jueves, 14 de mayo de 2009

Mentir para robar

No me subiré al atril y daré indicaciones de lo que está bien o mal. En los actos de cada uno se demuestra lo que se es. En épocas de elecciones, los políticos tienen mucho de esto, y como vemos siempre, jamás cumplen las palabras vertidas en estos tiempos. La historia argentina lo demuestra. La historia del periodismo deportivo tampoco debe olvidar con la tapa del diario Olé del día martes. La mentira tiene patas cortas y Olé ya sabe demasiado de esto. Sin embargo, sigue intentando en vender, como diría Diego, pescado podrido. Le encanta, sabe que a gatas consigue vender 6.000 ejemplares por día en el país y si no fuese que lo banca el Grupo Clarín, los Farinella, Guerrero y tantos otros tendrían otro destino, tal vez no tan remunerativo.

Mienten. No me canso de repetirlo. Son de cuarta. No me canso de decirlo. Puede ser que cualquiera que lea estas líneas se pregunte el porqué de semejante enojo. La respuesta es simple: manchan al periodismo deportivo. En la opinión pública hace rebajar, de lo rebajado que ya estaba, la profesión que elegimos, algunos como mi caso, desde la cuna. Periodistas que sólo saben hablar de escándalos y que del reglamento o de otros deportes no saben nada. Ni les interesa. En vez de asemejarse a los Víctor Hugo Morales, Alejandro Apo y tantos otros ejemplos de correción y respeto a la vocación, quieren parecerse a Rial y Ventura y el quilombo fácil. Porque el quilombo vende.

El creador de la nota, Martín Blotto, pagará con su laburo la codicia de sus propios editores, sus jefes que lo único que desean es sacar ganancia a como dé lugar y seguir explotando año tras año a pasantes de las innumerables escuelas de periodismo deportivo que pululan por Capital y alrededores. Encima, además de la falsedad consumada, argumentan que en el club ya había un sumario interno. Siguen mintiendo. No chequean fuentes, ni tienen un poco de sentido común. Lo lamento por la gente que estará trabajando ahora en el diario, el nivel de agresividad que habrá en esa redacción no debe tener nombre. Lo pagará el Grupo Clarín con credibilidad. Como dijo alguna vez Alejandro Fabbri, la misma es como la virginidad: se pierde solo una vez. Aunque Olé la perdió hace rato.

Notas Relacionadas:
Vale Chumbar (Q.E.P.D)
Tic Espor (El remedio peor que la enfermedad)
Dame Pelota (El moco de Olé)
Tremendamente Motivados (La bandera que sólo Olé vió)
Diario Olé (La peor diligencia)
Diario Olé (Derecho a réplica)



10 comentarios:

fernando dijo...

Vaya prensa!!!! Veo que hay mentirosos en todos los lados, como en España. Un abrazo.

Esteban dijo...

que farsa Ol*... QEPD hace rato!!!

Martin dijo...

Bien lo decís..vergozoso

Esférico Balón dijo...

Una pena, un error terrible que atenta contra la credibilidad de Olé, a mi entender, irremediablemente

Mac Giver dijo...

Lo más gracioso de todo es q sigan sosteniendo q fueron engañados. No es un engaño si un medio inventa toda una nota y saca una foto trucha de un foro.

No, gracia a vo´ dijo...

Bien Note. Poniendo las cosas en su lugar.
Da bronca que una manga de incapaces sean los encargados de seguir manchando la profesión, cada vez más devaluada.
En fin. Lo peor de todo es que es difícil poder cambiar el panorama. Pero siempre desde nuestro lugar podemos aportar los nuestro.

Saludos,

Migue

Jugada Preparada dijo...

Injustificable? Injustificable es que pongan algo que no existio no algo que les dicen que existio. Porque quizas se comieron la mentira de que la bandera habia existido pero lo de "que la sacaron" y etc. lo inventaron ellos.

Danchovski

El_Acertijo dijo...

que lastima que nuestro unico diario deportivo nos de esta imagen.
No dejara de ser referencia pero lo miraremos con otros ojos...

NoTe dijo...

Gracias a todos por pasar!

El Cronista Deportivo dijo...

Es terrible cómo le hechan la culpa a internet y se quieren lavar las manos.

Eso los hace más chotos todavía.

Olé inventó una nota, inventó una tapa.

Coincido con Mac Giver.

Buscar en Doble 5

Colaboraciones