martes, 28 de julio de 2009

A veces no todo es lo mismo

Ya tantas veces nos referimos a ciertas actitudes de los futbolistas, a veces tan sensibles ante ofertas que aparecen desde diferentes lugares, plasmando esa sensación de que su carrera se sustenta únicamente en poder acumular dinero lo más rápido posible para estar cubiertos en torno a que pueda suceder algún imprevisto que los aleje de la práctica profesional de este deporte. El fútbol argentino ha brindado sobradas muestras. No es el fin criticar este tipo de actitudes sino alegrarse al encontrar que un mínusculo grupo de jugadores sigan manteniendo el fuego sagrado por ese equipo en que se forjaron y el respeto que por ello se requiere hacia la institución. En este caso citaremos lo sucedido con Silvio Romero, delantero de Instituto de Córdoba, conjunto que se desempeña en la B Nacional. Finalizado dicho certamen le llegó una oferta interesantísima del Saint Etienne para que continúe su carrera allí. Hasta allí todo perfecto aunque había un tema por resolver: la única manera de ser transferido al fútbol francés era desconociendo el vínculo con Instituto. La oferta era más que tentadora: 100 mil dólares al instante para su bolsillo y ocho mil euros por mes, por un contrato de cuatro años, según lo que informa el diario La Voz del Interior. Sin embargo, Romero no aceptó la propuesta alegando que debía respetar al club que lo hizo debutar. "Es una cuestión de principios. Me quiero ir por la puerta grande Instituto. Me tenía que ir sin reconocerle el pase al club. La gente que me quería llevar se había asesorado y si salía del país quedaba en libertad de acción", indicó para sorpresa hasta de los dirigentes cordobeses que pensaban que la salida del punta de 21 años era inevitable.

"Estaba todo acordado. Sólo faltaba el sí mío. Pero desde que empecé a jugar en la primera de Instituto siempre tuve un sueño: irme del club por la puerta grande. Ser reconocido. Hacer las cosas como se deben, respetando los principios que me enseñaron desde chico en mi familia", afirmó Romero demostrando una sensibilidad única y que verdaderamente no es moneda común en el ambiente del fútbol. A su vez, confirmó a los medios cordobeses que rubricará un nuevo contrato con la Gloria por las próximas tres temporadas. Entre tanto negocio dando vuelta, grupos empresarios nefastos que saquean entidades y Julio Grondona alardeando que las apuestas deportivas será la solución mágica para los males de nuestro fútbol, poder enterarme de esta novedad, de que Romerito, tal cual lo llaman en Alta Gracia, seguirá con los colores que amó desde chico me hacen creer que a veces no todo es lo mismo. Gracias a Dios.

9 comentarios:

Esteban dijo...

acordate que cuando a Poy se lo quisieron llevar a no se que equipo, se escondio en alguna isla del rio paraná para no irse...
esta historia de este cordobés me hace acordar a eso

No, gracia a vo´ dijo...

Grandísimas historias. Tanto la de Romero como la de Poy.
Por suerte existen jugadores que todavían nos hacen disfrutan y soñar en la transparencia de este deporte.
Al rol de mercenarios de varios jugadores locales le sumaría el accionar de varios clubes del extranjero. Muchos de ellos aprovechándose de este mal de los jugadores de nuestro país.

Saludos!!

futbollium dijo...

En la liga española hemos tenido el caso del fichaje de Granero por el Madrid donde el chaval ha aceptado una rebaja de su sueldo por aprovechar su oportunidad en el conjunto blanco o la decisión de Joseba Etxeberría de jugar gratis su última temporada en activo como muestra de agradecimiento hacia el Athletic . Sí , no todos son iguales , por suerte .

Un saludo

Deperfilconocelo dijo...

Muy buena las historias, coincido. Interesante. También me gustó mucho el nombre de tu blog, muy impactante. Fuerte.

Pasate por el mío. Hay perfiles de jugadores y también de otros deportistas. Algun que otro cuento, es divertido.

Saludos

www.deperfilconocelo.blogspot.com

lucas dijo...

Esta bueno el titulo, slds note

Kun dijo...

No conocía ni este caso ni el de Poy. A simple vista parecen muy buenas actitudes. Es verdad que ante tanta deuda, mercenarios esto sorprende.

Un abrazo,

KUN

Matias Mosquera dijo...

Desconosco bajo las condiciones que se dio, pero me quedé atónito ante el pase de Franco Dolci a Newels. Figura y Captián, deja el equipo tras conseguir el ascenso.

Seguro cobrará más. Pero no se me cruzaría otra cosa por la cabeza que jugar en en primera con el equipo que tanto luché una categoría abajo. Ahora tiene que empezar de cero en un equipo donde no conoce a los compañeros ni tiene un puesto asegurado.

CALIGULA dijo...

Veremos como responde Instituto cuando la estrella no acompañe del todo al jugador.

Ojalá que siga la tónica.

Saludos Adrian.

NoTe dijo...

Gracias por pasar!

Buscar en Doble 5

Colaboraciones