domingo, 11 de mayo de 2008

Tristemente igual...


La palabra escándalo ciertamente queda reducida cuando nos referimos a esta clase de sucesos que entristecen al fútbol. Tras cuatro años de investigaciones, la liga portuguesa de fútbol comprobó la culpabilidad de Jorge Pinto da Costa, presidente del campeón FC Oporto, por intento de soborno a varios árbitros durante la temporada 2003/2004.


El conjunto de los compatriotas Lisandro López, Luis González y Ernesto Farías perderá seis puntos en la liga, a través de esta sanción, aunque esto no modifica su condición de campeón, ya que le saca veinte puntos al segundo. También fue condenado a pagar una multa de 150.000 euros. Este proceso fue denominado "Silbato Final", pero se deriva del conocido caso de corrupción conocido como "Silbato Dorado", aún pendiente de juicio en los tribunales ordinarios.


Además se decretó el descenso a segunda división del Boavista, entidad con más de 105 años de historia, que baja de categoría por “presión demostrada” sobre los árbitros ante el Benfica, Belenenses y Academica en el campeonato 2003-2004. Cinco árbitros implicados en los partidos referidos fueron suspendidos por periodos que van desde los dos años y medio hasta los seis años. Además se le condena a una multa de 180.000 euros, la menor posible, ya que se ha tenido en cuenta su mala situación económica. Por su parte, a su ex presidente Joao Loureiro lo suspendieron cuatro años y deberá pagar 25 mil euros de multa.


Pero la lista sigue. El tercer club en la mira por intento de corrupción, Uniao Leiria, colista del torneo, pierde tres unidades, y su presidente, Joao Bartolomeu, fue suspendido un año. Un papelón con todas las letras.


Una situación que realmente en lo más profundo da verguenza ajena. Este cúmulo de dirigentes nefastos -que por lo visto no yacen únicamente en la Argentina- siguen dañando al fútbol con su inmoralidad, soberbia e inmunidad. Tendrían que estar en la cárcel. Llegó tarde la Justicia y las sanciones fueron muy pero muy blandas. Había que ejecutar un fallo ejemplificador para que estos atropellos no se vuelvan a cometer. Pero todo seguirá igual, tristemente...

2 comentarios:

Ursula dijo...

Adrián querido :) gracias por compartir también aquí la corrupción del Porto (y de otros equipos chiquitos sin importancia xD). Aunque lo de la quita de puntos ya se sabía :P pero en fin....

Hay varios puntos que quedan vacíos en este caso. Preguntémonos: ¿quién debe sufrir una sanción más dura: el sobornador o el sobornado? Pues es obvio que el sobornador, porque él es quien empieza toda esta cadena de corrupción. No entiendo por qué al Porto sólo le quitan 6 puntos si ellos fueron los que empezaron todo esto.

Sin duda es más fácil desquitarse con los equipos chicos. Es más fácil meterse con un NN, presidente del Leira, que con Pinto da Costa, amigo y socio de políticos de derecha.

Asuuu, escribí más que tú, creo xD

Besos :)

Fútbol de Primera dijo...

Me llama la atención todo lo que se demoró en dictar sentencia y, además, que los descuentos sean tan escasos para los clubes implicados. Obviamente, el Porto sufrió una pena reducida, como para dejar a todos contentos, dar el ejemplo pero no meterse con un grande y quitarle el campeonato. En fin, tendría que conocer un poco más del tema para hablar...

Saludos!!

Buscar en Doble 5

Colaboraciones