viernes, 24 de septiembre de 2010

Una mirada de la lucha estudiantil

En estos tiempos, la sociedad aparenta dar signos de madurez. De un retorno a las fuentes, a una participación activa en los asuntos que nos involucran a todos. La protesta de los estudiantes secundarios solicitando la inmediata resolución de las graves fallas edilicias, cuestión que hoy incumbe al gobierno de Macri pero que también conlleva responsabilidad a las anteriores autoridades, genera una buena señal, dando la pauta que las bases jóvenes, las próximas generaciones, saben perfectamente que las soluciones solamente surgirán si existe una colaboración recíproca por parte de todos.

Cuando digo todos, me refiero a los estudiantes terciarios y universitarios, partícipes activos de similares quejas pero que, lamentablemente, no obtuvieron el reconocimiento mediático que sí lograron los secundarios. Y sí, si no sale en la tele no existe. Esa manera tan sutil de invisibilizar temas, asuntos, problemáticas, que desarrollan los medios de comunicación. Y si hablo de la UBA, también digo al gobierno nacional, que se vanagloria por el presente decadente de la gestión macrista pero que sin embargo también es partícipe activo del deplorable estado de las universidades nacionales. Ojo, esto va para todos, sin distinción de partido político.

Las deudas del gobierno de la Ciudad son claras. Subejecución del presupuesto, promesas incumplidas, erróneas políticas educativas, funcionarios arcaicos (recordar a Abel Posse y su noción extraña del trosko-leninismo (?)) y la lista continúa. El PRO menoscaba la educación pública. Digan lo que digan. Pero guarda, la reinante situación educativa encuentra culpas en variados personajes, algunos tildados de progresistas, democráticos, modernos, tal el caso de Aníbal Ibarra, cercano al kirchnerismo durante varios años y otros más desconocidos. Años de impericia, de dejadez extrema, colocando la educación en un nivel menor, como algo que no genera votos. Como si fuese un subte, una obra bajo tierra que nadie ve. Grave error, considerando a la acción de la enseñanza como la única fuente liberadora, de comprensión de lo que nos sucede alrededor.

Me ilusiona el compromiso. Que la juventud muestre la cara en este momento transcendental de Argentina, donde se pone en el tapete absolutamente todo. Donde no parece existir verdades absolutas. Donde el debate, el discutir (sí, para ustedes es crispación…) encuentra eco en todos nosotros. Que todos los que hemos pasado o estamos en institucionales educativas del Estado exijamos y luchemos por un presente que nos dignifique a cada una de las patas de la educación. Es un deber que no podemos dejar de lado.

5 comentarios:

bonito lunch dijo...

esta buenisimo que los chicos participen.
cuando iba al secundario, había milicos en la puerta.

pato dijo...

ola compañero espero que todo vaya bien con tu sitio lo vi y esta muy interesante

quiero pedirte si puedes incluir un enlace mio en tu pagina,yo voy a poner uno tuyo en mi pagina

mi web es http://aprendetecnicasdefutbol.blogspot.com/ no es gran cosa recien estoy empezando y me si me pudieras ayudar con eso t agradeceria mucho

si quieres un intercambio de banners pasame el tuyo y lo pongo con mucho gusto

pero aunq sea un enlace ,me hiciera mucho bien

T agradezco de antemano y ya t voy a enlazar a mi sitio espero tu respuesta amigo

felicidades por tu sitio web.

t deseo lo mejor suerte

salu2

Gabo dijo...

Me parece bárbaro que los estudiantes luchen por lo que tendrían que tener, no puede ser que en un colegio no haya gas, se vengan abajo o haya ratas entre los alumnos.
Pero también es cierto que los K toman esto para sacar tajada, cuando ellos también tienen responsabilidad por el pésimo estado en el cual están las facultades de la UBA.

http://elsubteciudadano.wordpress.com

Tomas dijo...

De acuerdo. va para todos, no solo para macri

Polanesa dijo...

Es genial. A mí también me genera mucha ilusión el compromiso. Porque a pesar de todo todavía creo en la democracia. A pesar de que todavía no la conozcamos, creo que se puede volver real. Y la única forma de hacer esto es con una participación activa de todos los que conformamos la sociedad. No se trata solamente de elegir a quien nos gobierne. Y tal vez la mayor parte de los "adultos" se resigne a esperar al menos peor, a que le priven de muchos de sus derechos mientras le arreglen las calles y no les jodan su rutina. Pero ver toda esta lucha surgida gracias a chicos que todavía no votan, pero no por eso dejan de ser ciudadanos, ni dejan de ser humanos, me llena de esperanza.
Hoy no espero nada de los medios ni del gobierno. Pero si de ellos, de nosotros.

Buscar en Doble 5

Colaboraciones