martes, 14 de julio de 2009

El riesgo como factor de progreso

La carrera futbolística de Carlos Tevez siempre estuvo signada por apuestas arriesgadas. Desde aquella transferencia millonaria de Boca hacia el Corinthians brasileño, a mando de un iraní de nombre Kia Joorabchian con petrodólares en el bolsillo; pasando a uno de los peores equipos de la Premier League como lo fue en su momento el West Ham y finalizando con la experiencia venidera de vestir por cinco temporadas la camiseta de Manchester City, después de una temporada de ensueño en Manchester United durante el 2007-2008 y rezagado en la consideración de Sir Alex Ferguson en la pasada campaña, hecho sustancial para comprender la salida del argentino de los Diablos Rojos.

Tanto en Brasil como en Inglaterra, Tevez se moldeó a sí mismo. Maduró, creció como intérprete dentro del campo de juego y le siguió agregando elementos a su ya explosivo juego. En Corinthians arrancó con dudas pero finalmente se consagró campeón y figura en un equipo sin sobradas luces pero con el delantero haciendo pata ancha por soberbias actuaciones y convirtiéndose en un ídolo para la hinchada. Ya con la camiseta de West Ham, y en un conjunto mediocre, a través de sus goles (uno fundamental en la última fecha ante Manchester) lo pudo salvar del descenso. Digo pudo, no por pecar de argentinismo severo, sino que debemos afirmar que, sin la figura de Tevez, el destino de los Hummers era el descenso. En Manchester explotó. Un conglomerado de estrellas como Ronaldo, Rooney, Giggs y tantos otros le abrieron la puerta para formar parte de un equipo que se llevó la triple corona en 2007-2008 y en el que el argentino, nuevamente, se transformó en base a su talento y sacrificio en el niño mimado de la afición. La llegada del búlgaro Dimitar Berbatov cambió el panorama. Ferguson lo mandó al banco y la relación no tuvo retorno. Duelos verborrágicos y el ocaso de Tevez en Old Trafford. En total disputó 99 encuentros y marcó 34 goles.

En esta nueva etapa, Carlitos pisa el acelerador. Se pasa al archirrival, al enemigo histórico de toda la vida, otra entidad con demasiados petrodólares tras la asunción dirigencia de un grupo de árabes y que en la temporada anterior bordeó peligrosamente las zonas del descenso, a pesar de contar con un plantel para luchar más arriba. Allí se encontrará con el brasileño Robinho, el recién fichado paraguayo Roque Santa Cruz y su compatriota Pablo Zabaleta, quizás las tres figuras excluyentes del equipo dirigido por Mark Hughes, quien ya le dio la bienvenida al número 32: “Carlos es un jugador internacional de primera clase que posee todos los atributos que ayudarán a este club a avanzar. No sólo es técnicamente extraordinario, sino que es un goleador fiable. Nos da otra dimensión en el ataque". Allí irá Tevez, ése que en cada paso de su carrera asume riesgos. Como en la cancha.

4 comentarios:

javier dijo...

me generan dudas el equipo donde cayó carlitos, pero ya demostró que tiene la categoría suficiente para jugar en cualquier lado. debrá ponerse el equipo al hombro para que le vaya bien

Esteban dijo...

y... un equipo hecho a base de petrodólares no se si me pinta seguro, pero esta con buenas juntas, aparentemente en teoria y en los papeles...
saludos

Jugada Preparada dijo...

Es un genio Tevez, donde vaya, cobre lo que cobre, la va a romper.


Danchovski

NoTe dijo...

Gracias por pasar!

Buscar en Doble 5

Colaboraciones