viernes, 25 de septiembre de 2009

El mal momento de los grandes: análisis

Por Nicolás Panigutti

En los últimos meses se vio evidenciado en el fútbol argentino la dificultad que supone a los denominados clubes grandes respaldar su historia y hacer frente a las obligaciones que la misma conlleva. Clubes que tradicionalmente en el pasado peleaban la mayoría de los títulos (Boca, River, Independiente, Racing y San Lorenzo) a base de logros y de sumar gente que simpatizara con ellos, viven hoy un momento drástico. Algunos desde hace menos tiempo, otros desde hace largo rato. Un breve resumen de cada uno:

· Racing Club: sin dudas es el club al cual más le pesó la historia en estos últimos años. De ser uno de los animadores constantes de los torneos de Primera División y de ganar la Copa Libertadores en 1967, pasó a ser, hoy por hoy, un club en constante riesgo. Desde lo institucional, en donde si bien ha mejorado respecto al inicio de la década (que no es mucho decir) pero sigue teniendo deudas al por mayor y dirigentes que cada día encuentran más problemas escondidos, y también desde lo futbolístico, en donde ha mamado “el dolor de ya no ser”. Los hinchas de la Academia, con cada comienzo de campeonato, últimamente saben que lo suyo es alejarse de la zona de Promoción y rezar por un torneo tranquilo. Después de tanto terremoto (recordar que jugó la anteúltima promoción ante Belgrano de Córdoba) se pensó que con el buen campeonato pasado se podía apostar a un poquito más…lo malo es que nadie avisó a RCL. La dirigencia se esforzó en armarle un equipo a su imagen, y Racing hoy por hoy juega como equipo chico, sin mirar el lado de enfrente, preocupándose por el arco propio. Así no hay ambición que valga.

· San Lorenzo: el conjunto dirigido por Diego Simeone está en una nebulosa que, a esta altura, parece estar provocada en gran porcentaje por el desconcierto de su DT. Con planteos que se dicen ser ofensivos, pero que terminan siendo especulativos, los dirigidos por el Cholo tienen buen pie en el medio (Leiva y Torres no son unos negados con la pelota, el Papu Gómez y Romagnoli son grandes jugadores, Menseguez alterna en posiciones pero tiene sensibilidad para jugar) pero en los partidos que van desde el inicio del campeonato algunos se preocuparon más por seguir a los laterales de los rivales que en atacar. El ejemplo más claro de esto fue ante Vélez, hace 2 fechas, en donde luego de ver como su equipo se replegaba durante casi los 90 minutos (a excepción del final, cuando quedó con un hombre de más) Simeone declaró “le hicimos partido a un gran equipo”. Con eso, no alcanza. San Lorenzo tiene más historia que 5 empates consecutivos, y la gente espera ver un salto de calidad, aún sin un centrodelantero como la gente (Romeo no califica).

· River Plate: qué decir del conjunto de Núñez. Nada de lo que se pueda comentar en estas líneas va a ser novedad para el lector, pero nunca está de más recordar las causas de las fallas para que no se vuelvan a producir. En este caso, hay una cabeza del problema, que radica en la dirigencia actual (con Aguilar como máximo exponente) y de ahí se sigue a los jugadores, con una sorprendente falta de actitud y de coraje para pedir la pelota en momentos cúlmines (exceptuando a Ortega tal vez, y ahora Almeyda…sí, leyó bien, Almeyda) y se termina en el DT (recordar que estos jugadores salieron últimos con otro técnico). Es cierto, si desde arriba se avalan contrataciones como las del “Pelado” Almeyda que desde hace 3 años no jugaba al fútbol profesionalmente, o se trae a un jugador en base a lo que dice y no lo que hace (el “más Ogro que nunca” Fabbiani) es difícil pedir coherencia en otros ámbitos. Sin dejar de recordar incorporaciones estridentes como: Loeschbor, Talamonti, Del Campo, Oberman, Paniagua, Gerlo, y siguen los nombres... Su hinchada tampoco se salva: es inentendible que hayan catalogado de ídolo (al igual que su DT) a un muchacho excedido de peso, por el solo hecho de demostrar su amor a la camiseta en cuanto programa o nota tuviese a mano en su momento. Los sentimientos no bastan para jugar al fútbol…

