viernes, 12 de febrero de 2010

¿Qué hacer con Ariel Ortega?

Una simple pregunta que por peso propio deja un tendal de interrogantes sin respuestas, en momentos de otra recaída del jujeño, donde la repetición sistemática de este tipo de acontecimientos que claramente afectan a un plantel profesional, plagado de obligaciones en este semestre, con la idea de sumar unidades para alejar cualquier fantasma que ronde la Promoción, además tienen la consecuencia directa de dañar la imagen pública de la institución, cuestión que el flamante mandatario Daniel Passarella considera clave en su gestión.

¿Qué hacer con Ortega, el hombre? Hacia allí hay que apuntar, entendiendo como factor clave una participación activa del núcleo familiar, el cual debe comprender la delicadeza de la situación, de que ya no se puede seguir jugando con fuego, de que el "acá no pasó nada" ya no rige en estas circunstancias. Finalmente que todos los involucrados, desde River a la familia, actúen con la grandeza para el bien de un tipo querido. Ortega en sus últimas declaraciones marcó distancia sobre el rol de su familia, y salió a aclarar que a "él nadie lo va a retirar", inmerso en la materia futbolística, detalle que hoy no cuenta con la relevancia suficiente, basándonos en el bajísimo rendimiento que viene teniendo el jujeño en los últimos tiempos, quizás esto no tan visible en un River empapado de mediocridad como lo fue en el 2009.

Cualquiera en su sano juicio deberá asimilar los términos de Ortega como una expresión de deseos, acumulación de bronca y poco más. Cualquiera sabe que necesita un tratamiento ejecutado por profesionales en la materia que lo recuperen de esta cruel enfermedad, enfocando la vista cuando por cuestiones naturales ya no pueda seguir jugando a lo que tanto ama que es el fútbol. ¿Cuánto habrá que esperar para que suceda otro acto de las mismas características? ¿Cuánto tiempo más se seguirá jugando con la vida de Ortega?

12 comentarios:

bonito lunch dijo...

sabes que soy riverplatense, pero me gustaría que no juegue mas.
basta de ortega.
en la cancha ya no hace nada.
que quede un buen recuerdo .

Nico Iriarte dijo...

Ariel mantiene cierta historia en el club asi que no lo podemos tratar igual que a otros pero si sigue asi mejor que se olvide del deporte.

No, gracia a vo´ dijo...

Es jodido porque si lo alejás del fútbol, Ortega lo sufre más que nadie. Pero evidentemente no puede seguir así su situación. El club debe decidir una solución urgente!

Anónimo dijo...

Comparto con lo que decis en el post, ortega necesita ayuda

Juliancito dijo...

Necesita ayuda, sin dudas, pero empezando por él. No creo que lo mejor sea alejarlo del fútbol, simplemente porque gracias al fútbol, él sobrevive. El tema es trabajar, para mí, además su adicción, el vacío que significará no jugar al fútbol, inclusive hoy mismo, qué sentido le encuentra a la vida cuando no está jugando. Ese vació él lo está llenando con el alcohol.
Saludos.

FI dijo...

El eterno Ortega. No he visto jugar a River, pero si me da lástima que sigan manteniendo a este jugador que no tiene futuro en su vida.

Mariano dijo...

Ortega tiene que rehabilitarse y River tiene que trabajar por eso

javier dijo...

caso dificil, porque hasta ahora los tratamientos no funcionaron y parece que tratarse y jugar no soluciona el problema. quizas parando un tiempo la situacion pueda mejroar

Ruben dijo...

Ortega ya esta dando pena. Ya se le hizo tarde para el retiro digno y el tiempo, en este caso, le juega en contra.

Anónimo dijo...

Batsa de ortega, ya no esta para jugar

Esférico Balón dijo...

Todas sus recaídas son llamados de atención que nadie atiende: ¿Por cual medio de transporte llegó Ortega a la concentración previa al partido con Central? Muy probablemente manejando ÉL su propio auto. Y no fue la primera vez...Ojalá no sea otra Hiena Barrios

NoTe dijo...

Gracias por pasar. Saludos!

Buscar en Doble 5

Colaboraciones