miércoles, 26 de agosto de 2009

5 visiones sobre la Ley de Servicios Audiovisuales


Diario Crítica

El diario Crítica, a partir de lo propuesto por el Estado Ejecutivo en proponer un proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, ha promovido desde el arranque, a partir del 18 de marzo, día del acto de presentación que realizó Cristina Fernández en La Plata, diferenciar taxativamente la actual ley, originada en 1980, bajo la dictadura cívico-militar al mando de Jorge Rafael Videla y que sufrió diversas modificaciones hasta el actual proyecto. Bajo una mirada clara y diferenciando punto por punto, el matutino ejemplifica de modo conciso las concretas variaciones que tendría la nueva ley si contara con la aprobación del Congreso. Su epicentro, vista de un modo particular y que tuvo el sustento de diferentes tapas a lo largo de este recorrido, que abarca desde los primeros días de marzo hasta finales del mes de junio, se fija en la relación de amor/odio entre Néstor Kirchner y la cúpula del gobierno con el Grupo Clarín. Crítica desde el inicio orienta su vista en esta inestable relación, la cual pasó por momentos de esplendor y que, teniendo en cuenta los últimos sucesos en torno a la televisación del fútbol y el contrato rescindido por parte de la AFA a Televisión Satelital Codificada (TSC), donde el Grupo Clarín posee acciones mayoritarias, ha alcanzado un punto culmine de desencuentro. Además, el diario cita en varias ediciones el concepto batalla ya sea en titulares o en el cuerpo del texto al abocarse a este asunto, donde a pesar de que el contenido de la nueva ley se plasma en distintas ediciones, parece diluirse al reflejar tanto la imagen de Néstor Kirchner con el multimedio, como una puja de poder y menoscabando la posibilidad de que, más allá de este enfrentamiento puntual, la Argentina está a las puertas de pensar otro modo distinto en torno a la comunicación audiovisual.

Por otra parte, días antes de las elecciones, el periódico nombra que Cristina Fernández no ejerció la suficiente presión para que en el lapso de 60 días, período que había fijado el Gobierno, se debatiera en el Congreso y que esto habría generado resquemores en el bloque oficialista. Por primera vez aparece construida la imagen de la presidente ligada a este asunto, más allá de lo vinculado con el 18 de marzo y el día de su exposición frente a su propio gobierno, la CGT, CTA y organismos de derechos humanos. Antes, de forma notoria, el proyecto de ley había sido consignado por parte de este medio como un as en la manga que contaba Néstor Kirchner en detrimento del Grupo Clarín. A su vez asoma en Crítica lo concerniente al modelo digital que deberá plantear el Estado para ingresar al mundo de la TV de alta definición y que generará un nuevo abanico de negocios millonarios en el mundo de las telecomunicaciones.

Página 12

Por identificación ideológica al Gobierno nacional, Página 12 impulsó desde el inicio este proyecto de ley. El 19 de marzo no fue tapa del matutino, ya que en la Cámara de Diputados se había dado media sanción para que se adelantaran las elecciones al 28 de junio, cuestión que finalmente ocurrió. Sin embargo, cabe destacar que fijándose en el archivo del este diario ya en enero de 2008 se profundiza la búsqueda de una nueva norma que reemplazará a la ley 22.285, dictada en los años de plomo.

Desde marzo de 2009 han sido correlativas las notas bregando para que finalmente se debatiera esta modificación en el Congreso. Página 12 indicó, días posteriores al acto en La Plata, que el fútbol mostraría su enojo ante una posible sanción de esta ley. Interesante para analizar resulta lo expresado en aquellos tiempos por Marcelo Bombau, presidente de Torneos y Competencias y con gran incidencia mediático en los últimos días: "esto va a perjudicar a la AFA y a los clubes” e incluso agregó que “el fútbol se expone a sanciones de la FIFA si el Estado se entromete en atribuciones de una asociación afiliada. Hay un factor determinante sobre el tema en general y es que la TV por cable sostiene al fútbol. Que mañana se quiera obligar a pasar partidos por un canal abierto hará imposible mantener el negocio porque la publicidad sola no lo paga". En el momento de escribir estas líneas, la FIFA, entidad madre del fútbol profesional, le dio vía libre a la AFA para rescindir el contrato de modo unilateral con la empresa que transmitía los encuentros los fines de semana.

A diferencia de lo acaecido con el diario Crítica, en Página 12 se constituye a la totalidad del Gobierno como precursor de este proyecto de ley, desligando la figura de Néstor Kirchner pero dando mayor preeminencia tanto a la figuras de la presidenta y Gabriel Mariotto, interventor del COMFER. Se toman en cuenta el rol de la oposición, negándose enfáticamente y de forma insistente a debatir la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y lo referido a actualizar una ley que se mantiene vigente desde el gobierno de facto. Aquí es donde posa la editorial del diario para apoyar este proyecto, ya que considera a la antigua norma como anacrónica y carente de democratización.

