jueves, 16 de diciembre de 2010

¿Qué le pasa a Tevez?

Hay que seguir con detenimiento las actitudes y términos empleados por Carlos Tevez en este tiempo. De variadas declaraciones a la prensa en que vertió su hastío sobre el ambiente que rodea al fútbol y la proximidad de su retiro, profundizado por su notificación vía papel donde desea salir de su actual club, Manchester City, acción que el club rechazó sistemáticamente. En una entrevista por radio con Mariano Closs, el nacido en Fuerte Apache también mostró desapego hacia una realidad económica excedente en la cual vive y añoró los tiempos cuando era chico. Particular y extraño, sabiendo las enormes dificultades sociales, producto también de lugar donde se forjó, con las que tuvo que sobrellevar Tevez.

Se lo nota distinto. Lejos del buen humor que supo demostrar en otras épocas, quizás una de sus últimas imágenes made in Carlitos resultó alguna conferencia de prensa jugosa durante el Mundial de Sudáfrica, no tanto por las declaraciones, sino por la forma de ser de él, siempre con una sonrisa suelta y la gracia que lo caracteriza. Así lo conocimos. Dentro de la cancha, siempre se transforma. Es una fierra, el futbolista emblema de los Citizen a pesar del vínculo crítico que mantiene con Mancini, otrora amigo de Verón y muy permeable desde los inicios en Inter a traer argentinos a los planteles que dirige, detalle que vuelve extraño estas disidencias, aunque lógicamente en el juego de las relaciones humanas todo puede pasar. Una nacionalidad no modifica nada.

Y allí anda Tevez, diferente al que supo ser. Quizás la maduración profesional y también personal le permita observar de modo crítico lo que vive diariamente. Lo que es el fútbol, precisamente no un lecho de rosas, signado por leyes muy lejanas a lo que podemos considerar como ética. Posiblemente se haya cansado. Sabe que su carrera economónica está salvada. No futbolísticamente, donde interiormente debe reconocer que cuenta con tantas pero tantas posibilidades de seguir progresando. Ya anda la Casa Blanca viendo cómo traerlo. Tal vez esté con ganas de jugar un picado en el Fuerte y alejarse de toda responsabilidad. Está en su derecho, cómo no.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

2 comentarios:

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Estas cosas son las que han impedido que Tévez sea un crack mundial. un abrazo.

CALIGULA dijo...

Realmente es notorio el cambio, incluso desde la selección, donde podría notarse cierto aire competitivo con Messi (?).

Pueden verse también contradicciones. Carlitos juega al golf y tiene claro que ni loco vuelve a jugar en Argentina ("a menos que me lo pida mi viejo") pero extraña Fuerte Apache.

Creo que el mundo interior del fútbol está podrido como el del box y otros ámbitos. Pero sospecho que Carlitos se cree subvalorado deportivamente.

De alguna manera no deja de ser "hambre" de gloria. Pero los reclamos que rebotan mediáticamente pueden llegar a leerse de otra manera.

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones