sábado, 3 de octubre de 2009

¿Por qué Brasil?


Pregunta que debe responderse de diferentes maneras. En primer lugar encontramos allí la profundización de política institucionales de deportes con duración de más de dos décadas, claro está, apoyada en la vigorosidad económica de un país que en los últimos años mantuvo un crecimiento a tasas chinas, que se recuperó rápidamente al debacle financiero del año pasado, en el que lógicamente yacen, se palpan profundas desigualdades en dos aspectos esenciales de la vida humana como la educación y la vivienda, ejemplos que pululan por doquier desde este lado del continente.

La llegada del Mundial en 2014 y ante esta nueva novedad, posee el rasgo inapelable de premiar el esfuerzo de un país que ejecuta de modo correcto su rol de preponderancia, bien ganada, en la región y que tiene objetivos de superación al corto plazo, es decir conseguir voz en la mesa de los grandes. Similar situación pensó Beijing al realizar en 2008 los Juegos Olímpicos, desde ahí que el renacimiento chino superó lo pensado hasta entonces. En pos de la gran cita, Lula, hacedor incansable para obtener esta gratificación, que lo coloca sin dudas en la cúspide de popularidad a colación de sus demás pares de la región, prometió tres palabras claves: "trabajo, trabajo y trabajo".

Esto es mérito exclusivo de Brasil, que entre ceja y ceja fundamenta con artilugios válidos y consolidándose a partir del laburo, preciso y a largo plazo la idea que su tierra, en todas las materias de la vida, sea más próspera.

7 comentarios:

javier dijo...

creo que además del buen trabajo hecho ara conseguir la sede, brasil lleva adelante políticas de estado, no de gobierno, desde hace años, que trascienden a los distintos presidentes. el ejemplo más laroes el petróleo

Esteban dijo...

es cierto, lo merecen porque laburaron muy bien, aunque vi en un blog de alla que visito seguido que no les gustó demasiado la designación, ya que "destapó" algunas irregularidades con el dinero invertido en 2007 en los Panamericanos de Rio y esperan, como es evidente, que sean muy altos los costos de organización

Darilo dijo...

Un ejemplo, orden y progreso. Parece que el lema de su bandera lo van cumpliendo, y más aún a lo largo de los últimos años bajo la presidencia de Lula.
¿Cuándo le tocará el orden y el progreso a la Argentina? Quién lo sabe, acá sigue reinando el desorden y la involución.

Lucas dijo...

Comparto Adrian lo que decis

Esférico Balón dijo...

Sin duda que Brasil es un ejemplo a seguir en muchos aspectos. Merecida designación.

CALIGULA dijo...

Esperemos que estas elecciones contribuyan al crecimiento brasileño, pero no sólo de los índices macroeconómicos sino de TODOS los brasileños.

Saludos.

NoTe dijo...

Gracias por pasar chicos!

Buscar en Doble 5

Colaboraciones