domingo, 19 de diciembre de 2010

Ginóbili: una gran decisión

Manu tenía razón. Cuando argumentaba la necesidad propia de parar la máquina que decantaría en la no participación con la selección argentina en el Mundial de Turquía. Le habrá dolido semejante rechazo, cómo no, pero el contexto y por sobre todo el tiempo le dio la razón. Inteligencia combinada con raciocinio. Tal como es en la cancha, es fuera de ella. Explicaciones sustentables que, luego de algunas lesiones que lo tuvieron a maltraer en las últimas dos temporadas, lo encuentra en este inicio de temporada en la NBA como en sus mejores épocas.

Descansado física y mentalmente, eran necesarias las vacaciones para el bahiense, con tanto trajín desde 2002 hasta 2009 entre los Spurs y la selección argentina. Sí, llenos de gloria pero con una carga física y emocional difícil de sobrellevar con el paso del tiempo. Así podemos disfrutar ahora de la mejor versión de Ginóbili. Ése que organiza solito una jugada exitosa, que define faltando segundos o que se le planta cara a cara a un All Star como Carmelo Anthony y le roba una falta ofensiva que perdurará por mucho tiempo.

Lo especial con lo que cuenta Manu es que nos referimos a un deportista con una capacidad permeable a aprender que genera admiración. Acá no existen egos, soberbia ni nada de eso. Pensamos en un jugador que ya ganó todo, que en vez de relajarse y hacer la simple, exigirse lo justo y necesario, tiene entre ceja y ceja ir por más. No conformarse con lo que tiene. Un espíritu de competición, bien entendida, que, sin dudas, lo convierte en uno de los mejores deportistas argentinos de la historia.


Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones