lunes, 6 de julio de 2009

Con V de victoria

El triunfo de un modelo institucional a veces no simboliza plenamente el éxito deportivo inmediato a grandes niveles sino que al contrario reside en construir la grandeza de la institución paulatinamente, superando escollos y posibilitando el desarrollo social. Vélez halló conveniente este mensaje. Un club sólido, conformado por miles de actividades deportivas, un estadio de nivel internacional, una Villa Olímpica que sería la envidia de muchos conjuntos europeos y unas divisiones inferiores que están en el podio de talento del fútbol argentino. Bien por Vélez que creyó en la profundización del modelo ejecutado décadas atrás por el gran José Amalfitani,. Dejando de lado la irracionalidad de otros clubes, que despilfarran millones de dólares en préstamos, contrataciones y comisiones y donde el desencanto de los hinchas es moneda corriente, vale lo obtenido por Vélez, que excede más allá de la obtención del Torneo Clausura 2009.

En el plano futbolístico la tarea de Ricardo Gareca puede delimitarse en diferentes elementos productivos en la constitución de un equipo aguerrido, utilitario y con ciertas piezas con un rendimiento acorde a lo que se esperaba de ellos. Sebastián Domínguez y Maximiliano Moralez superaron con creces la inversión que hicieron por ellos. El ex Newell`s se transformó en una referencia insoslayable en la defensa y el chiquitín, a pesar de un tobillo maltrecho que lo aquejó sobre las partes finales del campeonato, marcó el gol del campeonato y redondeó una imagen positiva. Bien por el entrenador por otorgarle confianza a Nicolás Otamendi, la revelación del campeonato, un chico que juega con la valentía de un hombre que pasó mil batallas y también a Franco Razzotti, un 5 que estaba perdido en Perú y que en su vuelta al club disfrutó la tarea de reemplazar a Somoza, fin que cumplió a la perfección.

El polifuncional Víctor Zapata pudo sacar a relucir un liderazgo que tanto se esperaba de él, superando los cortocircuitos con el público y siendo el motor de mitad de cancha en delante de un conjunto que terminó con la valla menos vencida, amén de un Germán Montoya sólido y una fortaleza sustentada desde los laterales con Papa y Cubero o en su defecto el juvenil Gastón Díaz, partícipe en algunos encuentros. Arriba Hernán Rodrigo López confirmó su pasado goleador en América y fue a la postre el goleador del campeón, que tiene la cualidad de ser igual a lo que es Vélez como institución. Sólido, coherente y exitoso.

8 comentarios:

Esteban dijo...

y si, desde hace mucho tiempo, digamos, desde que asumió Gámez, Velez se ordenó de una manera asombrosa y que da envidia, cuyos pasos parece haber seguido otro como Lanús.
saludos

Romulo dijo...

Esta bueno ver que equipos como Vélez y Huracán representen como se juega al fútbol en la Argentina, lástima que ayer, para mi, no fue un gran partido para los dos.
Igualmente felicidades a Vélez, un merecido campeón.

pelotaafuera.blogspot.com dijo...

es bueno que a veces no ganen los poderosos, más una institución coherente como velez. lo mismo vale para también para lanús, otra puesta a largo plazo. huracán es casi lo contrario, un equipo hecho con bajo presupuesto que casi sale campeón. el fútbol tienen estas cosas

martin dijo...

Bien merecido por velez, slds

Beto P. dijo...

gracias por hacerme conocer a Francis Andreu. un día me acuerdo que entré a la página y ustedes tenían un dispositivo que automáticamente se activaba la música. ahí sonó la voz de esta uruguaya que me enamora.

otra vez gracias.

Sugar Sixx dijo...

Merecido por Velez, aunque Huracan es el equipo que quería que saliera campeón por jugar como me gusta.

saludos.

Esférico Balón dijo...

Creo que es justo el título, una pena que se manchó un poco por las polémicas

NoTe dijo...

Buenísimo que te haya encantado la voz de Francis Andreu, sinceramente es hermosa!

Buscar en Doble 5

Colaboraciones