lunes, 28 de marzo de 2011

Las 5 claves de la Fecha 7


Riquelme, sólo Riquelme. La causa de la victoria de Boca en Santa Fe tiene una sola razón: la pegada exquisita de Román que le permitió sorprender a propios y extraños para dejar sin reacción a Pozo. Del resto, poco. Un partido luchado, donde Colón no hilvanó situaciones de riesgo, salvo con el ingreso de Lucas Acosta que le dio más punch al ataque. Pero el Sabalero vive con su karma, un partido bien (All Boys), otro partido mal. Ninguna regularidad. A Boca le alcanzó con ese precioso tiro libre. El nuevo esquema dio más rigidez defensiva pero Chávez ni Erviti congenieron con Román y por ende Palermo se quedó sin un núcleo de jugadores que pudieran asistirlo. Boca suma de a tres. A esta altura, no es poco.



Pisó fuerte. Gran victoria de San Lorenzo en Bahía. Enfrente estaba Olimpo, la revelación, que se había cargado a Boca la fecha anterior. Localía, cancha difícil y ante todo un buen equipo, sin embargo, el conjunto de Ramón Díaz con bajas (Ortigoza, Aureliano y Carmona por selección) dio una muestra de carácter, con Juan Manuel Torres como estandarte y algunas conexiones entre Menseguez y Salgueiro que le posibilitaron abrir el marcador. Hay malas, como la lesión de Tula y la expulsión de Bottinelli, pero allí anda el Ciclón, firme y con la ideas claras, tal cual pretende Ramón.


Pincha, está. La victoria ante Racing le dio el empujón suficiente para que Estudiantes se transforme en firme candidato a quedarse con el bicampeonato. El 3 a 0 ante All Boys que se va deshaciendo con el correr de las fechas marca la solidez de un conjunto que, con la llegada de Berizzo y tras algunos traspiés, vuelve a encontrar una filosofía de juego. Dos goles en contra y Leandro González dieron el resultado final. Sensacional Roncaglia, uno de los mejores en este Clausura, Verón, Enzo Pérez, Rodrigo López, en sí un equipo que parece reencontrarse con el que fue. Y es líder.


Hola, Caruso. Flor de tensión en el Monumental. El partido estaba difícil, Newell´s se abroquelaba en el fondo y los minutos corrían. Pero...habilitación de Buonanotte a Ferrari, centro atrás del ex Central, un despeje dificultoso de Lema se la dejó servida a Leandro Caruso, el hombre de la tarde/noche y facturó. Dos goles, respaldo en el campo de juego tras el desgarro de Pavone y las calculadoras que por una semana respiran más tranquilas. A River le cuesta todos los partidos, tiene en Lamela un farol que, si se asocia con Buonanotte, de gran ingreso en el complemento, pueden surgir raptos de fútbol más interesante. Faltaba Pavone, está Caruso. River festeja.


Bipolar. Caso raro Lanús, che. Capaz de agrietarnos la tarde tras el empate en cero ante Gimnasia, desilusionarnos en la derrota en el clásico ante Banfield y la apatía mostrada en Mendoza ante Godoy Cruz. Sí, pero también capaz de darle flor de baile a Racing en treinta minutos, con Valeri como amo y señor. Está Regueiro, Camoranesi, Pelletieri, Carranza, Pizarro, hay tanto caudal técnico que si, logra encontrar una regularidad aceitada, puede hacer ruido en el campeonato. Racing se desconoció a sí mismo. Lindo primer tiempo, la mala tarde de De Olivera le jugó en contra. Igual aparecieron grietas defensivas que Russo deberá tomar nota.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

1 comentarios:

No, gracia a vo´ dijo...

Si Riquelme fue importante en los momentos gloriosos de Boca tiene, por historia, la obligación de sacar adelante al club en la parte deportiva. Algo que hace tiempo no le ocurre a él y mucho menos al equipo.

Saludos
Santiago

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones