domingo, 26 de agosto de 2007

¿Tanto para esto?


Arrancó la Liga Española y el gran candidato a llevársela es el Barcelona, que no salió del cero ante el Racing de Santander en el Sardinero. Rijkaard puso desde el arranque al trío mágico: Messi, Ronaldinho y Eto'o, pero así y todo no pasó absolutamente nada. En el equipo local estuvieron desde el arranque Ezequiel Garay y Aldo Duscher. La primera ocasión clara la creó el Racing, cuando aún no se habían jugado cinco minutos de partido. Serrano, libre de marca en el vértice del área chica, no acertó para superar a Valdés. Antes de que el Barcelona llegue al arco rival, Duscher pudo poner en ventaja a su equipo. Los hombres de Rijkaard parecían muy seguros de su superioridad y trabajaban a un ritmo muy lento, lo que favorecía a los locales. En el complemento, el técnico del Barça mandó a la cancha a Thierry Henry, flamante incorporación, y sacó a La Pulga. Y el francés estuvo muy cerca de darle la victoria a cinco minutos del final. Aunque también Garay y Colsa pudieron anotar para Racing.

Por esas razones mágicas que la televisión digital puede dar, logré observar detenidamente el rendimiento de este galáctico -mal que les pese- Barcelona ante un conjunto muy complicado como lo es el Racing. Ya de arranque y con la inclusión de Henry en el banco, se vio en la faz ofensiva blaugrana los mismos nombres que se vieron la temporada pasada, es decir Ronaldinho (cada vez más lejos de su nivel), Messi y Et`oo. En los medios de España se había hablado en demasía sobre quién iba a ser el sacrificado de Rikjaard. Al final, fue el francés. En el primer tiempo, el rosarino aparentó ser lo más peligroso de un conjunto que no lograba plasmar su superioridad ante un Racing abroquelado en el fondo, con correctas actuaciones del argentino Garay y Oriol, los dos centrales, quienes controlaron minuciosamente a los delanteros.

En el segundo tiempo, y en una decisión a mi gusto inexplicable, el técnico holandés sacó a Messi (el más peligroso) de la cancha y puso a Henry, quien tuvo una chance inmejorable de abrir el marcador pero no pudo aprovecharlo. Por su parte, el Racing extrañó horrores al gigante Zigic (vendido al Valencia) y careció de profundidad en los últimos metros. Así, sin ideas, se terminó el partido y dejó un saldo negativo del Barcelona, que soñaba con otro debut. Esta vez, no pudo ser.

1 comentarios:

Wetto dijo...

Démosles tiempo, la plantilla está hecha, aunque Madrid y Zaragoza hayan completado también buenos fichajes.

Buscar en Doble 5

Colaboraciones