sábado, 2 de julio de 2011

Copa América: Argentina, el espejo del pasado

Te juro que lo vi. La misma imagen, así latente, reiterada que otra vez volvía a mi mente. Pasó un año, 365 días, y la vemos ahí, repitiéndose. Cualquier semejanza entre el Lionel Messi contra Alemania y éste, del frío que desajusta las entrañas en La Plata ante los bolivianos NO ES PURA COINCIDENCIA. La búsqueda en el centro del mediocampo y dársela para que solucione todo. ¿Cuántas veces hablamos de esto? Miles, miles. Messi es desequilibrante, claro está, pero no puede llevarse puesto a seis tipos en todas las jugadas. Sergio Batista pregonó el acompañamiento de Lionel como apéndice indisolubre en su nuevo proceso. Los amistosos previos dieron cierta pauta de la búsqueda de conectores que puedan darle la pelota limpia al del Barcelona en los últimos metros donde lo vemos, hace desastre. Cuando Messi tenía la pelota salían todos disparados. Es al revés, muchachos. Ser vertical no significa tener jugadores distanciados. Si uno posee el dominio en espacios cortos fomenta que el rival se acerque y así generar más campo libre. Argentina no lo entendió en toda la noche.


El marco perfecto, la ilusión en marcha y un resultado que debe ser tomado con responsabilidad y generar en el trabajo de campo un mayor volumen de juego para dismunuir las férreas estrategias que plantearán los rivales. Sí, aplausos para Gustavo Quinteros, técnico de Bolivia, quien fortaleció el mediocampo y tomó por sorpresa al conjunto argentino, apretándolo desde la iniciación de movimientos en la defensa. Así durante los noventa minutos. Del lado de Argentina, el trinomio Messi, Lavezzi y Tevez no ejecutó lo que se esperaba de ellos. Lavezzi, ensimismado en romperla, se lo notó nervioso, en especial en la puntada final. De ejemplo, los dos centros que tiró por las nubes. Igual, se valora la búsqueda de espacio continua, ponerse paradito a la raya y desarticular la línea de 4 que puso Bolivia. El del Nápoli puso actitud, ganas pero pocas luces. El ingreso revulsivo del Kun Aguero lo ubica con chances de banco ante Colombia. Lo de Tevez fue distinto. Jamás se sintió a gusto, dando la pauta de no adaptarse a este esquema que pregona Batista. Pregunta: ¿Cómo un futbolista pasa de no ser tenido en cuenta en la selección hace un par de meses y hoy es titularísimo? El técnico quedó fuera de juego con este asunto. Tevez es un futbolista brillante, más brillante aún en los últimos metros, por la banda pierde explosión, soltura. Similar a Messi. ¿La cuestión pasarán entre elegir a Tevez o Messi? Da esa pauta. Por su parte, Lionel dio algunas puntadas de calidad pero al ver que no le llegaba la pelota limpia debió retroceder y volvió la postal como en el partido ante los alemanes. Sólo en el mediocampo buscando socios que parecían verlo y huían despavoridos. El ingreso de Di María en el complemento otorgó frescura pero no claridad y mucho menos conexión con el rosarino.


1 a 1 con Bolivia y no digamos "renuncie, montonero Batista". Arrancó la Copa América y se dio la primera sorpresa. Se vienen Colombia y Costa Rica. Argentina quedó en deuda con su gente, el entrenador lo sabe, los jugadores también. Elevar el rendimiento, repensar los errores cometidos y por favor, basta de Messi en el mediocampo como si fuese Mascherano. Otra vez no.


Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

3 comentarios:

Darilo dijo...

Comparto tu análisis en un todo y no dejo de ser optimista para lo que viene.

Fuerza Roja dijo...

Seremos tan buenos como nos creemos?

Saludos
UN ESPACIO INDEPENDIENTE

NoTe dijo...

Gracias por pasar!

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones