martes, 7 de junio de 2011

Finales de la NBA: Wade sacó la cara por el Heat



Después de una derrota que pegó fuerte en el seno del equipo dirigido por Erik Spoelstra, Dwyane Wade se puso el equipo al hombro y condujo a Miami hacia una nueva victoria. Con la serie 2-1 a su favor, el representante del Este recuperó la ventaja de campo y puede definir -en caso de ser necesario- el título en el estado de la Florida. Por su parte, Dallas volvió a mostrar las dudas de la primera final, y a pesar de remontar varias desventajas no consiguió aprovechar el envión de jugar en su casa. Los primeros dos cuartos Miami tuvo el control del partido. La imprecisión del local para doblar marcas permitía que el ‘Big Three’ circule sin problemas el balón y active a la segunda línea, liderada por Mario Chalmers (finalizó con 12 puntos y 4 rebotes). El local extrañó a Shawn Marion (limitado a 10 puntos y 4 rebotes) y volvió a sentir que José Juan Barea (6; 2-8 de campo) no logra ser factor revulsivo cuando le toca entrar en acción.



Dallas demostró que no se rinde nunca y logró remontar una desventaja de 15 puntos y otra de 14, pero no supo mantener el marcador cuando el partido requería el golpe a golpe. El equipo de Rick Carlisle dependió mucho de Dirk Nowitzki, que firmó una excelente planilla con 34 puntos y 11 rebotes. Para la visita, Wade (29 y 11 reb) logró activarse en los momentos calientes, y lideró al quinteto de Miami en los minutos finales, cuando la balanza parecía inclinarse hacia el lado del conjunto texano. El último arrebato local no fue suficiente y los de Spoelstra cerraron el partido por 88-86 gracias a un doble de Bosh (18).



La ventaja de campo regresa del lado del ‘Big Three’, que sufre la constante presión de la prensa. Durante los últimos días se multiplicaron las críticas hacia LeBron James (finalizó el tercer juego con 17 puntos y 9 asistencias), así como luego de la segunda final fue Bosh el que cargó con la culpa de la derrota. Si uno de los 3 referentes de Miami no supera el doble dígito en su planilla es apuntado inmediatamente. Algo entendible, resulta más fácil buscar grietas en el antipático trío del Heat que hacerlo entre los agradables veteranos de Dallas.


Habrá que ver cómo asimila las críticas ‘King’ James. Enchufado es capaz de sacar un partido adelante por su cuenta, pero si se apresura para tomar decisiones puede terminar afectando a todo su equipo. Cuando Kidd descansa Dallas le imprime otro ritmo a la ofensiva, aprovechando la electricidad con la cual conduce el puertorriqueño.


A esta altura de la serie, Nowitzki y sus muchachos enfrentan un partido bisagra. Las ganas y el espíritu demostrado por los Mavericks son dignos de elogio, pero la evidencia manifiesta un saldo negativo para la franquicia del extravagante Mark Cuban.


El American Airlines Arena de Texas volverá a vibrar esta noche, cuando el cuarto juego de las finales comience a inclinar la tendencia de la serie. Con la tranquilidad de haber ganado el primero de los tres partidos fuera de su casa, Miami debe mantenerse atrevido, tratando de cerrar más los espacios cuando consigue despegarse en el marcador. El margen para equivocarse se redujo notablemente para el local, que deberá afinar todas sus herramientas ofensivas para no depender exclusivamente del aporte de Dirk. Por todo lo expuesto anteriormente, y los condimentos únicos que tienen las finales de la NBA, el cuarto partido de la serie promete ser decisivo.


Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

3 comentarios:

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

yo apuesto por una victoria de Miami por 4-3

Fuerza Roja dijo...

Queres saber que pasa realmente en Independiente?

Visitanos; http://unespacioindependiente.blogspot.com/

Un abrazo

NoTe dijo...

Gracias por pasar!

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones