable que si, todo se da, la volcará en un equipo llamado Barcelona, llamado a ser "su" lugar. Hay inconvenientes en el medio y la ausencia de un caudillo defensivo estilo Lugano. Que ordenes y dé paz en los momentos turbulentos. No mereció perder ante Venezuela. Falló Bravo y listo. A veces, el fútbol es así.

Las Eliminatorias a Brasil 2014 pintan interesantes por dónde se las mire. Ya no hay lugar para sorpresas. El nivel, incluido Argentina, sin los de Menezes, claro está, será equitativo, nadie tiene los boletos garantizados de antemano. Nadie. Estamos todos en el mismo nivel del mar (perdón Bolivia), lo que convierte al futuro, desde una mirada argentina, como una posibilidad concreta de fortalecer políticas constructivas sabiendo que la facilidad del antes ya no corre. Ser precavido a lo que se viene, ni más ni menos.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

domingo, 17 de julio de 2011

Copa América: basta para uno

Escribo desde el dolor, el mejor lugar para escribir. En la desilusión, la mirada baja, la angustia, la respiración entrecortada. En ver repetida la misma historia, pasan los años, la misma historia. El preguntar ¿Por qué siempre a nosotros? ¿En qué fallamos? La ilusión resquebrajada, una bronca que no se puede explicar, el cómo desperdiciamos al mejor futbolista del mundo. Cuartos de final y afuera, justo en casa, con nuestra gente que ama al himno, que lo grita, que lo siente, que se aferra a la bandera en un deporte que lo es todo para ellos. Que ama, simplemente, a Argentina.

No miremos más para un costado: el responsable de este fracaso grande, tan grande como un hotel cinco estrellas tiene nombre y apellido: Julio Humberto Grondona, quien desde el sillón calentito y cómodo de la calle Viamonte ha tomado decisiones pésimas, ya ni hablo en el día a día del fútbol argentino, mediocre, mediocre y más mediocre sino también en los seleccionados nacionales. Hablo de la Mayor y hablo del desastre que los medios ignoran en los combinados juveniles con Garré, Perazzo y cía. Carlos Bilardo, en un puesto payasezco, no tiene influencia, no corre, no sirve.


La designación de Sergio Batista sigue esta línea de desprestigio. Un técnico que NO GANÓ absolutamente nada. Mal en Argentinos, mal en Godoy Cruz, mal en Chicago, mal como ayudante de Ruggeri en San Lorenzo. Una medalla de oro en Beijing, en un torneo semi-profesional, vale aclararlo, lo llevó a la selección. Este cargo pesa mucho, requiere mucha respeto, trabajo, inteligencia y por sobre todo menos verso. Batista no ha demostrado ninguno de estos elementos. Que imitemos al Barcelona, ésa cantinela barata que tuvo que modificar al tercer partido. Claro, pensamos de una manera, llamamos a cinco números cinco, cinco que juegan igual, vale aclararlo y luego ante los dos empates iniciales cambiamos la estructura. Bien...¿y ahora qué hacemos con los números 5? No me lo digan, gracias. Tevez, de jugador proscripto a pieza esencial, a banco de suplentes, a patear penales definitivos. Todo en menos de dos meses. Demasiado. Repito igual, Batista es un eslabón en una cadena severa de fallos propinados por Grondona.


Lo más triste es ver cómo dilapidamos a Messi. Cómo al mejor de todos no se lo puede acompañar al menos dignamente. Seguimos pensando que con él no sirve el trabajo, la obstinación e incapacidad de unos no nos posibilitan poder disfrutar al número 1 con un equipo decente que lo acompañe. Hay que arremangarse y ponerse a enhebrar acciones que potencien aún más a Lionel. Basta del chamuyo, de los tres días para trabajar, basta de que son seleccionadores y no entrenados. A laburar, hermano, laburen que para eso les pagan. Son privilegiados. ¿No se dan cuenta? Un equipo conformado por futbolistas que jueguen en sus clubes, que tengan ritmo de partidos, que estén aptos. Que no jueguen por el nombre, por lo que hicieron en otras épocas. Al fútbol no se lo juega con vivencias anteriores en el tiempo. Ustedes saben a quiénes me refiero.


Quizás se haya terminado la parodia de que los mejores están afuera. Hace más de 18 años que la selección argentina no gana nada. Pensamos, me incluyo, que en Europa estaba la solución. Hoy ya no lo sé. ¿Qué diferencia puede haber entre un Burdisso y Sebastián Domínguez, entre un Mascherano y Agustín Pelletieri? Pienso, puedo equivocarme. Nos deberemos reinventar, refundar, como quiera llamársele. Abrir la cabeza, pensar en otros nombres, otras opciones, mirar fútbol, carajo, mirar fútbol y ver quiénes son los mejores. Estoy con impotencia, sé que esto será difícil si desde lo más alto seguirá el mismo que transó con los milicos desde el 79 hasta estos tiempos democráticos. Pedir cambios en la AFA es más utópico que la plataforma de campaña de cualquier partido de izquierda. Lo sé, lo sé.


Un frío sábado, una noche muy triste. Argentina hace ya décadas que no nos brinda ninguna satisfacción. Renovamos la ilusión, el amor por estos colores, la fe, la confianza en los futbolistas. Pero siempre terminamos igual, mordiendo el polvo, puteando, con un nudo en la garganta, preguntándonos las causas, los por qué. Lo digo ahora, cambian todos, pero hay alguien que sigue como siempre, impune. Nunca nos olvidemos.


Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

jueves, 14 de julio de 2011

Bielsa en Bilbao: una nueva aventura

Y ahí anda Marcelo, contento, repleto de ideas para este nuevo desafío llamado Athletic Bilbao. Ok, dejo traslucir mi ADN bielsista, mi fervor hacia un modo de ver la vida y el fútbol que excede al mismo protagonista. No abandonar los principios ni en las peores circunstancias. Ante tanto veleta dando vuelta, que se corre, vuelve y se vuelve a correr, agradeceremos por siempre la fidelidad de un tipo que posibilita la mirada en sus equipos como si fuese su propio espejo. Hizo varias revoluciones, no tuvo que irse a Sierra Maestra a agarrar un fusil pero los pasos en etapas formativas en México y la última experiencia como seleccionador de Chile posibilitaron un brusco cambio de paradigma en la visión de este deporte en éstos países que se valorará sólo cuando transcurra más tiempo.

España, Bilbao, País Vasco. Un equipo que no contrata extranjeros, que utiliza las categorías menores como sostén indispensable para la constitución del plantel de Primera División y que tras cuatro años con Joaquín Caparrós al mando ha enhebrado un proyecto de renovación digno de valorar. Identidad, identidad y más identidad. Rasgo que todos los equipos de Bielsa, desde Newell`s, con el cual el Bilbao, según manifestaba, hay cualidades en común, hasta Chile han cumplimentado, donde los futbolistas deben brindar la máxima entereza para el bien personal pero sobre todo de la institución. La rigurosidad en varios frentes: el personal, físico y el compromiso firme por avanzar, progresar. ¿Qué podemos esperar? Lo ha dicho: "protagonismo antes que especulación, presencia en campo rival y no en el propio, posesión del balón antes que recuperación y el uso del reglamento como un recurso para mejorar el juego, no como un apartado para intentar obtener ventaja". La presión ofensiva como abecé y la verticalidad como fuente concreta de desajustar las estructuras del rival de turno, podríamos agregar. Disculpe por la intromisión, Marcelo.

