domingo, 8 de julio de 2007

Al no haber podido postear ayer por razones de tiempo, me veo en la obligación de marcar algunos ítems importantes que han ocurrido en el deporte este fin de semana.
Primero para destacar la actuación de Sergio Aguero ante Corea del Norte, en un sub 20 que de a poco se va aclimatando al buen juego, al toque de pelota continuo y sin repetir esos bochazos frontales que fueron moneda corriente los dos partidos anteriores, y que dieron resultados a medias sólo en el partido ante el humilde Panamá. Lo que más me aterra de este equipo es el técnico. Tocalli -de una forma incomprensible- sacó al chiquitín del Atlético cuando faltaba más de 25 minutos para terminar el juego. El equipo al entrar Di María se retrasó, le dejó el control del balón a los norcoreanos y se sufrió sin necesidad un triunfo que parecía asegurado desde el primer tiempo. El técnico marcó acertadamente que a los asiáticos había que pasarlos 5 veces para ganarles, pero no leyó el partido y casi se lo empatan. Jugadores hay. Falta mentalidad ofensiva desde el banco. Esperemos que se sigan manteniendo los mismos resultados positivos pero con una dosis de mejor juego.


Vuelvo a la bendita Copa América. Había insistido con que a pesar de que Brasil no llevaba lo mejor, había buenos jugadores, en su mayoría jóvenes, con hambre de gloria y ganas de mostrarse. Después de un traspié inesperado ante México, se recuperó con una goleada ante Chile -soberbia actuación de Robinho- y con un triunfo discreto ante el Ecuador de Marcelo Elizaga, quien brindó una sólida perfomance, para deleite de sus fervorosos fans, en los cuales me incluyo. Llegaron los choques de cuartos de final, y se enfrentó con un Chile cargado de problemas externos, (alcohol, fiesta y mujeres) al cual lo despedazó. 6 a 1. Un resultado histórico para esta clase de choques. Los goles brasileños fueron obra de Juan, Julio Baptista, Josué, Vagner Love y Robinho (en dos ocasiones). Humberto Suazo anotó el tanto del honor para los chilenos. La prensa trasandina expresó su malestar consumada la situación "divertida" de sus compatriotas, pero con la goleada a cuestas, las crítica son letales. Brasil, el gigante, de a poco va subiendo escalones. El próximo es Uruguay. País que admiro culturalmente, pero que en la faz organizativa paga las incoherencias de sus pésimos dirigentes. A pesar de todo eso, el jugador uruguayo saca ese estigma de garra, entereza o simplemente llamarlo huevos. Ante una Venezuela local, con una multitud en el estadio, con un ámbito desfavorable, la Celeste obtuvo una victoria categórica por 4 a 1. No juega para nada bien este equipo de Tábarez. Hasta es de los peores conjuntos que juega al fútbol. Pero ellos lo suplen con garra, con un cebolla Rodríguez inspirado hasta la médula y un Pablo García que hace rememorar a esos antiguos caciques charrúas. Entre Brasil y Uruguay encontraremos al finalista de este bolivariana Copa América.

Por último, y para no hacer demasiado extensivo el post, hoy juega la selección contra un difícil Perú (sin Farfán, una baja demasiado sensible para Uribe). Esperemos que se repitan algunas actuaciones individuales (Mascherano, Messi, Zanetti) y que se mejoren errores defensivos. Si se gana, se esperará al ganador de México y Paraguay, conjuntos difíciles pero que ante el poderío futbolístico de nuestro país deben quedar rendidos. Como siempre digo, ojalá sea con suerte.

3 comentarios:

JUani dijo...

complicada semana para mantener el ritmo de posteo (te entiendo los finales me corataron las piernas ajjaa). a tocalli le uqeda enorme la seleccion, dejo a sanchez con amarilla y ahora se pierde el proximo aprtido... y not eine los huevos para sacar a zarate (para asustarlo y mostrarle que nadie tiene el puesto asegurado)

pol dijo...

inolvidable(?) la goleada q se comieron los paraguas!!!!

Javi dijo...

Grande el Kun, ojala en el Atleti tuviera la misma libertad. Aunque tb ddebe ponerse el las pilas.

saludos

Buscar en Doble 5

Colaboraciones