sábado, 4 de agosto de 2007

¿Tendrán 100 años de perdón?

El fútbol argentino vive continuamente en un proceso de transición. Al existir tantas ventas de jugadores jóvenes, nunca se llega a realizar un recambio acorde a los términos de la edad. Si a esto, le sumamos la obsesión de los futbolistas criollos por la plata, nos da un panorama complicado para el hincha que ve fútbol domingo a domingo (o como quiera la televisión). El caso de Mauro Zárate es emblemático para poder comprender el amor a los billetes que tienen algunas personas. Sin embargo, el motivo del post no es este. Aunque se relaciona. La venta del arquero campeón del Mundo Sub 20, Sergio Romero al Az Alkmaar trajo consecuencias en Racing: primero la pérdida de un enorme proyecto de jugador, en un monto de casi 2 millones (lo considero poco) y en consecuencia una sospecha de manejos oscuros por parte de Blanquiceleste, lo cual generó aún más malestar en los sufridos hinchas académicos. Aunque, lo aclaro, esto tampoco es el objetivo de hoy. Entendemos la situación, Racing pierde a su arquero suplente (con pocos partidos en primera) y sale a buscarlo al mercado. Gustavo Costas aconseja la incorporación de Hilario Navarro, un correntino que se desempeñaba en Cerro Porteño. Después de las lógicas negociaciones, el jugador arregla su contrato y hasta es presentado con camiseta y todo, junto al delantero Mauricio Ferradas. Se entrenó durante varios días y finalmente una mañana no se presentó a la práctica. El rumor de que el dueño del otro porcentaje del pase lo habría ofrecido a River empezó a sonar en los pasillos del Cilindro. Desde Nuñez, aseguran que el arquero se está haciendo la revisión médica y que a las cuatro de la tarde (sí, con horario preciso) firmaría su contrato con el equipo de Passarella. No obstante, el gerenciador de Racing, Fernando Di Tomasso sale aclarar la situación y marca que dialogó con Mario Israel (directivo de River) y éste le aseguró que la institución millonaria no estaba buscando al arquero. Por si más protagonistas le faltaban a la historia, sale aclarar (o a oscurecer, como quieran verlo) el representante salñe diciendo que el jugador prefiere la oferta de River sobre la de Racing, y que ya está arreglado su contrato con los dirigentes. Cuando todo estaba delimitado para que finalmente vaya a Nuñez, parece que se trabó el pase porque quedó mal parada la reputación de la directiva millonaria. Dos grandes del fútbol argentino se pelean por un desconocido, que además se da el coraje de elegir y dejar colgado a un equipo que le brindó una oportunidad en el fútbol argentino. Al final se queda sin el pan y si la torta. Para qué vendieron a Romero...

0 comentarios:

Buscar en Doble 5

Colaboraciones