La experiencia en Espanyol resultó controvertida y veloz. Apenas 6 partidos y el llamado de la selección argentina en la puerta. Hoy, más de una década después, España le otorga la oportunidad para que desarrolle su proyecto en una liga que, por peso económico, parece destinada a la dualidad de siempre: Barcelona o Real Madrid. El Athletic Bilbao ha jugado una carta fuerte, ésas que generan revuelo, que te dan cierto cosquilleo, el ver cómo saldrá esta patriada liderada por este señor que ha marcado a muchos, incluido quien escribe estas líneas, utilizando como premisa el trabajo, capacidad y por sobre todo ideales. Si no tenemos ideales, sueños...¿para qué vivimos, para qué estamos?

Saluda a los 2500 hinchas en Lezama, el complejo deportivo del Bilbao a la par de un niño que le pidió un autógrafo y de postre, ligó la mano de él en el hombro, ése que camina, sonríe y enarbola ideas para el mismo césped que está pisando, que quiere volver a verse reflejado en un equipo de fútbol.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

miércoles, 13 de julio de 2011

Copa América: ¿Cómo se le juega a Uruguay?

Todo está en marcha. La fecha, el lugar, la pregunta es cómo jugarle a Uruguay, una selección con más bagaje profesional y técnica que el último partido ante la Costa Rica de Ricardo Lavolpe. La celeste tiene el ADN de siempre: garra defensiva, un doble cinco demoledor, raspador y que perseguirá a Messi hasta debajo de la cama si hace falta. Pérez y Egidio Arevalo Ríos serán una barrera sin dudas. Los dos Pereira (Álvaro y Maxi) incursionan con inteligencia tanto por izquierda y derecha, respectivamente, pero le gusta el arco contrario. Allí, en esos huecos deberá fortalecerse Argentina. Tirar al Kun, tirarlo a Messi, descentralizar la zona del centro, y forzar al desplazamiento de los mediocampistas centrales. Álvaro González y Cristian Rodríguez ejecutan los relevos correspondientes pero habrá que aprovechar las inteligencias existentes que se reflejaron en estos tres partidos. Generar aperturas para que Gago inicie el primer pase para que sea incisivo y avanzar metros de primero. La función del ex Boca será prioritaria. Contra Costa Rica se complementó de maravillas con Lionel, siempre le dio pases acertados, al pie, ésos que Messi le brindan la posibilidad de arrancar el movimiento con velocidad y pelota dominada. Gago deberá buscarse como opción y evitar que Mascherano sea el interlocutor de juego, en sí, lo que desea Tabarez. El del Barcelona verticaliza el juego con pelotazos a dividir que facilitan la tarea a los laterales. Higuaín no la tendrá fácil. Lugano y Coates, similares físicamente, también son idénticos en términos de defensa. El Pipita deberá librar una batalla ante dos centrales corpulentos, que van bien de arriba. Deberá retroceder, sacarlos de la zona de Muslera para exigirles un mayor gasto físico y aprovechar la propia velocidad para descoordinar la estructura defensiva. Si se consigue, sólo habrá ganancia.

Luis Suárez y Diego Forlán, flor de problemas para una defensa argentina que a lo largo de esta Copa América no ha generado seguridad. Milito, lento en movimientos e impreciso con la pelota, está pagando, sin dudas, la falta de continuidad en el Barcelona. Burdisso, con más rodaje, se lo nota más firme pero a destiempo en algunas acciones, quizás es producto de la presión defensiva que se cae en el foul sin sentido, cuando está el rival de espalda al arco propio. Uruguay tiene excelentes ejecutores y portentoso juego aéreo, debemos resguardarnos de cometer faltas estúpidas que nos puedan llegar a costar caro. Suárez hará la punta y Forlán se ubicará como centrodelantero e irán rotando. La salida limpia que tuvieron Zabaleta y Zanetti ante Costa Rica, difícilmente se vuelva a repetir en este partido. Ante una apertura de juego que propondrá el seleccionado uruguayo debe controlarse la línea defensiva, juntita, y evitar por todos les medios el uno contra uno. Suárez es fatal en esa situación, se desprende y ya tiene el arco entre ceja y ceja. Forlán, pegada exquisita y olfato de goleador, ni un mílimetro de ventaja hay que darle a los dos. A tomar nota.

