domingo, 14 de noviembre de 2010

Sebastian Vettel, la gloria más esperada

Sí, cómo no festejarlo. Sebastian Vettel (Red Bull) nuevo campeón de la F1. Hace un tiempito, en otro post, había vertido algunas consideraciones sobre él, enumerando varias características que lo convertían en el futuro de la máxima categoría del automovilismo mundial. Tanto talento en bruto dentro de una escudería fantástica, que mostró fecha tras fechas dos autos audaces, sin grandes fallas, superiores al resto, posibilitaron que el alemán, con apenas 23 años, ya cargue con el número 1 la próxima temporada. El más joven de la historia.

Para Vettel, segundo campeón mundial que brinda el país teutón, tras Michael Schumacher, fue la quinta victoria en 2010 y la décima desde que arribó a la F1. El oriundo de Heppenheim, Alemania, superó finalmente por cuatro puntos (256) en el campeonato de pilotos al español Fernando Alonso (252), quien en la previa era el gran candidato a llevarse el torneo por tercera vez, pero su rendimiento arrancó intermitente perdiendo la tercera plaza con Jenson Button y luego atrapado detrás del ruso Petrov (Renault), al cual no pudo superar.

Un crecimiento demasiado avanzado, quizás no habitual en los procesos madurativos que posee este deporte. Pero qué importa. Toda la alegría es para Vettel, un piloto veloz, compacto, sin grandes estridencias pero con una muñeca privilegiada que le posibilitó superar a tipos experimentados como Alonso, Hamilton y su compañero de escuadra Mark Webber, con el cual, a pesar de cierta relación tirante entre ellos, se complementaron de modo eficaz y responsable en pos del beneficio de Red Bull. La conquista de Abu Dhabi, última carrera del campeonato, le otorgó la pizca de fortuna ya que tanto el de Ferrari como el australiano tuvieron que conformarse con el séptimo y octavo puesto, respectivamente.

En términos generales podemos referirnos a una temporada vibrante, con una gama interesante de pilotos con chances de campeonar, situación que desde hace tiempo no pasaba. Esto, fundamental para atraer la atención en materia de publicidad, marketing, o sea de negocios en su totalidad, le vuelve a otorgar a la F1 un espacio preponderante en lo que se refiere al deporte mundial.

Aplausos para Red Bull, también campeón de la Copa de Constructores, ya que consiguió en sus butacas a pilotos con ganas de aprender, de progresar y por sobre todo con una capacidad técnica e inteligencia suficiente que les permitió obtener los dos títulos que ofrece la F1. Vettel, apenas salió del monoplaza, ya embanderado como nuevo rey, puso las manos sobre su rostro, secó las lágrimas y empezó a festejar. Somos varios.

Seguinos en Twitter -> @apertoldi

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones