jueves, 2 de diciembre de 2010

Caruso, Villegas: una denuncia que exige respuestas

Creer que referirse en los medios de comunicación a ciertos favores económicos que ocurren en los clubes, de vínculos poco claros entre representantes, futbolistas y entrenadores no da la pauta que se hable con argumentos fehacientes de situaciones ya vividas anteriormente (recordar la denuncia de Adrián Paenza a Ramón Díaz, cuando era técnico de River, que terminó con las disculpas públicas del periodista).

Hoy las novedades aparecen con la declaración de un futbolista colombiano, de apellido Villegas, quien acusó al renunciante entrenador de Tigre, Ricardo Caruso Lombardi, de pedirle dinero, a través de su representante, para que tenga mayores posibilidades de entrar en el primer equipo. Una acusación ya repetida verbalmente por otro protagonista como Omar Asad en el recordado choque dialéctivo que mantuvieron en un Godoy Cruz - Tigre. Luego el Turco reculó y admitió desconocer lo que expresaba tan vehemente. ¿Resultó creíble?

Lo prioritario es que no se llegue a un proceso de ocultamiento, tan cómun en el fútbol argentino, en especial con las visitas de las barras bravas a los planteles cuando los resultados no acompañan o la guita vertida no alcanza las necesidades de los muchachos. El "sí, vinieron a hablar pero no pasó nada" ya supera por varios cuerpos a las viejas respuestas de cassette. Permitir que el tiempo tenga su curso normal y esto quede en la nada dañará aún má la reputación de nuestro fútbol.

Si el jugador tiene las pruebas concretas de lo que dijo debe presentarlas en la Justicia y que la misma se ponga en disposición para determinar la culpabilidad o no del Caruso Lombardi. Porque sino, y agravado con lo sucedido con Asad meses atrás, se mancha con una total displicencia a un trabajador, con más de veinte años en el fútbol. Estas denuncias son graves, no son joda. Hablamos de corrupción, de dinero sucio, de quitarle a alguien la plata que junta laburando toda la semana, en este caso como futbolista. Coerción en su máxima expresión ya que afecta el normal desenvolvimiento de la faz profesional.

Siempre existieron rumores sobre procederes homogéneos en Argentina. De jugadores que aportan de su propio patrimonio para tener minutos, de técnicos que ofrecen, de representantes que pululan, como siempre, buscando su provecho personal. Decenas de voces que certificarían, en condicional, claro está, que lo acaecido es moneda corriente. No sirve quedarse en el dicho. Hay que ir al hecho, al hueso, sin titubeos. En el caso de Villegas y Caruso Lombardi, solamente a través de una denuncia sustentada y con la Justicia actuando se podrá determinar la verdad. Para así callar los rumores y brindarle al menos un poco, un poquito de transparencia a un asunto que daña las fibras íntimas del fútbol argentino.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

0 comentarios:

Buscar en Doble 5

Colaboraciones