domingo, 22 de enero de 2012

The Boedo manifesto


Escribo como un deber. Pensado como una obligación que tengo que cumplir antes que sea demasiado tarde y poder descansar, al menos, más tranquilo. Hablo de un sentimiento, en este caso de San Lorenzo. Los próximos seis meses serán los más importantes en los últimos 20 años por lo menos. La Promoción, la bendita palabra que martirizó por Núñez con la peor consecuencia, aparece en acción. Un equipo, mediocre técnicamente, donde Madelón hace lo que puede y no lo que quiere, enmarcado en una crisis institucional ya sea desde lo financiero, social y dirigencial, esto último el gran flagelo que ataca a San Lorenzo en los últimos tiempos.Responsabilidad compartida con el socio, quien eligió a Rafael Savino en dos oportunidades como presidente, sabiendo o no, el proceso de vaciamiento y ausencia de políticas a mediano y largo plazo en el club. No interesó o se prefirió llevarse por el buen trabajo mediático para sostener la imagen de Savino, orden ejecutada desde la calle Viamonte. Pecado de la oposición de no capitalizar los errores, en demasía, de la gestión savinista, lejos, lejos, la peor que estuvo en Boedo. Cuando hubo posibilidades de cambio, el socio, tampoco quiso. Llegó Abdo, el tipo que fomentó y puso guita en esa aventura llamada Santiago Solari, Andrés D´Alessandro, Bergessio, Jonathan Santana y tantos otros, tantos espejitos de colores que finalmente al club le dieron migajas. Nadie se acordó.

Todos pensaron que llegaba Papá Noel con los dólares, y problema solucionado. Una alianza tripartita con Jorge Aldrey y Carlos Datria que terminó como suelen terminar las alianzas en estos pagos. Besos, abrazos y promesas de amor eterno antes de las elecciones, y luego, con el poder, ante la primera –mala- todos se abren de piernas y surgen las diferencias, que siempre estuvieron pero antes se tapaban por conveniencia. Así, Datria otra vez renunció, como también había ocurrido en la primera gestión de Savino y Aldrey, luego involucrado mediáticamente con un sobreprecio en la contratación frustrada de Osmar Ferreyra, ahora en Independiente, ya no tiene ni voz ni voto en la mesa chica dirigencial de San Lorenzo. Abdo, solo. Perdido y solo. Peor aún.

Lo grito, la necesidad de expresarme aflora sin pensarlo, veo una realidad injusta, cruel, pero que cada uno es responsable, por pensar en que lo mágico existe en el fútbol, que los proyectos no sirven. En estos meses, San Lorenzo jugará una partida por su destino. De sus dirigentes, nada puede esperar. Incapacidad, verso y mentiras, ah, además de seguir aumentando el pasivo con contrataciones que ni pueden pagar, como caso Ortigoza y Méndez. No me pongo en la postura de pobre San Lorenzo, qué mal que le hacen. El socio puso su voto y decidió seguir con la joda. Las inferiores destruidas, el club vacío, las actividades federadas en un colapso sin precedentes. Y algunos piden a Tinelli. Pelotudos hay en todos lados. San Lorenzo, crónica de un final anunciado. Ya se sabe. Ni quiero decirlo. El deber está cumplido, dije lo que me brota en la piel, lo que veo y no puedo callar. Hay que construir alternativas en el club, repensar cómo nos sacamos de encima a estos tipos, que no les importan un carajo los colores.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola :

Me llamo Jimena San Martín soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaria contar con tu sitio en mi web, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

Si estas de acuerdo hazmelo saber enviando un mail a jimena.sanmartin@hotmail.com
Jimena San Martín

Televisores pantalla plana dijo...

Has logrado conformar un excelente blog, es todo un gusto visitarte. Un saludo.

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones