domingo, 24 de febrero de 2008

Profeta en su tierra


David Nalbandian, el mejor tenista argentino de los últimos 20 años, logró uno de sus objetivos más deseados de su carrera: gritar campeón en Buenos Aires, su tierra, esa misma que lo ve brillar asiduamente en la Copa Davis. Nunca había superado la instancia de cuartos de final en el certamen que se disputa ininterrumpidamente desde 2001. Sin embargo, esta vez sí lo logró. El cordobés superó a José Acasuso por 3-6, 7-6 y 6-4 en una maratónica final, con una paridad absoluta entre dos de las mejores raquetas argentinas. Con este triunfo, a partir de mañana, David será octavo en el ranking de la ATP.


La definición estuvo cargada de dramatismo, con tintes de mucho talento por parte de Acasuso y de Nalbandian, quienes consiguieron que al final del partido, ambos fueran aplaudidos por las miles de personas que estuvieron presentes a pesar del persistente calor en el Lawn Tennis. El misionero empezó de mejor forma, impuso su estrategia de desplazar a Nalbandian y se exhibió más consistente para quedarse con el primer set.


Después, Nalbandian respondió en el segundo set y se equilibró el resultado, aunque Acasuso logró forzar un tie break. No obstante, ante la presión de poder perder el partido, apareció el gran David, hizo prevalecerse en los puntos más calientes y se llevó el segundo parcial. A partir de ahí, se volvió indestructible el juego del cordobés, que lo encaminó hacia el octavo título de su trayectoria profesional. El de Unquillo consiguió quebrar el servicio de Chucho y alcanzar el 6-4 definitivo.


Desde el arranque del torneo, a David le costaron todos sus rivales: Tal vez a excepción del debut ante Peter Luczak (un doble 6-3 bastante parejo) y las semifinales contra Juan Ignacio Chela (6-1 y 6-2 en menos de una hora), el resto fue un arduo sufrimiento. Fabio Fognini (7-6 4-6 y 6-3) y Potito Starace (4-6, 7-6 y 6-4) son un claro ejemplo de eso. Y, en el cierre, una final en la que tuvo que remar desde abajo ante Acasuso.


Refiriéndonos a los siempre fríos números pero válidos a la hora de realizar un analísis contundente, este certamen es el 188º título al tenis argentino, el cuarto en Buenos Aires detrás de Guillermo Coria, Gastón Gaudio y Juan Mónaco. Ahí lo vemos al cordobés empuñando su raqueta, feliz y desahogándose ante su gente que siempre lo bancó. Sí señor, David es profeta en su tierra...

8 comentarios:

CALIGULA dijo...

Que jugador el cordobés!!!
Lástima que sea tan pistolero!!!

Saludos.

Dale pelota dijo...

Que final espectacular!! y que grande David, me alegra mucho que se haya quedado con el titulo.
Un abrazo!

Lucas dijo...

Eran dos argentinos, pero tenia el corazón con David, que alegria!

Anónimo dijo...

Aguante el gordo! Te amo Achi

Recontra dijo...

Nalbandian, sólo digo que tenes todas las minas...

(?)

Daniel Mazza dijo...

Es evidente que Nalbandian es el unico tenista Argentino de gran nivel mundial hoy por hoy y ademas tiene la ventaja de ser querido por casi todo el publico local, lo que no es nada facil.
Ojala algun dia gane un Grand Slam y porsupuesto que le de a Argentina su primera Copa Davis.

El_Acertijo dijo...

Nalbandian vuelve a ser Nalbandian hasta que deja de ser Nalbandian... se entendio? asi no se puede ser n°1

abrazo de gol

www.tremendamentemotivados.blogspot.com

Ruben

NoTe dijo...

Gracias por pasar a todos...y aguante el rey david!!

Buscar en Doble 5

Colaboraciones