Es un clásico, lo sabemos. En el 11 contra 11, Argentina es mucho más por cualidades técnica y por un tal Messi. Si es por constancia de trabajo y proyecto a largo plazo, Uruguay es un conjunto que se conoce de memoria y saca ventaja. Tiene fallas, por supuesto. Ésas habrá que exprimirlas al máximo, generar circuitos de juego simples pero que dañen al rival con poco traslado. Si hay mucho de esto, mucho de pelota llevada, Uruguay está bien constituido y no encontraremos lugares para atacarlo.


Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

domingo, 10 de julio de 2011

Liga Mundial: Argentina, el principio de todo

Dice el relator: "el futuro ya llegó". Y sí, ahí lo vemos, chicos escribiendo una historia muy linda en el deporte argentino. Luego de un proceso de refundación, el vóley de nuestro país está jugando de igual a igual con las potencias. Semifinales de la Liga Mundial. Un conjunto de jóvenes talentosos hasta la médula, desde Facundo Conte, Rodrigo Quiroga, Luciano De Cecco, Pablo Crer, Lucas Ocampo, Sebastián Sole, etc. Chicos que debieron ejecutar un proyecto de renovación que el vóley argentino pedía a gritos. Ellos mismos, supieron morder el polvo la Liga Mundial anterior donde no ganaron ni un partido. Hoy, terminaron las semifinales. Crecimiento exponencial, sin dudas.

Méritos también para el entrenador Javier Weber, un emblema del combinado nacional como jugador y ahora en su función como técnico. En los momentos álgidos, Weber impone tranquilidad e inteligencia para jugar cada pelota. De esto habla la posibilidad de guiar a jóvenes que, por naturaleza, pueden caer en errores. Argentina, con este cuarto puesto amén de la derrota hoy ante Polonia por 0-3, ve el futuro con la frente amplia, con la noción latente de que algo grande se está produciendo, que lo ocurrido en este certamen será el punto de inicio para esta camada de jugadores espectaculares. Serbia, Finlandia, Bulgaria e Italia, todos atrás, todos tuvieron que enfrentar y perder ante una selección argentina digna, que jamás se amilanó por la historia y presente de estos equipos históricos cuando hablamos de este deporte. En esa juventud, ávido de romper pronósticos, encontramos la ausencia de temor, de arriesgarse siempre.


Los dirigentes deben tomar nota de lo sucedido. Los sponsors aparecerán, sin dudas, y se deberán coordinar políticas activas para la búsqueda de nuevos talentos, otorgar mayor tranquilidad económica a los actuales valores y rediseñar estructuras para un crecimiento en términos de notoriedad mediática. Posibilitar que el vóley avance en la agenda de los argentinos, que trate de equipararse al fútbol, automovilismo o el revuelo mismo que generan Las Leonas, otro buen ejemplo para seguir. Argentina entre las mejores cuatro selecciones del mundo. Y es el principio de todo.


Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

jueves, 7 de julio de 2011

Argentina, una lógica repetida en el pasado

Vamos a hablar con mesura. Lo digo, como para al menos contextualizarnos de forma oportuna a estos dos empates de la selección argentina en la Copa América que, calculadora más, calculadora menos, clasificará a la próxima ronda. Hola, ¿está el funcionamiento? No. Sí, ¿Messi ya es la figura de la Copa? No. ¿Somos el Barcelona? Tampoco. Argentina reiteró el error, severa falla que Maradona había repetido en los octavos y cuartos de final de Sudáfrica 2010. ¿Se acuerdan? Victoria ante México, con varios interrogantes, donde el técnico decidió repetir los mismos once ante Alemania y ya sabemos, historia conocida.


El empate ante Bolivia, en la inauguración del torneo, una agria igualdad ante un rival limitado, corredor pero sin punto de comparación en técnica con los argentinos, tendría que haber dado una enseñanza sencilla: la superpoblación de números cinco, que conlleva masivo traslado de la pelota tapona cualquier proceso de abastecimiento a la zona ofensiva. Así, tan simple se parte un equipo. Batista no lo vio, prefirió renovar la confianza pero el resultado fue ineficaz. Bolivia y Colombia, con un mediocampo veloz, jugando a un toque, devoraron al esquema argentino. Sin descollar, a decir verdad, sino comprendiendo que manteniendo ocupado a los mediocampistas, Messi tiene que bajar e iniciar la jugada a 40 metros del arco. Así tiene que toparse con piernas propias y ajenas para dañar. Ayer se lo notaba contrariado, odioso consigo mismo. Cuesta y mucho jugar así, no está acostumbrado tener la pelota y que sus propios compañeros huyan despavoridos. Necesita descargar y pases precisos en poca cantidad de metros. Tevez, ubicado como wing por la izquierda es una máquina de chocar rivales. Ya no es el de Boca, la experiencia inglesa lo convirtió en un nueve que debe actuar entre los centrales buscando un resquicio para definir. La temporada pasada en el City sirve de corolario. Lavezzi desde el otro lado cuenta con una velocidad fuera de la media pero cuando se detiene no cuenta con pase posible y tiene que fajarse con tres rivales que lo siguen. Están los tres pero no está ninguno.


Todavía seguimos pensando por qué Pastore no tuvo ni un minuto en la Copa América. El Flaco aportaría fineza en la puntada fina, lo dijimos, entiende el modo de darle pelota limpia a Messi, tareas que no han cumplido Banega y Cambiasso. El primero no logra desprenderse la pelota de primero, la lleva mucho y el equipo se vuelve pesado, más aún con laterales que no llegan a tierra contraria. Cuchu sufre la posición, no sabe si juntarse con Mascherano y tampoco está apto para hacer la punta. Zuñiga y Armero no tuvieron resistencia por las bandas. Los centrales tuvieron una noche para el olvido, para no recordarla por mucho tiempo. Milito expuso al equipo a un gol colombiano tras un pase a Romero que quedó corto, con la salvedad que a Dayro Moreno le movieron el arco. Burdisso, en el complemento, también la dejó servida a Teófilo Gutiérrez pero el de Racing la tiró a las manos de Romero, lejos, pero lejos, el mejor jugador de Argentina. Por él, únicamente por él no se perdió. Bien ubicado y sacando pelotas claves tanto a Moreno, Falcao, Armero y la que mencionamos de Teo.


Hablamos de buscar una idea, una forma de plantear cada uno de los partidos donde Argentina por localía e historia propia debe ser protagonista. Los silbidos y cánticos de los propios hinchas a minutos de terminar el partido hablan de la insatisfacción del rendimiento colectivo que, sabemos a ciencia cierta por calidad de cada uno de los intérpretes debe ser de otro calibre. Costa Rica, con un combinado juvenil, es una inmejorable chance para iniciar un camino de reconciliación con el público que por ahora en estas dos fechas no observa en el campo de juego lo que desea de la selección argentina. Habrá que dar nuevas cartas, oxigenar la estructura, repensar en corto tiempo, lamentablemente, la búsqueda de opciones que satisfagan necesidades urgentes.


Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

martes, 5 de julio de 2011

Copa América: Chile, el único presente

Poquito fútbol en esta Copa América. Mucho roce, escasas ideas y pelea táctica desde el inicio. Ya finalizada la primera jornada, destacamos el papel cumplido por Chile, el seleccionado dirigido por Claudio Borghi, que venció por 2 a 1 a México y es líder en el Grupo C. Tras un inicio complejo, donde el seleccionado mexicano –Sub 22-, envuelto en un escándalo tras una visita de “señoritas” a la concentración, impuso sus condiciones ante su rival, favorito en la previa, cuya reacción en el complemento fue correspondiente a la expectativa que genera este equipo, menos vertiginoso del que supo constituir Marcelo Bielsa pero con un ADN similar. Borghi, en sus primeros pasos como seleccionador, ajustó pequeños detalles y dejó fluir una filosofía que esta camada de futbolistas chilenos entiende a la perfección. No tocar es su política.

