martes, 15 de abril de 2008

Sinónimo del gol


"Oficialmente no juego más. Paré. Mi fase pasó. Tengo conciencia de que todo fue muy divertido. Aproveché hasta cuando pude, pero no puedo seguir más a los compañeros. Soy una persona que hizo todo lo que quería en el fútbol".



Con estas palabras Romario, a los 42 años, declaró que se retira de la práctica profesional del fútbol. Lo conocemos bien al brasileño, tal vez le agarra el ataque de nuevo y vuelve a ponerse los cortos y todo este post habrá quedado en la nada. No importa. Siempre será necesario recordarlo para disfrutar de su inmensa magia, mucho más en el área en la que era prácticamente mortal. A mi gusto, se va uno de los mejores cinco delanteros de los últimos 20 años. Siempre las comparaciones resultan odiosas, pero hablando de algo terrenal y lúdico como es este deporte, contemplo la necesidad de expresar que su camino futbolístico puede ser continuado por Sergio Agüero, un crack con muchas similitudes al Chapulín, al que una vez lo comparó de idéntica forma César Luis Menotti.



A lo largo de su carrera se destaca lógicamente el Mundial de 1994 que conquistó con la selección brasileña, teniéndolo a él y Bebeto como grandes figuras. Además ganó tres ligas holandesas con el PSV, una liga española con el Barcelona, donde desarrrolló su mejor desempeño y varios títulos brasileños con el Flamengo y el Vasco da Gama. Posteriormente llegó a su vida ese record de los 1000 goles, que finalmente cumplió (llegó a 1.002 tantos), aunque muchos no creyeron en ese concepto, lo que no quita su eficacia cuando había que enfrentarse a un arquero contrario. Romario fue, es y será sinónimo de gol.



Romario jugó su último partido contra Internacional de Porto Alegre, el año pasado, por el Brasileirao, cuando fue condenado por el consumo de finasterida, una sustancia para prevenir la caída del cabello, que estaba prohibida porque puede enmascarar el uso de anabolizantes. En la apelación, finalmente fue absuelto cuando ya se desempeñaba como entrenador del Vasco da Gama, institución de la que luego se iría por serias divergencias con el presidente, Eurico Miranda.



Así concluye la vida deportiva de un jugador brillante por dónde se lo vea. Rápido, certero, voraz en el área y con una técnica que sólo los brasileños pueden tener. Todos esos elementos forman parte de la fisonomía de este delantero que será recordado por siempre en los libros de fútbol. Se va Romario y simplemente queda agradecerle por tantos goles y talento, ingredientes que cualquier cancha de fútbol va a extrañar. No me caben dudas...


NoTe: Pueden seguir votando para definir quién creen que será el finalista de la Champions: Liverpool o Chelsea. Mañana termina la encuesta!!!

6 comentarios:

Tomás dijo...

Se retirara esta vez, que crack Roamrio!

Recontra dijo...

Un capo, siempre me pareció un grande...!

14 dijo...

Crack.

bonito lunch dijo...

genio.

Fútbol de Primera dijo...

Grande entre los grandes. Sin duda alguna, uno de los mejores delanteros de la historia. Por más que los 1000 goles hayan sido algo menos, de seguro se ha hartado de marcarlos. Además los jugadores fiesteros son una de mis debilidades futbolísticas, jeje.

Saludos!

fernando dijo...

se va un genio. Siempre recordaremos sus goles, sus regates y su alegría con el balón. Un abrazo.

Buscar en Doble 5

Colaboraciones