lunes, 29 de marzo de 2010

Cañas: Punto y aparte.

La vida profesional de cualquier deportista se sostiene bajo tres vertientes biológicas: inicio, apogeo y decadencia. Guillermo Cañas (32) decidió ponerle punto final a esta última opción. Decadencia entendida de buena gana, de comprender que una raqueta como la de Cañas, de elite nacional e internacional, de dos victorias sobre Roger Federer en menos de diez días, de una referencia indispensable para comprender el nacimiento de la Legión argentina no podía terminar navegando en challengers, rodeado de tenistas semiamateurs y en sitios sin todas las condiciones necesarias para un deportista que supo ser número 8 del mundo y llevarse siete títulos del circuito ATP.

La carrera profesional de Cañas se detendrá en un punto amargo y del cual jamás pudo reestablecerse en plenitud: la suspensión por dos años tras un control antidoping. Se comprobó que el diurético encontrado había sido entregado por error. La pena se bajó a 15 meses.

Pero ese tiempo, vital, con la edad justa (26 y 27 años) para confirmar que lo realizado en años anteriores, que su llegada al top ten no había sido casualidad. Suposiciones que no tendrán en los hechos una respuesta fehaciente, simplemente considerar que cuando la historia transcurra, la misma dirá que Willy, el chico de Tapiales, se ganó merecidamente un sitio de preferencia en los manuales gracias a la entrega y el empuje que lo caracterizó como tenista.

Una lesión en la muñeca que lo venía aquejando desde que se la fracturó en 2003 surge instantáneamente como la causa para alejarse definitivamente de los courts. Habrá que encontrar otras razones tales como un rendimiento que venía decreciendo y una edad elevada (32 años), en términos tenísticos, claro está, que imposibilitaba pelear palmo a palmo en materia física con los jóvenes que reinan en el circuito.

"Estoy muy contento de la manera que dejo mi carrera. Estoy feliz de tomar esta decisión. Creo que para mí este era el momento justo para decir adiós a un deporte profesional y poder centrarme ahora en otras cosas".

Una parte importante del tenis nacional no pisará más las canchas. Pudo ser más, pudo transformarse en una estrella pero el destino también jugó sus cartas. Cañas se retira y los recuerdos se desperdigan en el imaginario popular.



8 comentarios:

Joaquin dijo...

Hola qué tal? estuve viendo tu blog y tengo una propuesta para hacerte: 1, 2 , 3 , 4 euros (Sin importar la cantidad de visitas que tengas) por colocar un pliego de publicidad.
Es compatible con anuncios google y no es nada erótico ni pornografía.
Si te interesa comunicate!

Matías Mosquera dijo...

Recuerdo cuando le ganó a Roddick la final del Master de Toronto, que cuando Roddick estaba a punto de sacar, pedía un minuto para secarse la cara, poniendo realmente nervioso al yankee.

FI dijo...

Se va un gran tenista, complicado y de nivel.

Saludos Note, me gustaría que me pusieses entre tus links, que he vuelto a todo vapor al mundo bloggero!

Matias dijo...

Irregular Cañas, como que daba la sensacion de que daba para mas.

No, gracia a vo´ dijo...

Grande Willy. Un gran profesional que siempre dio todo en un terreno de juego. En actitud y comportamiento de los mejor de la Legión.
Recuerdo bien esas dos victorias seguidas a Federer.

Saludos,

Migue

CALIGULA dijo...

Tuvo su momento de gloria.

Dicen que se queda laburando en EE.UU?

Círculo Sports Radio dijo...

que podemos decir de cañas. un tenista que basaba todo su juego en su físico. es un simil de nadal, solo que el español fue un poco más lejos y además de su gran físico y tempramento, tiene una muñeca impresionante.
una lástima que se retirara, pero el tiempo pasa para todos.


saludosssss

NoTe dijo...

Gracias por pasar!

Buscar en Doble 5

Colaboraciones