domingo, 21 de diciembre de 2008

Lo atamo´ con alambre...


La realidad tiene diferentes dimensiones. Por un lado se hablará del inobjetable triunfo de Boca ante San Lorenzo por 3 a 1 que le posibilitará contar con grandísimas chances de quedarse con el Torneo Apertura cuando enfrente el martes a Tigre. También se podrá exponer la superioridad física y técnica que plasmó el equipo de Ischia sobre el de Russo y la vuelta en todo su esplendor de Rodrigo Palacio, fundamental en el segundo tiempo para desnivelar a una defensa cuerva que empezó a hacer agua desde todos los costados. Todos hablarán de eso y está bien que así suceda. Esencialmente es lo que vende.

Sin embargo, y no con el objetivo de diferenciarse de los otros espacios de expresión sino para marcar una realidad que puede llegar a ser trágica en el fútbol argentino será importante tomar nota de un suceso ocurrido ayer. Pasados quince minutos del primer tiempo, un cabezazo sin intención de Andrés Silvera sobre el cuello del juvenil xeneize Juan Forlín generó el desmayo de ambos futbolistas, llevándose la peor parte el defensor, quien en las imágenes televisivas se lo observa totalmente descompensado y que gracias a la rapidez del cuerpo técnico de Boca, que pudo realizarle los primeros auxilios adecuados, no terminó de la peor manera.

Lo triste resulta que en 2008, cuando la tecnología se ubica a la vanguardia de las ciencias, donde hay estadios en Europa capacitados para prevenir este tipo de situacíones, no fortuituas pero que en un deporte de alto contacto físico como éste pueden suceder, en la cancha de Racing no podía ingresar la ambulancia dentro del campo de juego y se tuvieron que llevar por separado a los futbolistas. Primero en una camilla a Silvera, para luego volver con la misma y trasladarlo después a Forlín. Minutos válidos que se pierden, los cuales, según los médicos, son fundamentales en la recuperación de la persona y que remarca la nula organización del fútbol argentino en términos de esta clase de situaciones.

Afortunadamente, tanto Forlín como Silvera se recuperan de la mejor manera y pronto regresarán a sus hogares. Un mérito para los médicos que actuaron de forma instantánea y que impidieron que este hecho pasara a mayores. No se podrá decir lo mismo de la AFA, que a finales de 2008 no puede generar políticas en torno a esta clase de lesiones en los campos de juego. Eso sí, para recaudar la eficiencia es absoluta. Lo atamo´ con alambre...

6 comentarios:

Esferico Balon dijo...

Sin duda lo de ayer fue terrible. Las imagenes daban escalofrio, pero vos lo marcas, con el titulo resumis todo, esto es asi, estamos en argentina.Saludos

fernando dijo...

Una denuncia con mucha razón. NO es lógico que la AFA no tenga mejores y más rápidos medios para intervenir ante estos graves sucesos.

Veo a Boca casi campeón. Me imagino que San Lorenzo estará sumido en la desilusión.

un abrazo.

Nicolás dijo...

Estamos en argentina. Todo se hace a medias. Las imagenes de Forlin fueron tremendas. Se temio lo peor y por suerte no paso nada grave.
Un abrazo Note.

www.daleplota.blogspot.com

Esteban dijo...

fue duro... me hizo acordar (salvando las distancias) a lo que le pasó a Foé...
saludos desde:
http://d-coleccion.blogspot.com/

Fernando Torres FT dijo...

Ya puedes votar a la mejor imagen de Fernando Torres.

http://fernandotorresft.blogspot.com/

Un saludo.

NoTe dijo...

Saludos a todos y gracias por pasar!

Buscar en Doble 5

Colaboraciones