lunes, 13 de agosto de 2007

Menos mal que no viste esto Negro...

Rosario Central vive horas cruciales para su futuro. La fiscalía de estado pidió su intervención y se convocará a elecciones en el plazo de 90 días. El detonante de esta situación fue la venta de Angel Di María al Benfica de Portugal. Como Central está en convocatoria todas las transferencias deben ser aprobadas por la jueza Liliana Georgetti. Sin embargo, en el caso Di María esto no fue así. El zurdo se fue junto a Andrés Díaz rumbo a Portugal a cambio de seis millones de euros. Como Scarabino, presidente en funciones, argumentó que el Benfica necesitaba inscribirlos rápido para que estén en la lista de buena fe de la Champions League le dijo a la AFA que ya estaba el okey del juzgado y se liberaron los transfers. Al enterarse de esto, Georgetti quiso tirar para atrás la operación, al no considerar confiables los avales bancarios presentados por los portugueses, pero todo ya estaba firmado. Entonces, la fiscalía federal hoy pidió la intervención.
Por determinadas circunstancias no muy claras de por sí, nunca se obtiene fehaciente información acerca de los dos equipos de Rosario. O mejor dicho, llega pero como si todo fuera perfecto y apenas nos enteramos de las novedades futbolísticas. Lo sucedido en Rosario Central marca a las claras la desprolijidad y el caracter con tintes controvertidos que tienen los dirigentes rosarinos. Lo de Di María fue la frutilla del postre. Sino, no se puede creer que tras las millonarias ventas que hizo el club, se siga debiendo deudas múltiples y de todo color. Acá hay algo que no cierra. Con esta determinación de la Justicia, el proceso con varias licencias comandado por Pablo Scarabino habría llegado a su fin. En el medio hubo despropósitos con el manejo de las inferiores, decisiones erradas desde lo futbolístico (acordarse de la destitución de Astrada) e internas entre la barrabrava que parecen no tener fin. En 90 días se llevarían a cabo las elecciones de un club que tendría que tener una perspectiva del futuro increíble pero que vive inmerso dentro de una crisis terminal. Ojalá por el bien de los hinchas, y del fútbol argentino, llegue gente capacitada y con ganas de hacer cosas positivas para Central. Porque para errores, ya estuvieron los otros.

1 comentarios:

Kerlon dijo...

Es cierto, ojala sea como dices y venga gente que ayude el club. Es normal que los jugadores buenos salgan, pero hay que intentar reternlos lo máximo y sacar el mayor beneficio por ellos.
Saludos

Buscar en Doble 5

Colaboraciones