jueves, 7 de julio de 2011

Argentina, una lógica repetida en el pasado

Vamos a hablar con mesura. Lo digo, como para al menos contextualizarnos de forma oportuna a estos dos empates de la selección argentina en la Copa América que, calculadora más, calculadora menos, clasificará a la próxima ronda. Hola, ¿está el funcionamiento? No. Sí, ¿Messi ya es la figura de la Copa? No. ¿Somos el Barcelona? Tampoco. Argentina reiteró el error, severa falla que Maradona había repetido en los octavos y cuartos de final de Sudáfrica 2010. ¿Se acuerdan? Victoria ante México, con varios interrogantes, donde el técnico decidió repetir los mismos once ante Alemania y ya sabemos, historia conocida.


El empate ante Bolivia, en la inauguración del torneo, una agria igualdad ante un rival limitado, corredor pero sin punto de comparación en técnica con los argentinos, tendría que haber dado una enseñanza sencilla: la superpoblación de números cinco, que conlleva masivo traslado de la pelota tapona cualquier proceso de abastecimiento a la zona ofensiva. Así, tan simple se parte un equipo. Batista no lo vio, prefirió renovar la confianza pero el resultado fue ineficaz. Bolivia y Colombia, con un mediocampo veloz, jugando a un toque, devoraron al esquema argentino. Sin descollar, a decir verdad, sino comprendiendo que manteniendo ocupado a los mediocampistas, Messi tiene que bajar e iniciar la jugada a 40 metros del arco. Así tiene que toparse con piernas propias y ajenas para dañar. Ayer se lo notaba contrariado, odioso consigo mismo. Cuesta y mucho jugar así, no está acostumbrado tener la pelota y que sus propios compañeros huyan despavoridos. Necesita descargar y pases precisos en poca cantidad de metros. Tevez, ubicado como wing por la izquierda es una máquina de chocar rivales. Ya no es el de Boca, la experiencia inglesa lo convirtió en un nueve que debe actuar entre los centrales buscando un resquicio para definir. La temporada pasada en el City sirve de corolario. Lavezzi desde el otro lado cuenta con una velocidad fuera de la media pero cuando se detiene no cuenta con pase posible y tiene que fajarse con tres rivales que lo siguen. Están los tres pero no está ninguno.


Todavía seguimos pensando por qué Pastore no tuvo ni un minuto en la Copa América. El Flaco aportaría fineza en la puntada fina, lo dijimos, entiende el modo de darle pelota limpia a Messi, tareas que no han cumplido Banega y Cambiasso. El primero no logra desprenderse la pelota de primero, la lleva mucho y el equipo se vuelve pesado, más aún con laterales que no llegan a tierra contraria. Cuchu sufre la posición, no sabe si juntarse con Mascherano y tampoco está apto para hacer la punta. Zuñiga y Armero no tuvieron resistencia por las bandas. Los centrales tuvieron una noche para el olvido, para no recordarla por mucho tiempo. Milito expuso al equipo a un gol colombiano tras un pase a Romero que quedó corto, con la salvedad que a Dayro Moreno le movieron el arco. Burdisso, en el complemento, también la dejó servida a Teófilo Gutiérrez pero el de Racing la tiró a las manos de Romero, lejos, pero lejos, el mejor jugador de Argentina. Por él, únicamente por él no se perdió. Bien ubicado y sacando pelotas claves tanto a Moreno, Falcao, Armero y la que mencionamos de Teo.


Hablamos de buscar una idea, una forma de plantear cada uno de los partidos donde Argentina por localía e historia propia debe ser protagonista. Los silbidos y cánticos de los propios hinchas a minutos de terminar el partido hablan de la insatisfacción del rendimiento colectivo que, sabemos a ciencia cierta por calidad de cada uno de los intérpretes debe ser de otro calibre. Costa Rica, con un combinado juvenil, es una inmejorable chance para iniciar un camino de reconciliación con el público que por ahora en estas dos fechas no observa en el campo de juego lo que desea de la selección argentina. Habrá que dar nuevas cartas, oxigenar la estructura, repensar en corto tiempo, lamentablemente, la búsqueda de opciones que satisfagan necesidades urgentes.


Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones