lunes, 2 de mayo de 2011

Cuanto más alto trepa Del Potro

Primer torneo en polvo de ladrillo luego de casi dos años. Estoril simbolizó el retorno de Juan Martín Del Potro a las superficies lentas. La victoria en la final ante Fernando Verdasco por un doble 6-2 remarca el proceso ascendente del tandilense, quien, sin dudas, superó con creces las expectativas iniciales. Ni él habrá idealizado una definición así. Una hora y quince minutos le bastaron para sacarse de encima al verdugo de la Davis 2008 y quedarse con el noveno título individual en su carrera deportiva. Golpes certeros, una eficacia formidable en la devolución, saque picante y la calidad excelsa que sabemos conocerle. Así, Del Potro es imparable, de igual a igual con Nadal, Federer, Djokovic y Murray. Luego de un año de inactividad por la lesión en la muñeca, destacamos la capacidad de reponerse en las adversidades, ése factor psicológico en el que siempre se destacó, localizar su mejor tenis en un tiempo tan efímero, breve. Retomar la confianza, en tenis, un propósito nada sencillo. Sin embargo, los resultados están a la vista. Verdasco (15º), rival difícil sí los hay, más en esta carpeta, ni aproximó respuestas al vendaval tenístico que ejerció el argentino, quien había comenzado el 2011 en el lugar 485 del escalafón ATP y hoy ya está ubicado en el puesto 32. Campeón en Delray Beach y semifinalista en San José, Memphis e Indian Wells en su gira por EEUU, Estoril significaba el primer desafío fuerte en Europa. Ya con este ranking, en cierta parte mentiroso porque hoy por rendimiento Delpo está entre las mejores 10 raquetas del mundo, puede encontrar la posibilidad de ser preclasificado en Roland Garros. Una yapa más en este gran momento que vive Del Potro.


Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones