domingo, 3 de julio de 2011

Djokovic campeón y número 1

Empiezo a sumar, uno, dos, tres, en fin voy sumando y llego al resultados final: de 49 partidos en 2011, Novak Djokovic se quedó con 48. En esa explicación, tan simple, encontramos el por qué el serbio, es el número 1 del mundo, desplazando a Rafael Nadal, tantas veces verdugo y hoy un espectador más en la demostración de Djokovic en Wimbledon, primer representante de Serbia que vence en el torneo más importante del ATP. El aspecto destacado para entender lo sucedido en el césped de Londres habla de una fortaleza mental por parte del flamante número 1, retroalimentada a través de esta seguidilla infernal de victorias durante la actual temporada. Nadal sufrió el partido, su rival lo hizo forzar cada uno de los tiros, incomodarlo para hacerlo ir y venir sabiendo que no podría enlazar los golpes de los cuales estamos acostumbrados en él. Djokovic paradito, manejando a piacere el desenvolvimiento del encuentro.

"Es muy difícil describir el mejor día de mi vida, el día más especial de mi vida. Este es primer el torneo de tenis que vi en mi vida, el que siempre quise ganar", manifestó el verborrágico Novak, quien sumó segundo Grand Slam de la temporada tras conquistar Australia en enero. La frialdad que representa Djokovic en los puntos definitorios es un apéndice indispensable para comprender las causas en las que se convirtió en número 1. Compite con tipos como Nadal y Federer, nada menos, ya con licenciaturas, posgrados y doctorados en esa materia. Allí está el mérito, de un juego arriesgado en momentos claves, la mano se le suelta y la pelota fluye con naturalidad para que el adversario de turno no logre desestabilizarlo. Hoy, en La Catedral, Nadal tuvo que agachar la cabeza y aceptar la realidad. Señores, hay nuevo rey en el mundo de tenis. Se llama Novak Djokovic, un tipo que perdió sólo un partido en este año.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones