jueves, 2 de agosto de 2007

Arranca el Apertura

Antes de que se inicie el Torneo Apertura 2007, a mi gusto uno de los más devaluados de estos últimos años, teniendo en cuenta la constante sangría de jugadores -algunos apenas adolescentes- hacia otros mercados, como el europeo o el mejicano, la pregunta de la semana/mes era quien tenía las condiciones de candidato para llevarse el certamente. La respuesta fue categórica: Boca. El actual campeón de la Copa Libertadores reúne los requisitos básicos para diferenciarse de sus rivales, debido a que mantiene una misma base (salvo la venta de Díaz a Getafe), la cual sigue con la misma mística ganadora y deseosa de llevarse el torneo local. Obviamente, y no se puede dejar de lado, la situación de Juan Román Riquelme genera un impasse de enormes proporciones en el mundo Boca. Si Román sigue en la Ribera, el conjunto de Miguel Ángel Russo recupera su estandarte e inevitablemente será el rival a ganar.
Dentro del panorama de la gira que realizó por EEUU, sin dudas hubo un gran ganador y ese fue Jesús Dátolo, quien lentamente parece recuperar el nivel que tuvo en Banfield, que lo convirtió en una de las joyitas del mercado. Ubicado desde la izquierda y con llegada a los dos puntas, Dátolo sumó muchos porotos en este viaje. Será una competencia sólida en la banda izquierda para el ahora titular de ese puesto, el intermitente Neri Cardozo. Boca se sustenta en la seguridad de Caranta, la firmeza atrás de Morel, el talento de Banega, la picardía de Palacio y el olfato de gol de Martín Palermo. Si a esto le sumamos Riquelme, a nadie le va a caber ninguna duda sobre quién es el candidato.

El resto de los candidatos marcados en la encuesta tienen distintas características y otras en la que se asemejan demasiado. San Lorenzo es el último campeón, y el inefable Ramón sigue en el banco. Eso cotiza en bolsa. Aunque se verá en el transcurso de los partidos la importancia de la pérdida de Cristian Ledesma (el mejor jugador del campeonato pasado) y del locuaz Ezequiel Lavezzi, quien le daba un giro distinto en la faz ofensiva del conjunto de Boedo. Incorporó jugadores de nivel, pero con poco rodaje ultimamente, tales son los casos de Romeo, Bilos y Juan Manuel Torres, colgado casi 6 meses por Racing.
River, por su parte, genera una incertidumbre que hace décadas no veo. Vendió a su mejor jugador, Juan Pablo Carrizo, luego se deshizo de su goleador, Ernesto Farías, en un dudoso pase que tuvo destino México, y por esas cosas maravillosas del fútbol, terminó en Portugal. No renovaron varios jugadores y Passarella dio muestras sobradas de fastidia. Se incorporó el tan ansiado enganche, pero Sixto Peralta precisamente no era el jugador que esperaban los hinchas riverplatenses. Se define en estos momentos la llegada de Rolando Zárate, un enorme goleador, pero que ha demabulado el último año en México. Su estado físico desde la época de Vélez genera discordia continuamente. River, sin dudas, es un gran enigma. ¿Tendrán paciencia sus hinchas?
Estudiantes dejó en el camino a José Sosa y Mariano Pavone, valuartes del campeonato obtenido hace menos de un año y el técnico Diego Simeone decidió prescindir del goleador José Luis Calderón, quien mudó sus goles a Arsenal. Incorporó a Moreno y Fabianesi, Salgueiro y el paraguayo González. Igual, habrá que prestarle atención a la relación de Juan Sebastián Verón y la cúpula dirigencial pincha. Los choques van en aumento.
Por último, Independiente ha conseguido un técnico ultramotivador, que sabe más que nadie que se juega la oportunidad de su vida, ya que está dirigiendo a un grande. Mantiene la base, que quiere revancha tras un opaco Clausura. Incorporó en las puntas con Lucas Mareque y Ricardo Moreira. Si arranca bien, el envión lo puede convertir en candidato. Sino, posiblemente caerán cabezas.
Me preguntarán porqué no nombro a Racing, equipo que considero que hasta que no soluciones los innumerables inconvenientes que tiene en el plano institucional, se le hará cuesta abajo todo. Se destaca la vuelta de Chatruc y la llegada de varios paraguayos. Una incógnita desde dónde se la vea.
NoTe: Se verá el torneo por televisión, habrá la mitad de gente en las tribunas visitantes y lentamente matan al fútbol. El negocio está consumado.

2 comentarios:

Kerlon dijo...

La verdad esque llevas toda la razón en que si se queda Riquelme, Boca será el rival a batir. De palacio escuché que lo quería el Arsenal, que ha sido de eso??
Saludos

CALIGULA dijo...

El que mas sufrio la sangria, menos en cantidad que en calidad, fue por lejos Estudiantes. Una verdadera pena.

Saludos.

Buscar en Doble 5

Colaboraciones