lunes, 18 de julio de 2011

Copa América: todos en la misma

Los preconceptos caen, la anuencia de que con figuras sólo alcanza ya no corre más en estos tiempos, tan modernos, tan equitativos. ¿Quién podría soñar semifinales de Copa América sin Argentina y Brasil? Pasó, pasó. Los miedos aflojaron, el peso de la camiseta ya no es el de antes y hoy todos se animan. Se emparejó el nivel, muchachos, no sabemos si la vara se elevó o la mediocridad imperante de los dos gigantes, no en calidad de intérpretes sino en funcionalidad como conjunto posibilitaron esta realidad.
Fijemos la mirada en Venezuela, en la estructura planeada por Farías. Fiereza al modo de defender, un arquero con un gran certamen y dudosas condiciones, hay que decirlo, y todos absolutamente todos metiendo y metiendo. Desde la faz ofensiva, escalonada. Un modo de repensar al deporte en este país, que se empezó desde la llegada del Pato Pastoriza, Richard Páez y así en continuación. Hoy se corre, se corre y se corre. Los espectáculos son paupérrimos y el término fortuna empieza a tejer fuerte. Paraguay y Venezuela han tenido suerte. Pero sería una falla totalizar a esta causa como un todo.

Brasil ha sufrido el karma Argentina. Estrellas, muy buenos futbolistas con una renovación marcada, iniciada por Dunga y ahora en las manos de Menezes. Noto diferencias a comparación nuestra. La Confederación brasileña confía en el trabajo de Mano, hubo desinteligencias, errores, pero se vislumbra un camino provechoso con una camada Sub 20 de valores a tener en cuenta. Las exigencias para el Scratch son altísimas, pero se nota un consenso del cómo acceder en forma plena al próximo certamen mundialista. Una política seria.

Chile se quedó a mitad de camino. El gen Bielsa está, Borghi no modificó la ecuación y la intención se mantiene perenne. Alexis como figura indiscutible, a otro ritmo, una verticalidad admirable que si, todo se da, la volcará en un equipo llamado Barcelona, llamado a ser "su" lugar. Hay inconvenientes en el medio y la ausencia de un caudillo defensivo estilo Lugano. Que ordenes y dé paz en los momentos turbulentos. No mereció perder ante Venezuela. Falló Bravo y listo. A veces, el fútbol es así.

Las Eliminatorias a Brasil 2014 pintan interesantes por dónde se las mire. Ya no hay lugar para sorpresas. El nivel, incluido Argentina, sin los de Menezes, claro está, será equitativo, nadie tiene los boletos garantizados de antemano. Nadie. Estamos todos en el mismo nivel del mar (perdón Bolivia), lo que convierte al futuro, desde una mirada argentina, como una posibilidad concreta de fortalecer políticas constructivas sabiendo que la facilidad del antes ya no corre. Ser precavido a lo que se viene, ni más ni menos.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

1 comentarios:

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

lo que se ha demostrado es que ahora mismo el mejor equipo de Sudamérica es Uruguay.

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones