miércoles, 29 de agosto de 2007

Cuando el fútbol duele en serio...

Simplemente me interesó plenamente la columna de Alfredo Relaño en el Diario AS, acerca de la muerte de Antonio Puerta. Éste es uno de los fragmentos:

"No nos lo queríamos confesar, pero me temo que todos sabíamos que íbamos hacia un final así. Un final doloroso e inexplicable, pero que dábamos por escrito desde que supimos de los repetidos episodios de paro cardiorrespiratorio que sufrió Puerta en la ambulancia, camino del hospital. Cómo un muchachote de veintidós años, deportista fenomenal, puede caer fulminado de repente es algo que nos hacen sentir que somos de papel. Las explicaciones médicas existen, pero son desoladoras: una enfermedad silente, que no da la cara hasta que aparece como un síncope que con frecuencia resulta fatal. Hay territorios que la medicina aún no alcanza, por duro que nos resulte reconocerlo. Hemos avanzado muchísimo, pero la Naturaleza se reserva todavía un siniestro dominio sobre nuestros destinos, y esta vez ha aparecido para arrebatarnos a un chico estupendo, uno de los héroes de este Sevilla arrebatador que ha ganado cinco títulos en quince meses.
Ahora también un nuevo Puerta está desarrollándose en el vientre de una mujer a la que la vida golpea de forma atroz, pero que recibirá pronto compensaciones sin límite de esa criatura que lleva dentro. La vida juega con nosotros, pero hay que enfrentarse a ella con decisión y valentía. Como hizo él".

1 comentarios:

Talleyrand dijo...

fue muy feo...y crudo..yo justo miraba el partido..pero el tipo salio caminando y no parecia nada

Buscar en Doble 5

Colaboraciones