viernes, 4 de enero de 2008

Un triste final

Una noticia que confirma el difícil momento institucional que atraviesa el tenis internacional, desgastado por las constantes denuncias de partidos arreglados por apuestas y la repetición continua de casos de doping. Ayer se confirmó que la Federación Internacional de Tenis (ITF) publicó la novedad de que un Tribunal antidopaje independiente atestiguó y comprobó el doping positivo por cocaína de la suiza Martina Hingis, quien ha sido suspendida por dos años, a contar desde el 1 de octubre de 2007, y sus resultados en Wimbledon han sido anulados, por lo que pierde los puntos acumulados en dicho torneo y los 129.481 dólares que ganó. Vale destacar que meses anteriores y con esta versión confirmada desde las altas esferas del tenis internacional, la ex nº1 del mundo había decidido colgar la raqueta definitivamente. La muestra de orina depositada el 29 de junio de 2007 durante el torneo de Wimbledon contenía un metabolito de cocaína, incluida en la lista de sustancias prohibidas de la Agencia Mundial Antidopaje y en el Programa Antidopaje del Tenis. Tiempo después esta misma organización rechazó las diversas defensas en pos de la defensa de Hingis y concluyó que ésta había cometido una violación del reglamento antidopaje y tomando esas informaciones decidió castigarla con una suspensión de 2 años.
Sin lugar a dudas, ha sido el final menos pensado para una tenista de la categoría de Martina Hingis, un emblema de la década del 90, que fue la jugadora número uno más joven de la historia con 16 años, seis meses y un día, y dominó el tenis femenino entre 1997 y 2000, cuando ganó cinco títulos de Grand Slam. Luego diversas lesiones la alejaron de los primeros puestos, pero aproximadamente hace 2 años había vuelto con una enorme dosis de predisposición, agregado al innato talento de siempre. Hasta que saltó el doping y decidió cerrar su carrera y no volver más a los courts, tal vez con la excusa de no querer seguir siendo salpicada por las correlatividades que traería este asunto. Resulta ilógico este final, al hablar de una de las mejores tenistas de los últimos 15 años. Un cierre que no está a la altura de su talento. Una verdadera lástima.

1 comentarios:

Ursula dijo...

tienes razon, muy triste...

¡ojala el tenis no se siga manchando! es un deporte tan lindo...

Buscar en Doble 5

Colaboraciones