domingo, 24 de abril de 2011

Kaká: mirá quién volvió

Pasó agua debajo del puente. Pero un día Kaká volvió. Lo digo desde el lugar de espectador, en el vislumbre de un futbolista con capacidades distintas y mejores, claro está, sobre la media. Del andar elegante, la pegada precisa y el pase imprevisible, el recoveco que sólo los elegidos ven. De la habilidad propia del potrero con traje Armani. Del artista que hay dentro de este magnífico jugador.

La inversión había sido importante, unos 65 millones de euros y los resultados escasos (apenas 14 partidos jugados desde que llegó), hay que decirlo. Lesiones varias, sucesiones de molestias físicas que lo alejaron del Bernabeú. Hasta se alegó, desde el seno madrilista, un serio problema de adaptación. Pero Madrid debe disfrutar al brasileño. Ambos mantienen el mismo código génetico, en esta mezcla nada puede salir mal.

Lo ocurrido ayer en Valencia y también en Bilbao manifiestan un retorno paulatino al que supo ser. Lejos de aquél milanista que se consagró frente al mundo pero con algunos argumentos que pueden reconfirmar lo que ya consiguió. En la simpleza, Kaká se hace querer. El fútbol se hace sencillo con tipos que jueguen simple. Repetición de palabras, sí, pero en la acumulación de esta estirpe en el campo de juego, decantará en resultados óptimos. La complejidad, por favor, a la física o la matemática.

Esbozaremos una sonrisa cuando aparezca Kaká. Será señal de buen fútbol. Si nos preguntamos qué es jugar bien, una respuesta puede ser este brasileño que con la ocho en la espalda se mandó un recital de aquellos en Mestalla y que próximamente se le acerca la Champions contra un tal Barcelona.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

1 comentarios:

AntonioHermi dijo...

Mi nombre es Antonio, estaría encantado de intercambiar nuestros enlaces, si te parece, ¿OK?
Te dejo mi enlace:
Amor Sevillista

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones