miércoles, 2 de abril de 2008

Historias de Juegos: Black Power


Se abre una nueva sección en Doble 5, en este caso refiriéndonos a hechos ligados con los Juegos Olímpicos, a través de la historia. Esto nos posibilitará recordar diversos sucesos que ocurrieron dentro de la máxima cita continental del deporte. Será valido refrescar la memoria a situaciones que tal vez hoy podrían sugerir alguna sonrisa pero que sin lugar a dudas dentro de un tiempo y contexto determinado causaron mucho pero mucho revuelo.


Para empezar decidí detenerme 40 años atrás, más precisamente en los Juegos Olímpicos de México, donde en el podio de los 200 metros llanos surgió una situación imprevista con Tommie Smith y John Carlos, campeón y medalla de bronce, quienes denunciaron la marginación de los negros en la vida estadounidense con un gesto que quedará en el recuerdo de generaciones: alzar sus puños, envueltos en guantes negros y bajar la cabeza cuando sonó el himno de su país. Una imagen que recorrió el mundo.


"John llegó el momento. Aquí están todos los años de sufrimiento, de miedo. Yo voy a hacerlo. Tú decides", expresó Smith antes de la ceremonia de premiación. "De acuerdo, yo también lo haré", manifestó Carlos. Y juntos partieron al podio.


Hoy parecería una ridiculez una cosa así. No obstante, será plausible ubicarse dentro de un contexto totalmente distinto para comprender el acontecimiento. Los años 60 en EEUU mostraban una auténtica revolución. Jóvenes movilizados en festivales de rock como Woodstock, con el agregado de marchas contra la guerra de Vietnam, que desangraban de forma infalibre a la sociedad estadounidense. Más aún con los asesinatos de Martin Luther King y Robert Kennedy todavía frescos en el imaginario popular. Si a eso le sumamos la infinidad de movilizaciones por los derechos humanos en un país que se catalogaba como potencia mundial pero que no dejaba votar a los ciudadanos negros, dan un marco propicio para lo que finalmente ocurrió.


Esa acción fue considerada como una afrenta por la dirigencia del COI de aquél entonces, comandada por Avery Brundage, quien decidió de inmediato enviarlos a su casa. Un gesto elocuente que caracteriza la ideología de este organismo a lo largo de la historia. Recordemos que Smith llegó a superar once marcas mundiales entre los 200 y 400 metros, incluyendo los fantásticos 19s83 en tierra mexicana.


Los Juegos Olímpicos de México quedarán en el recuerdo por el talento de sus atletas, el afán de superar marcas y su responsabilidad por los atropellos que se cometen en su país. Smith y Carlos pueden jactarse de eso. Dos héroes que se animaron sin temor a lo que hubiese pasado. Y vale la pena recordarlos.
Fuente: La Razón

8 comentarios:

Esferico Balon dijo...

Excelente nota, felicitaciones por la investigacion

Tomás dijo...

No sabía esto, muy buen informe Note!

Alejandro dijo...

Me parece un sección interesante, para fomentar el conocimiento de los que amamos el deporte con mágnificas historias pertenecientes al mundo de los "juegos olímpicos"
Un Saludo
http://pasionsevillista.blogspot.com

No, gracia a vo´ dijo...

Muy bueno Adrián!

Hay varias historias heroicas y de suma valentía como esta.

Muy buena sección.

Saludos,

Migue

14 dijo...

Yo pensé que el que estaba siempre al lado de Carlos era Lenny (?)

Dale pelota dijo...

Magnifico!, yo no conocia esta historia. Gran nota y muy buena esta seccion.
Si hay algo que me movilizan, son los juegos olimpicos.
Un abrazo Note!

bonito lunch dijo...

lo felicito.
no todo es el gol en contra de ....

NoTe dijo...

Muchísimas gracias a todos por las buenas críticas de esta sección y ya he preparado otras cuestiones de esta índole y que espero que les guste.

Saludos a todos.

14: ese chiste es marca tuya..

Buscar en Doble 5

Colaboraciones