Chile se confió al principio. Subestimó a un adversario, limitado y con algunas falencias graves en la defensa, con tinte inocente. Lo desarrolló con tranquilidad sin volcar peligro de hecho en el arco defendido por Michel. El gol de México, a través de Araujo, con cierta complicidad del arquero Bravo sirvió de despertador al país trasandino, que salió en el segundo tiempo con mayor decisión. El circuito ofensivo entre Matías Fernández, Alexis Sánchez, Humberto Suazo y algunas apariciones de Jean Beausejour se aceitó de mejor forma y Chile tuvo otra cara. Pienso en Matías Fernández, un futbolista con la técnica de un profesional de elite que sufre en demasía las intermitencias de su juego, su abstracción en ciertos momentos. Por su parte, Alexis, el niño mimado del mercado europeo lideró los avances chilenos a paso de gambeta u velocidad, ésta última una aptitud excelente, donde te saca cuerpos de distancia en pocos metros.

De México, un combinado juvenil chato técnicamente, la libretita de aguantar a cómo dé lugar. Lo de Giovanni Dos Santos, con poco, fue la mejor carta de presentación. El 0-1 reavivó el carácter de un equipo que desplegó una mayor presión iniciada desde el arco contrario. Mucho de esto tuvo que ver el ingreso de Paredes, que oxigenó y supo colocarse siempre como hombre libre. Marcó con la punta de su botín el empate transitorio y luego Arturo Vidal, de cabeza, dio vuelta el resultado.

Es un buen primer paso. Reacomodarse tras empezar en desventaja, encontrar respuestas en el banco de suplentes y el certificado de que hay un muy buen material, una idea convincente que excede al técnico de turno. En San Juan, local Chile con casi 10.000 hinchas, se estrenó de forma óptima y puso en la mesa algunos lineamientos de fútbol que los otros candidatos no brindaron en esta primera jornada de la Copa América.


Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

domingo, 3 de julio de 2011

Djokovic campeón y número 1

Empiezo a sumar, uno, dos, tres, en fin voy sumando y llego al resultados final: de 49 partidos en 2011, Novak Djokovic se quedó con 48. En esa explicación, tan simple, encontramos el por qué el serbio, es el número 1 del mundo, desplazando a Rafael Nadal, tantas veces verdugo y hoy un espectador más en la demostración de Djokovic en Wimbledon, primer representante de Serbia que vence en el torneo más importante del ATP. El aspecto destacado para entender lo sucedido en el césped de Londres habla de una fortaleza mental por parte del flamante número 1, retroalimentada a través de esta seguidilla infernal de victorias durante la actual temporada. Nadal sufrió el partido, su rival lo hizo forzar cada uno de los tiros, incomodarlo para hacerlo ir y venir sabiendo que no podría enlazar los golpes de los cuales estamos acostumbrados en él. Djokovic paradito, manejando a piacere el desenvolvimiento del encuentro.

"Es muy difícil describir el mejor día de mi vida, el día más especial de mi vida. Este es primer el torneo de tenis que vi en mi vida, el que siempre quise ganar", manifestó el verborrágico Novak, quien sumó segundo Grand Slam de la temporada tras conquistar Australia en enero. La frialdad que representa Djokovic en los puntos definitorios es un apéndice indispensable para comprender las causas en las que se convirtió en número 1. Compite con tipos como Nadal y Federer, nada menos, ya con licenciaturas, posgrados y doctorados en esa materia. Allí está el mérito, de un juego arriesgado en momentos claves, la mano se le suelta y la pelota fluye con naturalidad para que el adversario de turno no logre desestabilizarlo. Hoy, en La Catedral, Nadal tuvo que agachar la cabeza y aceptar la realidad. Señores, hay nuevo rey en el mundo de tenis. Se llama Novak Djokovic, un tipo que perdió sólo un partido en este año.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

