sábado, 6 de febrero de 2010

Newell`s, sangre derramada e impunidad

14 años. Esa era la edad que tenía Walter Cáceres, un joven brutalmente asesinado tras la agresión que sufrió el micro de hinchas de Newell`s, en medio de una batalla encarnizada entre distintos sectores de la barra que luchan por el poder, tras la caída de Eduardo López. La sangre se sigue derramando en el fútbol argentino. Y lo peor, lo trágico de algo que se repite sistemáticamente y se transforma en farsa es que verdaderamente ya no nos sorprende. Repito: 14 años. Tirarle a quemarropas a un chico de esa edad. 3 balazos en la cabeza. Imperdonable.

Las acusaciones apuntan al sector desplazado tras las últimas elecciones que declararon ganador a Guillermo Lorente y que terminó con los años infames de López al mando de la institución rojinegra, cuya poder, amparado por la barra brava se había instalado en todos los ámbitos del club hasta llegar en la conformación de planteles en las divisiones inferiores. Allegados a la investigación de los hechos afirman que los controles de seguridad para el traslado de la parcialidad de Newell`s hacia Rosario no estaba colocados donde se requería para que esto no acaeciera. Otros hablan de zona liberada, sin tapujos.

Lo cierto es que la vida de Cáceres nadie la va a recuperar. Pero es así, vendrá un gol de Palermo el fin de semana y ninguna tapa de diario reflejará los centenares de muertos que carga como cruz nuestro fútbol, un genocidio en silencio, que se lleva vidas y vidas, con familias quebradas, con el dolor hecho mella por siempre. Una pasión que culpa de los corruptos, de asesinos a sueldo que no llevan ninguna camiseta la atacan siempre por la espalda, sin avisarle. Como al propio Walter Cáceres.

9 comentarios:

Nacho - Paladar Pincha dijo...

Muy buena la nota, es la cruda realidad. Son verdaderos delincuentes, que en la mayoría de los casos no son simpatizantes del club al que van a "alentar". Peleas de protagonismo con el objetivo de estar cerca de la caja a la hora de la repartija.
Podrá haber la mejor predisposición de una dirigencia para combatirlos, pero no dará resultado mientras sean contadas excepciones.
También es un síntoma de una sociedad degradada, sino sería difícil explicar que haya gente que crea en ellos, se identifique con ellos, crea en sus amistades (que son sólo negocios entre cuatro o cinco mafiosos), los admire y hasta les pidan autógrafos.
Habría que tratar de que desaparezca la conciencia de "hinchas de la hinchada", y después intentar que el poder no los premie día a día.
Pero miro el sillón de la AFA, reviso el método de Grondona para mantenerse en el poder, y me da la sensación de que cada vez estoy más equivocado.

Saludos.

El_Acertijo dijo...

uno mas y no va a pasar nada... como siempre...
Dan asco todos los dirigentes que saben de esta realidad y se cagan, no los pobres pibes que enarbolan una bandera y "defienden" los colores de su club para que otros se llenen los bolsillos.

FI dijo...

Sólo tengo una palabra que decir: Lamentable

Mariano dijo...

genocidio silencioso, comparto con esa apreciación

Esférico Balón dijo...

Otra locura que se olvidará en poco tiempo y se recordará cuando, lamentablemente, vuelva a ocurrir un hecho de similares características.

Francisco dijo...

Es el subdesarrollo mental de este pais

CALIGULA dijo...

Buena nota Adrián.

NoTe dijo...

Muchas gracias por pasar!

Anónimo dijo...

zorgverzekering buitenland de goedkoopste zorgverzekering autoverzekering studenten cz jongerenverzekering
Also visit my web-site - zorgverzekering studenten vergelijken

Buscar en Doble 5

Colaboraciones