· Boca Juniors: hoy por hoy, uno de los más atacados por la prensa. La razón es lógica: con el equipo que posee, debería estar en un lugar de privilegio en la tabla de posiciones. El “Coco” pidió a varios players, y le trajeron lo que pidió: un lateral joven con proyección (Gunino), retuvieron a su marcador de punta derecho por excelencia (Ibarra) y a su centrodelantero (Palermo), le trajeron a su arquero (Abbondanzieri), ya estaban Riquelme y Battaglia, llegó Insúa, llegó Medel, en fin, todo para triunfar. Faltó un detalle: las relaciones inter-plantel. Hasta un purrete de primer grado conoce las diferencias Palermo-Riquelme y los conflictos que viene generando hace rato este factor. Las historias de personajes que afuera de la cancha no se hablaban y adentro la rompían son pocas (incluso a pesar de que entre ambos haya habido épocas excelentes). El disconformismo de un grupo contra otro del plantel es notorio. Para colmo, el conjunto de Basile no logra resultados ni aún con favores arbitrales groseros, demostrando una falta de actitud que desconcierta. Al mismo tiempo, se recuerda que su mánager es Carlos Bianchi, alguien que fue traído con el solo objeto de presionarlo para que asuma la dirección técnica cuando los técnicos elegidos no tuviesen un buen desempeño (el Virrey la hizo mejor que todos: cobra una suma para nada despreciable, y no se le pasa por la cabeza ser DT). Lo que se dice un verdadero cabaret.

· Independiente: extraña situación la del equipo del Tolo. De perder por goleadas múltiples en el torneo pasado, sin tener cancha y con un presidente discutidísimo, parecería ser que ahora es Aruba con un buen empate ante el último campeón del fútbol argentino. Es cierto: hizo un gran partido y mereció mejor suerte en el primer tiempo. Pero Tolo, discúlpeme: de ahí a decir que Independiente puede pelear con Acevedo, Mancuello, Galeano, Mareque, Gandín y Busse…hay un mar de distancia. El equipo está en formación y parecería ser quiere transformarse en algo más que un proyecto. Esto no quita las últimas magras campañas del equipo de Avellaneda, con situaciones comprometidas con el descenso (recordar que a Falcioni se lo vilipendió pero fue el que evitó una catástrofe) y fuera de las competencias internacionales hace ya largo rato. El equipo que supo ser Rey de Copas hoy por hoy piensa más humildemente y tiene como objetivos claros volver a ser un EQUIPO, terminar su cancha (¿ Comparada no previó los gastos al comenzarla ?) y pagar las deudas en su debido tiempo y forma.

Al parecer, con lo que se va a simple vista, el reinado de los cincos grandes dejó de ser tal en esta época. Clubes como Estudiantes de la Plata, Lanús, Vélez, e incluso algunos más humildes como Colón y Godoy Cruz hacen las cosas más seriamente, nutriéndose de inferiores y no despilfarrando dinero, y esto se traduce, a la larga, en éxitos deportivos. Un club ordenado es un club sano y contento, y la alegría se transmite. Los jugadores sin problemas fuera de la cancha tienen más tiempo para preocuparse por hacer lo que mejor saben hacer, y a veces más, a veces menos, esto se traduce en resultados. Por el bien del fútbol, ojalá todo se empareje para arriba, y no hacia abajo como siempre suele pasar en la Argentina…

8 comentarios:

Esteban dijo...

muy buen post... la verdad que si, es un puterio total donde estan estos 5 "grandes"

Sugar Sixx dijo...

Como se ha nivelado para abajo. Cuanta mediocridad que se anda viendo en el fobal de estas tierras... sacando los casos como el de Estudiantes, claro, aunque aún así, no es un invencible.

Polanesa dijo...

Sisí. En estas tierras, eso.

La Selección, los grandes... (los chicos siempre, cla)

¿Qué anda pasando?

¿Por qué me da la sensación de que todo está tan tinellizado y rializado?

¿Soy yo?

Martin dijo...

Muy buen post, coincido en todo

Si Argentina no va al mundial dijo...

¿En algún momento se dió una situación similar?

Pensé que Boca levantaba pero por lo visto.........


Saludos!

Matias Mosquera dijo...

En colombia los grnades no aparecen hace rato... en uruguay aparecen equipos como cerro y racing imponiendose en la liguilla...
Los grandes ya no tienen plata para comprar estrellas... los craks de los chicos van directo afuera, y no pasan por los grands... El tubol se emparejó.

NoTe dijo...

Gracias por pasar chicos!

Amelio Luna dijo...

Racing está condenado y Vivas es un Kamikaze o un pelotudo...

Buscar en Doble 5

Colaboraciones