sábado, 2 de julio de 2011

Copa América: Argentina, el espejo del pasado

Te juro que lo vi. La misma imagen, así latente, reiterada que otra vez volvía a mi mente. Pasó un año, 365 días, y la vemos ahí, repitiéndose. Cualquier semejanza entre el Lionel Messi contra Alemania y éste, del frío que desajusta las entrañas en La Plata ante los bolivianos NO ES PURA COINCIDENCIA. La búsqueda en el centro del mediocampo y dársela para que solucione todo. ¿Cuántas veces hablamos de esto? Miles, miles. Messi es desequilibrante, claro está, pero no puede llevarse puesto a seis tipos en todas las jugadas. Sergio Batista pregonó el acompañamiento de Lionel como apéndice indisolubre en su nuevo proceso. Los amistosos previos dieron cierta pauta de la búsqueda de conectores que puedan darle la pelota limpia al del Barcelona en los últimos metros donde lo vemos, hace desastre. Cuando Messi tenía la pelota salían todos disparados. Es al revés, muchachos. Ser vertical no significa tener jugadores distanciados. Si uno posee el dominio en espacios cortos fomenta que el rival se acerque y así generar más campo libre. Argentina no lo entendió en toda la noche.


El marco perfecto, la ilusión en marcha y un resultado que debe ser tomado con responsabilidad y generar en el trabajo de campo un mayor volumen de juego para dismunuir las férreas estrategias que plantearán los rivales. Sí, aplausos para Gustavo Quinteros, técnico de Bolivia, quien fortaleció el mediocampo y tomó por sorpresa al conjunto argentino, apretándolo desde la iniciación de movimientos en la defensa. Así durante los noventa minutos. Del lado de Argentina, el trinomio Messi, Lavezzi y Tevez no ejecutó lo que se esperaba de ellos. Lavezzi, ensimismado en romperla, se lo notó nervioso, en especial en la puntada final. De ejemplo, los dos centros que tiró por las nubes. Igual, se valora la búsqueda de espacio continua, ponerse paradito a la raya y desarticular la línea de 4 que puso Bolivia. El del Nápoli puso actitud, ganas pero pocas luces. El ingreso revulsivo del Kun Aguero lo ubica con chances de banco ante Colombia. Lo de Tevez fue distinto. Jamás se sintió a gusto, dando la pauta de no adaptarse a este esquema que pregona Batista. Pregunta: ¿Cómo un futbolista pasa de no ser tenido en cuenta en la selección hace un par de meses y hoy es titularísimo? El técnico quedó fuera de juego con este asunto. Tevez es un futbolista brillante, más brillante aún en los últimos metros, por la banda pierde explosión, soltura. Similar a Messi. ¿La cuestión pasarán entre elegir a Tevez o Messi? Da esa pauta. Por su parte, Lionel dio algunas puntadas de calidad pero al ver que no le llegaba la pelota limpia debió retroceder y volvió la postal como en el partido ante los alemanes. Sólo en el mediocampo buscando socios que parecían verlo y huían despavoridos. El ingreso de Di María en el complemento otorgó frescura pero no claridad y mucho menos conexión con el rosarino.


1 a 1 con Bolivia y no digamos "renuncie, montonero Batista". Arrancó la Copa América y se dio la primera sorpresa. Se vienen Colombia y Costa Rica. Argentina quedó en deuda con su gente, el entrenador lo sabe, los jugadores también. Elevar el rendimiento, repensar los errores cometidos y por favor, basta de Messi en el mediocampo como si fuese Mascherano. Otra vez no.


Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

Buscar en Doble 5

Colaboraciones