jueves, 26 de agosto de 2010

San Lorenzo y regalar el futuro como política

La venta de dos de las mayores promesas con las que cuenta el fútbol juvenil da una pauta de la debacle económica que vive San Lorenzo en la actualidad. Leandro Chaparro y Adrián Martínez, ambos con presencia continua en los combinados juveniles nacionales fueron vendidos, en diferentes porcentajes, a un grupo de inversores brasileños, de la firma Traffic Sports, un coloso de la comunicación que quiere anclar en el fútbol argentino (ver acá, acá y acá) y ya empezó a abrir la billetera a cuenta.

En el caso de Chaparro, volante por derecha, con algunos minutos jugando en Primera con Diego Simeone como técnico, se le adquirió el 90 % de la ficha por 1.100.000 dólares. El juvenil partirá pronto a Brasil para vestir la camiseta de Flamengo. Por su parte, Martínez (hermano de Damián, ya con encuentros en San Lorenzo), se le compró la mitad del pase en una cifra que ronda los 900.000 dólares pero el lateral por la derecha se quedará, al menos por unas temporadas, en Boedo. Números al menos irrisorios, pensando en las enormes consideraciones que se habían vertido por estos futbolistas, materia genuina del club, con un porvenir destacable. Cifras que, si pensamos un proceso serio (ver ejemplo Vélez) podrían multiplicarse. Sin embargo, en San Lorenzo esas ideas no comulgan con el sentir de los dirigentes.

Inevitablemente, las penurias económicas llegan hasta un límite en que lo único que importa es sacar el barco a flote, hasta vendiendo a las joyas de las inferiores. El mismo barco que ellos llevaron a hundirse. Una política en materia de fútbol comandada por Rafael Savino y su Comisión Directiva (Claudio Di Meglio, Guillermo Zoppi, Pascual Palladino, entre otros) que ha dañado de forma sensible el patrimonio de San Lorenzo. Esta temporada trayendo futbolistas que no están acorde a la historia del club (Herner, López Méndez, San Román, etc), renovando por números altísimos a otros que no mostraron el rendimiento esperado (Aureliano Torres y Menseguez), imposibilitando cualquier concreción de un proyecto, al menos de mediano plazo, en el que la bandera de las inferiores, tan levantada por Savino en los dichos pero no en los hechos, sea el producto principal para refundar al club luego de gestiones mediáticas por doquier, de la mano del empresario televisivo Marcelo Tinelli, que terminaron por descapitalizar al plantel que dirige Ramón Díaz.

Las elecciones se acercan y el socio de San Lorenzo debe comprender la magnitud que tendrán los próximos comicios. Dentro un abanico variado de candidatos, excesivo para un padrón de apenas 30 mil socios, el oficialismo ha dado muestras fehacientes de incapacidad manifiesta para tener la responsabilidad de comandar una institución de peso como es San Lorenzo. Este período de tres años con Savino a la cabeza no fue beneficioso para el club. Al contrario, la deuda se agigantó, se descapitalizó el fútbol profesional, la Ciudad Deportiva da señales claras de abandono, los deportes federados siguen sin tener la relevancia que se merecen y, por sobre todo, la vuelta a Boedo no parece ser de interés para los actuales dirigentes. Lo acaecido con Chaparro y Martínez son una muestra cabal del vaciamiento premeditado, de dañar a San Lorenzo en lo que concierne a su futuro. El peor de los pecados.

2 comentarios:

Matías Mosquera dijo...

San Lorenzo está viviendo hace rato un claro menemato. Un neo liberlaismo descarado que está dañando sus raíces. Desde que llegó Tinelli que se profundizó, pero sin él, el problema sigue, claramente es el rumbo que quieren tomar. Cambio ya!

La Caldera del Diablo dijo...

Hoy La Caldera del Diablo celebra:
- 14 años junto a Independiente, desde la aparición de la revista, en septiembre de 1996.
- 3 años en la web, cuando el 30 de agosto de 2007 comenzaba www.lacalderadeldiablo.blogspot.com
Te invitamos a visitarnos y dejar tu mensaje.
Saludos

Emiliano
La Caldera del Diablo
http://www.lacalderadeldiablo.blogspot.com

Buscar en Doble 5

Colaboraciones