jueves, 24 de junio de 2010

Italia, la caída del gigante

"La experiencia es el nombre que damos a todos nuestros errores". Oscar Wilde.

El fracaso se considera al deselance de un objetivo que, por determinado contexto, acción o errores no se llega a cumplir. En criollo, algo que se truncó. Puede ser emocional, laboral, deportivo, cuenta con distintas vertientes. Italia fuera de la Copa del Mundo es un fracaso. Es un golpe certero al corazón del Calcio, a una historia en esta clase de competiciones que hacen inadmisibles quedar eliminado en un grupo donde están Paraguay, Eslovaquia y Nueva Zelandia, selecciones con diferentes elementos válidos pero sin la consistencia, la esencia, de pararse a la misma altura que Italia.

Pero pasó. Esto es fútbol, finalmente. La derrota ante Eslovaquia por 3 a 2 simplifica en una sola imagen lo que llevó a cabo el seleccionado italiano en Sudáfrica. Cuando Italia lo quiso ganar, metió dos goles en 45 minutos y hasta le anularon mal un tanto. La pregunta decanta sola: ¿Por qué no antes? ¿Por qué siempre con el cuchillo en la garganta? Dudar de la capacidad de Marcello Lippi sería una falta severa de consideración. Dudar del talento de algunos futbolistas del plantel (Pirlo, Cannavaro, Gilardino, De Rossi, Di Natale, por citar ejemplos) también.

Pero: ¿Qué falló? Podremos marcar un recambio generacional que, luego de la gloria de Alemania 2006, no se fijó como prioridad número uno. Hubo nombres nuevos (Montolivo, Maggio, Pepe, Criscito y Marchetti) que oxigenaron en edad a un plantel de por sí muy maduro, aunque estos apellidos sin una relevancia preponderante, sin el peso suficiente en términos de rendimiento en la cancha. Este objetivo deberá ser encarado, esta vez en serio, por Cesare Prandelli, el nuevo técnico de la Azzurra. No le queda otra, a costa quizás de resultados negativos. El castillo debe construirse de vuelta con pilotes más modernos. Además, la presión de los medios italianos ante esta situación, tildada de verguenza, dejará varias cabezas rodando, seguro las más experimentadas. Son las reglas del fútbol, más en un país como Italia.

Italia no propuso nada en Sudáfrica. Apenas quedaron retazos de los últimos 45 minutos ante Eslovaquia, con la necesidad como cara de hereje, con la sangre a punto de llegar al río. Nos quedamos con ganas de más: había un capital válido en talento, no tanto como en otras oportunidades, pero el suficiente para demostrarle al mundo otra imagen, otra semblanza del fútbol italiano. Afuera señores, se cayó un gigante.

8 comentarios:

Esteban dL dijo...

una lástima por el tano, pese que a muchos idiotas no les "guste" el juego desplegado por la azzurra, fue y será más efectivo comparado con el de las selecciones a las que defienden.

FI dijo...

Adiós a un gigante dormido, tú lo has dicho. Bueno, confié en los eslovacos y no me fallaron.

bonito lunch dijo...

nunca me pareció un gigante.
gigante es solo brazil-

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

es un gran noticia para los que amamos el fútbol ofensivo. un abrazo.

Pablo Libre dijo...

Italia puede ganar, perder, empatar (lo más común, ésto último), y siempre deja sabor a poco.
La constante es que los técnicos, siempre divas, dejen afuera a los de buen pie, aunque si los llevan no influyen demasiado (Del Piero 02; Totti y Toni 06)
Un equipo aburrido, con 4 copas que no dicen nada (2 las podía haber perdido, 2 las ganó en mundiales desorganizados)

Como dice Lunch, el único gigante, más allá de los campeonatos, lejos, es Brasil.

Rafa dijo...

Hola... te queria proponer un intercambio de link, mi sitio es deporta2 (http://deporta2.blogspot.com/), caulq cosa ahi en el sitio esta mi mail o dejame un comentario si queres q hagamos el intercambio.. Un saludo!

CALIGULA dijo...

Italia viene mal hace rato. No olvidemos de que manera y en qué momento llegó a la final que ganó en 2006.

NoTe dijo...

Gracias por pasar!

Buscar en Doble 5

Colaboraciones