miércoles, 20 de febrero de 2008

¿Todo el año es carnaval?


El fútbol de mercado se gerencia, parece, con el marketing de la diferencia. Esa es su fuerza auxiliar preferida. Atiza peligrosamente los rescoldos de la intolerancia y, en esa operación, gana. Gana adeptos, y le da aires a la industria de la amenaza para luego sofocarla con ramalazos de fair play. El aguante y los desafíos entre barras, tanto como la televisación, son los pilares de la nueva ola. Pero el fútbol no termina de ser un espectáculo puro: es es un deporte en el interior de un espectáculo al que cada vez es menos refractario. Lo que sí parece estar claro es que su cultura sí es la del espectáculo y ya no más la del deporte. El fútbol, y el Boca-River como cenit, es el triunfo de un nuevo star system con un show in -los partidos, el juego- y un show off donde giran como constelaciones el periodismo propaladora, la fierza extraordinaria de la imagen en movimiento que capta y repite cada detalle hasta el hartazgo, y la publicidad que banaliza todo y le da a la escenografía deportiva un toque berreta escondido en el supuesto arte del diseño gráfico. Sin todo ese exterior el futbol actual no existiría.


Juan José Becerra, escritor y periodista (Diario Perfil 10 de febrero de 2008)

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena nota Achi, siempre con tu toque distintivo. Besotes. Sabri

Buscar en Doble 5

Colaboraciones