LA NACIÓN

La mirada del diario La Nación se sostiene particularmente en mostrar el descontento de la oposición al expresarse el proyecto de ley. En las diferentes ediciones a partir del 18 de marzo nunca se lleva a cabo una explicación concreta de la misma ni sus diferencias con la proclamada en 1980, sino que al contrario pregona en sus páginas una mirada desde el polo opositor, objetando a partir de diferentes editoriales una semejanza al proyecto que, según su visión, encarna el presidente venezolano Hugo Chávez en aquél país. En la actualización de su sitio web ese mismo 18 de marzo se titula de la siguiente manera sobre el acto presidido por Cristina Fernández de Kirchner: "Para la oposición, el proyecto oficialista de reforma de la ley de radiodifusión es "una maniobra electoralista".

El día 19 de marzo y en marco del día después de la presentación en La Plata, lo publicado por este matutino recorre algunas frases de la presidenta en torno a la democratización de la palabra aunque en simultáneo se citan expresiones de Silvana Giúdici, presidenta de la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados y Patricia Bullrich (Coalición Cívica), quienes argumentan en sus dichos que el gobierno impone de modo totalitario condiciones a los mismos medios y expresando que para que se debata una nueva ley de radiodifusión hace falta generar un ámbito democrático. El enfoque opositor se mantiene latente.

De modo correlativo, la presencia de este asunto en torno a la agenda diaria que propone La Nación va disminuyendo. Aparecen a cuentagotas en los sucesivos meses entrevistados que denotan su ánimo crítico en torno al proyecto de ley y se sustancia la imagen de la presidenta con ataques verbales sucesivos a los medios. En sí, el matutino promueve una defensa particular y muy propia sobre la libertad de prensa. Por eso mismo el término Grupo Clarín aparece en contadas oportunidades. Y marca como ejemplo, y como ya dijimos desde el inicio, lo acaecido en Venezuela como un espejo en el cual no hay que reflejarse.

CLARÍN

En consonancia a lo planteado por el diario Clarín, severamente afectado en sus intereses si este proyecto se convierte finalmente en ley, se utilizó básicamente a otros sujetos, ya sean físicos o jurídicos en pos de poner su postura de disidencia con respeto a este tema. Desde lo expresado en los primeros días de mayo por AIR (Asociación Internacional de Radiodifusión), que según lo publicado por Clarín manifestó que este proyecto producirá "medios más vulnerables y dependientes" y agregando que "pone en riesgo la libertad de prensa en la Argentina".

También sale a la luz un informe de Asociación de Prensa de Buenos Aires (APBA), que por el mes de abril denota lo siguiente: "El enfoque cerrado de las regulaciones del proyecto lo convierten en un instrumento legal autoritario, cuando, justamente, perseguía como fin reemplazar la legislación de la última dictadura militar. El mensaje es claro: "al que no esté conmigo no le damos publicidad, no le renovamos la licencia, ni le permitimos expandirse comercial o empresarialmente". "Las consultas se hicieron con "los amigos del Gobierno", a las escondidas, y en asambleas universitarias promocionadas como foros federales de discusión", señaló el documento. También se citan fragmentos de diarios extranjeros como el Wall Street Journal, periódico que en una de sus editoriales manifestaba que si finalmente se aprobaba esta ley, se "anulará la libertad de los medios". A su vez se da lugar a voces de la oposición que sistemáticamente y en semejanza a lo que plasma La Nación introduce nuevamente el fantasma de Hugo Chávez y su supuesta restricción a la libertad de prensa en Venezuela. El diario Clarín utiliza distintos frentes sin involucrarse por cuenta propia en esta puja de poder que posee, ya no sólo el diario sino el multimedio, con el gobierno nacional. Siguiendo este razonamiento son escasas las menciones sobre el proyecto de ley, sus características y mucho menos leer voces que estén a favor de la sanción de la misma. Se solidifica una mirada negativa hacia Gabriel Mariotto, interventor del COMFER y una de las piezas claves para la conformación de este proyecto de ley, quien había afirmado que había tenido una radio "trucha" a mediados de los ochenta y que fue eje de crítica por el diario, que durante varios días prolongó la investigación de lo ocurrido con aquella radio, con orígenes comunitarios y que según Clarín tenía objetivos netamente comerciales.

Resulta interesante de analizar la extensa información que en el día 30 de abril se brinda sobre un Encuentro Internacional de Banda Ancha y CableModem en la ciudad de Mar del Plata y que contó con la presencia de Daniel Katz, Silvana Giudici y Federico Pinedo, del ex Defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, y del ex interventor del COMFER, Julio Bárbaro, quienes pertenecen a diferentes corrientes ajenas al kirchnerismo y que criticaron abiertamente lo promovido por el Poder Ejecutivo. Clarín apunta sobre eso y la nota claramente se desdibuja hacia una defensa sólida y sostenida para que no se ejecute ninguna modificación sobre los medios audiovisuales.


2 comentarios:

Esteban dijo...

por fin le metieron la manito a los de Clarin para que dejen de "robarla". Pero bueno, es lindo ver futbol por donde vos quieras... digamos, un soplo de aire fresco.
saludos
http://d-coleccion.blogspot.com/

javier dijo...

bbue panorama, necesario en estos tiempos de cambios multimediaticos. hay que estar alerta mas que nunca por estos dias

Buscar en Doble 5

Colaboraciones