sábado, 28 de abril de 2007

Buenos muchachos

Los referentes del sindicato de camioneros, Hugo y Pablo, padre e hijo, dejaron sus cargos en la comisión directiva de Independiente. “Nos faltaron el respeto", dijeron. Detrás se encuentran también las disputas sindicales. “Yo renuncié hoy (por el jueves), junto con Yayo Maldonado, y Hugo (Moyano) no mandó el telegrama porque no está en el país, pero lo mandará el sábado. ¿Si nos traicionaron? No, yo no digo eso, yo digo que nos faltaron el respeto”, le dijo Pablo Moyano a Télam. La crisis en Independiente es total, como la confusión que se vive por estas horas en el club, que está mal en lo institucional (ni siquiera hay una fecha tentativa para comenzar al construcción de la cancha) y el equipo de fútbol está en las últimas posiciones del torneo Clausura, con entrenador interino (Santoro) por la renuncia de Jorge Burruchaga. La complicada situación interna que vive Independiente no sólo se debe al momento institucional y deportivo que sufre la institución de Avellaneda, sino también una lucha gremial que tiene como trasfondo la relación amistosa de Julio Comparada con Luis Barrionuevo. Esto es lo que también molestó a los Moyano, que siempre disputaron con Barrionuevo los principales lugares de poder dentro del sindicalismo. “Nos faltaron el respeto porque no puede ser que nos enteremos por los diarios que compraron al colombiano Moreno en un millón de dólares. Además, no puede ser que nos enteremos por los diarios que a los que se equivocaron con la compra de jugadores los ratifiquen en sus cargos y no le den lugar a la gente joven”, señaló Moyano. La cuestión es que los vicepresidentes Atilio Di Pace y Boris Lisnovsky siguen siendo premiados por el presidente del club, Julio Comparada, y nadie se hace cargo de los errores de los últimos tiempos, según le comentaron a Télam fuentes de la entidad de Avellaneda.
“Nosotros llegamos al club y arreglamos el predio de Villa Domínico. No había plata ni para cortar el pasto y nosotros, con la ayuda de otros socios, sin que el club tuviera que poner un solo peso, arreglamos los vestuarios, les dimos de comer a los chicos de las inferiores y no hacen estos, nos tratan como ’che pibes’.
Cada uno hará sus propias conclusiones. Aunque para qué engañarnos, el último párrafo es un amor. En fin..

4 comentarios:

-M-A-X-I- dijo...

Y pensar que uno creia que la venta de aguero era "el" momento para que el club salga de la crisis en la que estuvo sumergido los ultimos 10 años....
Pero no, la mafia, los negociados y toda la mugre de "dirigentes" que hay en el futbol argentino siguió presente y asi estan la mayoria de los clubes...
Lo unico que queda somos los hinchas..
Triste pero real...

NoTe dijo...

La verdad que tenés razón. Uno sigue siendo iluso pensando que tal vez una buena cantidad de guita sirva para el club. Pero se la llevan ellos. SIEMPRE.

bonito lunch dijo...

pero hay que entender a los moyano .
si ellos ponen plata de su bolsillo
a cualquiera le dolería ............

Anónimo dijo...

La solución es que los clubes tengan dueño, como el Inter, el Milan, el Liverpool, el Chelsea y tantos otros. Basta de la payasada de "los clubes de socios", eso es de una época en la que la gente era honesta y decente. Época que dista muchísimo de la que nos toca vivir.

Buscar en Doble 5

Colaboraciones