martes, 6 de septiembre de 2011

Sabella, Messi y aire (no es poco)

Las palabras de Lionel Messi dan un puntapié al inicio del ciclo de Alejandro Sabella al frente de la selección nacional: "es bueno ganar después de tantos fracasos". Luego de tantas tormentas, escándalos, renuncias, idas, vueltas, el verbo ganar equivale a respirar profundo por varios segundos. Lo mejor que le podía pasar a Sabella era llevarse los tres puntos en las dos presentaciones. Sí, amistosos sin sentido profundo, rivales intrascendentes, lugares geográficos extravagantes, unas valijas llenas de dólares para que la celeste y blanca pise estos sitios. El imán Messi atrae a los dólares. Clink caja en Viamonte.

Sabella probó. Vio, llamó algunos nombres interesantes, caso Lucho González, de siempre buen presente en Francia sin tener la notoriedad necesaria y Ricardo Álvarez, Ricky, el crack de Vélez, zurdo, elegante, ahora en el Inter. Así ante Venezuela, con pasajes de conexión entre varios partícipes, siempre liderada por Messi, ubicado en una extracto del campo de juego muy similar a lo que ejecuta en Barcelona. A la derecha y siempre a pocos metros del área grande rival. La pregunta vuelve a surgir: ¿Cómo rodearlo? Sabella apunta a jugadores verticales, con una dosis de velocidad mental y buen pie que le dé recepción limpia en las instancias finales al ahora capitán. No tantos pases seguidos sino dinámica y pureza en cada intervención. Sorprender desde la técnica. Argentina, por el nivel de futbolistas que posee, puede realizarlo sin inconvenientes y no aburrirse en un manojo zonzo de posesión que no brinda los resultados esperados.

Sabella siguió probando. Nigeria, esta vez, el fantasma del 1-4 este año, inicio de la debacle del ciclo Batista. Línea de 3, Burdisso, Demichelis y Otamendi, un buen valor a tener en cuenta de cara a una renovación urgente que se necesita en la zaga central. Así se pobló más el mediocampo con Zabaleta y Rojo por los costados, tapando la salida veloz de los nigerianos. Arriba la reiteración de un trinomio por ahora fijo en la cabeza del ex entrenador de Estudiantes: Di María, Messi e Higuaín. 3-4-3, flexible, algún apéndice similar a lo que fue ese campeón de América en 2009. Los dos del Real Madrid se conocen mucho, se buscan poco. El hilo es Lionel, un tipo que encuentro espacios donde no los hay para el ojo común, las dos asistencias en los goles de hoy hablan del rasgo superlativo de un fuera de serie. La presencia del 9 fundamental, va, busca, pelea y siempre la mete. Tiene el arco incorporado y no suele perdonar.

Demasiado pronto para analizar una experiencia que recién está dando sus primeros pasos. Alejandro Sabella debutó con dos sonrisas en un banco que todavía huele a carne quemada. 180 minutos que seguramente servirán para afinarle el ojo de cara a las Eliminatorias para Brasil 2014, amén de algunos trazos en el esquema que parecen dar señales positivas.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

4 comentarios:

Gabo dijo...

Por lo menos tenemos un técnico q trabaja, no es poco.
Hay q darle tiempo a Sabella, en 3 años se tienen q ver los resultados.

http://blaugranatv.blogspot.com

BESOS dijo...

Qué demonios pasa con Messi que con el Barsa es imparable y con la selección no da bola

Anónimo dijo...

Write more, thats all I have to say. Literally, it seems
as though you relied on the video to make your point.
You obviously know what youre talking about, why waste your intelligence
on just posting videos to your blog when you could be giving us something informative to read?



Also visit my web blog; click here

Anónimo dijo...

Bruneau rosacea specialist

Feel free to surf to my weblog: rosacea laser treatment Myersville

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones