lunes, 24 de noviembre de 2008

Solo decepción


Un golpe a la autoestima. Perder de este modo categórico duele y genera heridas que no cicatrizarán fácilmente con el tiempo. La derrota en la final de la Copa Davis ante España deja marcado a fuego innumerables errores que se iniciaron desde la cúpula dirigencial hasta la actitud de ciertos tenistas, más cercano al divismo que al profesionalismo, sumado a la marcada flaqueza de poder por parte del entrenador en algunas decisiones. Esto no disminuye el valor y coraje que ejercieron los tenistas españoles con Fernando Verdasco y Feliciano López a la cabeza, quienes le dieron por tercera vez la Ensaladera de Plata al país ibérico.

La salida de Mancini era inevitable. Un traspié de semejante calibre coloca en situación riesgosa a cualquiera que ocupa jerarquía en un conjunto. La renuncia del Luli es acertada desde todo punto de vista dentro de un ámbito en el que inexorablemente vendrán aires de cambio en diferentes esferas. La chance histórica fallida de quedarse con la Davis no debe olvidarse y tendrá que ser vista como un ejemplo que no podrá repetirse.

A contraposición se deberá fijar la vista en lo realizado por España. Sin su estrella, Rafael Nadal, supo consolidar un espíritu de fortaleza y por sobre de todo de carácter en los pasajes más cruciales de la serie. En los momentos culmines, los españoles dijeron presente a pesar del contexto en contra. Premisas válidas para conseguir este título.

Meses esperando que Argentina gritara campeón por primera vez en la Copa Davis. Algunos dirán que el destino nos jugó una mala pasada, otros que se nos fue de las manos por errores propios. Lo cierto es que la Ensaladera no está. Solo decepción.

Doble Cinco Palermo: Un merecido segundo

5 comentarios:

fernando dijo...

Igual los argentinos pensaron que la Copa Davis era suya cuando vieron que no jugaba Nadal. Se confiaron en exceso y luego no supieron reaccionar cuando la final se puso cuesta arriba. Un abrazo.

CALIGULA dijo...

Un cachetazo a la soberbia argentina.

Arraigoo dijo...

Lo que más gusto en España fue que fuera conseguido por los tenistas menos habituales, esta vez no fueron los grandes; fueron Feliciano, Ferre y Verdasco ante una Argentina que dio mucha guerra y lo dio todo hasta el final.

un saludo
www.tocaladecara.blogspot.com

Tony Blas dijo...

Che donde están los que le querían ganar a Nadal?

No, gracia a vo´ dijo...

Suecia 1958 y Corea - Japón 2002 en el fútbol.
Esta edición de la Copa Davis 2008 en el tenis.
Y asi puedo seguir con varios deportes.

El exitismo argentino: pasado, preente y futuro!

Saludos,

Migue

Buscar en Doble 5

Colaboraciones