jueves, 30 de julio de 2009

Panorámica (Paul Pierce)

Retomamos una sección que se aboca en ejecutar una breve reseña sobre diferentes jugadores que surgen y se establecen como estrellas en la NBA. En el post de la fecha ubicaremos bajo la mirada de D5 a Paul Pierce, pieza clave de los Boston Celtics, un alero imponente de 2.01 metros y 107 kg, que desde su elección allá en 1998, tras haber jugado en la Universidad de Kansas, se ha constituido como uno de los mejores valores en su historia de la emblemática franquicia, que volvió al ruedo tras una década de ostracismo con el título obtenido en la temporada 2007-2008, siendo elegido como el MVP de la final ante Los Angeles Lakers.

La historia marcará que fue elegido en el 10º lugar en la primera ronde del draft de 1998, debutando en un cotejo ante Toronto Raptors, donde se destacó anotando 19 puntos y transformándose, junto a Antoine Walker, en las dos figuras rutilantes de un gris conjunto en su totalidad que navegaba la medianía de la Conferencia Este. En febrero de 1999 fue elegido rookie del mes y al final de esta temporada breve, debido al lockout de los jugadores. La siguiente campaña mejoró sensiblemente sus números: 19.5 puntos, 5.4 rebotes y 3 asistencias, aunque no le sirvió a los Celtics para llegar a los Playoff. Sin lugar a dudas, la temporada 2000-2001 lo consagró a las altas esferas. Superó los 25 puntos de promedio, con actuaciones soberbias, en especial un encuentro con los Lakers donde metió la friolera de 42 puntos. Sin embargo no podía llegar a las series finales, objetivo que cumpliría en 2001-2002 colocando a Boston en la final de la Conferencia Este, instancia que perdería ante New Jersey Nets. En esas fechas llegaría su citación para la selección con el fin de disputar el Mundial de Indianapolis, donde EEUU culminaría uno de los fracasos más resonantes de su historial al ubicarse en un sexto puesto. En cuanto a su perfomance en la NBA mejoró ampliamente en aspectos de su juego, y tras la salida de Walker a Dallas, se cargó encima a un equipo que estuvo por cuatro años ininterrupidamente en los playoff con resultados dispares, hasta la magra campaña de 2005-2006, que los dejó afuera de competencia de modo muy prematuro. Paradójico resulta que en esa temporada, Pierce cuajó los mejores números de su carrera: 26.7 puntos, 5.9 asistencias y 4.1 rebotes por partido. En 2007-2008 y tras la llegada de superestrellas como Kevin Garnett y Ray Allen, Boston se consolidó como el quinteto de mejor rendimiento y que lo demostraría en las instancias finales venciendo en la definición a los Lakers por 4-2 y volviendo a lucir ese anillo que tantas veces se vistió de verde en los años ochenta. Factor determinantes fue Pierce, el jugador con mejor promedio de puntos (19.6) y elegido por la gran mayoría como el MVP de la final.

Pierce representa en sí varias cosas a la vez. Potencia, inteligencia constante para disponer del tiempo que posee su equipo, espíritu agresivo y ante todo frialdad en los momentos claves, quizás ese detalle lo convierta en diferente dentro de un ámbiente plagado de estrellas.

En sí para comprender la importancia que ha transmitido este hombre de 32 años desde el campo de juego vale la consideración, de que para muchos analistas de este deporte, estamos en presencia de uno de los mejores 10 valores en la historia de los Celtics, donde Pierce ha superado varios records que ostentaba la leyenda más grande de esta franquicia como Larry Bird. Pavada de elogio, para sin dudas, una de las fantásticas apariciones en el básquet de los EEUU. Y que por supuesto no podía faltar en Panorámica.


7 comentarios:

Esférico Balón dijo...

Sin dudas Pierce es un ícono en Boston con mucha menos prensa que otros "paquetes excéntricos" (??)

Matias Mosquera dijo...

El deporte que más se acerca a la Magia. E aquí uno de sus jugadores/magos

Tomas dijo...

Buena reseña note, de un gran jugador

No, gracia a vo´ dijo...

Como hincha de los Celtics que te puedo decir.
Tengo grabados varios partidos de los Celtics cuando jugaban Pierce y Walker juntos. Eran épocas difíciles.
Es cierto que con la salida de Walker, Pierce se alzó el equipo al hombro. A punto estuvo de irse tres temporadas atrás luego de una patética temporada.
La llegada de Garnett y Allen fue un soplo de aire fresco tanto para Paul como para la institución. El título, luego de una sequía de más de viente años, fue una alegría enorme. Yo lo festeje con una birra en la mano!!!!

Saludos!!

Sugar Sixx dijo...

Comparte lo que dice el compañero "No, gracia a vo´". No en lo de hincha de Boston, porque no lo soy, pero si en todo el resto.
Paul Pierce me parece un jugador excelente, que tal vez por estas regiones se pasa por alto y no se le presta mucha atención, pero es muy grosso el tipo.

Saludos.

NoTe dijo...

Gracias por pasar!

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Me ha encantado. La vida personal y deportiva de Pierce es un afán de superación. Yo le sigo desde que hacía estelar pareja con Walker en los inicios de estos Celtics triunfadores. Un abrazo.

Buscar en Doble 5

Colaboraciones